Inicio > Congresos Online > Congreso Online 2011 > Los amantes del círculo polar > Circular la vida, ¿bordear la muerte?

Circular la vida, ¿bordear la muerte?

por Caviglia, B. Silvina

Sinopsis

Ana y Otto, los protagonistas de la película, se conocen fortuitamente a la edad de 8 años a la salida de la escuela de una manera que de pronto toma los tintes de una persecución sin sentido: Otto corre tras una pelota que sale de los muros de la escuela y Ana corre huyendo de su madre, y acaso de la realidad, cuando se entera de la muerte de su padre. Ella cree que él la persigue y, en un momento, él mismo ya no sabe si persigue a la pelota o a ella. Ella cae, se miran a los ojos y nace una historia de amor secreta y circular que se cerrará diecisiete años después en Finlandia, en el Círculo Polar Ártico.

Luego de conocer a Ana y quedar deslumbrado por ella, Otto escribe una frase en diversos papeles que lanza en forma de avioncitos por la ventana del baño de la escuela. Esa frase servirá para el primer encuentro entre los padres de ambos, que más tarde unirán sus vidas.

La película se divide en tres partes. La primera comienza con este encuentro fortuito y finaliza con la separación de los padres de Otto y la unión del padre de Otto con la madre de Ana a partir de la cual Ana y Otto devienen hermanastros.

En la segunda parte, Ana y Otto se encuentran en plena adolescencia. Otto, que vivía con su madre, decide irse a vivir con su padre y la madre de Ana, sólo para estar cerca de ella. Es allí cuando finalmente consuman el amor físicamente aunque a ojos de sus padres parecen ser simplemente dos hermanastros que se tratan con indiferencia. La mudanza de Otto provoca desazón en su madre ya que, entonces, se queda sola. Otto intenta consolarla asegurándole que la irá a visitar todos los días, cosa que luego no cumplirá

En la tercera parte Ana y Otto ya tienen una relación estable como amantes, aunque aún guardan las apariencias ante sus padres que no sospechan nada. Esta situación se modifica por la inesperada y trágica muerte de la madre de Otto que provoca la huida desesperada de éste y su separación de Ana. Él se hace piloto y ella maestra en la misma escuela en la que ambos se conocieron. Conforme pasa el tiempo, Otto se relaciona con otras mujeres, mientras que Ana forma pareja con un hombre que le dobla la edad, un ex maestro de Otto de nombre Javier.

Sin embargo, ambos desean volver a encontrarse. Ana se separa de Javier y decide pasar unas vacaciones dentro del Círculo Polar Ártico, “allí donde en verano no existe la noche”. Le escribe a Otto diciéndole dónde está e invitándolo a que la visite. Otto, al ser piloto del servicio postal, suele llevar paquetes a esa zona y pronto ambos se dan cuenta de que allí se podría dar el anhelado reencuentro. Empujado por su personalidad impulsiva, Otto decide lanzarse en paracaídas, sin importarle el previsible choque de su avión, con la intensión de caer de una manera original en la zona en que cree que está viviendo Ana. Mientras tanto ella, que vive en una cabaña en medio del bosque, se cansa de esperar su llegada y decide ir a la ciudad para tener noticias de su arribo. Por un periódico se entera del choque del avión que piloteaba Otto y, presa del horror por creerlo muerto, cruza una calle sin mirar, es atropellada y muere, esto ante la vista de Otto que justamente llegaba a la ciudad porque le habían informado que ella se dirigía allí.

Desarrollo

Para el análisis que es objeto del presente trabajo se hará un recorte de la película con lo cual otras situaciones quedarán por fuera del mismo. Para realizar este recorrido se tomará como protagonista del análisis al personaje de Otto. Se analizarán fundamentalmente las dos situaciones en las cuales Otto padece por lo que aparentemente cree que son las consecuencias de su proceder impulsivo.

En la primera de estas situaciones decide dejar la casa de la madre para ir a vivir a la casa donde su padre convivía con Ana y la madre de esta. El objeto de su decisión radica en su deseo de estar cerca de Ana, el cual se contrapone con el sentimiento de su madre. Algún tiempo después él mismo encuentra el cuerpo de su madre cuando ya habían pasado varios días de su muerte. Es en este momento cuando, preso de su desesperación, se va de la casa del padre alejándose de Ana y comienza una vida distinta en la que se rodea de mujeres, amantes. Este nuevo modo de vida claramente no lo satisface ya que no deja de pensar en Ana y fantasear con encontrarla.

¿Que pasa con Otto en este período? ¿Porqué decide separarse de Ana a pesar del dolor que esto le causa? Probablemente, Otto sienta culpa como consecuencia de haber otorgado otro significado a su accionar. En un primer tiempo deja a su madre y en un segundo tiempo ésta muere. Cuando decide irse de la casa de su madre no imagina este desenlace, desenlace que hace que se cuestione su decisión solamente desde el lugar de la culpa y el arrepentimiento. Entonces, ahora deja a Ana. Pero las cosas no salen bien. La culpa lo hace alejarse de su deseo, deseo de estar con Ana, o, al revés y circularmente, el hecho de desatender su deseo lo sume en ese sentimiento de pesar. “Comprendí que por dejar a Ana me había quedado sin destino” (Otto)

La historia sigue a la manera de un compendio de desencuentros, frustraciones y dolor. Y termina de la peor manera, con la muerte de Ana que es la segunda de las situaciones que se eligieron para realizar este análisis. Esta muerte es consecuencia de la desesperación de Ana al leer en un periódico que el avión que piloteaba Otto se había estrellado. Otra vez un accionar de Otto, quién sólo piensa en tirarse en paracaídas de ese avión para reencontrar a Ana sin tener en cuenta que el avión iba a estrellarse o, peor, sin importarle esto, trae como corolario la muerte. Antes de la madre, ahora de la mujer que ama. Cuando se está aproximando al cuerpo de Ana que yace tendido en la calle, Otto se topa con el periódico que ella leía con la noticia en primera plana del accidente del avión.

En la última escena de la película Otto se mira en los ojos del cuerpo de Ana ya sin vida. ¿Que siente? ¿Que piensa? ¿Cómo asumirá esta segunda muerte? Se quedará perdido en una actitud culposa y de arrepentimiento o podrá, luego de elaborar su duelo, conectarse con lo más profundo de su deseo, aquel que, tal vez, lo haya impulsado repetidas veces a actuar de manera de perpetuar una imposibilidad.

La historia de Ana y Otto es la historia de un amor imposible. Uno podría preguntarse por qué imposible, ellos son hermanastros, ningún vínculo sanguíneo los une. Sin embargo, viven este amor como un pecado, como algo que hay que esconder. Tal vez podría pensarse que el nacimiento de este sentimiento en el momento en que eran tan chicos está demasiado ligado a la escena primaria, al vínculo amoroso con los padres. Dos acontecimientos de la película darían cuenta de esto. Ana conoce a Otto en el momento en que se entera de que su padre había fallecido y cree que Otto es su reencarnación. De hecho, en el comienzo de la relación no le habla, solamente cree comunicarse con él con el pensamiento y siempre como si él fuera su padre. Por otro lado, Otto, más adelante y luego de la muerte de la madre, en un momento de mucha tristeza y confusión le pregunta a Anna si quiere ser su madre.

Ana se pierde en el conteo y análisis de las casualidades que los unen o los separan: “Voy a quedarme aquí todo el tiempo que haga falta. Estoy esperando la casualidad de mi vida, la más grande, y eso que las he tenido de muchas clases. Sí, podría contar mi vida uniendo casualidades”. (pensamientos de Ana mientras espera la llegada de Otto en el círculo polar). Otto manifiesta su obsesión por lo circular de la vida: “Es bueno que las vidas tengan varios círculos. Pero la mía, mi vida, sólo ha dado la vuelta una vez, y no del todo. Falta lo más importante. He escrito tantas veces su nombre dentro…….Y aquí ahora mismo no puedo cerrar nada, estoy solo” (reflexiones de Otto cuando queda colgado de un árbol luego de tirarse en paracaídas). Ambos ponen de esta manera el sello de la imposibilidad a su relación. Los actos de Otto parecen rubricar esta cuestión. Dos mujeres, su madre y Ana, las dos imposibles, las dos muertas. ¿Tendrá alguna chance Otto de salir del tiempo circular, de la repetición sin diferencia? Los ojos de Ana luego de morir, esos ojos en los que se reflejaba la imagen de Otto de pronto parecen cobrar vida. ¿O tal vez es Otto sujeto, reflejado en esos ojos, el que cobra vida? ¿Podrá pensarse en una posibilidad de corte, de cambio, de salida del círculo, de la repetición?

Bibliografía

D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Fariña, J. M & Gutiérrez, C: Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3, 2006.

Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Salomone, G.Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS





COMENTARIOS

Mensaje de B. Silvina Caviglia  » 14 de noviembre de 2011 » caviglia@inti.gob.ar 

Ese instante fuera de la realidad en que ocurre el encuentro entre Otto y Ana, si la muerte no hubiera irrumpido, ese encuentro imaginario a modo de solución y cumplimiento de un deseo sólo estaría posibilitado por la voluntad de Ana de salir corriendo más rápido que el tiempo, huyendo intensamente de la tragedia así como lo quiso hacer una vez. Aquella vez en la que corre huyendo de su madre y de la realidad de la muerte de su padre. Vez en que por primera vez se encuentra con los ojos de Otto.
Otra vez la circularidad de la película: Ana corriendo y huyendo antes de la primer mirada y Ana corriendo y huyendo después de la última mirada.



Mensaje de Eduardo Laso  » 7 de noviembre de 2011 » lasale_2000@yahoo.com 

Los amantes del Círculo Polar es un film que comienza por el final, y nos lleva hacia atrás en el tiempo. En este comienzo -que es el final- hay un enigma: aquel que encierran los ojos de Ana: ¿adonde miran? ¿De quién ese rostro que se refleja en sus ojos? Su mirada ¿es de dolor? ¿De felicidad? ¿De tristeza? Solo al final sabremos que esos ojos están muertos, y que sin embargo miran. Y todo el film nos irá revelando que lo que Ana mira es un instante -que como todo instante, está fuera del tiempo-. Se trata de un instante de eternidad y de felicidad. Todo el film se organiza para llegar a ese instante conmovedor. El encuentro de Ana con Otto ocurre en un instante fuera del tiempo y la realidad, sostenido desde la fuerza de un deseo que se realiza en la “otra escena”, realización de deseos que representa el suceso que podría haber ocurrido en la realidad, si la muerte no hubiera irrumpido. Allí, en lo imaginario, Ana alcanza finalmente a su objeto: Otto recuperado en sus ojos. Si el amor de Ana y Otto comenzó con un cruce de miradas, en la última escena ellos se verán, y Otto en los ojos de ella será lo que se lleve como última imagen.



¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Película:Los amantes del círculo polar

Titulo Original:Los amantes del círculo polar

Director: Julio Medem

Año: 1998

Pais: España - Francia

Otros comentarios del mismo autor: