por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

Psicología, Ética, y DD.HH.:
Segunda Evaluación

• Cátedra I - Prof. Tít. Reg. Juan Jorge Fariña
• Profesora: Gabriela Levy Daniel
• Comisión: 6
• Filme: Match Point
• Alan Leonel Suárez – L.U.: 333976300

Segundo Cuatrimestre, Año 2010

Consigna de Evaluación

1. Tomando en cuenta el comentario sobre el film: ¿Cuál es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone el autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela consignando los indicadores.

2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.

3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.

4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.

5. Compare conceptualmente el caso presentado con el de Ibbieta (cuento “El muro”, de Jean Paul Sartre).

En todos los casos, articular con las referencias bibliográficas del Módulo 5 y si el escenario fuera pertinente con las del módulo 4.

• Las preguntas fueron desarrolladas en base al film “Match Point” (2005), de Woody Allen

1) El análisis de la responsabilidad subjetiva se centra sobre el protagonista del film, Chris Wilton, guiándonos por el comentario realizado sobre el mismo.
La hipótesis clínica del autor del comentario consiste en la constante evitación de la responsabilidad por parte de Chris, valiéndose de determinados recursos, para evitar la emergencia de cualquier posible singularidad. Como podemos ver en el film, su intento de evitar la responsabilidad en tanto objeto del derecho resulta exitoso, no obstante, le es inevitable acabar admitiendo dicha responsabilidad para con su propio inconsciente. Esto se debe a que la responsabilidad en la dimensión de sujeto del inconsciente le es ineludible, ya que anular la responsabilidad es anular al sujeto. Chris elude su responsabilidad en tanto elude una respuesta, evita tomar posición, respecto de lo que lo interroga o interpela, pero no puede eludirla en el terreno de la subjetividad dado que de la posición de sujeto somos siempre responsables. El tomar este camino lo llevará entonces a una eventual socavación de su propia subjetividad.
Como indicadores de esta hipótesis encontramos el uso que Chris hace de recursos como el azar, la mentira, o la tragedia, con la constante intención de obstruir la emergencia de la singularidad producto de su acto, a partir del empleo de particularismos. Esto se observa cuando es consultado por la ley del discurso jurídico, encarnada en la figura de los dos policías londinenses, respecto de su involucración con Nola. Chris recurre aquí tanto a la mentira para sostener su coartada y evitar ser considerado sospechoso, como al uso de una moral compartida, lo que constituiría un efecto particularista, para obstruir posibles ulteriores conclusiones de los oficiales respecto de su posible responsabilidad en el acto ocurrido. No obstante, acaba por ser el azar lo que eventualmente lo desliga del crimen ocurrido.
Como también esta explicitado en el comentario, la negación de posicionarse como sujeto responsable, la cual constituye otro de los indicadores, en Chris incluso parece alcanzarlo hasta la dimensión de la filiación. Al parecer, no solo intenta evitarla durante el curso del film (de algunas formas un tanto más drásticas que otras), sino que cuando finalmente logran concebir con Chloe, su esposa, y su hijo nace, queda plasmado claramente en esa escena familiar su poco interés en emprender un rol de paternidad.

2) Ubicado en el circuito lógico de la responsabilidad, los tiempos de este hecho serían los siguientes. En primer lugar, tenemos el asesinato premeditado de Nola y su vecina, la acción propiamente dicha. Este constituye un primer momento en tanto es luego interrogado por un segundo momento lógico (no necesariamente cronológico) que lo resignifica, y que por lo tanto, supone un necesario primer tiempo. Dicho segundo momento, el tiempo de la pregunta y la destotalización, sería el de la interpelación por parte la ley en el que Chris es interrogado como sujeto del derecho, y en el cual elude su responsabilidad como tal. En tanto le es posible mantener su coartada y no ser investigado exhaustivamente, le basta esto dentro del discurso jurídico para desligarse de la responsabilidad del crimen cometido, dado que esta es la dimensión subjetiva contemplada dicho discurso. No ocurre así con el tercer tiempo, en el cual Chris es interpelado por su propio inconsciente en su sueño. Aquí le es irremediable asumir responsabilidad ya que nos hallamos frente a otra dimensión subjetiva, cuyas contemplaciones respecto de dicho sujeto no solo difieren de las del discurso jurídico, sino que van mas allá del mismo, responsabilizando a un sujeto en tanto este esté dotado de un inconsciente y sea por lo tanto un sujeto deseante, responsabilizándolo de lo que esta mas allá del alcance de su voluntad y su consciencia. El sujeto se liga a su acto por medio de la culpa, el sentimiento de culpa, y accede así a su verdad subjetiva, la verdad de su deseo.
Si tomamos en cuenta el comentario que dice que a partir de su ambición, Chris en su deseo va “mas allá que los demás hombres de su época dada”, y lo relacionamos con el artículo de “La responsabilidad ante el aborto” de Ariel, podemos ubicar el asesinato y su deseo en el mismo plano, en tanto la decisión del aborto de su hijo con Nola está tomada a partir de su propio deseo. Esto constituye entonces un punto de vista que va mas allá de su tiempo y sus referentes, a saber, la moral y la ley de su marco sociohistórico, lo cual el mismo texto ubica como un elemento “más allá de su época”. Es en este punto que resulta pertinente la cita del propio personaje sobre Sófocles, en cuyas obras siempre se halla en juego algo del orden del destino que trasciende a los personajes y sus épocas.

3) En lo que solo al acto en cuestión compete y no al resto del film, como elemento del azar, podemos ubicar la escena que hace un paralelismo con la escena inicial del film en la que Chris habla sobre el azar y su impacto en la vida. Esta sería la escena en la que Chris arroja el anillo de la anciana que resultó víctima de su plan para asesinar a Nola (una evidencia que lo vinculaba inequívocamente al crimen cometido), el cual en lugar de caer al río, rebota en la baranda y cae sobre la calle. Gracias a este hecho fortuito, en apariencia insignificante, es que luego Chris puede por completo deslindarse de su responsabilidad en tanto sujeto del derecho, gracias a que esa evidencia acaba por involucrar a otro criminal por completo desvinculado del mismo.
Los elementos de la necesidad, por otro lado, también acaban siendo solidarios para este eventual desarrollo de acontecimientos. Tenemos, en primer lugar en tanto necesario, la emergencia de un embarazo no deseado por un personaje a su vez renuente a la idea de encarnar la función de paternidad, lo cual a su vez también requiere como necesario la firme decisión de Nola de llevar adelante el embarazo. Existen además otros elementos, que pese a parecer contingentes, acaban por resultar necesarios, como que Nola no alterara su rutina y llegara a la hora esperada a su departamento, así como también que la señora Samantha se hallara sola en su departamento durante el momento justo y que a su vez ya hubiera conocido a Chris para permitirle entonces pasar a su departamento.

4) Si la hipótesis clínica consiste en que Chris evita la responsabilidad como sujeto jurídico pero aun así es interpelado por su propio inconsciente, podemos encontrar las figuras de la culpa en la negación constante del asesinato. Esta, podemos aventurar, no solo estará presente al momento de la interpelación por parte de la policía, sino que Chris deberá mantenerla durante el resto de sus días. Otra figura que podemos encontrar es la angustia que siente al momento de cometer el crimen, así como también la angustia que expresa el personaje en la escena del sueño, en la que le es inevitable asumir responsabilidad como sujeto deseante. No obstante, estas figuras de la culpa constituyen elementos que dan cuenta de que el sujeto ha respondido a la interpelación que enfrentó, sus acciones lo ubican en un movimiento subjetivo que lo lleva a desresponsabilizarse, evitando el desafió ético del deseo, en un ritual que desgastará su subjetividad.

5) En el caso de Ibietta, su responsabilidad está en que precisamente dio, con intención de lo contrario, la ubicación de Gris a los falangistas, permitiendo que lo encontraran y lo capturaran. Al final, a pesar de que no era su intención que las circunstancias se desarrollaran de esa manera, terminan coincidiendo con su propio deseo, el deseo de vivir. Es por esto la perplejidad que experimenta al final del relato, por el encuentro con el propio deseo. A partir de este punto, podemos ubicar que, pese a la angustia que parece causarle, Chris también se encuentra con su deseo. Como expresa el comentario sobre el film, “Chris es ambición pura, ahí radica el núcleo de su deseo, no sólo se eleva por los estratos sociales, sino que de algún modo pertenece a otra clase de hombres, sus acciones deben ser medidas con otra vara”. Es decir que sus acciones, si bien acaban por resultarle angustiosas por la naturaleza de las mismas, le permiten, al igual que a Ibietta, encontrarse con su deseo, un deseo que radica en la ambición, con injerencia del azar mediante. Chris logra no solo el no ubicarse en el lugar de padre para el hijo que Nola iba darle sino también no renunciar a su posición acomodada en la alta sociedad londinense que tanto le había costado, aunque sea a costa de un movimiento que irá socavando su subjetividad mediante la evitación constante de su responsabilidad, a saber: mantiene su affaire con Nola durante el mayor tiempo posible y constantemente evita blanquear la situación con ella o su esposa, dado que no quería perder su relación con Nola ni la vida acomodada de clase alta que había conseguido. Eventualmente, a raíz de su embarazo, la relación con Nola también se convierte en un problema del cual el tampoco quiere hacerse responsable, entonces decide matar a Nola, haciendo que el problema deja de existir, permitiéndole mantener su estilo de vida. Es en este punto en el que se encuentra con ese deseo de ascenso y progreso, de mantener la vida que había conseguido, ya que el núcleo de su deseo radica en la ambición, del cual no acepta su desafío ético y lo tapona constantemente mediante diferentes técnicas particularistas (el uso que hace del azar, la mentira, la tragedia, etc.).
Además está el papel que el azar juega en el deseo en ambos casos. Para Ibietta, el azar interviene de forma tal que acaba por llevarlo a la perplejidad, a raíz de forzarlo a encontrarse con su deseo, lo cual él quería evitar. Mientras que para Chris interviene favorablemente, eliminando las sospechas de la policía que sobre él empezaban a cernirse. En ambos casos podemos ver que, como dice Juan Carlos Mosca,”el invocar el azar o lo no determinado como principio no resulta mas liberador que la alienación del sujeto, porque en esa forma se borra el sujeto de toda responsabilidad, borrando su acto”, con sus respectivas consecuencias. Podemos agregar que para Chris además, por más que se escude en el azar y en otros recursos por el estilo, su inconsciente habrá de seguir interpelándolo. Como dice Oscar D’Amore, “la respuesta queda suspendida a ese pasaje por la culpa, ésta es la condición para el circuito de la responsabilidad subjetiva, es la culpa la que obliga a responder”, si bien no es como sujeto del derecho, como ocurre con Chris. Por otro lado, como menciona el mismo autor, “no hay forma de no responder, ya que la interpelación exige una respuesta”.

Bibliografía utilizada:
• Ariel, A.: La responsabilidad ante el aborto. Ficha de catedra. Mimeo. Publicado en la pagina web de la catedra
• Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Domínguez, M.E.: Los carriles de la responsabilidad: elcircuito de un analisis. En La transimicion de la etica. CLinica y Deontologia, Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006
• D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Aleman, J.: Nota sobre Lacan y Sastre: El decisionismo. En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanalisis y politica. Miguel Gomez Ediciones, Málaga.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: