por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
FACULTAD DE PSICOLOGÍA

PSICOLOGÍA ÉTICA Y DERECHOS HUMANOS, Cátedra I

Segundo Parcial domiciliario.

TITULAR DE CÁTEDRA: FARIÑA, Juan Jorge Michel
COMISION Nº: 20
AYUDANTE DE TRABAJOS PRÁCTICOS: PACHECO, Mariana
ALUMNOS:
• HERMOSID, Mariano DNI: 30.594.789
• RODRIGUEZ, Analía DNI: 26.542.217

Primer cuatrimestre, año 2010
Introducción – Sinopsis.

Magnolia es una historia en la que aparecen nueve tramas, aparentemente independientes, que transcurren en paralelo y que por medio del azar e inimaginables coincidencias, se entrelazan sus destinos.
Earl Partridge está enfermo de cáncer, y su enfermero es Phil. Su esposa es Linda, y su hijo, con quien ya no mantiene una relación, es Frank Mackey. Earl es el productor del programa que conduce Jimmy: “What do kids now?” en el cual participó Donnie cuando era pequeño, y quien todavía mantiene el récord. Récord que pronto puede ser arrebatado por Stanley, quien lleva una muy buena racha en el juego. Jimmy tiene una hija con quien ya no habla, llamada Claudia. Claudia conoce a Jim, el policía cuando lo mandan llamar a su casa por el ruido que ocasionó la pelea con su padre, y salen posteriormente, en una cita.
Para el análisis de la película nos centraremos en la historia de Frank Mackey. Earl, el padre de Frank, está agonizando y como último deseo le pide a Phil, su enfermero, que llame a su hijo. Cuando Phil logra localizarlo, Frank está dando un seminario para hombres llamado “Seduce and destroy”, para seducir mujeres. En el momento en que Phil se comunica con la asistente de Frank, este está dando una entrevista a una joven reportera quien investiga su vida privada, sacando todo el tiempo a relucir las mentiras que Frank ha dicho sobre su familia. Cuando su asistente le pide que atienda a Phil, que su padre está muriendo, Frank duda unos cuantos minutos y suceden dos acontecimientos temporalmente coincidentes: del otro lado del teléfono está Phil aguardando una respuesta, llega Linda, la esposa del millonario Earl y obliga al enfermero a cortar la comunicación, a su vez que del otro lado de la línea, Frank hace lo mismo.
Porque, este corte, porque este odio? Earl ha abandonado a su hijo y esposa en el momento que ella enferma hasta morir, dejando a Frank solo en medio de esta situación, siendo solo un adolescente. Esto es un estigma en la vida de Mackey, marca que tendrá ocasión de revisar.

Consignas de evaluación.

1. Tomando en cuenta el comentario sobre el film: ¿cuál es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone al autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela consignando los indicadores.

El texto de Ariel se centra en dos temáticas que se despliegan en el film: ¿Qué se puede perdonar a un padre y que no?, el autor sostiene que algunas cosas no se le pueden perdonar a un padre, y que perdonar esas cosas seria traicionarse a si mismo. Por otro lado, sitúa una noción central que se asienta en la siguiente frase: uno ha terminado con el pasado, pero a veces el pasado no ha terminado con uno.
El autor va a orientar su análisis de la responsabilidad subjetiva en los hijos los tres padres que aparecen en la película. El tema central, estará dado por la posibilidad de estos hijos de perdonar aquellas inequidades cometidas por sus padres. Aquí la palabra inequidad posee un sentido bíblico fuerte, una “injusticia mayor que no ha sido castigada por la justicia de los hombres” . Para nosotros, un quiebre en el eje universal singular.
La hipótesis del autor, como ya adelantamos, se basara en la idea de que no perdonar estas “inequidades” posiciona al sujeto en un lugar que esta más allá de los “designios que los constituyeron” . Allí donde los hijos son llamados a perdonar a sus padres (en los caso de Frank y Claudia) el perdonar, seria traicionarse y obturar la emergencia de la hiancia en lo simbólico, “…se trata de evocar la falta, sostener y propiciar el punto de inconsistencia que da lugar a la responsabilidad subjetiva fundadora de sujeto” .
Se evidencian varios indicadores en el texto de Ariel: Frank utiliza el apellido de su madre, es decir, reniega del apellido de su padre y aunque acude al lecho de muerte del mismo, no lo perdona. Como aclara el autor, Frank aprovecha para expresarle a su padre el odio y el enojo que siente por haber abandona a su madre y a él mismo. Es decir, en el momento en que Frank está ahí, no reniega de su filiación, no reniega de que Earl sea su padre, pero no lo perdona. Y en ese no perdonar, el autor propone: “Por fuera quiere decir que su decisión, que su acto, están por fuera de los designios que lo constituyero (…)Quien no va más allá de su propia genealogía, la tenga que agradecer o no, será un hombre hablado.”

2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.

Tiempo uno.
Mackey seduce y destruye mujeres. Ese es su leit-motive, vive bajo estos preceptos, los ha inventado, los aplica y los enseña, en este punto el mismo es su propio ejemplo. No descuida ningún detalle en torno a esta personalidad, ha tomado todos los estereotipos que se inscriben en el plano de lo particular histórico sobre el machismo, la diferencia de géneros, la prepotencia y la misoginia. Hasta acá los elementos ónticos que lo designan y lo referido a expresar como el sujeto esta completo, no dividido, no barrado. Su doctrina es clara y coherente, no hay fisuras para la duda. Así como en el personaje de Ada, en La Lección de Piano, su ser está determinado por la “testarudez”, en Frank lo que determina su ser es: el machismo. Este sujeto se encuentra dando un seminario llamado “Seduce y destruye”, en donde se puede ver todo el despliegue de esta personalidad y acepta dar una entrevista a una reportera. En el comienzo de dicha entrevista, se lo ve soberbio, firme e insolente con la cronista. Ese yo bien parado sobre el eje particular y que sabe lo que quiere. El acto de dar la entrevista a una mujer quien lo va a interrogar sobre su vida, funcionaria como ese primer acto que luego será resignificado en el tiempo dos. Un acto que denota de forma conciente el deseo de hacerse conocer y, podríamos suponer, que inconcientemente, hay algo que puja por tramitarse, por salir a la luz, algo de lo no dicho que fuerza a Frank a exponerse a la mentira de su pasado, como si mismo buscara que lo desenmascaren, como si su inconciente se lo reclamara. He aquí nuestra hipótesis clínica, hipótesis que se desarrollara mas ampliamente en lo que queda del parcial.

Tiempo dos.
Desde estas coordenadas empiezan a aparecer diferentes instancias de interpelación, nos detendremos aquí, particularmente en dos eventos que se suceden temporalmente y que creemos, son solidarios entre sí para la instancia en donde se ve interpelado el sujeto; contextuado esto en la siempre certera y paradójica entrada del azar.
Primer momento: la periodista que entrevista a Mackey denota desde el principio una clara intención de acotar la violencia y misoginia de nuestro personaje. Ella ha investigado la historia familiar del autor de “Seduce y Destruye”, ha encontrado una inconsistencia en el armazón subjetivo del personaje de Cruise, el ha mentido sobre su pasado afirmando que su madre vivía y que su padre había muerto y ella en la reconstrucción de su biografía quiere saber la razón de esta mentira. El punto culmine, en donde Mackey se ve interpelado, es cuando surge en la entrevista esta pregunta: “¿Por qué mintió?”. Lo que podríamos ubicar como la entrada a un tiempo dos. El personaje es tocado en sus fibras más intimas, momento en donde es convocado a dar una respuesta e intenta operar desde los significantes que lo determinan, a rever aquel pasado traumático, aquel que podríamos suponer, ha sido el caldo de cultivo de su actual personalidad.
Al mismo tiempo que esto ocurre, el padre en su lecho de muerte ha pedido como último deseo, ver a su hijo. Earl le cuenta a Phil acerca de que había estado enamorado de la madre de Frank pero, sin embargo, le había sido infiel en repetidas oportunidades. Además de sentir remordimientos ya que, abandono a la madre de Frank en su lecho de muerte, dejándolo a este a cargo de esta situación con solo catorce años.
La continuidad temporal es avasalladora, el azar es claro en este punto. Ni bien Frank sale de la entrevista que lo ha dejado conmovido y yendo a dar su seminario, le alcanzan un celular y su asistente le informa que su padre está muriendo y quiere verlo. Esto termina de interpelar esa aparente completud subjetiva, quebrándolo, haciendo vacilar su fantasma y dejándolo al borde de lo que podríamos pensar como un tercer tiempo, que enseguida pasaremos a detallar. De esta interpelación pueden surgir dos caminos: o se abre el universo para introducir esa singularidad en emergencia y así ampliar sus límites respecto de un universo previo o, se cierra y aparecen acciones sintomáticas: negación, racionalización, etc.

¿Tiempo 3?
¿Por qué considerar un tiempo 3 y desde que elementos agenciamos nuestra búsqueda?
Repasemos algunos detalles del espectro situacional que se ha abierto para Frank. Habíamos detallado el machismo en Frank como una marca, algo que se ha coagulado en su persona, determinándolo. Ahora bien pensemos en su padre, este hombre que ha alcanzado a reunir una considerable fortuna, no sin una acumulación de poder, que lo dota de cierta prepotencia. Este hombre confiesa no haberle sido fiel a la mujer que amaba, y esto lo figura como algo terrible. El se sabe abyecto, vil, y mentiroso, frente al hecho de volverse a acostar con su esposa luego de haberla engañado. Esto se hace más crudo cuando abandona a Frank, cuando la culpa lo aleja de la enfermedad de su esposa, con quien, desde su perspectiva, está en deuda.
¿Podríamos de alguna manera anclar los significantes de misoginia y machismo en Frank, como un abanico de significantes que lo determinan, conduciéndolo a una repetición que no auspicia grado alguno de libertad?
¿Son estos significantes ubicables en la conducta de su padre? ¿Es Earl una persona que hace de las mujeres objetos identificables según rasgos aislados?
Prosigamos con algunos datos más: Frank decide ir a ver a su padre, luego de un intento fallido de volver a su seminario y a lo que podríamos llamar a esa instancia en donde su yo estaba completo (sabemos que tal cosa es imposible, una vez que el sujeto se ha fracturado, deberá responder) y se presenta en la casa de su padre, no sin vacilar en varias oportunidades. En este momento Frank reprocha a su padre aquellas conductas que el hoy promulga como su doctrina de vida, lo insulta de formas diversas hasta que en la misma línea discursiva algo de lo inesperado aparece: -“¿por qué te fuiste? (…) no te vayas hijo de puta, no me dejes de nuevo”. De lo anterior desprendemos un duelo no tramitado por Frank, el duelo por la pérdida de su padre, duelo que de alguna manera lo determina, lo marca en su subjetividad, esta que ahora se ve dividida. Entendemos así el rosario de elementos que están en fractura, aquello que no ha quedado tramitado, y el machismo que lo determina por la vía paterna. Podemos por fin considerar en este punto una repetición en el hecho de objetivar a las mujeres que se reproduce de padre a hijo. Frank seduce y destruye cosas, Earl se ha alejado de una enfermedad, no de la mujer que ama, esto es algo que además Frank le reprocha con gran vehemencia.
¿Pero porque pensar un tiempo tres, que acontecimiento de producción, que sujeto se produce, cual es la responsabilidad subjetiva de corte ético en este punto?
Algo más está pasando allí en donde el mundo real, y explicado parece ceder ante las coincidencias. Linda se está suicidando, la culpa de haber engañado a Earl la desangra intempestivamente. Ella se había casado solo por dinero, pero ante la inminente muerte, y todo lo que ello acarrea, Linda se enamora de Earl (azar, o necesidad, nunca lo sabremos).
Ya desde este lugar la culpa la corroe, y llega a tomar la decisión de terminar con su vida. Por azar también un niño la salva, llamando a emergencias, los médicos logran estabilizarla. Frank y Linda se odiaban mutuamente sin conocerse, el ha llorado toda la noche en un sillón guardando una posición fetal casi perfecta, ella está saliendo de una sobredosis y un accidente de tránsito (la ambulancia choca, por una increíblemente coincidente lluvia de sapos).Cuando los médicos intentan avisar sobre el estado de Linda, Frank se encuentra ahí, por ser el familiar más cercano, Phil lo hace cargo de la situación pasándole el teléfono.
¿Cómo actuaria Frank si seguiría siendo aquel misógino, ese hombre enemistado con su padre y todo lo que lo rodea, incluso Linda; ese ser anclado en su taciturno machismo?.
Frank decide responder el llamado, actúa, preguntando por el estado de su madrastra y acude de inmediato, respondiendo ya desde otro lugar, desde un margen de libertad nuevo, no desde su determinación inconsciente sino desde ese pequeño espacio para el acto ético. Ese poquito de libertad que le queda por fuera de las determinaciones y por fuera del azar, Frank finalmente decide.

3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación.

Magnolia, un dulce azar exacerbado.
Pretender reconocer las coordenadas de azar y necesidad dentro de esta película es reconocer el núcleo duro de su trama argumental. Sin caer en una hermenéutica innecesaria para nuestro análisis, creemos que el film es justamente un juego de armado y desarmado de estas entidades.
El azar se manifiesta como la coincidencia temporal de dos sucesos conectados pero en donde no existen elementos causantes necesarios, el azar se interpone desconectando las relaciones causales. Por otro lado en el plano de la necesidad, la relación causa efecto es evidente. En Ibbieta, la necesidad aparece en el punto en donde él es presionado a decidir sobre su vida. El azar se reconoce en el hecho de que Ramón Gris estaba escondido en el cementerio, y en su inventiva de la jugarreta por casualidad, refiere este mismo escondite.
En Frank el azar aparece cuando se producen las siguientes coincidencias temporales: mientras su padre esta muriendo y pide por el, la periodista interpela su biografía oficial. Por otro lado en esta misma secuencia temporal, Linda devastada por la culpa decide suicidarse, un niño aparece en la calle cuando ella ha tomado morfina en grandes cantidades, y llama a emergencias. Luego, a causa de una lluvia de sapos, instancia que según lo investigado, es posible pero increíblemente azarosa, la ambulancia donde es trasladada sufre un accidente. Al tratar de contactar a un familiar, los médicos encuentran a Frank que ha atravesado la muerte de su padre. En el oscuro punto en donde todo parece azaroso, la historia nos lleva a las condiciones necesarias para producir ese acontecimiento. De alguna manera todo es azar en la película y nada lo es. Al recomponer los lazos que se van entramando en los personajes, todo lo que aparece como azaroso, se torna cada vez más necesario y claro. Ahora surge una pregunta que nos lleva a otra situación en donde el azar se hace presente. En el momento en donde Phil esta por dar con Frank, Linda llega a la casa y es anoticiada de este acontecimiento por el enfermero. Ella se enoja y corta la comunicación, al mismo tiempo que Frank también lo hace. ¿Qué hubiera pasado si Linda hablaba con Frank? ¿Y si Frank escuchaba como Linda grita y corta la comunicación? Las posibilidades son infinitas, lo que ocurrió es singular e irrepetible.
Podemos decir de la necesidad que son conexiones entre causas y efectos, es aquello ajeno a la voluntad humana, lo externo del sujeto. Ubicamos los indicadores de la necesidad en la película, en el seminario que está dando Frank y en la entrevista que debe dar como eminencia del mundo de la TV al cual pertenece, gracias a este seminario. De esta imagen comercial, se desprenden diferentes odios hacia el por parte del público femenino, la causa: el extremo sexismo que despliega en sus actos. Y finalmente, podemos decir que la muerte de padre, es también un indicador.

4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.

¿De qué manera ubicamos la culpa en Frank? ¿Siente culpa de haber mentido, o de haber dado la entrevista? La verdad es que no lo sabemos, aunque si podemos suponer que algo del arrepentimiento, como figura de la culpa esta en juego, por el abanico de acciones que se despliegan luego, y por como, de alguna manera, la culpa obliga a rever ese tiempo uno luego de la interpelación, culpa que denota que algo más se había producido en el momento de dar la entrevista, algo que se inscribe en el plano del deseo inconsciente del sujeto.
Existen elementos disonantes en la biografía de Frank, esto se vislumbra luego de la pregunta: ¿Por qué mintió?, hecha por la periodista; son esos elementos sumados al azar lo que obligan a este personaje a revisar lo sucedido en el tiempo uno (acción de dar la entrevista). Ahora bien es Oscar D’Amore quien nos advierte lo siguiente: “La fuerza simbólica de la interpelación proviene de la internalización de la ley simbólica, es por eso que en este sentido la interpelación es exigencia de respuesta mas allá de lo que el yo querría responder” .
De aquí nos surge el interrogante: ¿era necesario que este Frank interpelado fuera a ver a su padre? Creemos que no, creemos que la respuesta va más allá de lo que su yo puede manejar. Esto se nos aclara a la luz de la hipótesis clínica que argumenta que Frank desea ver a su padre, no solo porque lo ha necesitado, sino también porque necesita tramitar una muerte que se ha parecido más a una desaparición. Una muerte sin sepulcro, la muerte del abandono. Quizás Frank no puede dejar pasar la oportunidad de velar a su padre, esta vez de forma real. Y a su vez decirle que no lo perdona. Desde esta perspectiva se nos hace más nítido nuestro tiempo tres, ya que la culpa se ve diluida luego de responder. Otros podrían haber sido los movimientos, por ejemplo victimizarse frente a Linda, lo cual hubiera imposibilitado la responsabilidad en Frank, asentándose otra vez en sus parapetos imaginarios. Si esto hubiera ocurrido Frank hubiera retornado, gracias a los designios de la culpa, hasta el tiempo uno pero sin producir el efecto sujeto, el punto de responsabilización por el dolor que le causa, la muerte de su padre.

5. Compare conceptualmente el caso presentado, con el de Ibbieta.

Para comenzar a comparar a nuestro personaje, debemos ubicar primero los tiempos lógicos en el circuito de la responsabilidad a Pablo Ibbieta. Se puede reconocer en El Muro de Jean-Paul Sartre, un Pablo Ibbieta en un primer tiempo como sujeto en el terreno de la obstinación. Su consistencia del ser a partir de la obstinación, de la testarudez. Ser testarudo entonces, no es sino, a raíz de la determinación significante. Al igual que nuestro personaje, Frank Mackey, cuya determinación en su ser es: ser machista. Ambos sujetos firmemente parados y posicionados onticamente, nada hay allí que los haga vacilar. Son sujetos bien afirmados, saben lo que quieren y son conscientes de sus actos. Tienen una intención por un determinado objetivo y esta iniciativa se agota en los fines para los cuales concebida. Ibbieta haciendo una jugarreta a los falangistas y Frank, dando una entrevista, nada más ni nada menos que, a una mujer.
El tiempo dos es en el que se interpela al sujeto, en donde se lo convoca a responder y en donde aparecen indicadores de que algo anduvo mal. Este tiempo que da lugar al sujeto de la interrogación, que abre un juicio a la acción hace que el sujeto haga una lectura de su acto por la vía de la retroacción. Y es aquí, justamente, en donde las palabras de García alcanzan a Ibbieta en el cuerpo y él mismo se pregunta: ¿en el cementerio?, una de las figuras de la culpa se hace presente en forma de sorpresa, una figura que denota que algo en el primer momento estaba inserto en su discurso pero oculto para el, su deseo de vivir. Es Allí donde Pablo Ibbieta tiembla. También a Frank las palabras lo alcanzan en el cuerpo. Con la pregunta de la periodista, todavía dando vueltas en su cabeza y que su semblante trasluce, acerca de por qué mintió con respecto a su familia, es que las palabras en el teléfono resuenan: -Tu padre se está muriendo y quiere hablar con vos-. Es en este punto en donde Frank “tiembla al modo Ibbieta”, quiere seguir dando su seminario, pero no puede.
Así vemos que el hecho de dar una entrevista sobre su vida implicaba mucho mas para Frank, algo ha quedado por fuera, desconocido para el, algo que ahora lo fuerza a dar una respuesta, he aquí el arrepentimiento de Frank, no obstante hay una decisión que ubicamos por fuera de la necesidad y el azar, el quiere dar esa entrevista, algo de su inconsciente empuja a hablar de el, de su vida. ¿Tan azaroso resulta para el que la cronista sepa la verdad? Retomando, esa firmeza y esa seguridad en su ser “machista”, está quebrada.
Aparece un tiempo nuevo (o no). El tiempo de la implicación subjetiva, de la producción como sujeto del deseo. Se puede pensar en Ibbieta un tiempo tres, cuando exclama -¡En el cementerio! Con risa y llanto. Somos culpables del deseo que nos habita e Ibbieta tiene deseos de vivir. Existe una implicación de Pablo Ibbieta: algo del deseo inconsciente se presenta por la vía de la jugarreta: su deseo de vivir. Frank va a ver a su padre morir y cuando lo llaman para que acuda a buscar a la mujer de este, Frank lo hace.
¿Se puede pensar en una subjetivación en acto? ¿De qué se hace responsable el sujeto? De su deseo, el deseo de estar con su padre, padre que lo ha abandonado, pasado que aun no ha terminado con el. El campo de la responsabilidad subjetiva se ubica allí donde el sujeto no sabe que sabe, o sea Frank responde al llamado para lograr tramitar una desaparición que lo ha marcado, pero el no ha sabido esto hasta la pregunta de la periodista y el llamado de su padre.

BIBLIOGRAFÍA

 Ariel, Alejandro. Magnolia, ¿Qué es un padre?.En “Ética y cine”
 D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 Michel Fariña. Ficha de la cátedra. “Responsabilidad: entre necesidad y azar.”
 Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.
 Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
 Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 Sartre, Jean Paul: El muro, Editorial Losada, Bs. As., 1972.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: