por 

1) La responsabilidad subjetiva se centra en el papel del actor principal (Chris), en Match Point Azar y tragedia el autor Patricio López Salazar propone la hipótesis de esta forma: Chris utiliza los elementos del azar y la tragedia para evadir la responsabilidad de sus actos, de esta manera obstruye así toda emergencia posible de una singularidad
Por ejemplo Chris le adjudica gran importancia a la suerte, al azar, en una escena Chris dice_: “trabajar duro es indispensable, pero todos temen admitir que tan importante es el papel de la suerte”
Haciendo alusión al gran giro que dio su vida, Chris le comenta a un amigo: “es increíble cuanto cambia la vida si la pelota pasa la red o rebota hacia ti ¿no?” una vez más utiliza esas palabras para referirse a la suerte. Asimismo en el planeamiento del asesinato de su amante se las ingenia para que el crimen parezca por casualidad y “mala suerte”, y así lo entienden en un inicio los policías, ella llego justo en el momento en que le robaban a la vecina, llego en el momento “equivocado”
A su vez se vale de las figuras de la tragedia, cuando sueña con las personas que el asesinó y que lo obligan a responder (se) el por qué tuvo que hacer eso, intenta justificarse, y cita a Sófocles. Pero estas interpelaciones, no lo llevan a asumir su responsabilidad.
2) El circuito de la responsabilidad consta de tres tiempos: tiempo 1: Se trata de acciones específicas llevadas a cabo con determinados fines. Esta acción “se agota en los objetivos para los cuales fue concebida” . Este primer tiempo sería el crimen cometido, planificado a conciencia. En el tiempo 2: ante una situación, algo o alguien interpela al sujeto. El tiempo 1 se reesignifica, algo de la acción no se agoto en sus fines, algo extraño irrumpe y quiebra todo sentido. Es el campo de la subjetividad, algo se da por fuera de lo particular. Ante esto el sujeto debe responder, es decir que al ser interpelado, se espera de él una respuesta.
Vemos como aparece la culpa a través de un sueño, es un forma en que el sujeto se ve interpelado, pero responde a esta situación justificándose, acudiendo a las figuras de la tragedia (cuando la vecina que el mato le dice que su hijo también fue un daño colateral) es cuando Chris cita a Sófocles "no haber nacido es el mejor premio" este sueño lo lleva a retornar sobre la acción primera, de ahí el sentimiento de culpa. El tiempo 1 pasa a tener otro valor, retroactivamente pasa a tener otro significado, “la culpa es una condición para el circuito de la responsabilidad subjetiva, es una condición sin clivaje” , poder ver las consecuencias de sus actos, le permite reesignificar sus acciones en el tiempo 1, según el profesor Gutiérrez se trata de una culpa estructural a la implicación del sujeto, abre un juicio sobre su propia acción, no es en respuesta a alguien.
“La responsabilidad la referimos a la singularidad de un sujeto en acto” ; Y otra escena que también interpela al sujeto directamente con el crimen es en la indagación policiaca, en el momento de responder como sujeto autónomo, Chris se ve confrontado con los hechos y la posibilidad de reconocer que fue el autor del asesinato, pero lo niega, dice: “sé que ser infiel no es lo más honorable que digamos, pero eso no me convierte en homicida” nada de esto le sirve para responsabilizarse de lo hecho. No hay lugar para que se constituya el tiempo 3 en el circuito de la responsabilidad que es aquel en el cual se produce el sujeto, un sujeto de deseo inconsciente. Aparece un reposicionamiento del sujeto mismo. En el tiempo 3 se diluye el sentimiento de culpa, dando lugar al advenimiento del sujeto. Nada de esto le sucede a Chris.
3) En cuanto al orden de necesidad que Juan Carlos Mosca la llama determinación; se trata de un hecho que va a ocurrir de manera inexorable, por ejemplo la muerte. No así un asesinato, algo planeado que pudo haberse evitado. Un sinónimo actual de lo inexorable es el destino. Un accidente supongamos automovilístico es una mezcla de necesidad y azar.
El nombre cotidiano con que designamos al azar es con el de la suerte. En el film vemos que Chris continuamente apela a la buena y también mala suerte. La suerte lo llevó a toparse con la más alta elite londinense, la suerte o la casualidad intervino para que no se descubriera su crimen y como contrapartida la mala suerte cuando no puede embarazar a su mujer y se entera que su amante está embarazada. Vemos como evita la interpelación con particularismos.
Lo mismo sucede con las operaciones fallidas que se mezclan cotidianamente en ciertos desempeños por el cual el sujeto se desresponsabiliza atribuyendo tales acciones o distracciones, a la mala suerte, por venir de otro lugar y sentirlos ajenos a la propia voluntad; estas acciones involuntarias si se les aplica la indagación psicoanalítica “demuestran estar bien motivados y determinados por unos motivos no consabidos a la conciencia.”
Chris revolea un anillo que había robado de la casa de la vecina de Nola, su primer víctima, y este no cae al rio y más adelante cuando uno de los policías cree haber descubierto la jugada realizada por Chris en el crimen, le informan que hubo otro asesinato en el mismo vecindario, y que el muerto tenia puesto el anillo que Chris había arrojado. Todas “coincidencias” que despistan que la verdad surja y que favorecen al protagonista.
Todos estos elementos de azar y/o necesidad no dejan lugar para la responsabilidad subjetiva. Fariña nos ha ido enseñando que sobre la dimensión universal-singular se comenzará a dibujar el horizonte de la ética, pero esto nos es posible en Chris puesto que como sostiene el autor Patricio López Salazar, el horizonte universal de la realidad humana aparece aplastando la subjetividad
Siguiendo esta línea Sartre, en su defensa del existencialismo, sostiene que la mala fe es un determinismo es decir que, toda persona que busque excusas en sus vida en algún tipo de determinación está en mala fe.
Tanto Sartre como Freud no reparan en un juicio de orden moral, sino que interesa la lógica del discurso.
Juan Carlos Mosca sugiere que la responsabilidad del sujeto se encuentra en la grieta entre necesidad y azar
Frente a esto existen dos errores posibles. El primero consiste en asignar responsabilidad al sujeto allí donde ésta no existe. “Cuando en una situación rige por completo el orden de necesidad, la pregunta por la responsabilidad del sujeto carece de toda pertinencia” . El segundo radica en relevar a un sujeto de su responsabilidad aludiendo lo sucedido al azar y/o necesidad cuando en lugar de ello debería responder por su acción.
En el quehacer psicológico este tipo de situaciones no se presentan de manera pura, sino elementos de necesidad y azar o transitando exclusivamente el terreno de la responsabilidad subjetiva; en el trabajo analítico, en el terapeuta está la responsabilidad de no desculpabilizar la acción llevada a cabo por el paciente, puesto que así lo estaría liberando, alejándolo del camino a su deseo, esto implicaría desresponsabilizarlo y no es esa la función el terapeuta. “Sólo la emisión del sujeto libera el sentimiento de culpa, diluyéndolo”
4) Cuando Chris sueña con los espectros de Nola y la Sra. Samantha asististe a una interpelación subjetiva y su correspondiente vacilación del sentido Nola: _“Prepárate a pagar el precio Chris. Tus acciones fueron torpes, llenas de equivocaciones, casi como las de alguien que desea ser descubierto”. Chris: _ “Lo que me merezco es ser detenido y castigado. Así al menos habría un pequeño indicio de justicia, una pequeña medida de esperanza de que hubiera un significado”
Ese sueño es el precio a pagar por la responsabilidad eludida; opera ahora en él, el sentimiento inconsciente de culpa, Chris cometió el hecho en consonancia con su deseo pero no se abre paso a inscribirlo en una dimensión ética, por esto no admite la singularidad.
“Cuando la responsabilidad del sujeto se halle ausente, aparecerá como sustituto, como contraparte, el sentimiento de culpa” …siendo formas desplazadas de la responsabilidad inasumida del sujeto
Otra escena que convoca la interpelación del sujeto en sentido jurídico es en el momento de la confrontación con la ley, pero una vez más Chris evade esta responsabilidad valiéndose de la mentira, negando que tenga que ver con lo ocurrido
Son dos escenas donde convocan a la interpelación del sujeto desde lugares diferentes; por un lado la responsabilidad en la esfera de lo jurídico-social y moral, del sujeto consciente, objetivo desde donde “puede emerger una posición subjetiva que se sustraiga de la acción criminal para inscribirse como acto del sujeto en el campo de la legalidad” y por otro lado lo que atañe a la responsabilidad subjetiva. Ambos ámbitos no sólo conceptualizan distintos tipos de “sujeto” sino también la forma misma en que el sujeto se confronta con la responsabilidad
Responsabilidad subjetiva y culpa son dos conceptos que están íntimamente ligados.
En sentido jurídico culpa es la imputabilidad de un daño por el que hay que pagar, es contraer una deuda, y estar en deuda obliga el sujeto a responder.
Pero la imputabilidad de la culpabilidad en el marco jurídico sólo es aplicable al sujeto en cuestión cuando este es responsable. Puesto que si alguien no es responsable, no se espera una respuesta, no es obligado a responder. Se desresponsabiliza de toda deuda, y por ende de toda culpa. No hay lugar para ella.
Jinkis sostiene que responsable es culpable de lo que dice y hace “responsable es aquel de quien se espera una respuesta” el llamado sujeto “joya”, el dueño de sus actos el sujeto autónomo donde la responsabilidad queda limitada ya, a la voluntad consciente, a la posibilidad de la racionalización de los hechos. Pero en el plano de la responsabilidad subjetiva la culpa es la que interpelará al sujeto subjetivamente, obligándolo a responder.
El circuito de los tres tiempos no es cronológico, sino que responde retroactivamente. Hace que vuelva sobre una acción que se sucedió. Hay reesignificación del tiempo 1 en el tiempo 2 aquí el sujeto ensaya una respuesta. A través de la culpa la interpelación exige respuestas que el sujeto debe responder.
Ante esto puede surgir muchos tipos de respuesta, sentimiento de culpa, percepción, negación… y formaciones sintomáticas vinculada al sentimiento inconsciente de culpa
En Chris el circuito se cierra no hay efecto sujeto, lo que sucede la dimensión ética, se trata de la dimensión ontica, no ética
La interpelación subjetiva es la puesta en marcha del circuito de responsabilidad. El sentimiento de culpa va a disminuir el efecto sujeto. El sentimiento de culpa es un indicador que sujeto ha cedido su deseo, es el precio a pagar por ceder en deseo “no hay deseo sin culpa”
5) Las acciones que se presentan sin sentido consciente, cuando suceden, la intención consciente cambia, esto sucede con Ibbieta cuando delata a su amigo por error. Freud ubica a la responsabilidad en esa “aparente coincidencia”
En Ibbieta “la intención y voluntad consciente se revelan como insuficientes”, esto abre el camino para analizar como el sujeto se posesiona frente al campo de la responsabilidad, dando lugar a la producción de verdad, donde esta acción aparece en un segundo momento interpelando al sujeto.
Frente a la interpelación el sujeto reesignifica los olvidos que ahora adquieren un significado para el”
Una vez más, no se trata interrogar al sujeto en términos moralistas, se trata interrogar desde otro lugar, el interés está puesto desde su posición subjetiva. El interés de la lógica, no el contenido en sí.
La importancia radica para el mismo sujeto según Mosca, un saber no sabido que le hace mencionar ese escondite. Ibbieta es responsable de su deseo según éste autor, y cita a Lacan diciendo que el sujeto se siente culpable de haber cedido su deseo. Por lo tanto el sujeto es responsable de la puesta en acto de su deseo.
Este sentimiento de culpa en Ibbieta puede ser el hilo conductor para encontrar la responsabilidad subjetiva, Ibbieta es responsable de haber hablado.
Cuando Ibbieta llora y se ríe al darse cuenta de lo sucedido, se trata del efecto de resignificación que adquieren para él las palabras de Gris. Ahí es cuando se hace responsable, aquí estamos hablando de la responsabilidad subjetiva.
Cuando el comandante le anuncia a Ibbieta: “es su vida por la tuya” y el dice “cementerio” aquí se trata de necesidad en términos situacionales, por lo cual Ibbieta no puede modificar tal condición, no tenía otra opción, por eso necesidad es lo que rige por fuera de la intervención del sujeto en situación.
Bien distinta es la situación de Chris, él mismo es responsable de la muerte de Nola y de su vecina, no hablamos en términos de necesidad, podríamos decir que él se vio “obligado” a tomar esa decisión, por la fuerte demanda que Nola le generaba, pero nadie lo obligo a hacerlo, fue su propia decisión, en vez de enfrentar la realidad opto por dar muerte. Vemos que en Chris no hay inscripción simbólica, no hay asunción de responsabilidad en tantas oportunidades que él tiene para advenir a ese posicionamiento que implicaría reconocer y admitir lo cometido lo niega. No hay posicionamiento ético, no hay reflexión, tampoco toma una posición responsable al rechazar su paternidad, tanto con su mujer primero y luego con Nola al insistir que aborte, vemos como el sujeto busca una solución rápida a ese “problema” desresponsabilizandose una vez más, y finalmente una vez nacido su hijo, el verlo tampoco le hace reposicionar su lugar de padre, a Chris le es indiferente el pequeño

BIBLIOGRAFIA GENERAL:
Aleman, J.: (2003): Nota sobre Lacan y Sartre: El decisionismo. En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga
Ariel, A.: La responsabilidad ante el aborto. Ficha de cátedra. Mimeo
D` Amore, O.: (2006) Responsabilidad subjetiva y culpa. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. 1: Letra viva
Fariña, J.: “Responsabilidad: entre necesidad y azar” ficha de cátedra.

Fariña J. & Gutiérrez, C.: (1996). Veinte años no son nada. Causas y azares. Numero 3. Buenos Aires

Fariña, J & Gutiérrez, C.: The Truman Show en Etica y Cine, Eudeba, Buenos Aires

Freud, S.: (1901) Psicopatología de la vida cotidiana, amorroru editores, Buenos Aires
Freud, S.: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984
Gutiérrez, C.: Diagnostico y responsabilidad. En Revista Argentina de psicología, APBA, Numero 45. Buenos Aires

Jinkis, J. :(1987) “Vergüenza y responsabilidad” En conjetural número 13, sitio ediciones, Buenos Aires

Mosca, J. C.: (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Etica: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Salomone, G.: (2006) “La transmisión de la ética clínica y deontología”. Vol. 1 fundamentos. Letra viva



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: