Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > La vida de los otros >

por 

Facultad de Psicología
Universidad de Buenos Aires

PSICOLOGÍA, ETICA Y DERECHOS HUMANOS

2do Parcial Domiciliario

Prof. Titular Regular :
Michel Fariña, Juan Jorge

Comisión Nº 10

Profesora:
Domínguez, Maria Elena

Alumnas :
Bourlot, Cecilia L.U: 24882380/0
Paltano, Marisa LU. 12302392/0

2º cuatrimestre 2009

CONSIGNA DE EVALUACIÓN.

Elija un film, un texto literario o alguna otra producción narrativa en la que se despliegue y pueda ser recortada una singularidad en situación. En caso de elegir una creación cinematográfica, la misma debe haber sido realizada entre el año 2005 y el presente (salvo condiciones excepcionales, las cuales deben ser autorizadas por el docente a cargo de la comisión de trabajos prácticos).

En ese recorte, escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre.

Analícela ubicando sus coordenadas en los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad y explicitando la hipótesis clínica que establezca respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva.

Incluya las referencias relativas a las categorías de necesidad y azar, así como a las de culpa y responsabilidad.

Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.

LA VIDA DE LOS OTROS.

La película comienza en 1984 en la Republica Democrática Alemana. Georg Dreyman (GD) es un poeta, exitoso y en pareja con una famosa actriz de teatro Christa Maria (CM). GD no cuestiona el régimen totalitario y sus obras son de contenido tolerable para el gobierno, eso le garantiza a GD tranquilidad y un “buen vivir”.
Georg apoya el régimen pero tiene varios amigos escritores que están prohibidos hace años, en el gobierno se cree que es de derecha y apegado a Alemania Occidental. Se convierte en blanco del Ministro de Arte quien quiere detenerlo, este ministro esta interesado en CM amenaza con prohibir a GD y la presiona a ella para que tenga una relación con él o no podrá actuar más.
Georg esta bajo estricta vigilancia, en la bohardilla de su departamento han montado un equipo de vigilancia que escucha todo lo que pasa dentro de su casa, sus conversaciones telefónicas, toda su intimidad esta bajo control.
●GD visita a Jerska un amigo que esta prohibido hace años. GD le dice que extraña el pasado y se siente inquieto, le cuenta también que amenazaron con prohibir sus obras y le pregunta ¿esto seria terrible, no? Buscando que su amigo apruebe su posición. Jerska le contesta: Es grandioso estar prohibido.
●Siguiente escena: cumpleaños de GD, todos beben y festejan, menos Jerska que esta solo en un rincón leyendo. GD cuestiona su ostracismo y Jerska le señala:”esta gente no tiene sed de libertad, se acostumbraron a vivir bajo condiciones que antes repudiaban”. Le regala la “Sonata para un hombre bueno” Por otra parte, Houser (otro amigo de GD) también esta prohibido y es un ferviente opositor al régimen. Cuando GD le recrimina que exprese sus opiniones frente a cualquiera se enfurece y abandona la reunión diciéndole: “te acostumbraste a ser idealista. No mereces estar vivo, no me busques hasta que cambies”.
GD ve a su mujer bajar del auto del Ministro de Arte y así se entera que ella tiene una relación con él, pero no dice nada. Cuando GD sube ella está acostada en la cama y le pide que la abrace, GD accede.
● GD esta trabajando en sus cosas cuando entra su mujer y le cuenta que a Houser le prohibieron salir del país, le retiraron el pasaporte. GD señala: “Esta bien, es demasiado orgulloso. La agencia tuvo que hacer algo. Un hombre que no sabe protegerse se lo merece. Un escritor debe estar conciente de la realidad”.
● Suena el teléfono, es un amigo que le anuncia a GD que Jerska se suicido, GD no logra articular palabra, visiblemente conmocionado corta el teléfono.
La siguiente escena está tocando en el piano la “Sonata para un hombre bueno” y le dice a CM que piensa en la conversación que tuvo con Jerska: “Debí hacerle caso y hacer algunos cambios. Si Jerska pudiera escuchar lo que toco sabría lo que voy a hacer”.
● CM esta por salir dice que se va a ver con una amiga. GD le señala que sabe a donde va y le pide que no lo haga, que no quiere quedarse solo, que no puede escribir desde la muerte de Jerska y que empieza a creer que ella lo va a abandonar. “Se que lo haces por mi y la actuación” le dice a su mujer. CM responde que él a diferencia de ella puede vivir en su escritura aunque este prohibido y lo interroga: “¿que podemos hacer, que debemos hacer? ¿Quieres ser el próximo Jerska? Yo no”. Ella se va pero finalmente vuelve y hacen el amor. El dice: “Ha vuelto mi inspiración”.
● En el Entierro de Jerska comienza a pensar un artículo que denuncia el régimen totalitario en que vive: El texto que se escucha en off mientras bajan el féretro de su amigo relata: Nunca ha existido un régimen similar al socialismo en la historia. La central vigila todo lo que los sujetos hacen. Existen estadísticas acerca de cuantos zapatos compra un sujeto en año, cuantos libros lee. Pero hay una estadística que no se publica desde los 70 en relación a los suicidios en ese país. “Todas estas muertes son para la seguridad y el bienestar del país. Suicidios para el bien común. No pudieron soportar sus vidas de esa manera. Sin pasión la muerte fue su única alternativa, su única esperanza”
● Busca a su amigo Houser y a otro amigo mas, deciden que ese texto debe ser publicado en Alemania Occidental en ocasión del 40 aniversario del régimen, esto implica denunciar en el exterior el régimen totalitario en el que viven. Logran hacer contacto con un editor de la Alemania Occidental que publica el artículo el día del aniversario del régimen.
● El articulo causa gran impacto dentro y fuera de Alemania Oriental. Los noticieros extranjeros reproducen el artículo publicado por un escritor anónimo. En la central de inteligencia reina el desconcierto, creen que fue D, pero no entienden como pudo burlar la estricta vigilancia que recaía sobre el. El agente encargado de vigilar a GD había estado filtrando y modificando la información real acerca de las actividades reales de GD y sus amigos.
● CM es detenida y sometida a un interrogatorio, le ofrecen la posibilidad de liberarla y seguir actuando si denuncia quien escribió el artículo. CM denuncia a su esposo y da indicaciones de donde está la máquina de escribir con la que hizo el artículo. Tras esto CM es liberada y cuando llega a su casa encuentra que la policía esta haciendo una redada, se dirigen al lugar donde estaba la maquina. CM no soporta la mirada interrogativa de su marido y se arroja bajo un camión.
● La maquina no aparece, fue quitada por el vigilador, y el caso se cierra por falta de pruebas.
● Dos años después el muro que separa a las dos Alemanias cae.

ANÁLISIS DEL FILM.

La responsabilidad interpela a un Sujeto, quien debe, o puede dar “respuesta”, responder por su acto señala Mosca (2008, Pág. 113). Esta responsabilidad la referimos a la singularidad de un Sujeto en acto. No a la “sustancia” de ese sujeto. Siguiendo a Fariña (1999, Pág.02) al hablar de responsabilidad del sujeto, no nos referiremos a la responsabilidad jurídica ni a la responsabilidad moral sino a lo que llamaremos responsabilidad subjetiva.
Mosca advierte acerca de la necesidad de desanudar culpa y responsabilidad:
«La culpa si se me permite una metáfora económica, subraya un “déficit” de Sujeto, la responsabilidad un “superávit” de Sujeto. “Superávit” que inmediatamente podrá anularse, en general deviniendo culpa, lo que implica una sustancialización del Sujeto, sustancia frente a la cual este se halla en falta. Anulando así imaginariamente lo real del acto, real que puede convocar la sorpresa e incluso la angustia, pero no primariamente la culpa»

D’amore (2006 Pág. 145) señala que no podríamos plantear una dimensión ética sin moral, axioma homologable a que no hay responsabilidad subjetiva sin culpa, en donde esta ultima resulta de factura particular y la primera una singularidad. Para el autor de esta articulación se desprende que el acto ético no podría sino coincidir con el efecto-sujeto. Es decir el sujeto del acto coincide con el de la responsabilidad subjetiva. Es por eso que afirmará que la responsabilidad subjetiva es otro nombre del sujeto, del sujeto en acto.
Es necesario en sentido lógico de que la culpa ob-ligue particularmente una situación para que podamos ubicarnos en el circuito de la responsabilidad. Esta objeción ética al campo particular normativo nos ubica en el campo de lo subjetivo, señala D’amore. Para introducir el aspecto subjetivo de este tema estamos presentando dos condiciones: la primera es la culpa, pero no culpa en el sentido tradicional en que entendemos el sentimiento de culpa. La culpa depende de una operación eminentemente simbólica: la interpelación subjetiva.

EL CIRCUITO DE LA RESPONSABILIDAD SUBJETIVA: viraje de la determinación a la responsabilidad.

TIEMPO 3: DE LA RESPONSABILIDAD SUBJETIVA.
Tiempo de la determinación: El sujeto duerme en los signos de un guión ajeno. El personaje lleva adelante una conducta con determinados fines, en el supuesto de que su accionar se agota en los objetivos para los cuales fue concebida Fariña (1999, Pág. 03).

Recorte del film:
GD esta trabajando cuando entra su mujer y le cuenta que a Houser le prohibieron salir del país, le retiraron el pasaporte. GD señala: “Esta bien, es demasiado orgulloso. La agencia tuvo que hacer algo. Un hombre que no sabe protegerse se lo merece. Un escritor debe estar conciente de la realidad”.

GD pareciera ubicado en un lugar que busca perpetuar “el estado de cosas” su modo de vida, por un lado y el sistema totalitario en el que vive, por otro lado. La vida se reduce a escribir obras que son toleradas por el régimen, a evitar la prohibición acotando sus posibilidades de expresión. Un vivir reducido a resguardar un espacio en la escena artística. Podría pensarse que en este tiempo hay en GD una singularidad empobrecida, como señala Mosca (2008, Pág. 115) “La imposibilidad de determinar su responsabilidad, el ser el engranaje de la maquina predeterminada por la Divina Providencia, empobrece la subjetividad” Aquí podría pensarse que en el lugar de la divina Providencia aparece el estado totalitario que restringe la libertad de elegir que vida vivir, que decir, que hacer y aparece como un ojo omnipresente que ordena y controla hasta los mas ínfimos detalles del la intimidad-. Señala Mosca “Cada uno es una parte, baja responsabilidad y pobreza subjetiva”. Cabe señalar que aún en el marco de ese régimen totalitario existe siempre la posibilidad de elegir en los sujetos, el espía elige en un momento servir a ese régimen ciegamente y en otro levantarse la venda de los ojos y sirve no ya a una moral ajena sino a su propia singularidad expresada en su acto, Houser y Jerska eligen revelarse contra el régimen, CM elige preservar su carrera y la de su marido y acceder a las demandas del ministro.
Hasta aquí GD pareciera elegir una realidad que le es impuesta y el acepta, “es un escritor conciente de la realidad” y debe proteger su carrera, su modo de vida y en ultima instancia su vida porque pareciera que la posibilidad de ser prohibido en este momento aparece como una condena mortífera para GD. Si me prohíben me muero.

NECESIDAD Y AZAR.

Juan Carlos Mosca llama determinación a la Necesidad. Fariña expresa que las personas no somos responsables de todo lo que nos sucede. Cuando en una situación rige por completo el orden de necesidad, la pregunta por la responsabilidad del sujeto carece de toda pertinencia. Si “responsable es aquél del que se espera una respuesta”, no se espera respuesta alguna frente a hechos que existen por fuera del designio humano: desde un meteoro hasta un virus. Puede pensarse la necesidad en relación a lo determinado, y azar aquello que le es externo al sujeto.
Si Necesidad establece una conexión entre causas y efectos, Azar desconecta tal relación.
En su texto, Juan Carlos Mosca sugiere que la responsabilidad del sujeto se encuentra en la grieta entre necesidad y azar. Es decir, que cuando rigen por completo Necesidad o Azar, o una combinación de ambos, no es pertinente la pregunta por la responsabilidad. Pero basta que se produzca una grieta, una vacancia entre ellos, para que la pregunte por la responsabilidad adquiera toda su dimensión. Esta distancia entre un tiempo 1 y un tiempo 2 autoriza la puesta en marcha de una suerte de conjetura o hipótesis clínica acerca de aquello respecto de lo cual se espera una respuesta de parte de Ibbieta. Pero para que el tiempo 2 sea genuinamente tal e interrogue verdaderamente al sujeto es necesario que se cumpla una condición más: que la distancia que separa el tiempo 1 y el tiempo 2 no se deba exclusivamente a azar y/o necesidad.
En este sentido podría pensarse que la Necesidad se expresa en la posible prohibición a GD Y CM en tanto excede sus posibilidades de influir sobre esta decisión, los determina y condiciona. El azar aparece en el suicidio de Jerska en tanto este movilizaría los cimientos seguros sobre los que esta parado GD. Es a partir de este hecho, que podría no necesariamente haber acontecido o no haber acontecido en ese momento, que las palabras de Jerska, en ausencia, adquieren un peso que conmueve e GD y lo mueve a la acción.

TIEMPO 2: DE LA INTERPELACION.

El personaje recibe indicadores que lo ponen en sobre aviso de que algo anduvo mal. Las cosas fueron más allá o más acá de lo esperado. El sujeto se ve interpelado por esos elementos disonantes. Algo de esta diferencia le pertenece.
O sea que la interpelación es en términos económicos lo que genera deuda, culpa en sentido lato. Se trata aquí de la economía de lo simbólico, para D’amore la interpelación” implica” ya una deuda por la que hay que responder, es el llamado a responder para volver al surco de lo moral, en este caso, la respuesta es particular. No hay singularidad en la vuelta al surco moral porque la respuesta resulta un taponamiento de la dimensión ética.
Se abre como respuesta a la interpelación, un abanico de posibilidades, a saber sentimiento de culpa, la proyección, la negación, la intelectualizacion (como poderoso anestésico psicosocial) y en líneas generales la formación sintomática. Cada uno de estos elementos puede ser considerado una respuesta que dice sí (cada una a su manera) a la interpelación. Esto no significa que todas las respuestas son iguales, solo que responden, de un modo genérico a la interpelación subjetiva.
Pero ante esta interpelación el sujeto puede hacer dos cosas bien distintas no responder allí donde es interpelado ya sea negando esta interpelación ya sea repitiendo algún mecanismo defensivo que le permita taponar esto que lo interpela. Cuando todo parece reducirse a un círculo vicioso, algo sucede en el sujeto. Se trata de la responsabilidad. El tiempo 2 se sobreimprime al tiempo 1 resignificandolo.

Recorte del film: GD recibe un llamado telefónico donde le anuncian que Jerska se suicidó no logra articular palabra, visiblemente conmocionado corta el teléfono.
La siguiente escena está tocando en el piano la “Sonata para un hombre bueno” y le dice a CM que piensa en la conversación que tuvo con Jerska: “Debí hacerle caso y hacer algunos cambios. Si Jerska pudiera escuchar lo que toco sabría lo que voy a hacer”.
Podemos situar un momento de conmoción relacionado con la muerte de un amigo querido, y respetado ,pero pareciera haber algo mas que trae este llamado: las palabras dichas por Jerska en el cumpleaños: ”esta gente no tiene sed de libertad, se acostumbraron a vivir bajo condiciones que antes repudiaban” esta denuncia de su amigo pareciera interpelar la posición situada en el Tiempo 1, hay algo que excede la posición donde GD se reconoce y sus palabras: Un hombre que no sabe protegerse se lo merece. Un escritor debe estar conciente de la realidad” parecieran volver sobre él con un significado nuevo. Quizás podemos pensar que el protegerse no tiene ya que ver con no exponerse sino todo lo contrario con poder tomar la palabra y la realidad de la que hay que estar conciente no es quizás ya una realidad del lado de la supervivencia, de lado de la necesidad sino mas, sino una realidad donde el bien máximo a proteger no es ya la integridad física sino la libertad del Sujeto de vivir, desear, amar, escribir, odiar sin tener que constantemente rendir cuentas a Otro para el que la renuncia nunca alcanza. Quizás lo que ya resuena – disuena respecto al tiempo 1 ¿es una vida sin libertad es una realmente una vida?
Este nuevo sentido que toma la frase no existía previamente, en el tiempo uno sino que se resignifica a partir del tiempo 2, pero ahora bien, la interpelación aparece otra cosa es lo que el sujeto hace con ella, esta obligado a responder, pero ¿como responde?

Para D’amore (2006 Pág. 152) la interpelación subjetiva es la puesta en marcha del circuito. Luego la culpa ob-liga a una respuesta ad hoc a la interpelación, es decir dado el tiempo 2 que es el tiempo de la interpelación en el circuito, se funda en su resignificación el tiempo 1, facilita una respuesta que aunque nos es considerada todavía tiempo 3 ( aquel de la responsabilidad subjetiva) responde a la interpelación. La retracción que genera la interpelación resignifica porque liga (ob-liga) a los elementos “disonantes” que se convierten entonces en un tiempo 1, es decir que el tiempo 1 es ya un tiempo resignificando por la interpelación a través de la culpa. La fuerza simbólica de la interpelación proviene de la internalización de la ley simbólica, es por eso que en este sentido la interpelación es exigencia de respuesta mas allá de lo que “yo” querría responder.
TIEMPO 3: DE LA RESPONSABILIDAD SUBJETIVA.

La palabra responsable, refiere Fariña (1999, Pág. 04) viene del vocablo latino respondere, responsable es aquel del que se espera una respuesta. Pero no una respuesta evitativa, negadora o renegadora de la situación sino, señala el autor, una respuesta que suponga un cambio de posición del sujeto frente a sus circunstancias. Se produce una transformación de la cual el primer sorprendido es el propio protagonista ya que no se trata de un mecanismo consciente o voluntario. El sujeto que adviene en el tiempo 3 no es el mismo que dejamos en el Tiempo 1. Sin embargo en la acción emprendida en el tiempo 1 el sujeto anticipa, sin saberlo, una verdad que se evidenciara sustancial para su existencia.

Mosca (2008, Pág. 118) cita a Braustein (Goce) quien señala: “el sujeto tiene que jugar su partida, no puede pasar, eso en ajedrez se llama Zugzwang, la obligación de jugar aunque tácticamente no convenga. Debe hacer la jugada acorde con el deseo… y someterse a las consecuencias
Recorte del film: En el Entierro de Jerska comienza a pensar un artículo que denuncia el régimen totalitario en que vive pero esta pareciera no ser la única denuncia que contiene el texto: sino que también aparece expresado allí que GD renuncia a dejarse morir, a suicidarse en vida, a desaparecer como Sujeto en pos de la seguridad, el bienestar y el bien común.
Toma la palabra, se expresa y la realidad de la que debe hacer conciente GD ya no es más una realidad determinada desde afuera, sino lo real de su deseo.
En este sentido es D’amore (2006 Pág.146) plantea una diferencia respecto del tiempo 3 como responsabilidad subjetiva, que es “otro nombre del sujeto”. Señalando que el efecto sujeto es una respuesta a la interpelación desde una dimensión ética. Y eso implica la noción de acto en la que el sujeto se produce, un acto ético, en tanto acto en que se produce un sujeto de deseo inconciente. Esto es lo que quiere decir que “el estatuto del inconciente es ético” (Lacan Sem. 7).
D’amore (2006 Pág. 153) entiende que la interpelación subjetiva se pone en marcha cuando la ley simbólica del deseo, ob-liga a retornar sobre la acción. No hay deseo sin culpa, implica retornar sobre la acción y el sentimiento de culpa se diluye en el efecto sujeto, es una respuesta de dimensión ética. Esa paradoja para la relación lógica entre el deseo y la culpa, es una proposición Lacaniana que hay que centralizar “la única cosa de la que se puede ser culpable, al menos en la perspectiva analítica es de haber cedido en su deseo”

Mosca (2008, Pág.123) señala que ante el deseo el Sujeto cede, se desvanece, se inhibe, pero un acto es capaz de inscribir algo de ese deseo. El sujeto cede a sus deseos para amoldarse a los mandatos del superyó, renuncia al deseo para gozar del sometimiento. El yo no es propietario de su deseo, señala Mosca, pero si diremos que es responsable de su puesta en acto. “Ceder en su deseo” es para Lacan una estructura necesaria para entrar en la vía ordinaria de la moral: “destino particular, el cual exige con insistencia que la deuda sea pagada y vuelve, retorna nos remite siempre a cierto surco”.
Ceder en su deseo es entendido, siempre en el destino de alguien, como traición de un pacto (consigo, con otros, precario, cualquiera) Ceder en su deseo podría entenderse en GD como una traición a si mismo en tanto implicaría resignar sus palabras, sus actos, su vida y su libertad al de un libreto escrito por otro. Deseo de vivir en libertad, de elegir, en tanto esto nos hace humanos.

HIPÓTESIS CLÍNICA.

Hay una realidad mortífera (del régimen totalitario) y hay respuestas mortecinas (las de GD). Pero la muerte real de Jerska va a interpelar la posición de GD, Jerska murió porque no soportó una vida donde no existía en su singularidad, donde lo particular (efecto particularista) negaba la emergencia de ese sujeto, donde una moral impuesta a los sujetos no permitía ningún posicionamiento subjetivo.
GD antes de la muerte de su amigo ensayó diferentes respuestas a esa realidad de la que creía estar consciente, respuestas desde la culpa. Cuando descubre que su mujer tiene relaciones con el ministro prefiere no preguntar, no saber y cuando finalmente logra confrontarla se asegura de contra la angustia con un argumento que busca justificar lo que pasa cuando eligió una mujer que con el argumento de cuidar sus carreras se acuesta con otro (se entrega totalmente al Otro). Algo similar sucede respecto a otra de sus elecciones: no quiere ver que adhiere a una ideología que aparece encarnada en un régimen totalitario esto también elige no verlo y justifica al régimen: “algo había que hacer” vemos como justifica a su mujer: “vos te acostás con otro para protegerme”.
Se protege y busca tapar las fallas, las faltas, las diferencias en el en el otro y en el Otro, como una manera de no asomarse al abismo que significaría perder esa seguridad.
Ahora bien, señala D’amore, si el sentimiento de culpabilidad esta indicando que se ha cedido en el deseo, lo paradójico es que en rigor no se puede sino ceder en el deseo. Esta es la operación que nos arroja al servicio de los bienes y el “pago” por la misma es ceder en su deseo.
Esto da lugar a Lacan para realizar otra proposición tan paradojal como la otra, pero que invierte la perspectiva. Dirá que “No hay otro bien más que el que puede servir para pagar el precio del acceso al deseo”
En una de las proposiciones el deseo se convierte en un bien que se cede, con el que se paga materializando la culpa, al revés es un bien lo que sirve para pagar el precio del acceso al deseo.
Paradojas en definitiva de la Ética que, segun resalta D’amore, que Lacan resume para la clínica en una interrogación ¿Has actuado en conformidad con el deseo? La respuesta nunca es obvia, pero hay respuesta, es decir, siempre se es responsable de un modo u otro de la posición subjetiva que ya implica la interpelación.

LO UNIVERSAL-SINGULAR, LO PARTICULAR Y EL EFECTO PARTICULARISTA.

Lo particular no puede comprenderse separado de lo universal-singular y viceversa. Ante todo, indica Fariña (2008, Pág. 45) lo particular es un efecto de grupo, es un sistema de códigos compartidos, en nuestro film podría pensarse que la moral del régimen totalitario implicaría que “esta mal” pronunciarse en contra de este régimen.
En tanto lo universal-singular denota lo propio de la especie, lo particular será el soporte en que se realiza ese universal-singular.
La singularidad es lo que se sustrae al régimen del uno: es la presencia de algo incalificable según el lenguaje de la situación, es la potencia de sustracción al régimen del uno. Aquí se inscribe el acto de GD en tanto acto ético sustrayéndose a la moral totalitaria. Fariña señala que en ausencia de universo universal, los “todos” postulados como tales no son más que particulares precarios sometidos sin excepción a las potencias alteradoras del devenir. Lo único universal es el trabajo de exceso al que están sometidos los todos postulados como integrales.
Todos los individuos de la clase están puestos en serie por la propiedad que los admite como pertenecientes al conjunto. Podremos hablar de singularidades solo cuando algo que se presenta hace desfallecer las posibilidades clasificatorias de la lengua, señala Fariña, cuando algo no se deje contar como individuo por ninguna de las propiedades discernibles, estructurantes, de la situación

En el film puede pensarse en un efecto particularista en tanto esta pretensión del régimen de constituirse en el ultimo juez acerca del bien y el mal, lo bello y lo feo, es una pretensión de que un rasgo particular devenga condición universal, se verifica, por ejemplo, cuando el campo particular de reconocimiento de un grupo (etnia, lengua, religión, ideología) que solo debería sostener, en una de sus variaciones posibles, la condición humana, aspira a colmarla, pretendiendo que todos sean eso. Contra esto se revela finalmente GD cuando decide no ser un elemento más de la serie de los que viven una vida que no les es propia.

BIBLIOGRAFIA.

Michel Fariña, J. J. (2008). Lo universal-singular. En Ética un horizonte en quiebra. Ciudad de Buenos Aires. Eudeba.

Michel Fariña, J. J. (1999). The Truman Show. Versión resumida de la clase dictada en la Facultad de Ciencias Sociales el lunes 08 de noviembre de 1999.

Mosca, J. C. (2008). Responsabilidad: otro nombre del Sujeto. En Ética un horizonte en quiebra. Ciudad de Buenos Aires. Eudeba.

D´Amore, O. Responsabilidad subjetiva y culpa. En clínica y Deontología. Ciudad de Buenos Aires. Letra Viva

Film : La Vida de los Otros (2006) de Florian Henckel Von DonnesmarcK



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: