Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > La vida de los otros >

por 

Psicología, Ética y Derechos Humanos
Segunda evaluación – 2° cuatrimestre 2009

Alumno: Luciano Brenta.
Profesor: Juan Jorge Michel Fariña
Comisión: 09

Recorte del film “La vida de los otros”

Berlín del Este, Noviembre de 1984, 5 años antes de la caída del muro, el gobierno de la Alemania Oriental trata de controlar a la población con un sistema despiadado de control y vigilancia. El gobierno esta recolectando evidencia contra el dramaturgo Georg Dreyman y su novia, la aclamada actriz de teatro Christa-Maria Sieland. El capitán Gerd Wiesler, esta encargado de realizar la operación. Leal al partido socialista, tiene la esperanza de dar un salto en su carrera. La operación es apoyada por los más altos círculos políticos. Wiesler, por sumergirse en la vida de los otros y enfrentarse con el amor, la literatura, libertad de expresión y pensamiento. Se da cuenta de su pobre existencia y un mundo totalmente nuevo se abre ante sus ojos.

Wiesler daba clases sobre como interrogar a aquellos que atentaban contra el estado. Enseña tectitas para detectar las mentiras. Es un primera escena de la película vemos que ante la pregunta de un alumno, el cual expreso que las técnicas de interrogación son inhumanas, Wiesler anota su nombre para bajarle puntos en la cursada o suponerlo sospecho. Muestra clara de su devoción ante el estado que lo ampara y su carrera. Por otro lado, el protagonista, durante el transcurso de la película, lo vemos como un sujeto solitario, introvertido, sin ánimos de hacer sociales, que inclusive en lo que referido al amor, recurre con frecuencia a prostitutas.

Wiesler es invitado por su superior, a ver una obra de teatro, protagonizada por la actriz Sieland, y dirigida por Dreyman. Wiesler le plantea a su superior que Dreyman le resulta sospechoso, ya que es uno de los pocos escritores del país que se leen en Occidente. Hablan con el ministro Hempf y este les da la aprobación. Ponen micrófonos en el domicilio del dramaturgo, y Wiesler se turna con otro espía (seleccionado por él) para vigilarlo las 24 horas del día. Durante el trascurso del film vemos como Wiesler se va involucrando en la vida de esta pareja conformada por el dramaturgo y la actriz, pero siempre desde una posición de espectador, que se torna activo en ciertos momentos de la trama. Por ejemplo, cuando se entera que Sieland tiene un amorío por conveniencia con el ministro Hempf, el cual le permitía adquirir drogas y seguir en la actuación, ante el pedido de su superior de omitir todo comentario de dicho romance, por conveniencia política. Wiesler toma la iniciativa de abrirle los ojos a Dreyman haciendo que suene el timbre para que este baje a vea de quien se trataba, justo cuando Sieland bajaba del auto del ministro. No solo eso, mas adelante en la historia, Dreyman blanquéa su situación con Sieland (ella estaba a punto de encontrarse con Hempf para tener relaciones sexuales). La actriz, desolada, deja la escena y se dirige al bar. Wiesler nuevamente sale de su lugar de observador y decide hablar con ella, diciéndole que “es su público y que la conoce muy bien”, y no necesita esto. Sieland le dice “Usted es un buen hombre” Le da palabras de aliento haciendo que Sieland regrese a su casa, con su novio.
Hasta acá vemos como Wiesler se va sumergiendo en esta relación, va abriendo los ojos, con lo referido al amor, y la trama perversa de la política. Pero no solo eso, sino que también se empieza a interesarse en la literatura. Ingresa a la casa de ambos, y lee sus libros, entre ellos “Monologo de un buen hombre). Esto nos lleva a la siguiente escena en donde el protagonista tiene que tomar una decisión muy difícil.

Dreyman, ante el suicidio de su amigo Jerska, el cual tomo dicha decisión por estar en la lista negra y no lograr que lo quiten de ella, decidió escribir un libro para Occidente, sobre los suicidios en Berlin del Este, por lo cual busca dejar al descubierto un estado que encubre datos y cifras con tal de mantener vigente el sistema. Dreyman se junta con sus amigos y les cuenta de sus intenciones. Estos deciden ir a la casa de Dreyman, el cual suponía que no estaba siendo monitoreada por la Stasi. Así y todo, ante la duda deciden montar una farsa; dentro del domicilio hablan en vos alta y dicen que van a hacer ingresar a un conocido ilegalmente a Berlín. La idea era detectar si después de los dichos se desplegada una alerta en la frontera. A todo esto, Wiesler escucha la situación, escribe su informe, y toma el teléfono para denunciarlos, pero, en ese momento, algo se le cruzo por la cabeza, y decide no hacerlo, “Esta se las voy a dejar pasar” dice en vos alta Wiesler. El tiempo pasa, y Dreyman se entera por un informante que la alerta no se desplegó, esto lo llevo a que en vos alta insultara a la Stasi. Estas palabras fueron escuchadas por Wiesler, el cual dice algo así como “Ya vas a ver”. Dreyman y compañía deciden usar la casa como centro de discusión y elaboración del libro. Le regalan a este una maquina de escribir en miniatura con tinta roja, la cual se supone que es indetectable ya que no esta registrada en las bases de datos de la Stasi. Dreyman decide usar un nombre falso, para que no lo descubran.

El protagonista cambia de guardia. Al regresar al día siguiente, su compañero de vigilancia le comenta las novedades, algo sospechoso esta pasando, Wiesler, le dice que no esta acá para pensar, sino para observar, que eso se lo deje a él. Le dice que Dreyman y sus amigos están armando una obra de teatro. Wiesler decide ir a la central de la Stasi, para juntarse con su superior. En este momento de la trama no queda claro si acude él para denunciar a Dreyman y llevarse los honores, o para ocultarlos. Lo cierto es que lleva en sus manos un informe que al final pareciera que no lo entrega. Al encontrarse con su jefe, este le empieza a hablar de un trabajo realizado por un alumno, sobre los diferentes tipos de artistas. El comandante habla muy mal de aquellos que atentan contra el estado. Al preguntarle a Wiesler por el motivo del encuentro, este le solicita bajar la guardia, ya que considera que Dreyman no es sospechoso. Alega que en estos momentos seria mejor una vigilancia parcial, encarnada por él mismo. El comandante sospecha de Wiesler, y se lo hace saber, pero así y todo accede a su petición. A partir de allí Wiesler decide proteger a Dreyman escribiendo informes falsos.
Sieland, es retenida por la Stasi. El ministro Hempf, a modo de venganza por alejarse de él, la denuncio por drogas. La actriz, ofrece a cambio de su libertad denunciar a Dreyman, pero sin develar el escondite secreto donde estaban los escritos y la maquina de escribir. Acuden al domicilio, y no encuentran absolutamente nada. En consecuenca, nuevamente interrogan a Sielan, pero en esta oportunidad, le piden a Wiesler, que lleve adelante el interrogatorio, siendo que es uno de los mejores en su campo. Esta situacion resulto sorpresiva para el protagonista. Pareciera que Wiesler intentara, que la actriz se diera cuenta de quien se trataba (aquella persona que se encontró en el bar), inclusive repite la misma frase que le dijo en el bar, “Hagalo por su publico” a lo cual le continuo “Confiese el escondite, no nos prive de seguir viéndola”. Finalmente logra que ella quiebre. Le otorgan la libertad. Wiesler, antes que lleguen todos (los agentes de la Stasi, Dreyman y Sieland) se apresura a ir al domicilio y quita la maquina de escribir de su escondite. Al llegar la Stasi, y allanar el departamento, nuevamente se encuentran con que no hay nada. Sieland no aguanta, la presión, la angustia, y sale corriendo del domicilio. Dreyman la sigue por detrás, con la mala suerte que un colectivo la atropella. Wiesler se acerca a Sieland, le dice que él saco la maquina de escribir, y a ello le sigue Dreyman el cual la abraza y ve como Sieland muere en sus brazos.
La Stasi, deja de investigar a Dreyman, pero el comandante le dice a Wiesler, que sabe lo que hizo, y que a partir de ahora, va a pasar 20 años abriendo sobres al vapor. Wisler sabiendo que si delataba a Dreyman se salvaba, optó dejar sus sueños de ascenso atrás, y cumplir con el castigo.
3 años después, tras la caída del muro de Berlín, y la llegada de un nuevo régimen político y social, Dreyman se encuentra por casualidad con el ex-ministro Hempf. El dramaturgo le consulta porque no había sido intervenido en el pasado, y este le confirma si fue investigado por la Stasi y que de hecho hubo una persona que lo vigiló noche y dia. Dreyman, ante dicho descubrimientos, decide averiguar que fue lo que ocurrió, acude al “Centro de memoria” y accede a sus archivos, encontrandose con que Wiesler lo había encubierto. 2 años después, publica un libro llamado “Monologo de un buen hombre”.
En la escena final, Wiesler, pasa por una librera, en la cual observa que Dreyman publicó un libro, decide entrar y hojear la publicación. Para sorpresa de él, Dreyman le había dedicado el libro, los ojos de este, muestran felicidad como asi tambien seguridad. Wiesler decide comprar el libro, y cuando el cajero le pregunta si lo quiere envolver para regalo, este le responde, “Este libro es para mi”.

Análisis de un personaje de la película. Circuito de la responsabilidad.

Para el abordaje del trabajo, vamos tomar como personaje de estudio a Gerd Wiesler. Sería interesantes previa a toda ubicación en coordenadas, conceptualizar el circuito de la responsabilidad. Maria Elena Domínguez en su texto “Los carriles de la responsabilidad” va a decir que en un Tiempo 1 se realiza una acción que se supone que se agota para los fines que fue realizada y un Tiempo 2 se presenta algún indicador que señala un exceso en donde el universo particular soportado por las certidumbres yoicas se resquebraja posibilitando la emergencia de una pregunta referida a la posición que el sujeto tenía al comienzo de la misma. Este último es un momento propicio para la aparición de una singularidad que demuestre la incompletud del universo previo. El tiempo 2 resignifica, interpela el tiempo 1, lo llama a responder, resignificación que dará cuenta de una respuesta del sujeto que advierte un cambio de posición frente a sus circunstancias. Finalmente habrá un Tiempo 3 que verifica la responsabilidad subjetiva.
Ahora bien, ¿A que nos referimos cuando hablamos de responsabilidad?. El profesor Fariña conjuntamente con Gutierrez, en el texto”Veinte años son nada” manifiestan que “responsable es aquel del que se espera una respuesta” la pregunta por la responsabilidad no supone un cuestionamiento a la persona sino una interpelación al sujeto. Interpelación que ocurre en el tiempo 2 y la cual denota un deseo inconciente. La responsabilidad “sujeta al sujeto” justo en donde no es conciente de ello. La culpa es la contracara de la responsabilidad, cuando se encuentra ausente, aparece. También es importante destacar que no hay responsabilidad subjetiva sin culpa. No estamos hablando de una culpa en sentido tradicional como entendemos el sentimiento de culpa, la culpa de la que hablamos depende de una operación simbólica o sea la interpelación subjetiva. La interpelación subjetiva es la que pone en marcha el circuito de la responsabilidad, y la culpa es la que obliga a una respuesta a esa interpelación.
Tomando el texto de Salomone “El sujeto dividido y la responsabilidad” vamos a ver que vamos a distinguir distintos tipos de responsabilidades; Moral y jurídica, que responden a una misma lógica y la podemos ubicar en el plano de lo particular, ligado a la ética y la moral. Y la responsabilidad subjetiva que es aquella que se configura a partir de la noción de sujeto del Inconciente, el cual no es dueño de su voluntad e intención. Si lo pensamos en términos freudianos, diríamos que estamos ante un sujeto que es responsable de aquello que desconoce de sí mismo.
El caso de Wiesler es muy complejo, ya que contamos con mucho material, principalmente en lo referido al primer tiempo. En la trama vemos un personaje complejo el cual “hace” mucho pero verbalmente “dice” poco, esto dificulta la lectura pero considero que un buen psicólogo al observar debe mirar detenidamente al paciente como así también escucharlo.
El comienzo del primer tiempo lógico en el circuito de la responsabilidad que atañe a Wiesler, lo podemos ubicar en el momento que decide empezar a investigar a Dreyman y su novia, Es un tiempo donde el personaje lleva adelantes conductas con determinados fines en concordancia con el universo del discurso en el que esta inmerso. Están conductos en Wiesler van variando; en un principio se basaban en obtener pruebas para denunciarlos, y luego maravillado, por aquello que se le revela de “la vida de los otros” toma la elección de encubrirlos. Estos actos como tal, se agotan para los fines que fueron realizadas.
Entiendo “Elección” como aquella situación en la que el sujeto cuenta con grados de libertad sumamente amplios, pero disponiendo de cierta información para decidir, entendiendo que este se encuentra anclado en sus convicciones morales, y jurídicas. Es importante tener en cuenta que el protagonista en este tiempo, pensándolo como Sujeto particular, presenta cambios desde lo moral y lo éticamente correcto, al principio se muestra alineado a una postura dictatorial, arbitraria, que avala la censura, y luego se flexibiliza. Así y todo, todavía no hay un cambio subjetivo. De hecho a lo largo de la película vemos situaciones en la que se pone en juego la responsabilidad, pero esta es del orden moral, jurídica, es una responsabilidad que atañe a la sociedad, en la cual es sujeto es responsable de aquello que conoce de si mismo.
Con respecto al final del primer tiempo, y comienzo del segundo, en un primer momento me tenté en pensar que este podría ubicarse a partir de la muerte de Sieland, suponiendo que este hecho constituye un indicador que hizo cuestionarle a Wiesler que algo del primer tiempo estuvo mal. “Por quitar la maquina de escribir de su escondite y querer ayudar a esta pareja, termine separándolos”, pero, la realidad, es que la muerte de la actriz fue obra puramente del azar, por lo tanto no debería interpelar al sujeto en el tiempo 1. Juan Carlos Mosca al respecto dice que la responsabilidad del sujeto la encontramos en la grieta entre la necesidad y el azar, así también Juan Jorge Michel Fariña dice “…la distancia que separa el tiempo 1 y el tiempo 2 no se debe exclusivamente a azar y/o necesidad” (Texto “Dioses griegas: Necesidad y Azar. El sujeto entre Suerte y Destino”), con ello lo que ambos autores, considero que quieren decir es que no puede regir ni el Azar ni la Necesidad por completo ni una combinación de ambos, esto nos podría hacer caer en dos tipos de errores; 1) Asignar al sujeto responsabilidad que no le corresponde, y 2) atribuirlo por completo al azar. Este tipo de reduccionismo no dan lugar a una pertinente pregunta por la responsabilidad subjetiva, hace falta que se produzca una grieta entre azar y necesidad, un punto ciego, donde la pregunta por la responsabilidad subjetiva se hace posible, en donde se pone en juego lo no dominable, lo inconciente.
En un segundo momento, se me ocurrió ubicar el inicio del 2º tiempo, luego de la muerte de la actriz, en la escena en que Wiesler la abraza mientras se desangraba y por primera vez en toda la trama de la película confiesa que los estaba ayudando y que él había sacado la maquina de escribir. Seguido a eso, Dreyman se acerca a su amada y la abraza, Wiesler los mira con cara de desconcierto. Ante las faltas de palabras de Wiesler, podemos suponer por sus expresiones que parte de su universo previo se vio afectado, se podría pensar que a partir de este momento, de confesión, el sujeto denota un exceso en el primer tiempo. El sujeto deseaba ayudar a esta pareja, pero también ayudarse a si mismo, el quería ser un hombre bueno. Jinkis en su texto “Vergüenza y Responsabilidad” manifiesto que la culpabilidad la encontramos en lo que el sujeto hace y dice, este se encuentra dividido por el lenguaje “habla sin saber lo que dice”, ese deseo implícito lo vuelve responsable. Wiesler al confesarle a Sieland que fue quien saco la maquina de su lugar, busca hacerse responsable de sus actos, como así también de su deseo. Pero lo teorizado por Jinkis nos permite ver otra cuestión, y es que estamos ante un sujeto neurótico, dividido por el lenguaje.
Siguiendo con esta línea de pensamiento ¿Cuál sería la singularidad, que viene a romper con el universo previo?. Antes que nada serie importante diferenciar; a) Universal, algo común a toda la especia, lenguaje, castración simbólica, la ley b) Singular, Habla de cada sujeto y c) particular, es un efecto de grupo, ósea un sistema de códigos compartidos, si lo universal-singular denota lo propio de la especia, lo particular es el soporte donde se realiza ese eje universal-singular. Una vez hecha esta distinción, vamos a decir que las singularidades en situación son aquellos escenarios dilemáticos para los cuales no existe en sentido estricto un conocimiento disponible, es la situación misma la que funda dicho conocimiento. El universal de la castración simbólica se realiza en la forma de lo singular, es decir, no sabemos nada de él sino a través de lo singular. Por otro lado, el sentido del acto ético se trata de la puesta en juego de lo Universal – Singular de la especie, lo cual se realiza sobre una superficie particular. Lo Universal – Singular, carece de toda existencia fuera de lo particular.
Si lo pensamos desde Wiesler, podemos hipnotizar clínicamente que cuenta con rasgos de neurótico obsesivo. Tomando a Lacan, podemos pensar en los cuestionamientos neuróticos; La pregunta sobre ¿que es ser una mujer? en la histeria, y en la neurosis obsesiva la indagación sobre la muerte. En este ultimo caso, la cuestión de la muerte también se puede pensar en términos de existencia, Wiesler por sus actos podemos deducir que se pregunta sobre su ser, sobre su carácter ambiguo como persona ¿Qué soy?¿bueno?¿mal?, y constantemente durante el primer tiempo lleva adelante actos para crearse de una escena fantasmática que le permita dominar la escena. Wiesler, lo podemos comparar con un domador de circo que monta una escena ante un publico para demostrar sus hazañas, siendo que los leones que domina son viejos y sin dientas, un domador que busca la aprobación de un público. En el caso de nuestro sujeto de análisis, lo que vemos es que monta una escena para sus jefes de la Stasi, en un principio a través de su trabajo como destacado e intachable espía, (que en un principio le sirve como respuesta fantasmática ante la duda existencial) y luego cuando atravesó un cambio de concepción ideológica monto una nueva escena dominable a través de los falsos informes. Por otro lado, en relación a la pareja de enamorados, también monta una escena, por ejemplo cuando se encuentra con Sieland en el bar para persuadirla que vuelva con Dreyman y no se encuentre con Hempf le dice desde una lugar de admirador “su público la conoce muy bien, no necesita esto”, Wiesler a cambio de controlar la situación obtuvo su gratificación deseada, que Sieland le dijera “Usted es un buen hombre”. Este dicho le garantiza su existencia, necesita de la aprobación del otro.
Lo singular en Wiesler es que luego del fallecimiento de Sieland y su posterior confesión hacia ella, Wiesler podría haber optado por denunciar a Dreyman y salvar su propio pellejo, y así mantener su lugar en la Stasi, sin embargo, optó por no hacerlo y atenerse a las consecuencias, sabiendo que su jefe sospechaba de él. A partir de ello, podemos decir que el tiempo 2 llama a responder al tiempo 1, lo resignifica, lo cual da cuenta de una respuesta del sujeto que advierte un cambio de posición frente a sus circunstancias, Wiesler opta por no montar más una falsa ante la Stasi, buscó apartarse del lugar de domador. Si tomamos el texto de Calligis “La seducción totalitaria” en donde el autor cuenta el juicio de Speer, el cual ocupó el lugar de ministro de armamentos del Reich en la segunda guerra mundial, podemos destacar la autodefensa de este en el proceso de Nuremberg al alegar que la responsabilidad de lo sucedido es una responsabilidad colectiva. Calligis fundamenta que esta salida es un intento humano de salir del sufrimiento neurótico banal, reduciendo su propia subjetividad a una Instrumentación, o sea “ser instrumento” del régimen vigente. Podríamos alegar a favor de Wiesler, que el decidió apartarse de dicho lugar, quiso dejar de ser un instrumento de espionaje para un estado totalitario, dictatorial que limita la libertad de expresión. Remarco el termino “Decidir” porque el sujeto queda fundado como tal a posteriori de su decisión.
La hipótesis clínica, anteriormente planteada, su ubica en la parte superior del arco que se forma por el movimiento lógico en el cual el tiempo 1 se resignifica. Va a estar del lado del sujeto singular, y va a permitirle respuestas frente al deseo planteado en el primer tiempo, en donde ubicamos al sujeto particular (Sujeto ligado a la moral, social y político).

Bibliografía
• Fariña , Gutierrez, ”Veinte años son nada”
• Juan Jorge Michel Fariña, “Lo universal – Singular”
• Juan jorge Michel Fariña, “The Truman Show”
• Juan Jorge Michel Fariña, “Dioses griegas: Necesidad y Azar. El sujeto entre Suerte y Destino”
• Juan Jorge Michel Fariña, “El doble movimiento de la Ética Contemporanea”
• Maria Elena Domínguez “Los carriles de la responsabilidad”
• Salomone “El sujeto dividido y la responsabilidad”
• Jinkis “Vergüenza y Responsabilidad”
• Calligis “La seducción totalitaria
• Ignacio Lewkowics, “Particular, Universal, Singular”



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: