por 

Facultad de Psicología
Universidad de Buenos Aires

Ética y Derechos Humanos
Prof. Titular: Juan J. Michel Fariña
Cátedra I
Ayudante T.P.: Dora Serué
Comisión: 28

Alumnos:
Vanesa A. Kellhammer L.U. 23.939.607/0
Ornella G. Cazzulani L.U. 32.936.108/0

Segundo Parcial
1er. Cuatrimestre 2010

Sinopsis
Match point, cuenta la historia de Chris Wilton, de un talentoso tenista retirado que decide instalarse en Londres para trabajar como profesor de tenis de un prestigioso Club, al que concurre la alta sociedad Británica. En este trabajo conoce a Tom Hewett, hijo de un empresario muy importante, que como él ama la Opera. Tom ante esta coincidencia lo invita al palco familiar, donde Chris conocerá su hermana, Chloe quien se enamorará de él y a partir de unas salidas e insinuaciones de ella comenzaran a salir juntos. En una reunión familiar, Chris conoce a la prometida de Tom, Nola, una bella y joven actriz americana que logra cautivarlo. La atracción mutua se concretará en un fugaz pero apasionado encuentro sexual. Nola luego de este encuentro amoroso decide no involucrarse más con Chris priorizando su relación con Tom. Pero éste luego la abandona y ella desaparece. Lentamente Chris se gana la simpatía de los padres de Tom, entrando gracias a las recomendaciones de Chloe a trabajar en la empresa familiar en un puesto importante. Finalmente Chris se casa con Chloe. Mientras tanto busca desesperadamente a Nola, ahora ella era libre, aunque él no. Pero no logra encontrarla. Un día por casualidad Chris va a encontrarse con Chloe en el museo y ve a Nola admirando una obra. En ese momento Chris le ruega volver a verse y es a partir de allí que comienzan una relación secreta muy apasionada. Las cosas se complican cuando Nola queda embarazada y le exige a Chris que abandone a su mujer y aclare su situación. Ante esto Chris decide asesinar a Nola, planifica el asesinato minuciosamente hasta procede a asesinar a la vecina que como daño colateral colabora para ensuciar la escena, haciendo que ésta parezca un crimen por robo. Finalmente la policía que ya tenía algunos indicios que podrían vincular los crímenes con el protagonista, un nuevo golpe de suerte lo muestra “inocente”.
1) El personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva, es el de Chris, el protagonista de éste film. Salazar en su comentario de la película propone como hipótesis clínica acerca de éste personaje que: no asume responsabilidad por sus acciones, “taponando así toda posible emergencia de una singularidad. Para lograr este propósito se valdrá de las figuras del azar y la tragedia”. Indica que el problema no se trata, en evaluar si existe o no una cuota de azar en la vida humana, porque esto está fuera de dudas, sino más bien, que lo que llama la atención es el lugar que le otorga Chris, a la suerte, esto es determinante para él, como comenta el autor, en términos de Lacan, ubica este elemento, en el lugar del Otro, aquel otro que parece no estar internalizado, y por eso pensamos, en consonancia con el autor, que esto produce la desreponsabilización del sujeto. Depositar todo afuera, en un elemento que no depende del sujeto, parece resultarle tranquilizador, aunque no hace sino, otra cosa que borrarse de ese lugar, borrarse como sujeto.-
2) Proponemos como circuito de la responsabilidad, planteando como Tiempo 1, aquel que transcurre a partir del reencuentro, causal de Chris y Nola. Como Tiempo 2 ubicamos la influencia que produce la noticia del embarazo de Nola a la vida de Chris, y sus efectos posteriores.
En la irreductible tensión entre éstos dos tiempos, que se resignifican retroactivamente, ubicamos nuestra Hipótesis Clínica: afirmamos que Chris no asume responsabilidades, él prefiere depositar las causas de las vicisitudes de su vida en el azar, pero además podemos pensar que esa irrefrenable necesidad de volver a tener contacto con Nola, sin declararlo frente a su esposa, nos permite entrever cierta imposibilidad de ubicarse dentro de la lógica de la falta, como sujeto castrado, atravesado por la ley del padre que inscribe un corte, pero en lo simbólico.
Parece quererlo todo, por lo menos dinero y amor, sin poder resignar nada, ni la una ni la otra. Parece creerse un ser completo, aquel al que la suerte siempre lo acompaña, es decir, como si algo más allá de él, más allá de su alcance, estuviera de su lado.
Esta buena racha, parece cortarse cuando se anoticia del embarazo de Nola, esto también lo atribuye al azar, aunque Nola intenta implicarlo recordándole cuales fueron las circunstancias para que esto sucediera. Él intenta correr el problema, pidiéndole que aborte. Ante su negativa y la implacable ansiedad porque aclare las cosas con Chloe, Chris deberá vérselas con esta nueva situación que rompe la homeostasis de ese funcionamiento frío y calculador que mostraba nuestro personaje. Esta situación lo interpela, llama a la responsabilidad, de un sujeto que no tiene con que dar esa respuesta; lo lleva a ese punto donde titubea al comenzar quizás, a avizorarse algo de la pregunta por su deseo, pregunta que angustia y para lo cual Chris no parece tener tiempo. Le fue más fácil resolver el “problema”, desde la raíz, la raíz de lo particular, decidiendo que aquello de matar a Nola era lo correcto, para liberarse de las tensiones a las que estaba siendo sometido por ésta, y lo que podría ocasionar que su mujer se enterase de dicha infidelidad. Consecuencias que hubieran sido nefastas para él, un hombre al que parece jugársele algo de la identidad en ese lugar de poder que ahora ocupa con Chloe.
3) Tomando en cuenta las escenas seleccionadas para explicar la no responsabilidad subjetiva de Chris, es que entendemos que ante la interpelación de Nola en cuanto a su embarazo y lo que ella espera de él, es que actúa Chris.
La necesidad se juega a partir de la muerte de Nola, aunque no en cualquier circunstancia. El protagonista nos muestra como la muerte de Nola tiene como argumento sus ganas por permanecer y conservar el estatus y prestigio social adquirido. Podríamos pensar que ante este hecho el protagonista podría haber tomado una posición diferente, hacerse cargo de su deseo, y hacer algo con aquello que le tocó vivir. Pero Chris solo evalúa un aspecto de la cuestión y este aspecto no está dentro del horizonte ético, sino más bien moral. El solo piensa en que va a perder todo aquello por lo que lucho, y que el azar de alguna manera le facilitó, desde el momento en que Chris se encuentra con Tom Hewet, y a través de este conoce a Chloe quien será la pieza clave para el logro de sus objetivos conscientes. El azar acompañó a nuestro personaje en todo momento, incluso al final donde el queda como inocente ante un crimen que cometió ante la declaración de un drogadicto que se atribuye la autoría de ese suceso. Otro momento en el que el azar nuevamente interviene es cuando Chris encuentra a Nola en el Museo donde se va a encontrar con su mujer Chloe.
Chris en ningún momento se pregunta por la dimensión de sus actos, para él la vida está regida por el azar y la buena o mala suerte.
4) La culpa jurídica por su parte no es más que la imputabilidad de un daño por el que hay que pagar, incluso con la cautividad del cuerpo. Pero al analizar la actitud de nuestro personaje, vemos que si bien el entiende que fue el autor material de la muerte de Nola y Samantha, considera que fue necesario dicho acto y que no tenía otra opción. Entonces aquí nos preguntamos, ¿No tenía otra salida? ¿O simplemente no quería hacerse responsable de su deseo, y de lo que implicaba un cambio de posición?. La situación no era sencilla pero él como sujeto autónomo y sujeto de derecho sabia que matar era un crimen, pasible de penalización. De lo que no se hizo cargo es de ninguna de sus elecciones, como ser buscar a Nola hasta encontrarla, rogarle que se encontraran, y que mantuviera una relación secreta. El no quería poner en juego todo lo que había logrado y deseado: Poder, prestigio, dinero, buena vida, no quería resignar nada. Para ello permanecía escindido entre el deseo por la mujer que amaba en secreto, y el bienestar y la buena vida. La realidad de Chris ante la noticia del embarazo de Nola tambalea, debe tomar un camino. Cuando tiene la oportunidad de decirle a Chloe que ama a otra mujer, elige no responsabilizarse, niega tener una amante y expresa sentirse “terriblemente culpable”. La culpa nos lleva a su deseo nuevamente. Pero el no “decide”, prefiere obturarlo, entonces actúa matando a Nola y a su hijo no nato.
También podemos ver sentimientos de culpa cuando una vez cometido el asesinato Nola y la señora Samantha, se le aparecen como fantasmas que lo interpelan y lo cuestionan por su accionar. Algo de de la responsabilidad subjetiva podría haber surgido incluso en ese momento, pero Chris se mantiene en su postura implacable, racionalizando todo su accionar, aludiendo a “Sófocles” para justificar el asesinato de su futuro hijo, considerar la muerte de Samantha como daño colateral para poder dar paso a un plan mas grande. Él le dice que no fue fácil pero que cuando lo tuvo que hacer no dudó, le expresa que se puede aprender a meter la culpa debajo de la alfombra. Esta escena da cuenta que Chris se siente culpable por lo que hizo pero cree poder aprender a olvidarlo y continua diciendo: “Tienes que hacerlo, de otra forma, te abruma”. Si bien la culpa lo invita a reflexionar y a inscribir su propio deseo, él renuncia a ello en pos de sus ideales materiales. Chris solo se responsabiliza desde el eje particular, desde la moral cuando dice: “lo que me merezco es ser detenido y castigado. Así al menos habría un pequeño indicio de justicia, una pequeña medida de esperanza de que hubiera un significado”.
La culpa que siente Chris no puede relacionarse con la responsabilidad subjetiva. Esta última, se produciría en un tiempo 3, que nunca llega a desplegarse. Una vez abierto el circuito de la responsabilidad, debe cerrarse, pero puede hacerlo desplegándose sobre un horizonte ético, o aplanándose sobre uno moral. En el caso de Chris, creemos que se rige por la moral de los bienes, estos parecen ser condición para darle cierta identidad aceptable.
Frente a la interpelación toma el camino del Goce a través de la culpa superyoica. Cede ante su deseo, para someterse al mandato superyoico (así colmar las expectativas del Ideal. Ubicamos como exigencias del Ideal, aquellas en relación a la necesidad de pertenecer a una elite, para posicionarse como hombre potente, mientras que no podría sin todos estos accesorios materiales.
Pero Chris priorizo sus ambiciones antes que su deseo inconsciente eliminando toda posibilidad de que surja una singularidad, un efecto sujeto. Es así como su elección lo lleva a vivir en la penumbra. Como decíamos al principio, él paga con la cautividad de su cuerpo, pero no como pena, como condena que viene de afuera, sino cautivo en su propio cuerpo, con la muerte en vida, sumido en la apatía absoluta no pudiendo disfrutar ni siquiera de la reciente paternidad, que parece tampoco fue deseada.
5) La responsabilidad interpela a un Sujeto, quien debe, o puede, dar “respuesta”, responder, por su acto (Mosca J.C. 1998) Como planteábamos Chris no se hace responsable ni de su deseo, ni de sus actos. Ni como Sujeto del inconsciente ni como sujeto del derecho. El cede su posición de Sujeto en función de sus ideales de grandeza y poder, dados por el dinero. Como dice Juan Carlos Mosca “Renuncia al deseo para gozar del sometimiento”. Chris a diferencia de Ibbieta en la obra “el Muro” carga con una culpa masoquista y no con lo real de la culpa. Ibbieta se hace responsable subjetivamente de su deseo. Ante algo tan inexorable como la muerte toma una decisión: La jugarreta de la mentira, que por cuestiones del azar termina cumpliendo con lo requerido por los falangistas. Ibbieta ante esto queda perplejo, el de algún modo es responsable de su deseo, vivir un poco más de tiempo. Ibbieta no se defiende ante este hecho ni convoca a los filósofos para que llenen de palabras ese tremendo agujero de sentido que se abre a sus pies, solo metió la pata (Mosca J. c: 1998). Pero Chris no tiene esta misma actitud, aún sabiendo que cometió un crimen justifica con palabras de otros sus acciones, el podría ante la interpelación de los fantasmas hacer algo con lo que hizo. Chis es culpable de lo sucedido pero no se responsabiliza como lo hace Ibbieta. Cada uno despliega de forma diferente el circuito de la responsabilidad, el primero (Ibbieta), logra responsabilizarse por lo sucedido, llega a un tiempo 3, mientas que Chris no llega a ese punto del circuito, lo cierra antes, luego de la interpelación subjetiva no se responsabiliza, más bien cierra antes el circuito, con una salida particular, desde la moral, está mal lo que hizo, dice saberlo, pero eso solo no basta para considerar que un sujeto responde por sus actos, es necesario que el sujeto se interrogue, desde otro lugar.
Bibliografía
• Ariel, A.: La responsabilidad ante el aborto. Ficha de la Cátedra. Mimeo. Publicado en la página web de la cátedra.
• DÁmore, O. (2006): Responsabilidad y Culpa. En La trasmisión de la ética. Clinica y Deontologia. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva.
• Domínguez, M. E. (2006): Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La trasmisión de la ética. Clínica y Deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva.
• Fariña, J. J. M: Responsabilidad y Azar. Ficha de la Cátedra. Publicado en la página Web de la cátedra.
• Mosca, J. C. (1998): Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Etica: Un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
• Salomone, G. Z.(2006): El sujeto dividido y la responsabilidad. En La trasmisión de la ética. Clínica y Deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva.
• Salomone, G. Z.(2006):El sujeto autónomo y la responsabilidad. En La trasmisión de la ética. Clínica y Deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: