por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología
Psicología Ética y Derechos Humanos
Cátedra : Fariña, Juan Jorge Michel
Comisión n°: 11
Profesor: Kletnicki Armando
Año: 2010

Alumnas:
Mendoza Gimenez, Fabiola LU: 92850703/0
Vázquez, Joselina Oddi LU: 12588921/0

Segundo Examen Parcial: Responsabilidad Subjetiva- Match Point

Introducción

Match Point relata la historia de Chris Wilton, un muchacho que jugando talentosamente al tenis había logrado salir de la pobreza que tenia en su vida familiar. Se muda a Londres con la intención de trabajar en un club muy importante, pretendiendo por medio del deporte ascender de posición social al vincularse con familias adineradas. Este lugar es el ideal para conseguir su propósito.
Conoce allí a Tom a quien le da clases particulares de tenis y en una conversación casual le da a conocer su interés por la opera. Aficcion aparentemente coincidente con los gustos de la familia de Tom, quienes tienen un palco propio en el teatro.
Tom invita a Chris a una función de opera y allí conoce a Cloe, hermana de Tom, quien se siente atraída por Chris. Para este sería muy beneficiosa esa relación, es así que comienza a salir con Cloe.
Chris realiza varios “ajustes” para caer bien en la familia de Cloe, cambia su modo de vestir, sus aficciones, cazar, asistir a galerías de arte, museos. Trata de mejorar su cultura general leyendo libros, que aunque no le interesen, lo puedan presentar como una persona culta. Cloe insiste en que es necesario que cambie de trabajo y acepte un puesto de ejecutivo en la empresa familiar. Chris accede a esto y renuncia a su antiguo empleo. Por otra parte el suegro le sugiere que termine sus estudios para lograr ascensos en la empresa. Chris acepta y termina sus estudios ante esa insistencia.
En una fiesta Chris conoce a Nola, novia de Tom, y se siente fuertemente atraído por ella. Esa atracción pronto concluye en un encuentro sexual, sin ninguna continuidad dado que Nola desiste de ello para preservar su relación con Tom.
Las situaciones que se continúan nos muestran la ruptura de la pareja Nola-Tom y paralelamente el casamiento de Chris y Cloe.
Tras la ruptura con Tom, Nola parece desaparecer de escena. Por otra parte la esposa de Chris comienza con una insistente demanda de tener un hijo (hecho que se demora).
Tiempo después, por casualidad Chris se vuelve a encontrar con Nola y esta vez sí comienzan una relación apasionada que llenan de engaños y mentiras el matrimonio de Chris.
El punto de inflexión en la historia es la noticia inesperada del embarazo de Nola, frente a esto aparecen ciertos interrogantes que cuestionan a Chris: ¿abandona a su esposa y continua su relacione con Nola? ¿Desiste de su estilo de vida lujoso y acomodado? ¿Continúa con su esposa y trata de formar una familia con ella? ¿Le pide a Nola que aborte? ¿Continua su relación paralela solo haciéndose cargo de la mantención económica del niño? o, ¿se deshace como sea de Nola y su hijo por nacer?
La decisión de Chris será la última opción con un plan bien premeditado los asesina y junto con ellos a una vecina, que sirve como “pantalla”, quedando el crimen simulado como consecuencia de un robo.
El autor del film nos demuestra que el azar y la suerte acompañan a Chris, quien resulta inocente ante la investigación policial. Libre de culpa y cargo continua su vida.

1) Tomando en cuenta el comentario sobre el film. Cual es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva. ¿Propone el autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo explicítela consignando los indicadores.

El personaje sobre el que centraremos el análisis de la responsabilidad subjetiva será el de Chris. López Salazar Patricio en su texto “Mach Point, azar y tragedia”, también centra su análisis en dicho personaje y propone como hipótesis clínica que “Chris nunca asume la responsabilidad por sus acciones, taponando así toda posible emergencia de una singularidad”.
¿Qué entendemos sería “asumir la responsabilidad por sus acciones”? Teniendo en cuenta el desarrollo teórico de Oscar D’Amore en el que formula que la responsabilidad subjetiva funda sujeto, abre la dimensión para la singularidad frente a sus actos vemos que esto no ocurre con nuestro personaje. Ya que este no logra responsabilizarse por ninguno de sus actos, con la negación de su responsabilidad tapona su “ser sujeto”, empobreciéndolo. También recordamos aquí lo que dice Mosca, Juan Carlos que la responsabilidad subjetiva es “otro nombre del sujeto”
Un indicador que salta a la vista es el acto de dar muerte a su amante y a su hijo por nacer, eludiendo su responsabilidad para con ambos. En primer lugar para con Nola, negando su pasión, su romance con ella y en segundo lugar no asumiendo su acto creador de haber engendrado a su hijo. Esto último se evidencia cuando él se anoticia del embarazo y lo primero que pregunta es “¿cómo sucedió esto?”, a lo cual Nola responde que ocurrió el fin de semana en el que ella ya le había advertido que podía suceder.¿Qué postura presenta Chris con la pregunta?¿ acaso es también cuestión del azar que Nola haya quedado embarazada? Justamente uno de los planteos que López Salazar hace junto a su hipótesis es que “para lograr el propósito” de desresponsabilización Chris se vale de las “figuras del azar y la tragedia”.
Si bien el azar innegablemente interviene en la vida humana, el sujeto siempre es responsable, haga lo que haga, de sus actos. Alejandro Ariel, en su texto “La responsabilidad ante el aborto” dice que “un acto implica una decisión tomada por fuera de los otros, sin los otros. (…) implica una decisión que tiene consecuencias para quien lo produce y también para los otros”. Chris en varias oportunidades coloca la figura del azar en el lugar del Gran Otro.

2) Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos que organizan la situación)

Considerando el tiempo 1 como aquel en el que se realiza una acción conciente dirigido a otro, a la espera de una respuesta. Chris se encuentra ante la encrucijada, Nola le comunica sobre su embarazo y sus palabras fueron terminantes:”espero que hagas lo correcto, yo voy a tener al bebé”, ante esta situación Chris piensa en vos alta con su amigo: “¿acaso debo renunciar a todo?, ¿Por qué? ¿Para vivir cómo? , ¿Dónde?, ya me acostumbre al estilo de vida que llevo.”. Chris no está dispuesto a renunciar a nada de lo que ya consiguió, Nola no vale la pena y el hijo parece no importarle. Decide entonces, asesinarlos.
Planea fríamente cómo hacerlo. Prepara el rifle, busca el día, organiza sus acciones “al minuto”, prepara una coartada (salida al teatro con su esposa). Su plan resulta tan complicado que involucra a la Sra. Samantha, vecina de Nola, que será otra de sus victimas. Simula un asalto a ésta, roba sus joyas, medicación y espera, según sus planes el horario en que sabe, llegará Nola, para simular un cruce inesperado en su “rol de ladrón” asesinándola, para no ser delatado.
El tiempo 2, es el tiempo de la interpelación, es esa diferencia que aparece como resultado de una respuesta que no se esperaba recibir, y que resignifica el tiempo 1, es un movimiento de retroacción, resignificando el tiempo anterior por la interpelación a través de la culpa.
Esté movimiento hace que se vuelva sobre la acción por la que hay que necesariamente responder. El sujeto se pregunta por su acción, aquí no es Nola, aunque estuviera viva, quien interroga, sino el propio Chris, quien se llama a responder dicha interpelación.
Lo central en este tiempo 2 se sitúa en el sueño de Chris que lejos de ser “espectros que le vuelven del más allá”, se trata de sus propias producciones. Freud, en “La responsabilidad moral por el contenido de los sueños”, dice que debemos asumir la responsabilidad por el contenido de ellos, que justamente el contenido del sueño no es el envío de un espíritu extraño sino, una parte de nuestro ser. “Lo desmentido por mi no solo está en mi sino en ocasiones también produce efectos desde mi”.
No hay responsabilidad subjetiva sin culpa, si bien Chris en el sueño, como veremos se interpela por su acto, se encargará de “meter la culpa debajo de la alfombra” y desentenderse de ella.
En el sueño se le presenta Nola, y lo nombra, él le dirá que no fue fácil pero llegado el momento pudo jalar el gatillo y que se puede aprender a meter la culpa debajo de la alfombra y seguir adelante. Dice “Tienes que hacerlo de otra forma te abruma”. También la Sra. Samantha, lo cuestiona por su muerte cuando ella nada tenia que ver, Chris le responde:” los inocentes a veces son asesinados para dar paso a un plan más grande; la vecina también le cuestiona la muerte de su hijo, y Chris cita a Sófocles:
“No haber nacido es el mejor premio”.
Estas respuestas taponan la responsabilidad de Chris frente a sus actos, aunque no dejan de ser las que resignifican el tiempo 1, ya que es el mismo Chris quien vuelve sobre su acción. Cerrando así el circuito.
El acto de dar muerte a su hijo es el mismo resultado que él esperaba obtener frente a la propuesta de abortar que le hace con anterioridad a Nola. En el texto que ya mencionamos de Alejandro Ariel, él sugiere con respecto a la responsabilidad ante el aborto, diferentes campos para abordarlo, lo moral, lo jurídico, el religioso, el campo neurótico, pero finalmente lo considerará desde la responsabilidad subjetiva, lejos de pensar que el hombre es ajeno al aborto por no poner el cuerpo o porque solo se realiza sobre el cuerpo de la mujer, Ariel, se remite al “cuerpo pulsional” y desde allí entonces enuncia: “un embarazo es interrumpido para ambos”. Chris desiste de ser Sujeto Creador, nos preguntamos con Ariel, ¿hay responsabilidad en esto? Chris se niega a ese pasaje de ser un sujeto creado, hablado, investido…, a ser un sujeto creador de su “Ser-Sujeto” y capaz de crear un otro, negando la posibilidad de ser Padre. Este rechazo se evidencia también en la última escena de la película en que él frente a ese hijo que sí pudo nacer se muestra indiferente.
Dijimos que el tiempo 2, el de la interpelación, resignifica el tiempo 1, en esta resignificación, Chris, elude la responsabilidad subjetiva taponándola con una de las salidas posibles que es la negación, en donde diluye el sentimiento de culpa. Aclaremos que la negación no deja de ser una repuesta a la interpelación pero cierra el circuito sin llegar al tiempo 3, el que es propio de la responsabilidad subjetiva, fundante del sujeto. De esta manera Chris se queda como sujeto alienado ante un Gran Otro, que lo determina. Ya que no hace más que responder citando a la tragedia:”No haber nacido es el mejor premio”.

3) Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos

Con estas palabras comienza el film:
“El hombre que dijo” preferiría ser afortunado que bueno”, tenía una profunda perspectiva de la vida. La gente teme reconocer qué parte tan grande de la vida depende de la suerte. Da miedo pensar que sea tanto sobre lo que no tenemos control. Hay momentos en un partido de tenis en el que la pelota alcanza a pegar en la red y por una décima de segundo puede seguir su trayectoria o bien caer hacia atrás. Con un poco de suerte sigue su trayectoria y ganas. O tal vez no y pierdes”.
Este film parece querer demostrar esta hipótesis, dar todo el mérito al azar en la vida de su protagonista.
Chris le cuenta a Tom que viene de una familia muy pobre y que alguien que lo vio jugar y vio aptitudes en él para la competición, lo saca por medio del deporte de la pobreza. ¿Suerte? Si el determinismo social explica su lugar en el mundo, no parece ser Chris el que libremente haya roto el contrato, más bien éste plantea su historia como quien no hizo otra cosa que obedecer el “golpe de suerte”. ¿Elimina la determinación, su libertad y su responsabilidad, en cada uno de los actos que se van encadenando entre “necesidad y azar” en su vida? Chris se ocupa de ir taponando la responsabilidad ante sus actos con el determinismo y el azar, dejando ver en la medida que avanza su historia, a un sujeto alienado a Otro.
Veamos los indicadores. Conoce a Tom y la suerte, junto a él, le pone a Cloe en el camino. Como si el destino lo fuera llevando de la mano y él no hiciera mucho mas que cumplir obediente las reglas del juego en el campo del Otro, se van sucediendo las cosas. Para poder pertenecer a la alta sociedad londinense se tiene que vestir como ellos, así lo vemos a Chris saliendo de un negocio donde compra un pulóver del tipo que usa Tom. Deberá conocer de vinos caros, evidentemente lo hace, como se observa en una de las cenas familiares que muestra el film, como así también “comer caviar” aunque no le guste, ya que Cloe le indica que es imposible que no lo aprecie.
Ir al teatro, a la opera, escuchar determina música, cazar.
El destino lo sobrepasa, cazará aunque no le guste y se casará con Cloe aunque no la ame. Anudado a todo estará su deseo desmedido, ambición de pertenecer a una clase social alta y tener todo lo que considera que son sus beneficios, esto lo irá dejando atrapado en el particularismo.
Pasará de jugar al tenis a empresario, la suerte lo toca con un suegro que no hace otra cosa que buscar su bienestar económico y social, también completará sus estudios para cumplir con él. Chris no parece ser otro que el que cumple con un guión ajeno creyéndolo propio.
La gran oportunidad para la interpelación y dar una respuesta que le permita el encuentro con su ser sujeto singular, para dar respuesta a “qué soy” mas allá del uno creado, pudo ser el acto criminal, pero una vez más el azar interviene en su vida. Seguro que es azaroso que el anillo de la Sra. Samantha, evidencia que podría haber implicado a Chris en el hecho, haya sido encontrado por otro al que se le adjudica el homicidio. El tema es que el azar no lo deja fuera de tener que dar respuesta, pero para Chris todos son buenos escondites para negar su responsabilidad, desde la determinación, la necesidad, el destino, que van más allá de él hasta el puro azar que está fuera de su voluntad y su control.

4) Si corresponde establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.

Chris llorar angustiosamente después de asesinar a la sra. Samantha, aunque no desiste en ningún momento de su plan, asesinar a Nola y deshacerse de su hijo.
El llanto también se hace presente después de haberla matado, el insomnio, el sueño de angustia, ¿quizá sean signos de remordimiento, culpa, arrepentimiento? Aunque en palabras del Propio Chris, “…se puede meter la culpa debajo de la alfombra y seguir…”.
Otro momento muy particular en la escena del sueño, es la respuesta que da al final, “merezco ser detenido y castigado. Así al menos habría un pequeño indicio de justicia”.
Vemos en el protagonista: ¿acaso su deseo es ser descubierto?
Recordemos a Lacan “la única cosa de la que se puede ser culpable es de haber cedido a su deseo”, la culpa es el precio que se debe pagar por ceder en el deseo, tal vez sea eso lo que repercute en Chris, alguien que hizo “todo” por alcanzar sus metas. La pregunta sería, ¿actuó Chris, conforme a su deseo?
De todos modos sostenemos que la responsabilidad subjetiva nunca lo alcanza, Chris tapona su emergencia, negando sus actos, desresponsabilizádose de ellos.
D’Amore Oscar, en su texto “Responsabilidad subjetiva y culpa”, enuncia “no hay responsabilidad subjetiva sin culpa”, podríamos pensar que puede existir “culpa” sin llegar necesariamente al tiempo 3 del circuito, aquel de la singularidad.
Por otra parte la responsabilidad Jurídica, aquella que hace al sujeto autónomo, al sujeto conciente, “dueño y señor de sus actos”, y por el que debe responder frente a la sociedad. Hablamos aquí de una dimensión moral, objetiva y jurídica, por supuesto. Si hay trasgresión a la ley, hay que responder por ello.
Considerando nuestro sujeto de análisis, Chris, le cabría responsabilidad jurídica, de hecho, transgrede una ley “No matarás”, moral y penalmente castigada.
Además considerando dos elementos el de “la razón”, ese bien que otorga el sujeto joya del derecho, del que quedan excluidos, niños, locos y aquellos que perdieron la razón en estados de emoción violenta, podríamos pensar que Chris en ningún “momento pierde la cabeza” por el contrario, existe premeditación en cada uno de sus actos, todo está fríamente calculado, al minuto. Otra cuestión es la intención, que liga de modo directo la responsabilidad y la culpa. Ya hemos mencionado que la intención de Chris no trastabilla en ningún momento. ¿Qué ocurre entonces? el azar, por cuestiones totalmente azarosas no se hayan pruebas que puedan inculpar a Chris por los homicidios. Por lo que queda inimputado en la causa.
Por eso concluimos que ninguno de los dos tipos de responsabilidades alcanzan a Chris, ni la subjetiva, ni la jurídica. La primera porque la niega, se desentiende de sus actos, la segunda porque no lo descubren. ¿Destino, azar?... en fin, con lo que sí deberá cargar es con la culpa, que aunque él la haya guardado debajo de la alfombra apareció, y parece en las últimas escenas de la película no haberlo abandonado. Chris no parece feliz, un hombre que aparentemente tenia todo lo que deseaba y no era feliz.

5) Compare conceptualmente el caso presentado con el de Ibbieta.( El muro, Jean Paúl Sartre)

Querer comparar el caso de Chris con Ibbieta nos hace pensar en dos conceptos: la culpa y el azar.
Si bien podemos decir que Ibbieta es responsable aunque quizás no culpable de su acto de decir: “en el cementerio”; y como dice Juan C. Mosca, en su texto “Responsabilidad: otro nombre del sujeto, también responsable de haber deseado vivir.
Sin embargo D’Amore en “Responsabilidad subjetiva y culpa” dice que “es necesario en sentido lógico que la culpa (no el sentimiento de culpa) ob-ligue particularmente una situación para que podamos ubicarnos en el circuito de la responsabilidad”; Habla de una culpa que depende de la interpelación subjetiva, justamente esta interpelación es la puesta en marcha retroactiva del circuito, la culpa ob-liga a una respuesta.
Ibbieta que dice burlonamente “en el cementerio”, se encontrará con la pregunta “¿en el cementerio?”, ¿qué dije? ¿Es responsable Ibbieta de la situación azarosa? No, aunque su llanto exprese culpa, pero sí es responsable de su deseo de querer vivir. Ibbieta ríe. El azar parece que jugó a favor en el partido de Ibbieta.
Ahora bien, ¿jugó también el azar a favor de Chris? Aparentemente sí, al menos para su situación jurídica, sin embargo el haber quedado desresponsabilizado en ese campo, por lo tanto no culpable, no ob-ligado a responder va en contra de lo que de algún modo deseaba en el final de su sueño:” un pequeño indicio de justicia, una pequeña medida de esperanza de que hubiera un significado”. ¿Tiene sentido la vida para Chris? Quizás para Chris “que la pelota de tenis alcanzara a pegar en la red y por una décima de segundo por suerte siguiera su trayectoria” no fue ganar el partido. Fue una vez más evitar el silencio, como dice Ariel, evitar “mirar el rostro de lo propio” donde no hay espejo. Desresponsabilizarse.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: