Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Los abrazos rotos >

por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

FACULTAD DE PSICOLOGIA

PSICOLOGIA ETICA Y DERECHOS HUMANOS

CATEDRA I

TITULAR: FARIÑA, JUAN JORGE MICHEL

SEGUNDO PARCIAL DOMICILIARIO

ALUMNA: ROMINA RAMIREZ

LU: 25097800

DOCENTE: ADRIANA ALFANO

COMISION: 7

SEGUNDO CUATRIMESTRE 2009

Película: Los abrazos rotos
Se trata de un drama de nacionalidad española
Ficha técnica:
Titulo original: Los abrazos rotos
Fecha de estreno en España: 18 de Marzo de 2009
Fecha de estreno en Buenos Aires: 1 de Octubre de 2009
Duración: 127 minutos
Dirección: Pedro Almodovar
Guión: Pedro Almodovar
Fotografía: Rodrigo Prieto
Montaje: Jose Salcedo
Música: Albero iglesias
Interpretes: Penélope Cruz (Magdalena Rivero “Lena”)
Lluís Homar (Mateo Blanco/ Harry Caine)
Blanca Portillo (Judit García)
Jose Luis Gomez (Ernesto Martel)
Ruben Ochandiano (Ernesto Martel Hijo / Ray X)
Tamar Novas (Diego)
Productora: El Deseo S.A
La película transcurre en Madrid (España) y se desarrolla en dos periodos en los años noventa y en la actualidad, donde un hombre escribe y vive en la oscuridad. Catorce años antes sufre junto a Lena, mujer de la que estaba enamorado, un trágico accidente automovilístico en la isla de Lanzarote que lo deja ciego y en donde ella pierde la vida. Hasta ese momento el hombre utilizaba dos nombres, Harry Caine, seudónimo bajo el que firmaba sus trabajos literarios, relatos y guiones y Mateo Blanco, su nombre de pila real, con el que vivía y firmaba las películas que dirigía, pero que a partir del accidente deja de usarlo aduciendo que “Mateo ha muerto” y se hace llamar por su seudónimo.
En la actualidad, Harry Caine vive gracias a los guiones que escribe y a la ayuda de su antigua y fiel directora de producción, Judit García, y de Diego, el hijo de ésta, secretario, mecanógrafo y lazarillo. Harry es un ciego activo y atractivo que ha desarrollado todos sus otros sentidos para disfrutar de la vida, a base de ironía y una amnesia autoinducida. Ha borrado de su biografía toda sombra de su primera identidad.
La muerte de Ernesto Martel, un hombre poderoso y la entrada en escena de quien se hace llamar Ray X (hijo de Ernesto Martel) personaje que aparece para encargarle un guión a Harry, son el disparador para desenterrar un pasado que conmoverá la vida de Harry, de Judith y de su hijo Diego.

Recorte del personaje

En el presente trabajo se hará foco en la persona de Judith García, “madre soltera militante de una enorme generosidad y una gran culpa” es la mano derecha de Harry, directora de producción que ha trabajado junto a él desde hace muchos años. Desde aquel accidente, catorce años atrás Judith cuida y está pendiente de él, junto a su hijo Diego quien también presta colaboración.
Judith tiene que viajar al exterior por trabajo, pide a Diego que cuide a Harry en su ausencia, le preocupa la reciente visita de Ray X (hijo del empresario poderoso fallecido en los últimos días: Ernesto Martel) de quien han rechazado la propuesta para que Harry escriba su guión. Estos personajes vendrán a remover los fantasmas del pasado.
En ausencia de Judith, Diego le pide a Harry que le cuente porqué su madre le tiene miedo a Ray X (Ernesto hijo). Es entonces cuando Harry relata la historia.
De este modo la película nos remonta a los años noventa, en donde Lena, quien había intentado tiempo atrás, sin éxito ser actriz, consigue protagonizar la película “Chicas y maletas” de la que Mateo Blanco (Harry) es director. Ernesto Martel poderoso y rico empresario amante de Lena, esta obsesionado con ella, por lo que decide convertirse en productor de la película que protagonizará para tener el control absoluto sobre sus movimientos. Para ello ubica a su hijo en el rodaje con la excusa de hacer el “making of” de la película para que lo mantenga al tanto de la actividad de Lena. Así es como se entera del apasionado romance que entablan Mateo y Lena.
Lena intenta dejar a su amante para vivir plena y libremente su amor con Mateo pero entre amenazas, golpes y usando todos los recursos de los que dispone este poderoso hombre, Lena elige esperar a que Mateo termine de rodar la película y de montar las escenas para evitar que Ernesto Martel la interrumpa.
Cuando el trabajo esta terminado Mateo y Lena parten sin avisar a nadie a la isla de Lanzarote. Allí pasan junto al mar, un mes de amor apasionado, hasta que se enteran por los periódicos del estreno de su película, donde la critica no hace otra cosa que destrozarlos.
Mateo intenta durante días comunicarse telefónicamente con su productora, amiga y asistente Judith, para saber que sucede pero ésta no responde a sus llamados.
Ubicamos en este momento de la película una decisión tomada por Judith catorce años atrás que Harry-Mateo desconoce y que acarrea consecuencias que atormentan su presente: Cuando Mateo y Lena desaparecen, Ernesto Martel busca vengarse, pero para ello tiene que sobornar a Judith y al montador de las escenas para que elija las peores tomas para reducir la película a escombros. A pesar de lo delirante del plan, los dos se venden sin oponer resistencia, a Judith, Martel le ofrece a cambio el pago para que su hijo Diego, muy pequeño en aquel momento, hiciera la cura de una enfermedad alérgica que lo aquejaba.
Mientras tanto Martel preguntaba a Judith insistentemente por el paradero de los fugitivos, ella no lo sabia, hasta que dos días después del estreno de la película, Mateo llama dejando el número telefónico del hotel en donde se hospedaban, Judith no sabe bien porque, pero se lo da a Ernesto.
Aquí situaremos el tiempo 1 del circuito de la responsabilidad subjetiva: la elección que toma Judith al traicionar a Mateo dejándose sobornar por Martel y entregándole el teléfono del lugar en donde se encontraban Mateo y Lena.
Es importante insertar aquí algunos aspectos de la vida de Judith, aspectos que el espectador del film puede ir reconstruyendo a lo largo de la película y que comprende llegado el final. Pero aquí se anticiparán algunos hechos para facilitar la comprensión del circuito de la responsabilidad que se intenta delinear. Cabe entonces destacar que Judith y Mateo tuvieron una historia de amor a finales de los ochenta, fruto del que nació Diego. Pero Judith ha mantenido en secreto la paternidad de su hijo. A pesar de que Mateo se lo preguntó en su momento, ella lo negó, ya que según sus motivos, los cuales nos enteramos hacia el final del film “no quería presionarlo, no quería que la relación cambiara por eso, después de todo, no le había consultado si quería ser padre”.
Posteriormente cuando Mateo conoce a Lena y ambos se enamoran, Judith es testigo de aquel romance y a lo largo del film pueden verse en sus ojos, en sus expresiones y gestos, los celos que aquella relación le provoca.
Luego de la traición de Judith y de entregarle aquel teléfono del hotel en donde Mateo se encontraba con Lena, Ernesto Martel manda a su hijo a seguirlos y a filmar todo. Mateo había decidido regresar a Madrid para ver que sucedía con su película, pero no llega a hacerlo ya que viajando en su auto, son embestidos por una camioneta. Quien los encuentra primero fue el hijo de Martel que venia siguiéndolos registrando todo para su padre. En el accidente Lena pierde la vida y Mateo queda ciego. De ahí en mas es que se hace llamar Harry Caine.
Cuando Judith recuerda aquella decisión tomada al traicionar a Mateo lo hace de un modo resignificado por la culpa, que sabemos es el reverso de la responsabilidad, que ya es una respuesta para quien quiera escucharla.
Es en el accidente donde ubicamos el segundo tiempo del circuito de la responsabilidad, donde algo de la acción emprendida en el tiempo 1 no se agotó en lo que simplemente era.
Estos datos nos ponen sobre la pista de la responsabilidad subjetiva pendiente de su acto. Son la respuesta a la interpelación que se ha puesto en marcha en Judith generando una retroacción.
Las respuestas a la interpelación subjetiva son diversas, Judith no deja de pensar que si no le hubiera dado el teléfono a Martel, el accidente no hubiera ocurrido. Culpa, remordimiento, autorreproches, están dirigidos a la responsabilidad moral, al sujeto moral, es decir lo esperable o condenable de una determinada situación que tendrá que ver con los valores compartidos socialmente, es así que aquí nos encontramos aun en el universo de lo particular. Es así como Judith toma la interpelación, pero se responsabiliza moralmente tratando de enmendar durante 14 años, cuidando y protegiendo a Harry .
Ahora, una suma de coincidencias deja, sin embargo, lugar para que Judith se interrogue “la responsabilidad subjetiva se instala en la grieta entre necesidad y azar”. El azar lo podemos ubicar en el momento en que la camioneta choca al auto provocando el accidente. Si la necesidad es aquello que rige por fuera de la intervención del sujeto en situación, ajenos a la voluntad humana, estableciendo una conexión entre causa y efecto, en el film la necesidad esta asociada a la probabilidad de que en un accidente con esas características puedas lesionarte o morir en este caso Lena muere y Harry queda ciego.
Sin embargo a pesar de que Judith sabe que no es culpable del accidente, siente culpa y las respuestas a su interpelación, nos dicen algo mas sobre aquella acción, algo sobre una motivación inconciente que en su acto ha sido puesta en juego, trascendiéndolo.
¿Cuál será entonces el sentido singular que esta acción tuvo para Judith, más allá de su dimensión moral? Podríamos pensar como hipótesis clínica la cual explica el movimiento de retroacción del tiempo 2 sobre el tiempo 1, que en la decisión tomada por Judith al traicionar y delatar el paradero de Mateo se filtro otra decisión de un modo imperceptible para su yo. Los celos que sentía por Mateo y Lena la llevaron a vengarse pero ¿de quien? Ella misma lo dice al final de la película en donde se abrirá un tercer tiempo que se analizará mas adelante:” Me vendí a Ernesto por dolor y por celos, no soporté y no te perdoné (refiriéndose a Mateo) que abandonaras Cine Arte con Lena, sin decir una sola palabra. Con mi traición me vengaba de ti, de ella, y de mi misma. El único inocente era Diego”. Es decir que su venganza motivada por los celos, éstos, dan cuenta también de la culpa proyectada, por una parte, al haber resignado el amor que sentía por Mateo (no sabemos si por temor u otro motivo, ya que ese dato no lo obtenemos de nuestro film) donde quizás el deseo de tener un hijo era mas fuerte, ella en un momento dice “no le había preguntado a Mateo si quería ser padre”, o tal vez el miedo de tener que elegir entre uno u otro. Por otra parte la culpa por el secreto que había escondido durante tantos años, ocultando que Diego era hijo de Mateo, privando así a un hijo de su padre y a un padre de su hijo.
Finalmente en nuestra película será necesario un tercer tiempo:
Volviendo nuevamente a la actualidad, Judith regresa del viaje de trabajo y se encuentra con que Diego llama después de tantos años, Mateo a Harry. Mateo ha recuperando a partir de relatarle a Diego la historia con Lena, su identidad enterrada con su muerte, tras el accidente.
Es así como Judith esa misma noche, noche en la que festejaban los tres en un bar, bebiendo unos tragos, el cumpleaños de Mateo, decide según sus palabras darle un regalo a ambos, les dice lo que no les ha contado todos esos años. Confiesa a Mateo de su traición, lo que había sucedido cuando él y Lena desaparecieron. Esa noche Mateo se retira sin hablar. Al día siguiente Judith se despierta y termina lo que había comenzado la noche anterior, le confiesa a su hijo la historia de amor que tuvo con Mateo y que él es su padre. Al joven se le revela un pasado que hasta entonces había sido tabú. Por su parte, Judith lleva a cabo un acto ético, que se corresponde con un “efecto Sujeto” donde ella ya no es la misma, donde algo de la hipótesis clínica en relación con lo enunciado en el tiempo 1 se tornó acto diluyendo la culpa.
La película finaliza cuando al día siguiente la llama por teléfono Mateo para volver a montar la película que no pudo estrenar 14 años atrás.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: