Warning: Zend OPcache API is restricted by "restrict_api" configuration directive in /www/vereticaycine/htdocs/ecrire/inc/flock.php on line 416
Etica y Cine
Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Los ojos del perro siberiano >

por 

CARRERA: LICENCIATURA EN PSICOLOGIA

Psicología, Ética y Derechos Humanos

Cátedra I

Segundo Parcial

Titular a cargo: Prof. Tit. Reg. Juan Jorge Michel Fariña

Profesor: Lic. Adelqui Del Do

Comisión: 21

Alumno: Choque Quispe, Rodrigo Cristian

2do Cuatrimestre AÑO: 2009

CONSIGNA DE EVALUACIÓN

Elija un film, un texto literario o alguna otra producción narrativa en la que se despliegue y pueda ser recortada una singularidad en situación. En caso de elegir una creación cinematográfica, la misma debe haber sido realizada entre el año 2005 y el presente (salvo condiciones excepcionales, las cuales deben ser autorizadas por el docente a cargo de la comisión de trabajos prácticos).

En ese recorte, escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre.

Analícela ubicando sus coordenadas en los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad y explicitando la hipótesis clínica que establezca respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva.

Incluya las referencias relativas a las categorías de necesidad y azar, así como a las de culpa y responsabilidad.

Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.

Texto: “Los ojos del perro siberiano”
La historia es relatada en primera persona por un muchacho del cual nunca se sabe el nombre, relata que su familia vivía en San Isidro, en una de esas grandes casonas de principios de siglo. A su madre le encantaba hacer manualidades y cuidar de su jardín y es así como la recuerda, con su padre la relación era mas seria. Tenia un hermano se llamaba Ezequiel pero no vivía con él. Su primer recuerdo era de cuando su hermano se fue de la casa, momento en el que él tenía 5 años y su hermano 18. Admiraba a Ezequiel, a propósito había sido quien le enseño a caminar y era la única persona con quien se dormía de bebé. Cuenta además que su único y mejor amigo fue Mariano, eran como hermanos. Un día que regreso a su casa, encontró a sus padres y Ezequiel discutiendo, pero en cuanto su padre lo vio lo mandó a su cuarto. La razón porque Ezequiel se había ido de la casa era porque el había embarazado a su novia, el embarazo fue interrumpido, al enterarse el padre de la chica le dijo al papá de Ezequiel que su hijo debía casarse con su hija, pero Ezequiel se negó y se fue de la casa. El muchacho decidió ir a hablar con su hermano para saber la razón de la discusión, consiguió la dirección y se dirigió a la casa de Ezequiel, ese viaje le cambio la vida. Cuando llegó, su hermano estaba allí, y un perro siberiano, le salto en encima, se llamaba Sacha. El muchacho le pregunto los motivos de la discusión y Ezequiel le confesó que tenía SIDA.
Comenzó a tener pesadillas sobre un viajero en el desierto que era sobrevolado por un ave de rapiña, pero este solo podía ver la sombra del ave y veía que cada vez se acercaba más. Un día llego su abuela, cuando estaban conversando ella le contó que sabía que había ido a ver a Ezequiel y que estaba contenta por eso. Un día el muchacho estaba aburrido y fue a comprarse un libro, cuando llego, Clara, la chica que siempre lo ayudaba a encontrar libros, no estaba y en esta oportunidad lo ayudó otra mujer. Se puso a buscar libros y llegó a una pila de ellos de Maria Elena Walsh, leyó una parte y reconoció la canción que le cantaba su hermano cuando el aún era un bebe, en ese momento se mareó rompió en llanto y se fue corriendo, hasta que llegó a un río. Una semana antes de su cumpleaños, estuvo terminando todos los preparativos junto con Mariano, el día del cumpleaños llegó mucha gente entre ellos a la abuela y Ezequiel, el cual le regalo un disco de Dire Straits, “Brothers in arms” (hermanos abrazados). Días después Ezequiel lo invitó a ver un partido de fútbol su papá no quería, pero al final lo dejo ir. Vieron el partido que fue terrible, pero estaban contentos, luego fueron juntos hasta la casa, pero Ezequiel no entró. Después de eso su papá le prohibió ver a Ezequiel. Después de un tiempo, el muchacho le contó a Mariano que Ezequiel tenía SIDA, pero Mariano su amigo se enojó y se fue.
Pasaron el año nuevo en la casa de la abuela, estuvo bueno porque incluso fue Ezequiel. Cuando comenzaron las clases otra vez, Mariano lo ignoraba todo el tiempo por lo tanto el muchacho decidió cambiarse de colegio al Nacional de Buenos Aires y como era difícil entrar, su papá lo inscribió en un instituto para que se preparara. En esa época a Ezequiel le dio su primera crisis, contrajo neumonía y tenía que tomar unos medicamentos bastante fuertes. Como el médico le recomendó hacer ejercicio, Ezequiel hacia largas caminatas con Sacha hasta el instituto del muchacho (no estaba muy lejos).
Ezequiel le contó que le encantaba Sacha porque el era el único que lo miraba siempre de la misma manera, por otro lado sus caminatas cada vez eran mas largas y él se quedaba mas tiempo en la casa de Ezequiel. Allí encontró un chelo y Ezequiel le contó que quería poder tocar la Suite No. 1 en Sol mayor de Bach. El muchacho le pidió a su padre que le prestara el disco de la Suite No. 1 de chelo y su padre se alegró porque siempre quiso que su hijo escuchara buena música. Ese fin de año lo celebraron en casa y celebraban también en esa ocasión que el muchacho haya ingresado al Nacional de Buenos Aires. Ese verano se fueron al campo y cuando regresaron para el inicio de clases, decidió tener más actividades extracurriculares para pasar más tiempo en la capital. Cuando fue a ver a Ezequiel, éste le dio una foto en donde había un pentagrama en clave de fa (la clave en donde se toca el chelo).Uno de esos días, el muchacho fue a comprar un libro y se encontró con unos amigos de su papá, le contaron que estaban tristes porque su hermano tuviera leucemia, por esa mentira de sus padres él no tenía palabras para describir su indignación.
Los últimos días de Ezequiel, el muchacho los pasó junto a él, Ezequiel decía que era irónico que él lo acompañara en sus últimos pasos, cuando él le había enseñado sus primeros. Finalmente murió en compañía de su hermano, en el entierro de Ezequiel la abuela le dió un video de la película Blade Runner en al que estaba escritas las últimas palabras de Ezequiel. El muchacho se fue a estudiar a EE.UU. y se llevo con él, el chelo de Ezequiel, nunca aprendió a tocarlo, pero siempre lo mantenía afinado. Volvió al rió, al que había llegado una vez llorando y desesperado, después de varios años, el rió es el mismo pero él ya no.

Titulo: “Los ojos del perro siberiano”
Autor: Antonio Santa Ana
Editorial: Norma

Análisis:

“…la vida no es mas que eso: asomar la cabeza, para ver que pasa afuera, aunque haya tormenta. Y una Suite de Bach”.

Nuestro sujeto de análisis será Ezequiel, nuestro relato a analizar es autobiográfico en primera persona, quien relata retrospectivamente su historia tomando como referencia la relación particular con su hermano y su familia. El análisis recaerá sobre Ezequiel quien a partir de ciertas acciones de suma importancia y por demás significativas, comenzará una serie de cambios en su vida que lo llevarán por continuas dificultades en varios ámbitos de su vida y como consecuencia también a cambiar su posición en tanto sujeto.
Recordemos nuestras herramientas de trabajo dicho el primer movimiento de la ética que va de la intuición moral al "estado del arte" en materia de ética profesional. Estado del arte que está integrado por el corpus de conocimientos disponibles y da cuenta primordialmente del "qué debería hacer el psicólogo y por qué". No así el Segundo movimiento pero a su vez suplementario del anterior, da cuenta no del caso particular, sino de la singularidad en situación, es decir de aquellos casos que se sustraen a la norma particular y por lo mismo, la interrogan. Da cuenta no del "qué debería hacer…" de la pauta deontológica, sino del "qué hacer" allí donde la situación se revela a posteriori como desbordando el conocimiento que la antecede.
Solicitamos puntuar primeramente acontecimientos trascendentes en el relato: vamos a comenzar con un primer tiempo donde se describe a Ezequiel, como el orgullo de los padres, el primogénito de la familia, cuando niño las fotografías denotan una felicidad y orgullo indisimulados en los ojos del padre, resultaba ser un hijo ejemplar. Una segunda instancia, donde podemos alegar que el sujeto es interpelado, en la medida en que se procura una respuesta se le demanda un acto, lo ubicamos condensado en tres acontecimientos puntuales uno es la interrupción del embarazo de la novia de Ezequiel, segundo se da la negativa de él de casarse con su novia y su consecuente salida del hogar y el tercero es respecto a su conocimiento de tener SIDA, el momento posterior lo ubicamos cuando Ezequiel debe poder responder por sus actos, y por supuesto debe asumir su responsabilidad subjetiva.
Las cuestiones fundamentales que el texto propone tratar son el de la vida y si hablamos de vida hacemos también referencia a la muerte, la muerte presente a modo de sentencia por tener SIDA, según él mismo al responderle a su hermano acerca del modo en que se contagió reconoce: “¿Acaso tienen importancia como me contagié?... Lo único que realmente tiene importancia, es que me voy a morir, que no se cuanto tiempo de vida tengo. Y que por mas que viva eternamente nunca voy a poder tener una vida normal.”
Su propio hermano reconoce en Ezequiel un cambio: “Ezequiel sonrió, tenia una sonrisa apagada, todo él estaba apagado, no era ya la persona luminosa de antes.”
El circuito de la responsabilidad hace su aparición en forma lineal, reconocemos un primer tiempo en donde hay una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en el que se encuentra el sujeto y en que supuestamente se agota en los fines para los que se realizó, este es un tiempo en donde el universo particular se mantiene en las certidumbres del yo, pues todo está en orden no hay sobresaltos.
¿Dónde podemos ubicar este primer momento en nuestro texto?
Lo ubicamos en la primera imagen que se manifiesta de Ezequiel en relación a su familia y sus perspectivas de vida a futuro, pues en este momento era un estudiante, tenia novia, todo marchaba en orden. Como hijo ideal, el orgullo de la familia y la felicidad el padre, su hermano expresa que: “colmaba todas sus expectativas”.
Este momento uno, se ve confrontado luego por un segundo momento, en donde hallamos algo que aparece “señalando un exceso en lo acontecido”, tiempo en el cual aquel universo particular que era soportado en las certidumbres yoicas se fractura, emergiendo como posibilidad una pregunta acerca de cual es la posición que el sujeto tenía al comienzo del mismo, tambalea el universo particular hasta entonces egosintónico y en aquel momento irrumpe la egodistonia.
Esto es lo que le ocurre a Ezequiel, como se mencionó, a partir del embarazo de su novia, la partida de su casa y luego sumar a esto el enterarse que tenía SIDA. Si bien es un lapso de tiempo de estos tres acontecimientos, forman parte de la misma trama, en la cual podríamos afirmar su discurso cae, las certidumbres se desmoronan y es tiempo en el cual se enfrenta a una singularidad, se ve desafiado a tomar decisiones, en primer instancia la decisión de interrumpir el embarazo, como punto importante y la otra medida de no casarse que implicará la salida prematura de su hogar, el abandono de sus estudios y como agravante el rechazo por parte de sus padres.
¿Qué respuestas ensaya Ezequiel?
Sabiendo que: “dado un tiempo dos, el de la interpelación, la ligadura al tiempo uno es ya una obligación a responder pues la interpelación exige respuesta, no hay forma de no responder” la primera respuesta de Ezequiel ante el embarazo de la novia, es negarlo, en vez de asumir una nueva postura ya no como novio sino también como padre, decide interrumpir aquello que en el curso de su desarrollo le exigía posicionarse a él mismo como padre, otra respuesta de Ezequiel en este caso a las exigencias que su familia le intenta imponer, decide negar nuevamente ahora a ese compromiso de convertirlo en esposo, se afirma: “anestesiada la culpa, no hay responsabilidad subjetiva”, Ezequiel confiesa que no se casará ni loco con su novia y decide irse de su casa.
La responsabilidad subjetiva es esa relación ética del sujeto al deseo, pero es más fácil desligarse del asunto, no querer saber nada de ello, es hasta el momento en la negación que Ezequiel halla refugio, que es una de las respuestas a la interpelación.
Será el hecho de enterarse que tiene SIDA aquello que le exigirá posicionarse ineludiblemente como responsable subjetivamente, deberá encontrar una respuesta y ahora mas que nunca no tendrá posibilidad de eludirla, no solo por el tiempo sino por que es tal la conmoción que ello produce que es menester reposicionarse para poder “despertar” según Alejandro Ariel “No podría decirles nada sobre la responsabilidad por el acto, no podría decirles nada sobre eso si no puedo plantearles alguna cuestión con relación a la pregunta ‘quien soy’.” Encontramos pálidas muestras en nuestro personaje referente a a sus reposicionamientos subjetivo, Ezequiel nunca se entregó: “Ninguna enfermedad te enseña a morir. Te enseña a vivir. A amar la vida con toda la fuerza que tengas. A mi el SIDA no me quita, me da ganas de vivir.”
Juan Carlos Mosca sugiere que la responsabilidad del sujeto se encuentra en la grieta entre necesidad y azar. Es decir, que cuando rigen por completo Necesidad o Azar, o una combinación de ambos, no es pertinente la pregunta por la responsabilidad. Pero basta que se produzca una grieta, una vacancia entre ellos, para que la pregunta por la responsabilidad adquiera toda su dimensión. Hablamos de responsabilidad en tanto Ezequiel toma la decisión de no cuidarse al mantener relaciones sexuales con su novia, el embarazo podía evitarse, y en cuanto a su contagio de SIDA no conocemos precisamente el modo en que sucedió pero nos arriesgamos a decir que por el entorno que el texto describe, sucedió por contacto sexual, en caso de existir otra posibilidad, la carencia de información necesaria para prevenirlo es inexcusable a la hora de actuar.

Hipótesis Clínica:

En el primer momento, Ezequiel es un muchacho que se maneja desde el circuito de la demanda, al parecer no establece lazos profundos con nadie, no tiene problema en dejar a su novia y tampoco a sus padres en el momento que ellos intentan exigirle casarse . En plena adolescencia estudiante, hijo y también novio se encuentra en la etapa de ir forjando e imponiendo su deseo. Cuando hay algo que irrumpe y amenaza esta constitución, pues no se encuentra en sintonía con su deseo, o bien lo niega, o huye de manera que no perciba esa egodistonia en su universo particular. Son respuestas si, verdaderas posibilidades frente a la interpelación pero que debemos diferenciar del verdadero efecto Sujeto de la responsabilidad subjetiva, que según nuestra apreciación llegara cuando se conmueva al enterarse que tiene SIDA, será allí que la interpelación le exigirá ineludiblemente una verdadera respuesta
Afirma Fariña, "El horizonte ético escapa a las evidencias inmediatas", en tanto atravesados por los simbólico, tal que nos hace únicos diferentes de los animales atravesamiento del cual es imposible disgregarse ya que es propio de la especie, por eso mismo tiene el carácter de universal, sabemos que el lenguaje nos antecede, nos precede y al mismo tiempo esta sucediéndonos.

La moral de lo Particular
"…Lo particular no puede comprenderse separado de lo universal- singular y a su vez, eso que hemos llamado universal- singular no existiría sin lo particular. Ante todo lo particular es un efecto de grupo. En otras palabras, es un sistema de códigos compartidos. Si dijimos antes que lo universal- singular denotaba lo propio de la especie, lo particular sería el soporte en que se realiza ese universal- singular." "…La pauta moral se corresponde con los sistemas particulares –culturales, históricos, de grupo -.". En este punto, podemos remarcar lo variable del carácter particular, es decir de la moral. Lo que hoy puede ser moral para alguien, que está sostenido sobre un sistema cultural, histórico, de grupo, puede no serlo para otra persona, pues está ubicado dentro de otro universo simbólico. Lo particular se ubica dentro del marco de los códigos, de aquello que indica qué está bien y qué está mal, pero se limita al grupo. Lo particular abarca la norma y lo que transgrede esa norma.
Lo particular tiene ese poder de dar la ilusión de unidad, de cierre, de que no queda nada por fuera de esa norma o esa ley, y también la ilusión de que eso fue así desde siempre; pierde su carácter de "construcción humana", se olvida su origen, quedando solamente el "efecto" de esa producción, legitimado –por valores religiosos, morales, científicos, por creencias, por saberes populares, por la cultura, etc.- y elevándola a la categoría de "verdad absoluta", de dogma, de ley. La moral no se mantiene en las coordenadas de tiempo y de espacio, varía, es relativa, cambia históricamente. Lo particular es también la herramienta por la cual se explica, o se da cuenta de ese universal.
Lo particular en nuestro texto estaría dado, entre otras cosas, por todas las formalidades que llevan al padre a exigirle a Ezequiel que se casara con su novia. En cierta forma reglas y convenciones que compartían con su grupo de pares, como afirma el hermano de Ezequiel “El ambiente donde nosotros nos movemos es difícil relacionarse con alguien si nuestras familias no lo están de alguna manera, o son compañeros del club de papá, o lo fueron de estudios, o tienen negocios, o nuestras madres son amigas, etc.” pues el padre de la novia de Ezequiel era amigo del padre de él, ante la petición de éste de que su hijo contrajera matrimonio con su hija y ante la compresión de la situación le era necesario acatar ese pedido teniendo conciencia que la novia de su hijo había quedado embarazada, mas allá de la interrupción del mismo se pone en juego todo lo que ese embarazo significó.
Para el grupo del cual la familia de Ezequiel formaba, estas formalidades eran leyes morales legitimadas por todo el grupo que pertenecía a ese “ambiente”, quien la transgrediera era un "inmoral" y no merecía formar parte del grupo, quizás Ezequiel sabiendo de ello decidió por su cuenta irse de su casa, y luego le mereció también el rechazo por parte de su familia.
Dentro del "Acto Singular" en la obra, lo particular está ubicado en el punto de la ley moral a las que se atenían, el hecho de que la intimidad entre dos personas solo era permitido en un matrimonio, de no ser así, seria una deshonra en especialmente para la mujer: "si deseas mantener relaciones sexuales, primero cásate". De no cumplirla, si se enteraran de esto, por el hecho de desautorizar y transgredir la ley misma, implicaba serias consecuencias.
Lo Universal- Singular, como horizonte de la ética...
"…El carácter singular se evidencia en las circunstancias irrepetibles de la experiencia. …No existe lo universal sino a través de lo singular y recíprocamente…Lo universal- singular constituye aquel rasgo que es propio de la especie: su carácter simbólico". "…El término será singular si no pertenece al universo en que irrumpe, si su presentación hace tambalear las consistencias previamente instituidas. En la singularidad que irrumpe fracasan las legalidades constituidas…"
Las situaciones éticas se abren cuando las nociones del bien y del mal se desvanecen, se vuelven inconsistentes. "Ética" es una más allá de la moral, porque los términos "bien" y "mal" o bien no significan nada, o bien significan lo mismo. Una situación ética se abre cuando el saber moral se resquebraja inevitablemente.
El acto singular yo lo ubico en el siguiente episodio del relato aunque a su vez se halla presente en todo el escrito:
Contexto: en la parada del colectivo, Ezequiel hablando con su hermano.
Ezequiel le dice: “Uno nunca termina de conocer del todo a las personas…ni aún a las mas cercanas, padre, madre, hermanos, marido mujer. Siempre hay una zona de cada uno que permanece a oscuras, alejado por completo de los demás. Una zona de pensamientos, de sentimientos de actividades, de cualquier cosa. Pero siempre hay un lugar de nosotros en el que no dejamos que entre nadie mas”.
¡Hay una zona de cada uno que permanece a oscuras! lo que realmente causa en su hermano en la medida que aún es un adolescente se presenta a los ojos como un acto ético, la norma implicaba dejar de lado lo inmoral, rechazar aquello que transgrediera la norma así como sus padres lo hicieron, asimismo la vergüenza que su hijo tuviera SIDA les hizo informar a sus amigos que él padecía Leucemia su hermano dice: “como si fuera mas digno morirse de leucemia que de SIDA. Como si fuera indigno ser sidoso. Como si en la muerte hubiera algo de dignidad.”
“Ayer volví, después de tantos años, al rió. El agua, las piedras, los árboles, el viento, son los mismos. Yo ya no soy el mismo. Ya no me pregunto como será mi destino. Le debo a Ezequiel el haberme enseñado que la vida no es mas que eso…”
Identificamos tres situaciones en las cuales nuestro personaje es interpelado, la búsqueda de su respuesta y también el hecho de asumir su responsabilidad subjetiva, no solo y al final le invoca a él a responder, sino que su búsqueda misma se torna como interpelación para su hermano, allí es donde el escritor se conmueve, se angustia se alegra y se ve en la necesidad de también responder, resignificar su posición.

Bibliografía:

- Fariña Michel J.J. “Ética: un horizonte en quiebra”. Eudeba, Buenos Aires

- Armando Kletnicki, Andrea Distéfano, Débora Tolchinsky “La subjetividad de la época y el campo de la singularidad: entre el desamparo y la responsabilidad subjetiva.”

- Fariña Michel, J.J.: “La encrucijada de la filiación. Tecnologías reproductivas y restitución de niños”. G.E. Lumen. Buenos Aires, 2000.

- Michel Fariña, J. Responsabilidad: entre necesidad y azar. Ficha de cátedra. Desgrabación de clase teórica. Publicado en la página web de la cátedra.

- http://www.monografias.com/trabajos3/etica1/etica1.shtml

- Antonio, Santa Ana: “Los ojos del perro siberiano” 1998 Grupo editorial: Norma



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: