Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Lifting de corazón >

por 

Universidad de Buenos Aires

Facultad de Psicología

Psicología, Ética y Derechos Humanos

Cátedra I – Prof. Lic. Juan Jorge Michel Fariña
Jefe de Trabajo Práctico: Lic. Armando Kletnicki

2do. Cuatrimestre 2009 – Comisión Nro. 11

REPELUZ
Cuestiones Éticas: La responsabilidad, la necesidad, el azar y la culpa

Alumna: Minolli, Cristina Beatriz.
LU: 11 634 441 0

Noviembre de 2009

“REPELUZ”

Cuestiones Éticas: la responsabilidad, la necesidad, el azar y la culpa

INTRODUCCIÓN

El objetivo de este trabajo es analizar los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad y explicitar la hipótesis clínica que intentará establecer respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva.

Lifting de Corazón (una comedia romántica, co-producción Española- Argentina –Francesa, estrenada en España el 31 de Enero de 2006 y dirigida por Eliseo Subiela) es la película seleccionada para efectuar el análisis correspondiente.

ARGUMENTO DE LA PELÍCULA
Antonio Ruiz es un prestigioso cirujano plástico andaluz, quien vive en Sevilla junto a su esposa, Cristina – con quien tiene una excelente relación - y un hijo de alrededor de 17 años. Otra hija del matrimonio, Laurita, casada, vive en otra ciudad.
Antonio, un hombre de pasados los cincuenta años, define a quienes ejercen su profesión como “cirujanos en catástrofes” cuyo objetivo es detener el inquietante proceso del envejecimiento, el cual implica una metamorfosis que inexorablemente lleva a la decadencia y el deterioro del ser humano. Conciente de este proceso, Antonio lleva un ritmo de vida saludable y cuida su imagen dado que considera que la misma tiene un lugar privilegiado en los tiempos actuales.
Un día, al regresar del trabajo, Antonio es informado que su hija mayor está embarazada, por lo que en breve se convertirá en abuelo. Por la noche, después de mantener relaciones sexuales con su esposa, Antonio dice: “¿Y…si tenemos otro hijo?” A lo que Cristina responde: “¿¡Estás loco…Empezar de nuevo?!.
En este contexto, Antonio es invitado a un congreso médico en Buenos Aires, evento que no significa novedad para este médico, dado que era común – por su profesión – que asistiera asiduamente a congresos realizados fuera de su país.
Días antes de su viaje lo contacta desde Buenos Aires quien será su asistente personal en el Congreso, una mujer embarazada de nombre Bárbara, sin embargo, al llegar quien lo recibe es Delia – una joven y bonita arquitecta 20 años menor que él – quien le explica que Bárbara no podrá asistirlo ya que ha dado a luz en forma anticipada.
Delia vive sola en un coqueto departamento del barrio de San Telmo y está en pareja – con modalidad de “cama afuera” con un hombre bastante mayor que ella, quizás de edad parecida a la de Antonio.
Antonio desde el principio observa a Delia con cierta lascivia mientras que Delia lo acompaña, no sólo en las presentaciones en el congreso, sino también en sus paseos turísticos en los ratos de ocio, simplemente en calidad de guía local y asistente, sin otro objetivo que cumplir eficientemente con su trabajo.
Finalmente, Delia le organiza una cena de despedida en su propia casa a Antonio, quien asiste ilusionado con llegar a concretar algún tipo de acercamiento sexual con Delia, quien, en cambio también ha invitado a la cena a su pareja - Ezequiel. Éste anuncia a último momento, y ya con Antonio en la casa, que no asistirá a la comida. Dadas las circunstancias, Antonio intenta primero un avance con Delia, pero en el instante en que podría besarla, se arrepiente y se vuelve rápidamente al hotel, solicitando de inmediato al conserje que le confirme el vuelo de regreso a España para lo antes posible.
Al día siguiente, mientras prepara la valija, solo en el hotel, se queda dormido y cuando despierta, se da cuenta que es muy tarde, por lo cual sale a las apuradas, pide la cuenta en la recepción y toma un taxi con destino al aeropuerto, donde es informado de que hay pocas posibilidades de llegar a tiempo dado que unos piqueteros están cortando la ruta.
Finalmente, cuando llega al aeropuerto, se entera que el vuelo está demorado por problemas sindicales y que aún puede abordar el avión. Sin embargo, cuando intenta efectuar el trámite del check in se da cuenta que, en el apuro, se ha dejado el pasaporte en el hotel.
Ante esta circunstancia, llama a Delia, para que le alcance el documento, quien accede a su pedido. Finalmente cuando ella llega al aeropuerto, lejos de embarcar, se vuelve con ella a su departamento, donde pasan tres días de pasión, durante los cuales, parientes y colegas intentan ubicarlo, sin éxito alguno.
Pasados estos días, Antonio regresa a su país, a su trabajo y a su familia. Una vez en España, comienza a sentir algunos remordimientos cuando se entera que su esposa Cristina, se había angustiado mucho ante su silencio de tres días e inventa ciertas historias acerca del stress que había sufrido en Buenos Aires y de cómo esto le había afectado la salud al punto tal de caer internado en un sanatorio, etc, etc.
Dispuesto a seguir adelante con la rutina de su vida en familia, recibe noticias de Delia, quien desde Buenos Aires le envía un e-mail con la palabra REPELUZ en el subject, en una alusión directa a una técnica sexual que él habría utilizado en sus encuentros amorosos con ella , cuyo texto simplemente dice “las mujeres nunca olvidan a quienes las han hecho reír”. Antonio contesta el e-mail diciéndole “los hombres tampoco”.
Finalmente, Antonio termina enamorándose de Delia.
Hasta aquí el recorte que se utilizará para el análisis. La película continúa con Antonio de vuelta en Buenos Aires, visitando a Delia, quien deja a Ezequiel, por creerse enamorada de Antonio. Luego Antonio regresa a España, donde encuentra que su esposa se ha enterado de sus infidelidades, continúa con su culpa por los engaños a su esposa y tratando de recomponer la relación con ella cuando sorpresivamente Delia se le aparece en España para continuar la relación obligándolo a elegir. La película concluye con él junto a su esposa, hijos y nietos, Delia desilusionada en Buenos Aires y recomponiendo su relación con Ezequiel.

EL CIRCUITO DE LA RESPONSABILIDAD

Y…si tenemos
otro hijo? Contesta el e-mail “Repeluz”

DESPEJANDO EL CAMINO
Antonio se encuentra al final del camino enamorado inesperadamente de una mujer veinte años más joven que él. Salió de su España natal con la convicción de estar enamorado de su esposa y de llevar adelante un matrimonio feliz y armónico, sin embargo, tiempo después se encuentra en la disyuntiva de tener que elegir si abandonar todo e iniciar una nueva vida frente a Delia - este nuevo amor que lo deslumbra - o si continuar con el amor de sus quizás veinte últimos años.
¿Cómo es que Antonio ha llegado a esta situación?

El Azar
Tres circunstancias azarosas podrían explicar lo que le ha pasado a Antonio, a saber:
1. Debía esperarlo una asistente embarazada, que sin embargo es reemplazada por una joven y bonita arquitecta veinte años menor que él y que tiene una situación amorosa de relativo compromiso, debido a que el azar quiso que el parto de la primera se adelantara, abriendo la posibilidad de que Antonio y Delia se encontraran.
2. Delia ha organizado una cena para tres, lo cual anularía la posibilidad de que Antonio se acerque a Delia más allá de lo prudente, pero el azar hizo que Ezequiel no asistiera a la cita dejando el camino libre para que Antonio concrete su fantasía con Delia.
3. Antonio decide abandonar Buenos Aires raudamente antes de caer en la tentación de acostarse con la joven Delia, pero el azar hace que se quede dormido y que salga extremadamente apurado para el aeropuerto, olvidándose en el apuro el pasaporte en el hotel.

La Necesidad
Frente a esta última circunstancia azarosa, Antonio se topa con la necesidad. Sin pasaporte no hay vuelo de regreso. Necesita que alguien le alcance el pasaporte y entonces frente a esta necesidad llama a Delia y al mismo tiempo que le anuncia que se vuelve a España, le pide el favor…”Traeme el pasaporte”. Esto hace que ambos se reencuentren y ya no resistan a la necesidad de estar juntos.

¿Azar y necesidad se han complotado entonces para que Antonio se enamore de Delia y lo eximan de toda responsabilidad por lo que le pasa ó tiene él responsabilidad sobre aquello que hoy siente y que lo sorprende?

Responsabilidad y Culpa
Siguiendo a DÁmore , el sujeto del acto coincide con el de la responsabilidad subjetiva por lo tanto, se tratará de establecer primero si Antonio es responsable.
En términos jurídicos, se podría decir que Antonio se corresponde con la figura del “sujeto joya” – aquel sujeto autónomo a quien guía la razón y que es dueño y señor de sus actos– por lo que, en principio sería un sujeto responsable, pero dado que el planteo jurídico liga la responsabilidad a la culpa y ésta no es sin intención, se debería concluir – siempre en términos jurídicos – que Antonio no es objetivamente responsable, porque nada más lejos de su intención ha estado el enamorarse de una mujer argentina veinte años menor que él.
Sin embargo, Antonio debe responder y responderse qué será de su vida. Aunque no ha sido conciente de lo que hacía, ni de lo que decía, no puede desresponsabilizarse. Hay una interpelación subjetiva que lo ob-liga a responder. Se abre entonces el terreno de la responsabilidad subjetiva donde se juega una experiencia de deseo inconsciente que se manifiesta en una singularidad emitida por el sujeto que lo culpabiliza por lo dicho y hecho y que resignifica retroactivamente aquel pedido que le hace a su esposa después de un acto sexual tantas veces repetido ¿Y…si tenemos otro hijo? Cuando Antonio contesta el e-mail REPELUZ se ha producido en él, el efecto sujeto con todos sus alcances. En ese acto, que es ético, se ha producido el sujeto de deseo inconsciente.

HIPÓTESIS CLÍNICA
Para establecer la hipótesis clínica es necesario reestablecer las coordenadas simbólicas que llevaron a Antonio a contestar ese e-mail “Repeluz”.
Antonio está inserto en el esquema del sistema capitalista de mercado, en donde, dada la extraordinaria producción de bienes y servicios, el sujeto que tiene período de vida limitado, no tiene tiempo suficiente para consumir todo aquello que el mercado le puede ofrecer. Se refuerza entonces tanto su sensación de escasez como se reaviva su ilusión de inmortalidad. Cobra así importancia inusitada la imagen de cada uno, proliferan los lifttngs, las camas solares, las siliconas, las prótesis y las cirugías varias. Todo en la era de lo formal lleva a equiparar a los sujetos con los objetos.
Probablemente, la constitución neurótica de Antonio hace que él reduzca su propia subjetividad a la instrumentalización. Antonio se erige a sí mismo como instrumento del sistema, dentro de ese saber construido que es el ideal de belleza en la juventud y que promete la tan ansiada inmortalidad a los sujetos, Antonio es el artífice de los cuerpos construídos que cumplen con las exigencias del sistema de mantenerse siempre jóvenes. Él es quien como “cirujanos en catástrofes” ayuda a los otros a detener el inquietante proceso del envejecimiento, ese que implica una metamorfosis que inexorablemente lleva a la decadencia y el deterioro del ser humano .
Sin embargo algo sacude esa obediencia pasiva al orden garantizado que expresa el interés real de Antonio cual es mantenerse él siempre joven: la llegada de un nieto. Entonces Antonio, para quien la pasión de la instrumentalización no tiene precio, le sugiere a Cristina ¿Y…si tenemos otro hijo?
Es esta frase la que se re-significa cuando Antonio contesta el e-mail REPELUZ. ¿Hasta donde es capaz Antonio para sostener su deseo de mantenerse siempre joven?. Su deseo no tiene precio, entonces Antonio está dispuesto a enamorarse de una mujer veinte años menor que él para que ella le devuelva la posibilidad de la inmortalidad, la posibilidad de volver a empezar. Pudo haber tenido una aventura en Buenos Aires y volverse tranquilo a España como tantas otras veces lo habrá hecho en sucesivos congresos lejos de su esposa, como lo hizo después de la mulata que le enseñó el repeluz, pero cede a su deseo de no envejecer y contesta el e-mail. Resulta entonces responsable de la puesta en acto de su deseo sostenida en la libertad, la autonomía y la voluntad del Sujeto que es siendo.
Quiere seguir siendo joven, quiere la inmortalidad, no asume su propio envejecimiento. No está dispuesto a abismarse a la sabiduría de envejecer, busca desesperadamente la oportunidad de cambiar el curso de su vida, de su propia catástrofe, de su propio envejecimiento. Ésa es la hipótesis clínica: No quiere envejecer porque no quiere morir, pero como morir es diferente a la inapelable muerte, afortunadamente para Antonio hay espacio para la palabra.

LA MORAL DE LO PARTICULAR / LO UNIVERSAL SINGULAR
Si se intentara aplicar las categorías de lo Universal-Singular y Particular a la situación de Antonio, podría quizás establecerse a nivel de lo Universal la ilusión de inmortalidad que habita a todo ser humano, expresada en Antonio con el acto de enamorarse de una mujer más joven que lo lleve a comenzar de nuevo, he aquí la singularidad, el habla de Antonio respecto de la inmortalidad. Esta singularidad de Antonio se sostiene en la necesidad de mantenerse siempre joven siendo esto lo que expresa el efecto de grupo, ese sistema de códigos compartidos de la sociedad capitalista que representa lo particular: la cultura de la imagen de ser siempre joven.
Parecería ser, por último que el universal del amor hasta entonces conocido por Antonio, a saber Cristina y el sentimiento que por ella tiene y ha tenido durante quizás algo más de veinte o veinticinco años, queda ahora suplementado por esta singularidad de su deseo puesto en acto. Si lo que ahora siente por Delia es amor, si lo que lo llevó a contestar el e-mail Repeluz es el amor que por ella siente, si esto es el amor, si de verdad se enamoró de Delia…¿Qué nombre darle a lo que siente por Cristina?. Parecería ser que la irrupción de este punto singular requiere la invención de un nombre lo que estaría indicando que el circuito de la responsabilidad demuestra que el universo de Antonio se ha ensanchado, se ha suplementado a partir de esta singularidad.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA
Caligaris, Contardo – “La Seducción Totalitaria”, Psyché, 1987
Fariña, Juan Jorge Michel – “Ética Un Horizonte en Quiebra”, Eudeba, Buenos Aires, 2008
Fariña, Juan Jorge Michel – “ The Truman Show”, Versión resumida de la clase dictada en la Facultad de Ciencias Sociales de la UNLZ, el lunes 8 de Noviembre de 1999
Fariña, Juan Jorge Michel – Comentarios a la película “El curioso caso de Benjamín Button” en http://www.eticaycine.org/El-curioso-caso-de-Benjamin-Button pág. visitada el 20/11/2009
Jinkins, J - “Vergüenza y Responsabilidad”, Conjetural Nro. 13, Editorial Sitio, Buenos Aires
Salomone, Gabriela; Domínguez, María Elena – “La Transmisión de la Ética / Clínica y Deontología”, Letra Viva, Buenos Aires, 2006



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: