Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > La suerte está echada >

por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

SEGUNDA EVALUACIÓN

• Materia: Psicología, Ética y Derechos Humanos
• Prof. Titular Regular: Dr. Juan Jorge Michel Fariña
• Proferosa: Lic. Perez Michielli Soledad
• Cuatrimestre/Año: Segundo cuatrimestre – 2009
• Cátedra: I
• Alumna: Sanjurjo Ma. Inés
• L. U: 329903880

Comisión 18

Película: La suerte está echada
Año: 2005
Dirección: Sebastián Borensztein
País: Argentina

Argumento:

La película trata de dos medio hermanos, muy diferentes en cuanto sus estilos de vida, Felipe y Guillermo. No se veían hacia bastante tiempo y se vuelven a juntar, ya que su padre, que era lo único que los unía, los convoca para expresarles su última voluntad, porque éste tiene una enfermedad terminal.
Los hijos harán todo lo que este al alcance de sus manos para poder cumplir con el particular deseo de su padre. Es de destacar que Felipe estaba peleado con su padre, por que éste, lo había mandado a un colegio pupilo cuando su esposa, madre de Felipe, falleció. Y por lo tanto Felipe había quedado al cuidado de su abuela paterna, mientras que su papá formo otra familia, y tuvo a Guillermo de hijo.
Por lo tanto Felipe, no tenía muy buena relación con su padre, como sí la tenia su hermano.
Felipe es un actor que esta a punto de consagrase en su carrera, pero sucede un episodio en uno de los ensayos de la obra la cual iba a interpretar, que hace que sea considerado por todos los presentes como “mufa” y lo echan del elenco.
A partir de allí, su vida se transforma en una sucesión de eventos inoportunos que lo siguen estigmatizando como portador de la mala suerte, tanto es así que él mismo se convence de su desgracia.

Análisis:
El siguiente trabajo tendrá como protagonista a Felipe a partir del cual se intentará ubicar el Circuito de la responsabilidad subjetiva. Asimismo se hará referencia a las categorías de necesidad, azar y culpa y, por último, se tratará de establecer una hipótesis clínica.
Los conceptos de responsabilidad subjetiva y responsabilidad moral, no son lo mismo, entre ellos existen diferencias. Por un lado la responsabilidad moral, hace referencia al ámbito de la conciencia, en donde se juega la dimensión moral, en la cual la valoración de las acciones de una persona tomará como referencia los valores compartidos socialmente; lo esperable en una situación determinada.
Una de las formas de la responsabilidad moral, es la responsabilidad jurídica, y a su vez estas dos responden a una misma lógica. El concepto de responsabilidad jurídica es específico y esta en función de un sistema de referencias legales. Este tipo de responsabilidad atañe al sujeto de derecho autónomo, aquel capaz de hacerse responsable por sus acciones, decisiones y elecciones.
Por otro lado, la responsabilidad subjetiva interpela al sujeto más allá de las fronteras del yo, se habla de un sujeto del inconciente, que esta determinado por éste. A diferencia de la responsabilidad jurídica, aquí el sujeto no es autónomo “… por definición no es dueño de su voluntad e intención…” .
Este trabajo como se ha expresado párrafos arriba, estará enfocado en la responsabilidad subjetiva. Lo que interesa, por lo tanto es la respuesta del Sujeto (como sujeto del inconciente) ante una interpelación que le atañe especialmente, que lo convoca a responder por su deseo inconciente, una respuesta que implica un cambio de posición subjetiva, nos encontramos aquí frente a una dimensión ética, que refiere a la singularidad de un sujeto en acto.
Cabe aclarar que la responsabilidad subjetiva es entendida dentro de un circuito de tres tiempos, tiempos lógicos, y como en todo circuito, puede ocurrir que no haya cambio de posición, que justamente se produzca un corto circuito, en donde el sujeto no se responsabiliza. Es decir, puede ocurrir que dicho sujeto quede “girando en falso” y por lo tanto aparezcan mecanismos de defensa o se generen síntomas en vez de un acto ético.
El primer tiempo dentro del film, el tiempo 1, es ubicado en el momento que Felipe saca un pañuelo de color amarillo dentro del ensayo para la obra que se iba a estrenar y en la cual, él era uno de los protagonistas.
Este tiempo tenía una acción definida, es decir cumplía un objetivo, éste era el de ensayar con un pañuelo en una determinada escena tal como lo requería la obra.
Felipe, cree que su acción termina ahí, en sacar el pañuelo, que la acción se agota en ese mismo hecho, hay una aparente ilusoria consistencia.
Siguiendo con el circuito, aparece un tiempo 2, que en esta creación cinematográfica, es ubicado como el significante “mufa”, que es pronunciado por su compañera de elenco.
Este tiempo transcurre de la siguiente manera: al termino en que Felipe saca el pañuelo y que todos los presentes le dijeran que el color del pañuelo no era apropiado en el ámbito artístico, ya que significaba mala suerte, le anotician a su compañera de elenco que tiene un llamado en espera de la policía, la misma atiende el teléfono y le comunican que su hermano a muerto a causa de que lo ha atropellado un camión.
Su compañera una vez notificada de la muerte de su hermano, lo mira a Felipe y en un acto de desesperación le grita diciéndole “mufa” y por lo tanto atribuye la muerte de su hermano a nuestro protagonista.
Por lo tanto algo de la acción “sacar el pañuelo” fue más allá o más acá del objetivo. Es un momento de sorpresa en donde el sujeto se empieza a interrogar, es decir se retrotrae al tiempo 1 y se lo resignifica retroactivamente. Entonces, el tiempo 2 se sobreimprime al tiempo 1 resignifica porque liga, y esta ligadura es ya una respuesta a la interpelación. “… No hay forma de no responder pues la interpelación exige respuesta. La fuerza simbólica de la interpelación proviene de la internalización de la ley simbólica, es por eso que en este sentido la interpelación es exigencia de respuesta mas allá de lo que “yo” querría responder” . Por lo tanto, recién el tiempo 2 abre el circuito de la responsabilidad, ya que ante la interpelación obliga a responder, aunque esto no significa necesariamente un tiempo 3.
Es de destacar, que nuestro personaje al empezar la película, el mismo día en que va a ensayar para la obra, se despierta a la mañana, desayuna y sale a correr a la calle como una forma de entrenamiento deportivo. En el transcurso de su recorrido, se topa con un señor que tenia una pistola apuntando a su boca, en un intento de suicidio. En ese momento Felipe se detiene y le dice al sujeto en cuestión que no se mate, que la vida valía la pena. Dicho sujeto responde que no quería seguir viviendo porque era “mufa” de todo y de todos quienes lo rodeaban y que su vida era una porquería.
Luego de varios intentos de Felipe para convencerlo al otro personaje de la película de que no se matara, éste acepta la invitación de nuestro personaje de ir a tomar un café. Felipe le dice que “la vida esta a un paso de distancia, que se tome un minuto para ir a tomar un café con él”, este otro personaje acepta la invitación, y cuando esta cruzando la calle dirigiéndose hacia donde se encontraba Felipe, pasa un camión y lo mata.
En el film se da a entender, que este señor que se intentaba suicidar y que en realidad termina muerto porque lo atropella un camión, es el hermano de la compañera de elenco de Felipe.
Siguiendo con el análisis de este trabajo y de la responsabilidad subjetiva, hay que entender que la misma, se instala en la grieta entre azar y necesidad. Siguiendo a Fariña “(…) cuando rigen por completo Necesidad o Azar, o una combinación de ambos, no es pertinente la pregunta por la responsabilidad. Pero basta que se produzca una grieta, una vacancia entre ellos, para que la pregunta por la responsabilidad adquiera toda su dimensión.” Si bien Felipe concientemente no había planeado nada de lo que le estaba pasando, en algún punto tenía mucho que ver, con todo lo que estaba sucediendo a su alrededor en el presente.
Por lo tanto, se pasará a ubicar dichas categorías (azar, necesidad y responsabilidad). El azar es lo que tiene que ver con la incertidumbre, lo casual, lo accidental, lo fortuito, lo que no se puede calcular porque es ajeno a la decisión, al deseo y a la voluntad del sujeto.
Azar que se puede ubicar cuando la llaman a la compañera de elenco para anoticiarla de la muerte de su hermano. También el azar es ubicado en el momento que Felipe sale a correr y se encuentra con el señor que se iba a suicidar, es un hecho fortuito nuestro personaje no lo había calculado. La necesidad es aquello sobre lo que el hombre no puede incidir, lo forzoso, lo riguroso, lo inflexible. Al decir de Fariña “Hoy en día, hemos inventado un nombre cotidiano para designar aquello que va a ocurrir inexorablemente. Ese nombre es destino. Destino es a nuestra mitología lo que para los antiguos se nombraba de diversos modos. Para referirse a la diosa Necesidad, Parménides utilizaba las expresiones “In-flexible”, “Forzuda”, “Rigurosa”, “Firme”, “Imprescindible”. También en Homero podemos encontrar “compulsión”, “Rigidez” “Exactitud” “Inflexibilidad” “Fatalidad”.”
La misma es situada en el acto de sacar el pañuelo, acto que ocurre situacionalmente ubicando por fuera la capacidad del sujeto en cuestión, ya que el acto de sacar el pañuelo, la escena de la obra misma lo requería. Necesidad también en que su compañera de elenco debería ser esa persona, y no otra. Que ella tiene que estar ahí, ensayando con él.
Con respecto a la culpa esta se evidencia en sentimientos de angustia, nuestro personaje siente inquietud, malestar y de muestra mucha ansiedad, ya que en el tiempo 2 nuestro personaje se ve afectado, y luego de lo sucedido, intenta de todas formas buscar una explicación de la mala suerte, compra libros, va a una bruja para que el quite el maleficio, etc. A partir de esta ansiedad es que busca respuestas sobre lo sucedido. La culpabilidad es el pago de la deuda con el deseo.
Al pensar en la hipótesis clínica cabe preguntarse, ¿de qué es responsable el Sujeto?, es raro que un actor que ejerce su profesión hace tantos años no sepa que determinado color significa mala suerte en el ambiente artístico, del cual forma parte. Entonces ¿Qué es lo que se puso en juego en ese tiempo 1?. Se puede pensar en el propio narcisismo de Felipe, deseo de que lo miren, de ser el centro de atención, deseo de ser reconocido.
Cabe aclarar que en otras escenas del film, nuestro personaje va a diferentes castings, y todos los presentes están pendientes de él; lo miran, se tocan determinadas partes del cuerpo (que en nuestra cultura son actos para los cuales uno “se defiende de la mala suerte”) esto podría ser visto desde una perspectiva de lo Particular, es decir lo que hacen los miembros de una sociedad para repeler esa mala suerte, mientras que lo Universal estaría en el concepto de “mufa” en el sentido que tiene ser yeta, mala suerte. Felipe entonces pasa a ser el protagonista de sus propios actos, de su vida, no solamente en alguna obra que interprete. Desde una perspectiva de lo singular, es decir lo que escapa al universo conocido, es como nuestro personaje se posiciona frente a la mala suerte, lo que hace con ella. Intenta escaparle, busca explicaciones, intenta resolver el conflicto que le genero.
Aquí se evidencia la incidencia de la pulsión escópica, desde una perspectiva lacaniana se atiende a la función de la imagen en tanto la intrincada relación mirada: actor y espectador. Mediando las relaciones con los semejantes, es decir hacia los otros.
A su vez, como se había mencionado anteriormente esto puede estar íntimamente relacionado, con el vínculo que él tenía con su padre. Recordemos que el mismo lo había dejado a Felipe al cuidado de su abuela paterna y en un colegio pupilo, con lo cual puede que nuestro personaje se haya sentido abandonado en época de su infancia y adolescencia. Esto puede evidenciar una falta en tanto afecto de parte de su padre, que pudo haber ocasionado sentimientos de baja autoestima y abandono en Felipe. Siguiendo con esta perspectiva, la necesidad de ser mirado de nuestro personaje, ese deseo de ser reconocido, seguramente este dirigido a ese Otro.
Deseo de sentirse Alguien (con mayúscula), y deseo de ser alguien al ser reconocido por el Otro. Por lo tanto la acción de sacar el pañuelo amarillo, no es un acto inocente, en el fondo esconde un deseo del cual nuestro personaje nada sabia.
Por ultimo habría que ver si hay o no un cambio de posición en Felipe, es decir si se evidencia un tiempo 3 en el circuito de la responsabilidad.
La creación cinematográfica, termina en que nuestro personaje consigue un trabajo mejor al que tenia en la obra anterior del cual fue echado y por otro lado se termina conciliando con su padre, ¿pero hubo un cambio de posición en él?.
Este tiempo 3 esta relacionado con la singularidad del sujeto, se llama ético a las singularidades que hacen desfallecer al particular previo.
A mi entender, no hubo un viraje en la posición subjetiva de Felipe, ya que en la película Felipe interpreta que su mala suerte fue depositada por el señor que se quiso suicidar, él se la habría trasmitido y por lo tanto aquí aparece el mecanismo de la proyección, en palabras de D´Amore “si el culpable es el otro, yo no soy culpable” . Es por esto mismo que nuestro personaje va a una bruja para que intente sacarle el maleficio, hace un aparato eléctrico el cual había leído en un libro que sacaba la mala suerte de las personas y los volvía afortunadas, etc. A su vez ese particular previo no desfallece, el sigue creyendo en la mala suerte y lo que implica serlo.
De todas formas es preciso indicar que termina perdonando a su padre, pero esto puede ser leído como algo por lo cual Felipe realiza para poder dormir tranquilo por la noche, como dice el verso popular. También el hecho de conseguir un mejor trabajo puede indicar solo que el se esfuerza por creer que la mala suerte no existe que es solamente algo contingente, pero nunca podría ser visto desde un cambio de posición subjetiva que implique relacionarse con su deseo inconciente.
Bibliografía:
- D´Amore O., “Responsabilidad Subjetiva y Culpa”. En La transmisión de la ética Clínica y deontología.

- Dominguez, M. E “Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis” En La transmisión de la ética Clínica y deontología.

- Mosca J.C “Responsabilidad, otro nombre del sujeto” En Ética: un horizonte en quiebra.

- Michel Fariña J “Responsabilidad: entre necesidad y azar”. En textos y Artículos.

- Salomone, G “El sujeto dividido y la responsabilidad”. En La transmisión de la ética Clínica y deontología.

- Sartre, J, P “El Muro” Editorial Losada, Bs. As, 1972.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: