por 

FILM: LA PRUEBA (PROOF)

Catherine es una joven de 27 años, hija de un sobresaliente matemático que ha hecho descubrimientos trascendentes para la ciencia. Su padre enferma, se vuelve “loco” y muere a los 63 años de una euneresia. Durante los últimos años de la enfermedad de su padre, Catherine se ha dedicado a cuidarlo. Ha estado muy deprimida, dejó la Universidad (en la que estudiaba matemática a pesar de tener una notable capacidad para los estudios), se aisló de su circulo social, no tenia amigos ni pareja. Su hermana Claire regresa desde New York para el funeral de su padre y le sugiere que debe comenzar una nueva vida yéndose con ella. Por el otro lado, un joven matemático que había sido alumno y gran admirador de su padre, se instala unos días en la casa que Catherine había compartido con el padre, para revisar los escritos que había realizado este gran científico. Catherine y éste joven Harold, comienzan una relación que va más allá de una amistad., dado que ambos confiesan que se atraían desde hace años. Catherine le da la llave de un cajón a Harold y éste descubre que allí se encontraba un escrito que podría ser trascendental para la ciencia de las matemáticas. Se trataba de un escrito que probaba un teorema matemático sobre los números primos (investigación que la matemática había estado llevando a cabo durante largos años y que no había tenido logros por el momento). Catherine confiesa que esa prueba la había empezado a escribir hace un tiempo y, que luego la abandonó y decidió ocultarla, por estar muy deprimida por la enfermedad de su padre. El joven Harold desconfía en si había sido ella quien la había escrito y, más aún, su hermana Claire comienza a pensar en que Catherine se estaba volviendo loca como el padre y, por eso le insiste en que se vaya a New York con ella, así podría cuidarla. Claire le comenta además que estaba vendiendo la casa a la Universidad (era la casa en la que Catherine había convivido con su padre). Harold decide investigar sobre la posibilidad de que Catherine haya escrito esa prueba, para ello se reúne con un equipo de científicos que conocían los trabajos del padre de Catherine. Finalmente, Harold descubre que Catherine no mintió y que ella había estado escribiendo esa prueba, un gran descubrimiento. Es por esto que, le insiste en que debe continuarla, pero Catherine ya se encontraba muy confundida con la situación. Se encontraba tan débil y deprimida que los comentarios de su hermana Claire sobre la posibilidad de que se estuviera volviendo loca, la terminaron confundiendo a Catherine y, así comenzó a pensar en que quizás el haber sido ella quien haya escrito la prueba no era posible y empezó a temer sobre la posibilidad de “volverse loca” .Catherine toma la decisión de aceptar la propuesta de su hermana Claire, acerca de viajar a New York y dejar que su hermana la cuide. Mientras está en el aeropuerto, comienza a reflexionar y recuerda escenas en las que ella misma se encontraba escribiendo la prueba, siendo al mismo tiempo motivada por su padre. Es así, como Catherine sale corriendo del aeropuerto y decide regresar. Busca a Harold y le comenta de su nueva decisión, retomar el escrito de la prueba. Él se compromete a apoyarla en eso.

El circuito de la responsabilidad subjetiva

A continuación, centrándome en el personaje de Catherine, propondré abordar la emergencia de una singularidad en situación. Para ello, se analizará el circuito de la responsabilidad, ubicando los tiempos lógicos y, explicitando la hipótesis clínica que establecerá respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva.
Si el ya anticipado recorte del film, centrado en el personaje Catherine, propondrá la emergencia de una singularidad en situación, será cuestión entonces de poder comenzar a ubicar los tiempos lógicos que dan cuenta del circuito de la responsabilidad subjetiva. Es así como abriendo dicho circuito, se entenderá aún más los conceptos que luego se pretenderán desarrollar.
Ubicaremos en primer lugar un tiempo, al que denominaremos Tiempo 1. El personaje lleva adelante una acción, como lo sostiene J. M. Fariña, “una conducta orientada por un determinado objetivo y entendiendo que tal iniciativa se agota en los fines para los cuáles fue concebida”. Frente a la propuesta de Claire, Catherine debe decidir si irse de viaje a New York con ella o quedarse en Chicago. Su estado de confusión, su temor a estar volviéndose loca como su padre,y frente a la posibilidad de recomponerse y realizar una nueva vida, recuperando el tiempo perdido, la llevan a decidirse en abandonar la idea de que ella ha sido la protagonista del escrito de la prueba y, decide viajar con su hermana a los fines de poder hacer una nueva vida, dejándose cuidar por ella, a pesar de la relación un tanto hostil que hay entre ambas. Hasta aquí, se estableció un tiempo 1: Catherine decide viajar a New York a los fines de recomenzar su vida. Adviene luego un Tiempo 2, es decir, una interpelación que el sujeto recibe a partir de indicadores que lo ponen sobre aviso de que algo anduvo mal. Su acción iniciada en el Tiempo 1 “fue más allá o más acá de lo esperado.” Estando en el aeropuerto, mientras espera el aviso del vuelo que la llevaria rumbo a New York, Catherine comienza a recordar varias escenas. En una de ellas, Catherine se encuentra escribiendo la prueba, incentivada también por su padre a hacerlo. Se le aparece también otra escena en la que un profesor de la Universidad le había dicho mientras ella todavía era estudiante y estaba comenzando a cuidar a su padre enfermo, que su rendimiento académico estaba disminuyendo y que era una pena porque tenia mucha madurez intelectual y capacidad para el desempeño de las matemáticas. Comienza a cuestionarse sobre la acción que ella misma había llevado a cabo: abandonar su vida en Chicago y rehacerla en New York, tal como se lo había propuesto su hermana Claire. Sale corriendo del aeropuerto y va a buscar al joven Harold, con quien había comenzado una relación amorosa para manifiestarle acerca de su necesidad de continuar escribiendo la prueba .Se podría ubicar así la emergencia de la culpa, referida a un hacerse cargo de su situación. Es la culpa y también el arrepentimiento por la acción llevada a cabo en el tiempo 1, que Catherine decide esta vez abandonar el aeropuerto y regresar a continuar la prueba. Esa prueba la que en un momento abandona, pero para luego volver a ella y, decidir continuarla. Se ha podido observar un tiempo 1, resignificado por un tiempo 2, que lo interpela y que, por el surgimiento de la culpa, se siente arrepentida, y decide regresar. Se podría abrir así, la pregunta por la responsabilidad del sujeto ¿Que habrá tenido que ver Catherine con todo esto? La distancia entre un tiempo 1 y un tiempo 2 autoriza la puesta en marcha de una hipótesis clínica acerca de lo cual se espera una respuesta de parte de Catherine. Pero para que el tiempo 2 (salir corriendo del aeropuerto) sea genuinamente tal e interrogue verdaderamente al sujeto es necesario que se cumpla una condición más: que la distancia que separa el tiempo 1 y el tiempo 2 no se deba exclusivamente a azar y/o necesidad.
En el texto, “ Responsabilidad: otro nombre del sujeto”, Juan Carlos Mosca sugiere que la responsabilidad del sujeto se encuentra en la grieta entre necesidad y azar. Es decir, que cuando rigen por completo Necesidad o Azar, o una combinación de ambos, no es pertinente la pregunta por la responsabilidad. “Pero basta que se produzca una grieta entre ellos, para que la pregunta por la responsabilidad adquiera sentido”. La categoría de la necesidad referirá a sucesos ajenos a la voluntad humana, a aquello que está determinado, que va a ocurrir inexorablemente. Un término similar podría ser destino. Ahora bien, si necesidad establece una conexión entre causas y efectos, el Azar desconecta tal relación. Otros nombres para la categoría del Azar, podrán ser, “suerte”, “coincidencia”, “casualidad”, “accidente”. Entonces, en el caso de nuestra protagonista Catherine se podría ubicar en la categoría de la necesidad, la notable inteligencia y habilidad para las matemàticas heredada de su padre y del otro lado, la categoría del azar referirá a ser la hija de un padre “genio” en la ciencia de las matemàticas. Ahora bien, se ha planteado que la responsabilidad subjetiva podría emerger en la grieta de estas dos categorías. ¿A que deberá responder Catherine?. Aquí se deberá plantear nuestra hipótesis clinica, que como ya lo hemos afirmado, establece respecto de qué debe responder el sujeto. Se podría establecer así que la hipótesis clinica en nuestro caso es : Catherine se ha servido del padre para ir más allá de él. Es decir, se ha servido del padre “para poder recomenzar su vida”. Recordemos que Catherine habia estado el último tiempo muy deprimida cuidando a su padre. Por cuidar a su padre habia dejado sus estudios en la universidad y se habia alejado de su circulo social. Se podría plantear: Una vez muerto el padre, la hija también muere? Una vez muerto el padre, Catherine puede hacer SU vida. Es decir, se podría observar un cambio de posición en la figura de nuestro personaje. Se podría plantear un cambio de posición de hija por una posición de mujer. En efecto, una vez muerto el padre, Catherine también ha podido comenzar una relación amorosa con aquel joven hombre que ya desde hace tiempo le atraía.
Además, cabe recordar que la casa en la que habia convivido con su padre se ha vendido y Catherine a pesar de ello, decide finalmente quedarse en Chicago.
Así nos acercamos al planteo de la responsabilidad subjetiva en Catherine. Se planteará entonces un tiempo 3 que completaría el circuito y referirá a que Catherine se ha servido del padre, pero para ir más allá de él, lo que apuntaría a un Acto Ético. Es decir, un acto que es propio del sujeto, un sujeto (Catherine) que para emitir una singularidad debió pasar por el padre para apropiarse de su deseo.
Es así como la responsabilidad subjetiva referirá a un deseo inconsciente, el suejto queda dividido y, es allí en la división subjetiva, en donde se puede ubicar algo del orden del deseo. Como lo sostiene Freud: “De nuestra posición de sujetos somos siempre responsables” y, seguido de esto se puede agregar el planteo de Lacan: “sólo somos responsables de haber cedido en nuestro deseo”.Pero cabe recordar que lo que nos permitió arribarnos a éste tiempo del circuito fue el surgimiento de la culpa, ubicada en la resignificación de un tiempo 1, por un tiempo 2. La culpa que acompañada del arrepentimiento, refiere más bien a un “hacerse cargo de la situación”, pero en el plano de la conciencia, de la moral., planteo acerca de si esta bien o mal la decisión que ha tomado.. Esto comienza a cuestionárselo Catherine una vez que se encuentra en el aeropuerto. Se ubica también así, en éste tiempo, una responsabilidad de tipo moral, a diferencia de la responsabilidad subjetiva que luego hemos ubicado. La culpa, relacionada así con la moral, queda referida al eje de lo particular, eje que cobra el carácter de una ley, acercándose así al plano de lo social , a si algo esta bien o mal, sin importar el sujeto. El efecto sujeto, quedará ubicado en el eje de lo universal- singular. En nuestra hipótesis clínica hemos mencionado: Catherine se ha servido del padre, pero para ir más allá de él. Se apunta a un Acto, que al ser propio del sujeto, lo llamaremos Acto ético. Es un acto que emite una singularidad de aquel que se presenta en situación. Así la responsabilidad subjetiva quedará entonces ubicada en el eje de lo universal- singular, el eje de la ética, del Acto ético. Hay un sujeto que existe acorde a su deseo inconciente. Así podremos tomar a la “ética como horizonte en quiebra”, dado que allí hay una emergencia de una singularidad en situación.Una singularidad que irrumpe, ubicada en el eje de lo universal- singular Pero no nos podremos olvidar, que para ubicar la ética en el eje de lo universal- singular, habrá que reconocer el apoyo del eje de lo particular, en el que hemos ubicado la moral y la culpa, la cuál queda reconocida como la que de algún modo posibilita que se dé el circuito de la responsabilidad subjetiva.

Facultad de Psicología – Universidad de Buenos Aires

Psicología, Ética y Derechos Humanos
Cátedra: Juan J. Michel Fariña

Segunda Evaluación

Docente: Soledad Perez Michielli
Alumna: Bacari Laura
L.U: 29.150854/0

Segundo Cuatrimestre- Año 2009

Referencias bibliográficos

 Fariña, J.M: “Responabilidad: entre la necesidad y el azar.” Ficha de Cátedra. Página Web

 Mosca, J.C (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

 Salomone, G. Z: El sujeto divido y la responsabilidad. En la trasmisión de la ética. Clinica y deontología. Vol I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

 D´amore, O: Responsabilidad y culpa. En la trasmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

 Alemán, J (2003): Nota sobre Lacan y Sastre. El decisionismo. En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: