por 

Facultad de Psicología

Trabajo Práctico

Psicología, Ética y DD.HH

“Match Point”

Profesor Titular: Lic. Fariña, Juan.

Profesora: Samolevich, Ianina.

Alumnos:

Gauna, Marian. L.U: 330066340

Lozano, Andrés. L.U: 33698270

Comisión: 1

1º cuatrimestre 2010
1. El personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva es el protagonista del film. Chris Wilton es un joven y talentoso tenista irlandés que se muda a Londres y comienza a trabajar como profesor de tenis en un prestigioso club ingles de clase social alta. Allí comienza a tejer una relación de amistad con Tom Hewett y su hermana y futura esposa, Chloe. Gracias a ello conseguirá un puesto jerárquico importante en la empresa de esta familia, con lo cual abandona el tenis. Conocerá a una actriz de EE.UU. con la cual tendrá un romance que lo llevará a descuidar su matrimonio y su trabajo que poco le apasionaban. La crisis estalla cuando ésta queda embarazada, y exige que cuente la verdad. Chris se da cuenta que no la ama lo suficiente como para abandonar el estilo de vida que ha conseguido, y se decide por asesinarla mediante un complicado plan basado en la novela de Dostoievsky, “Crimen y Castigo” que lo deja como un sospechoso poco probable.
El autor del artículo, Patricio López, plantea la siguiente hipótesis clínica en relación al Tiempo 1 (T1) y el Tiempo 2 (T2): “Wilton nunca asume la responsabilidad por sus acciones, taponando así toda posible emergencia de una singularidad. Para lograr este propósito se valdrá de las figuras del azar y la tragedia.”
Algunos de los indicadores en relación a que no asume la responsabilidad serían los siguientes: cuando los detectives le preguntan si seguía viendo a Nola y él responde negativamente; cuando su mujer le pregunta si tiene una amante y responde que no y le miente; cuando le promete a Nola que se divorciará y finalmente nunca lo hace. Otro indicador que ubicamos es el de la situación en la que Nola le cuenta del embarazo: Chris alude a la mala suerte y ella responde que el embarazo se debe a que a ella sí la ama y no a su esposa.
2. Circuito de responsabilidad: se trata de tiempos lógicos. El T1 se refiere a la acción llevada a cabo por el sujeto, mientras que el T2 es una resignificación de éste último. En este tiempo surge una pregunta a nivel inconciente, es decir, que se trata del deseo inconciente del sujeto. Esta pregunta supone una respuesta porque siempre se es responsable de la posición subjetiva. Veremos que en el caso de este film, esto no sucede. Por último, el T3 se refiere a un cambio de posición del sujeto con respecto al T1, podemos referirnos también como una resignificación del T1.
En el film es posible observar estos tiempos. Ubicamos en el T1 la acción de: el crimen planificado. En el T2 la interpelación ante la acción, es decir, la resignificación del T1: ¿qué hice? Como indicadores de esto tenemos a la culpa, tenemos el sueño con los espectros de Nola y la casera, y también tenemos el interrogatorio policial. Se trata de un circuito cerrado entre T1 y T2, ya que niega su responsabilidad en el tema. Como bien sabemos, no existe el crimen perfecto, algo siempre se escapa, el sujeto siempre deja sus huellas y debe responder ante ellas; aquello que pone en cuestionamiento la acción emprendida, buscando su resignificación en el campo de la responsabilidad y Chris con lo único que responde es anulándola, borrando sus huellas, colocando la culpa “debajo de la alfombra”, anulando la singularidad. Es por ello que no ubicaremos un T3, se cierra el circuito al denegarse la responsabilidad subjetiva así como también la responsabilidad jurídica.
3. Azar y necesidad: el protagonista todo el tiempo se refiere a la suerte y el azar. El propósito del film es resaltar el papel que cumple el azar en la vida de las personas, y el protagonista no deja de enfatizar y defender esta postura. Y el film le da la razón. El desarrollo del mismo transcurre por la interrelación de eventos azarosos: Chris ingresa a las altas esferas de la sociedad inglesa por tener la suerte de conocer a Tom y que a ambos les apasionaba la opera; le cae bien a su padre ya que ambos compartían el gusto por Dostoievski; por azar es que se vuelve a encontrar con Nola; es por mala suerte que ella queda embarazada; es por suerte que uno se salva de ser descubierto por un crimen que cometió. Otro indicador fundamental encontramos en la introducción del film que comienza con las siguientes palabras del protagonista: “El hombre que dijo: "Preferiría ser afortunado que bueno", tenía una profunda perspectiva de la vida. La gente teme reconocer qué parte tan grande de la vida depende de la suerte. Da miedo pensar que sea tanto sobre lo que no tenemos control. Hay momentos en un partido en el que la pelota alcanza a pegar en la red, y por una décima de segundo puede seguir su trayectoria o bien caer hacia atrás. Con un poco de suerte, sigue su trayectoria y ganas. O tal vez no y pierdes.” También podemos ubicar la escena de la cena: Chris, Nola, Chloe y Tom conversan acerca de la carrera profesional como actriz de Nola en la que surge que para él es importante la suerte y que la intención y el propósito no existen. Definir la vida en términos de necesidad o azar es caer en un reduccionismo que anula la pregunta por la responsabilidad. Mosca dice que la responsabilidad del sujeto se encuentre en la grieta entre necesidad y azar, es decir, la vida humana se despliega entre el azar y la necesidad, y aquí se ubica la responsabilidad subjetiva.
4. Podemos establecer figuras de la culpa a partir del sueño que tiene Chris, en el cual aparecen Nola y Samantha o a partir del propio momento del asesinato, la sustancialización de la culpa en angustia, en las manifestaciones corporales, sudor, palpitación, etc. En el sueño, es llamado a responder por lo hecho. El protagonista justifica su comportamiento: “Puedes aprender a meter la culpa debajo de la alfombra y... seguir adelante. Tienes que hacerlo, de otra forma, te abruma.” Aquí la culpa la ubicamos como un posible punto de partida para la responsabilidad subjetiva, como un punto de interpelación del sujeto, que, como dice D’Amore, ob-liga o facilita una respuesta a la interpelación. La respuesta de Chris fue socavar la culpa y meterla debajo de la alfombra. “Anestesiada” la culpa, no hay responsabilidad subjetiva.
En cuanto a responsabilidad jurídica nos referiremos fundamentalmente a la situación en la cual es interrogado por los detectives, encargados de la investigación sobre el asesinato. Aquí ubicaremos al sujeto de la voluntad, al sujeto conciente. Los detectives lo interrogan sobre su relación con Nola, y él miente diciendo no haberla visto hace mucho tiempo, hasta que le preguntan si sabía sobre el diario íntimo que llevaba. A Chris le cambia la cara porque no sabía de esto y ante lo no calculado surge un momento de vacilación, se abre la pregunta por el T1, ¿qué hice? Si bien la responsabilidad jurídica no es lo que nos interesa ya que atañe al sujeto del derecho, autónomo, hay casos, tal como lo sostienen D’Amore y Salomone, en que ésta puede conducir a una responsabilidad subjetiva, y así como lo plantea Patricio López. Parece ser el caso de Wilton que, sin embargo, niega ambas. Dirá que fue sólo un amorío, que lo entiendan, que el está casado, que será padre, entre otras cosas, apelando a la moral y al sentido común.
5. Comparación de tiempos lógicos entre Match Point y el cuento “El Muro”:

Chris: Hipótesis clínica (HC): no asume responsabilidad por sus acciones.
T1: plan de asesinato. T2: ¿Qué hice?

T3: No ubicaremos porque deniega la pregunta.

Ibbieta: HC: poder vivir 2hs más

T1: decir que Gris está en el cementerio T2: ¿en el
cementerio?

T3: responsable de haber deseado vivir más tiempo, burlando a los falangistas.

En el caso Ibbieta podemos ver la diferencia en que aquí si hay un T3. Esto se debe porque ante la interpelación del T1 él se siente culpable, asume la responsabilidad a pesar que podamos considerar que el desenlace se debe por el azar. A diferencia de Chris que ante la interpelación evade la respuesta denegándola y es por esto que cierra el circuito.

Bibliografía

• D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires..
• Michel Fariña, J. Responsabilidad: entre necesidad y azar. Ficha de cátedra.
• Match Point, azar y tragedia: http://www.eticaycine.org/Match-point
• Salomone, G. Z.: El sujeto autónomo y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: