Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > La vida de los otros >

por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

FACULTAD DE PSICOLOGÍA

SEGUNDO PARCIAL

DOMICILIARIO

MATERIA : PSICOLOGÍA ÉTICA Y DERECHOS HUMANOS

CATEDRA : FARIÑA JUAN JORGE MICHAEL

PROFESORA : DOMÍNGUEZ MARÍA ELENA

ALUMNA : COLETTA FERNANDEZ MARÍA SABRINA

REY PAMELA BEATRIZ

COMISIÓN : 10

AÑO Y CUATRIMESTRE : 2º CUATRI.DEL 2009

CONSIGNA DE EVALUACIÓN

Elija un film, un texto literario o alguna otra producción narrativa en la que se despliegue y pueda ser recortada una singularidad en situación. En caso de elegir una creación cinematográfica, la misma debe haber sido realizada entre el año 2005 y el presente (salvo condiciones excepcionales, las cuales deben ser autorizadas por el docente a cargo de la comisión de trabajos prácticos).

En ese recorte, escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre.

Analícela ubicando sus coordenadas en los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad y explicitando la hipótesis clínica que establezca respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva.

Incluya las referencias relativas a las categorías de necesidad y azar, así como a las de culpa y responsabilidad.

Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.

PELÍCULA :
LA VIDA DE LOS OTROS
FICHA TÉCNICA :
Titulo original de la película: Das Leben Der Anderen
Director y Guionista: Florian Henckel von Donnersmarck.
Reparto: Ulrich Mühe ( Gerd Wiesler )
Ulrich Tukur ( Anton Grubitz )
Martina Gedeck ( Christa-Maria Sieland )
Sebastian Koch ( Georg Dreyman )
Thomas Thieme
Volkmar Kleinert
Hans-Uwe Bauer
Género: Drama
País: Alemania
Año: 2006
Productora: Bayerischer Rundfunk / Arte / Creado Film / Wiedemann & Berg Filmproduktion

ANÁLISIS
El análisis recaerá sobre el personaje de Gerd Wiesler quien a partir de una acción comenzará una serie de cambios que lo llevarán a una completa transformación como sujeto. En dicho análisis, intentaremos dar cuenta de su responsabilidad subjetiva, desplegada en tres tiempos lógicos. Realizado esto, se intentará esbozar una hipótesis clínica para dar cuenta de la irrupción de su deseo. La hipótesis clínica intentará dar cuenta de cómo y por dónde juega el deseo del sujeto. Y que hacerse cargo de ese deseo, asumirlo, implica para él tomar una decisión.
La película transcurre en Berlín del Este en 1984, durante los últimos años de la existencia de la Antigua Republica Democrática (RDA). En la cual, se muestra el control ejercido por la todopoderosa policía secreta (STASI) del régimen comunista de la Alemania Oriental. Un país tomado por el espionaje, en el que la policía secreta tiene el poder de investigar, vigilar y combatir a cualquier “otro” que resulte una amenaza. Una sociedad teñida por el miedo y debilidad , sumisión y apego absoluto a la doctrina. En donde se investiga la vida publica y privada de cualquier ciudadano sospechoso, y que en consecuencia es eliminado. El comienzo de la película nos ubica en el personaje de Gerd Wiesler , presentándolo como un individuo (todavía no correspondería llamarlo sujeto) disciplinado, agente competente de la STASI, introvertido, reservado, perfeccionista, sin vida privada, obediente, alineado a los significantes de un régimen que se muestra como completo. La obsesión común a todos los gobiernos totalitarios de lograr el control absoluto de la sociedad por medio de espionajes, para evitar cualquier discrepancia y combatir a cualquier “otro” que resulte una amenaza es una síntesis del extremismo particularista que se impone. Como todo régimen totalitario no actúa como soporte de lo universal-singular, sino que tiene una función de aplastamiento de la singularidad, y por ende, de la subjetividad. Por medio de técnicas perversas conducentes a operar la supresión del otro. Gracias al espionaje el sujeto termina anulado por una red invisible que termina conociéndolo todo. Se trata de una anulación como sujeto y su consecuente conversión en objeto, ya sea de objeto de represión , de persecución, hasta finalmente ser objeto de eliminación. El aplastamiento del deseo (y por ende del sujeto) lleva a la homogenización de la sociedad. La clave del totalitarismo reside en su capacidad de crear al sujeto, de bloquear cualquier intento de critica o de originalidad. Debido a que se presenta a si mismo como un universo completo, se hace impensable la emergencia de un exceso. Por tal motivo, se esta a favor y se comulga con el estilo de vida del régimen , ó se es disidente por el solo hecho de pensar distinto , ya que no existe los puntos medios. En la escena que Gerd esta convencido de las “bondades del régimen”, dispuesto a encontrar la mas mínima pista que delate las intenciones de la pareja de artistas, sospechados de oponerse ideológicamente al régimen. Gerd cree ciegamente en el régimen, en su completud, que garantiza hasta el ultimo detalle de cada momento de sus vidas. De esta manera, Gerd cumple con su deber , sin cuestionar jamás, lo que le fue encomendado por el superintendente Antón Grubitz de investigar en forma clandestina la vida de la pareja de artistas (el escritor Georg y la actriz Christa). Para ello , la burocrática Republica le pone al servicio un minucioso sistema de micrófonos y cámaras, que no deja ninguna área de la vida intima de la pareja al descubierto. Gerd (junto a la ayuda de otro compañero que se turnaban en las guardias) ira describiendo en sus informes hasta el mas mínimo detalle de lo que hacen o dicen los “otros”. Así es como Gerd , se entrega durante gran parte de sus días a espiar y oír , a través de los sistemas de seguridad estratégicamente ubicados en el departamento. Conforme va pasando largas horas en la soledad de su trabajo. En esta escena concluye lo que consideramos como primer tiempo del circuito de la responsabilidad. Entendiendo por éste, donde el sujeto lleva a cabo una acción para lograr un determinado fin, pero que, como bien podemos intuir no es independiente de motivaciones inconscientes que se manifiestan más allá de la intención de su yo.
La soledad a Gerd comenzará a afectarle de un modo que no podía predecirlo. Gerd se adentra en el universo intelectual y emotivo de esa pareja de artistas. Los oye charlar , hacer el amor, divertirse, discutir, leer en voz alta un libro de Bertolt Brecha, llorar el suicidio de un amigo, tocar en el piano una sonata de Beethoven. Cada una de esa acciones ajenas va a erosionar la epidermis de un espíritu frío para comenzar , poco a poco, a revestirlo de humanismo, a dotarlo de vida. Ocurre la primera escena que lo interpela a Gerd cuando llama a una prostituta para satisfacer sus necesidades sexuales. Una vez finalizado su trabajo , la prostituta le reclama su plata para marcharse. Pero Gerd en su soledad , le pide a la prostituta que se quede más tiempo. Ella le contesta que la próxima vez pida turno con anticipación, recoge su plata y se retira. Esta escena pone en marcha una incalculable serie de eventos que cambiaran a Gerd para siempre. Una serie de hechos que se muestran en disonancia con el universo del discurso en que Gerd se hallaba inmerso, se ven confrontados con un segundo tiempo que marca una interrogación , una pregunta que resignifica lo acontecido previamente y ubica una inconsistencia que parece señalar una emergencia de lo singular. Esto implica algo que no estaba en la intención del yo, una irrupción del sujeto que pone de manifiesto una inconsistencia del yo . Aquí se abre el segundo tiempo del circuito de la responsabilidad, el que pone en marcha al mismo. Entendiendo por el mismo, donde el sujeto es interpelado por aquel acto, que vive como ajeno pero que le pertenece. Se resignifica entonces, su acción. Este hecho ahora es resignificado y puesto en un lugar que compromete la integridad del yo del sujeto y sacude la completud de ese universo particularista que lo sostiene. Hay otro que hace una pregunta por la posición del sujeto. Es una pregunta que requiere respuesta y de la cual es imposible evadirse. Gerd es un hombre competente de la STASI, devoto por su trabajo. Sin embargo, Gerd comienza a no mandar todo el registro de la vigilancia de la pareja , ocultando pruebas delatadoras. Esto puede entenderse como una irrupción de lo singular a partir de la interpelación de la escena con la prostituta, en la que da cuenta de su aislamiento, de su vida gris y solitaria; que viene a resignificar toda la escena, señalando un exceso ocurrido en la misma. Ocurre una escena que refuerza la interpelación previamente efectuada y confronta a Gerd con algo del orden del deseo se le ha manifestado y ante lo cual esta vez deberá responder a si mismo y no a otro. La situación pone a Gerd frente a una disyuntiva lo que podríamos llamar un dilema ético : se trata de decirle la verdad o no a el superintendente Antón Grubitz acerca de los registro que realizo Gerd que poseen pruebas encontradas en el departamento de la pareja vigilada. Con el transcurso de los días llegara a comprender que algo funcionaba mal .Se percata a lo largo de la misión la corrupción y el despotismo del régimen en el que vive y que alcanza incluso a sus propios amigos y superiores. Viendo mermada la fe en su propio gobierno decide jugar a dos bandos siguiendo con la misión pero proporcionando datos falsos al Estado. Al ver como su animo y convicciones se tambalean , al bucear en lo mas profundo de la vida de los otros, afectando a su vida y cambiando sus ideales en forma drástica. Gerd descubre la existencia de gente que se quiere , de gente que tiene amigos, de gente que vive. De los “otros” que no están sometidos a la rigidez burócrata. De esta manara , Gerd se da cuenta de su pobre existencia. La decisión de Gerd puede considerarse un quiebre de lo particular , una verdadera emergencia de la singularidad. Al igual que el acto de Antigona cuando desobedece la orden de Creonte, el acto de Gerd entra en la dimensión de acto ético que transciende lo particular, porque no es un acto dirigido o destinado a otro, sino que es un acto que esta completamente guiado por el deseo. Es un acto en soledad , que implica una apuesta subjetiva y frente a la cual no hay garantías. No hay significantes previos capaces de inscribir este acto ni de predecir sus alcances. De esta manera , Gerd se ha separado de esa “completud” ficticia y se encuentra solo con su deseo. Se ha inaugurado así , el tercer tiempo de la responsabilidad. El cual , puede no estar, donde el sujeto debe poder responder por sus actos. Debe asumir su responsabilidad subjetiva. En el que el sujeto afianzado toma posición frente a su acto, ingresando en la dimensión de la responsabilidad subjetiva. Después de la segunda parte (tiempo dos), podemos observar en la misma como se produce un cambio de posición subjetiva del individuo tras ser impactado por situaciones que tocan su mas intimo ser. Estas acciones se producen, ya que éste resignifica su vida en comparación con el disfrute de los otros. Algo extraño, nuevo irrumpe y quiebra todo sentido establecido, el yo se desorienta frente a esto que le es ajeno y empieza cuan rompecabezas a reorganizar las fichas del vivenciar los actos. Empieza a entenderlos, a sentirlos, a vivir con ellos o a través de ellos esas situaciones cotidianas de la vida que el por su estilo de vida no se lo permitía, pero luego de este cruce de vidas fortuito, el empieza a “vivir” la vida.
Este cambio de posición subjetiva invita al individuo a hacerse cargo o responsable de sus decisiones que no solo, interfieren o cambian el curso de su vida sino que también re orienta la vida de “los otros”. En este nuevo vivenciar Gert esta obligado a hacerse cargo no solo del cambio de posición frente a sus obligaciones como espía sino que cobra fuerza una responsabilidad que atañe al sujeto en relación a aquello que desconoce de si mismo. Aquello que desconoce como la vida en relación a la normalidad, vida que no conocía o no le importaba, pero que luego de verla conmovió su posición frente a ella. Haciéndose cargo de este acto mediante la ayuda que “inconcientemente” o sin quererlo y sin medir sus propias consecuencias ayudaron a la pareja de escritores a salvarse de una muerte segura frente a los oficiales. En este caso la responsabilidad, en relación a aquel propósito inconciente, proporcionó la acción.
Ese deseo frente al cual se siente obligado a actuar por la relación de admiración de este estilo de vida y de esta pareja hacen que el deseo de vivirla se traduzca en una acción de salvataje de la situación que el mismo propicio y de la cual se hace cargo mediante el esconder la maquina de escribir que delataría al escritor.
La responsabilidad interpela en este caso al sujeto, quien debe o puede, responder por su acto, el se hace cargo de aquella situación que el mismo proporciono, brindando una salida de salvación a los protagonistas. Esta decisión de tomar partido por ellos la interpretamos como una singularidad de un sujeto en el acto. En este sentido es que la responsabilidad subjetiva es la culpabilidad misma de lo que se hace, una singularidad que emite un sujeto, concatenada al deseo inconciente, que llama al sujeto a responder frente sus actos. La intención es un elemento que liga de modo directo a la responsabilidad y a la culpa, lo que quiere decir que para esta disciplina, es la intención, la que ob-liga a responder. O sea que, la interpelación subjetiva se pone en marcha cuando el deseo ob-liga a Gert al cambio de postura y traición a su país, frente a aquello que ahora es mas importante “el vivir”. Una vez más el deseo inconciente que ob-liga a una acción y liga su vida con la situación. Como dice Jinkis: …”responsable es aquel de quien es esperable una respuesta…”. Sin embargo, este acto a su vez se demuestra como incompleto , porque puede ser revertido en cualquier momento en que Gerd cambie de idea . Es por ello que este tercer tiempo no se agota aquí , ya que el acto ético no es de una vez y para siempre, es una apuesta que requiere ser sostenida y reafirmada continuamente. Esta necesidad, a partir de ahí, se le presenta a Gerd cada vez con mayor frecuencia. Y en cada ocasión él renueva y refuerza la apuesta por el deseo. Dejándose guiar por su deseo, hasta que se ve inmerso en una situación limite en la que la dimensión ética que el fue capaz de abrir con ese primer acto, esa primera decisión se le impone en toda su magnitud e inmensidad. Es la escena que el escritor trama efectivamente planes junto a sus amigos ,que consiste en escribir un articulo sobre los suicidios en Alemania del Este cuyo numero no era revelado por el gobierno . El ministro de defensa comienza a buscar al escritor responsable del articulo. El ministro que mantenía una relación clandestina con la actriz Christa , ante su negativa de continuar la relación, la acusa de tenencia ilegal de drogas( debido a que conocía su dependencia a una droga cuya potación era ilegal ). La actriz es llevada a una sala de interrogatorio, en donde confiesa que Georg había escrito el articulo, ella se resigna a esa situación para conseguir la droga. A raíz de la declaración , el gobierno ordena un registro del departamento de Georg en busca de pruebas. Luego , de una búsqueda exhaustiva no consiguen encontrar la maquina de escribir con que se había escrito el articulo, la cual, estaba oculta baja una tabla de madera del piso del departamento . Prontamente, Gerd es convocado para realizarle un interrogatorio a Christa, en donde le ofrece su libertad a cambio de revelar el escondite de la maquina de escribir que uso Georg para realizar el articulo. Es aquí, donde Gerd deberá reforzar su apuesta , y esta vez es a todo o nada ; ya que no hay posibilidad de borrar o revertir el acto . Gerd no solo no revelo las conductas opositoras de Georg, ni sus dichos , sus opiniones escritas, ni sus confabulaciones; sino que Gerd consigue , rápidamente, ocultar las pruebas de la casa del escritor sin que ni la actriz y el escritor se enteren, aun a costa de tener que enfrentarse contra su “amigo” el superintendente Grubitz por su traición. Se revela a si mismo su propio mundo sensible, durante tanto tiempo reprimido. Es este acto , el que inscribe a Gerd en el campo de la ética , es este acto el que lo hace verdaderamente responsable de su deseo : el acto que no puede ser anulado , el acto que le produce una metamorfosis completamente como sujeto, el acto que anula las dudas y la angustia experimentadas. Gerd supo quien era en ese momento , a partir de ahí se acabaron las dudas. Este acto es el que cierra el tercer momento de la responsabilidad . La apuesta ha sido a todo o nada , ya que no puede ser desecha . Se ha inscripto por completo en el campo de la ética y paga por ello con el sentimiento de culpa . De acuerdo a lo expuesto por Lacan , el sujeto es culpable de haber cedido en su deseo . Si bien , el yo no es propietario del deseo , el sujeto es responsable de su puesta en acto . El sujeto es un sujeto de deseo , no es un sujeto de necesidad. Este acto de Gerd termina con la culpa por la muerte de la actriz. Ella , tras a ver declarado contra Georg y pensando que en efecto lo iban a detener y llevar a prisión para torturarlos .Como consecuencia, sale huyendo del departamento atormentada por haber traicionada a su amor y es embestida por un auto que le causa su muerte .
En la película se puede hacer perceptible como el azar, la necesidad y el deseo se conjugan para desenvolver la trama de la misma. Gerd , al principio, temible, calculador y frió se va convirtiendo en una persona completamente diferente luego de vivir a través de los “otros”. Este resultado es consecuencia de estos tres elementos que al conjugarse entre si forjaron el nuevo destino del personaje. Como dice Fariña: …”las personas no somos responsables de todo lo que nos ocurre…”, pero creo que de alguna manera configuramos el tablero para que ciertos episodios transformen nuestra vida, lógicamente, no somos señores del destino pero con cada elección que tomamos preparamos el sendero del camino que se construye al andar. Esto producto de varias cuestiones entre ellas el azar, retomando la película, Gerd se ve golpeado por el azar, ya que sin el encuentro con la pareja ,hubiera sido imposible, dado que invitado por un amigo al teatro acontece el encuentro, este accidente fue una combinación de azar y necesidad , o sea una necesaria coincidencia de las dos, que propiciaron la situación para el resto de los acontecimientos. La necesidad establece una conexión entre causas y efectos, mientras que el azar acontece sin razón para nosotros aparente. La necesidad podemos pesquisarla cuando nuestro personaje emprende las acciones que le dan curso a su nuevo destino, o sea por ejemplo: la acción de escuchar la vida privada de la pareja y mediante ese cambio de posición que adquiere para su vida salvarlos de el arresto inminente producto de los informes elaborados por el . Es en estas acciones elaboradas por él que también se produce la presencia del deseo, o sea la interpelación subjetiva puesta en marcha, ya que la ley simbólica del deseo ob-liga a retornar sobre la acción emprendida. Esta acción emprendida luego produce culpa, ya que el precio de cumplir ese deseo, (en este caso salvarlos y cambiar la posición frente a su vida) produce la culpa. Este deseo se puede entender como una traición a algo ya preestablecido que se trunca, o sea cambia su valor, se desvaloriza, y emerge una nueva situación. A lo largo de su vida el personaje cedió en el camino del deseo para amoldarse a los mandamientos del super yo y seguir con su carrera de defensor del régimen hasta que perdió sentido esta forma de ver la vida. En este caso lo que se desvaloriza es la propia vida del personaje que pierde sentido al igual que la importancia del régimen para él, emerge algo mas importante, la posibilidad de hacer otra cosa , de desear, de vivir, ya no mediante un velo de rectitud sino mediante el disfrute. Ese disfrute se convierte en el deseo, que tiene que ser pagado por la culpa. El deseo de culpabilidad puede hacerse visible cuando producto de todas la acciones encaradas por nuestro personaje acontece la muerte de la pareja del escritor ya que fruto del deseo y el azar se da muerte al cruzar la calle producto de la situación y de la toma de decisiones del personaje. El realizo la jugada acorde con el deseo y como regla debe someterse a las consecuencias. Dicho de otra manera, si el individuo es responsable de un acto, este acto se inscribió en el deseo. Esa culpa acontece producto del ceder a su deseo pagando con la impotencia de la muerte ajena. En este sentido siempre se es responsable no solo del deseo sino también de posición subjetiva tomada. Como vemos una vez mas el deseo inconciente que pasa a hacerse tangible ob-liga al individuo no solo a hacerse cargo de la situación sino también a “vivirla”, tal como quiso nuestro amigo Gerd, por eso como un viejo dicho dice…”ten cuidado con lo que deseas, ya que se puede hacer realidad…”.

HIPOTESIS CLINICA
Gerd se nos presenta en un primer momento en una posición claramente neurótica , como un personaje completamente tomado por la lógica de la demanda , alineado a los significantes de un otro “del régimen” que se muestra como completo. Gerd era una persona que en función a las tareas encomendadas vivía solo para mirar y deja de vivir. Prolonga su vida en aquellos que vigila , ya que ríe cuando los otros ríen , disfrutan cuando ellos lo hacen, o llora y sufre cuando ve el sufrimiento ajeno . De esta manera, es la vida de los otros que termina siendo propia , debatiéndose entre la empatia mas natural , y el dictado irracional de un poder que abusa de sus funciones hasta convertir al ser humano en un mero objeto, carente de dignidad. Sin embargo, el contacto con la vida de los otros lo lleva a cuestionarse por la propia vida, por el lugar de alineación al régimen que eligió. La alineación total del sujeto a su posición instrumental, es el principio básico de un régimen totalitario, ya que es una gestión total de la vida cotidiana. La esfera que se llama normalmente de la vida privada es algo que desaparece siempre. En este sentido se trata de reducir el campo neurótico a la subjetividad cada vez más, para llegar a una verdadera alineación en la cual el sujeto solo se sustente en la función de instrumento. Este saber puede ser cualquiera, lo esencial es que sea sabido y compartido y que las personas sepan que hacer como instrumentos del saber. Esto se ve como propio y muy arraigado en la vida de Gerd al inicio de la película donde conforme a su vida y a sus creencias se desenvolvía solo como un instrumento del régimen al cual pertenece y no deja lugar a una vida social o vivida o disfrutada. Pareciera que el vive para el régimen, sin dejar lugar para si. Por lo cual, al presentar en un primer momento en una posición neurótica, lo propio de su constitución es el hecho de que el saber paterno siempre es supuesto. Esto provoca en el sujeto una inconstante incertidumbre acerca de lo quiere. Es así como Gerd se convierte en instrumento de un saber sabido. Esto es a lo que Calligaris llama “instrumentalización”. La “Instrumentalización” es exitosa en la medida en que los hombres funcionan como parte de esta técnica, o sea funcionan como instrumentos. Hay un afecto por la técnica ya que permite salir del sufrimiento neurótico, alienando la propia subjetividad. Esto es lo que ocurre con nuestro personaje cuando observamos que no tiene vida mas allá de su trabajo, donde él “vive” solo con realizar aquella tarea que le es encomienda con cada misión de espionaje. La certeza y pasión humana de Gerd hacia al régimen es una salida del sufrimiento neurótico banal alineando su propia subjetividad al régimen. Esto es una salida de la neurosis de Gerd que Calligaris llama “perversión”, ya que la carrera del neurótico es una carrera sin fin, por que en la hora de haber conseguido algo sabemos que eso no era lo que se quería. El neurótico esta constantemente en la incertidumbre acerca de lo que el quiere, pareciera que nada lo satisface completamente ya que siempre hay otra cosa que desear. La vida de Gerd parece “ordenada” al hacer todo aquello que se alinee al régimen, hasta que algo de la propia subjetividad del protagonista puede más que aquel poder de “instrumentalización” impuesto por el régimen, que finalmente gana imponiéndosele como una nueva forma de vida impulsada por el deseo de libertad que triunfa sobre la automatización ejercida durante tantos años.
De esta manera, vislumbramos como Gerd experimenta una metamorfosis, un cambio emocional e intelectual, al pasar de ser el mayor defensor del férreo sistema , hacia su transformación en un pequeño héroe anónimo , simplemente un buen hombre . Un hombre que mientras se sumerge en el cumplimiento de su deber de despojar al otro de su condición de ser humano , ve inesperadamente restituida su propia condición de ser sensible , su propio atributo de persona, volviendo a dotar de vida a su corazón animado. En el caso de Gerd, la posibilidad de acercarse al arte y dejarse erotizar por el mismo es la condición a través de la cual el logra corporizarse. Ya no se trata de despojar al otro de su condición de persona, de cosificarlo para poder ejercer su dominio, sino de permitirle que el arte lo revista de humanismo para convertirlo en un sujeto deseante, dotarlo de vida y devolverle la libertad .La expresión de un deseo inconciente que irrumpe en el sujeto. Vemos durante la película que ya había en el pasado algunos pequeños indicios de este deseo(la escena en la que Gerd entra al ascensor , se encuentra con un niño que le dice que su padre le comento que él era una mala persona. Mira al niño e intenta preguntarle como se llama su padre , pero luego se arrepiente, y sale del ascensor ). El escritor George y su mujer Christa se convierte para Gerd en un espejo en donde poder mirarse y descubrir el vacío y la opacidad de la vida propia hundiéndose frente a la vastedad enriquecedora de la vida de los “otros”.

BIBLIOGRAFÍA
• D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

• Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. III. Eudeba, Buenos Aires.

• Michel Fariña, J. (1998). Del acto ético (Cap. VI). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

• Michel Fariña, J. Responsabilidad: entre necesidad y azar. Ficha de cátedra. Desgrabación de cláse teórica. Publicado en la página web de la cátedra.

• Mosca, J. C. (1998): Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

• Salomone, G.: “Las Formaciones del Inconsciente y la Responsabilidad”. Ficha de cátedra. Mimeo.

• Jinkis, J.(1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Bs. As.

• Calligaris,C.: La seducción totalitaria. En Psyché,1987.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: