por 

PSICOLOGÍA, ÉTICA
Y DERECHOS HUMANOS

Cátedra I Prof. Tit. Reg. Juan Jorge Michel Fariña

Segundo Parcial
Match Point

Alumna: FERNÁNDEZ, Natalia Lucrecia

L.U: 27.687.543/0

ATP: Lic. LASO, Eduardo

Comisión Nº 7

- Curso de Verano 2010-
CONSIGNA DE EVALUACIÓN

1. Tomando en cuenta el comentario sobre el film: ¿Cuál es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone el autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela consignando los indicadores.

2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.

3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.

4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.

5. ¿Cuáles son los elementos comunes entre el caso presentado y el de Ibbieta (cuento “El muro”, de Jean Paul Sartre)?

En todos los casos, articular con las referencias bibliográficas del Módulo 5 y si el escenario fuera pertinente con las del módulo 4.

Introducción

El presente trabajo propone una articulación de los conocimientos adquiridos acerca del concepto de responsabilidad, haciendo hincapié fundamentalmente en la llamada responsabilidad subjetiva, dimensión que interesa especialmente a la Ética, pero a la vez atendiendo también a la dimensión jurídica de la responsabilidad. Ambos tipos de responsabilidad implican dos maneras diferentes de responder para el sujeto. Además se articulará la figura de la culpa en relación con la responsabilidad. Se realizará en base al análisis del artículo “Match Point, azar y tragedia”, redactado por Patricio López Salazar, en referencia al film “Match Point” dirigido por Woody Allen.

1- El personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva es el joven instructor de tenis Chris Wilton. Este personaje proviene de una humilde familia de Irlanda. La historia transcurre en Londres, Inglaterra. Allí este personaje conocerá por azar a quien será luego su amigo Tom, que constituirá su primer punto de contacto con la alta sociedad, lugar en el que hará su ingreso formal mediante su matrimonio con la hermana de este, Chloe. Otro personaje sumamente importante de la historia es Nola Rice, quien en algún momento fuera novia de Tom, y con la que nuestro personaje principal tendrá una intensa relación extra-matrimonial. Sobre ella recaerá el acto que pondrá en cuestionamiento para nosotros el circuito de la responsabilidad. Un doble asesinato, (el de Nola y su vecina) es el acto que comete Chris, y tiene como objetivo borrar todo rastro de un pasado con ella, así como borrar también toda posibilidad de futuro con ella (y con el hijo que esperaban). Ante la negativa de Nola de interrumpir el embarazo mediante un aborto, (negativa que conmueve todo lo que Chris había logrado conseguir, ya sea un lugar en la aristocracia, un trabajo exitoso y una esposa modelo), la solución será asesinarla, y de esta manera no permitir que esta “contingencia” ponga en riesgo su lugar en el mundo. Una pieza clave del film es un anillo que azarosamente conecta a otra persona con los asesinatos. Este golpe de suerte será lo que permitirá que Chris permanezca impune.
El autor propone como hipótesis clínica, que este personaje nunca asume responsabilidad por las acciones que lleva a cabo, impidiendo de esta manera la emergencia de una singularidad. Los indicadores consignados corresponden a las figuras del azar y la tragedia.
Las figuras del azar y de la tragedia, le sirven puntualmente a este personaje para auto-eximirse permanentemente de asumir la responsabilidad por sus actos. En varias oportunidades del film el personaje se refiere al azar y el importante (e inconmensurable) rol que ocupa para la humanidad. Entre las muchas situaciones que atraviesa el sujeto durante el film, y que pueden ser sucesos producto del azar, el autor se refiere específicamente a dos de ellas como fundamentales para captar la dinámica de la responsabilidad (ausente en este caso) dentro de la historia. Una de estas situaciones es el inesperado embarazo de la amante del protagonista, Nola. Es a efectos de anular esto que Chris comete un crimen. La otra escena, es aquella en la que un anillo conecta azarosamente a otro sujeto con los crímenes que él cometió, posibilitando así que Chris se viera liberado de la sospecha que caía sobre él.

2-En función de la escena que propone el autor para el análisis del circuito de la responsabilidad podemos consignar:
Un Tiempo 1: el doble asesinato cometido por Chris, mediante el cual pretende borrar todo rastro de su relación (y el embarazo producto de esta) con su amante Nola. Este es un claro ejemplo de un acto para un fin, es decir que se agota en su misma ejecución. O por lo menos a esto apuntaba en el momento de ser planificado y llevado a cabo, lo cual es realizado con total decisión. Sin embargo, y como suele suceder ante el crimen mas perfecto, algo escapa al control de su perpetrador. En este caso, un diario íntimo de la víctima (víctima principal para él, secundaria para la justicia que desconoce el verdadero móvil de los asesinatos) lo compromete como sospechoso por contener información que lo vincula a ella. En este punto, es interrogado por la policía lo cual nos lleva a establecer un Tiempo 2;
Un Tiempo 2: durante el proceso interrogatorio efectuado por la policía al personaje Chris, surge la pregunta por el anteriormente mencionado diario íntimo de la victima, que explícitamente contenía información sobre la relación sentimental que Chris mantenía con ella. Surge una pausa, un momento de silencio. En este lugar, el autor del comentario ubica el momento propicio para la emergencia de una singularidad. La vacilación del sujeto ante este hecho que lo toca desde el lugar del desconocimiento. Cabe destacar que la interpelación de la que aquí hablamos debería denominarse objetiva (no es lo mismo que la interpelación subjetiva, la que se presenta al sujeto en su soledad, y lo confronta con sus actos). Momento propicio para que la interpelación oriente el circuito hacia un tercer tiempo que re-signifique retroactivamente al Tiempo 1. Sin embargo, nada de esto ocurre. Tras la pausa el personaje miente. Miente su inocencia y apela al discurso de la moral. Exige no ser culpado por haber tenido un “amorío” y recurre a conmover desde su posición de futuro padre invocando la figura de su esposa embarazada. Aquí termina el circuito. Como es de notarse, ningún tipo de responsabilidad se inscribe. Ni responsabilidad jurídica, aquella que apunta al sujeto autónomo, el llamado sujeto “joya” del derecho: el que debe responder por sus actos ya que es dueño de su voluntad e intención, y decide libremente. Aquel que, como en este caso es culpable, en sentido jurídico, ya que ha cometido un acto que se instituye como delito dentro del marco de una legalidad que así lo establece. En este caso, el sujeto es imputable, debería responder por los crímenes cometidos, pagando esta culpa por la cual queda obligado. Pero esto no ocurre, ya que queda libre y justamente por azar (figura de repetida aparición a lo largo del film) ese crimen será imputado a otro, que casualmente se topó con un objeto que lo vinculaba a los asesinatos: un anillo extraído de la victima (colateral) que cae en la calle arrojado por Chris. Y por otro lado, tampoco hay inscripción de una responsabilidad subjetiva, es decir de aquella que se define como responsabilidad ampliada porque incluye además al sujeto del inconsciente, al sujeto del deseo.
En el colmo de la ausencia de responsabilidad se sella la escena en el film con una frase que pronuncia el personaje, que es imposible pasar por alto: “No sean irresponsablemente implacables con esto arruinando varias vidas. Digo, no tiene caso porque yo no dañaría a nadie, y mucho menos a Nola Rice”

3- El concepto de azar hace referencia a todos aquellos fenómenos que ocurren de manera imprevista, escapando a las leyes de causa y efecto. Escapan de la esfera de la decisión y voluntad humanas y como consecuencia de esto, también de su control.
Indefectiblemente, la vida de todos los seres humanos se encuentra afectada de alguna manera por sucesos de este tipo. En este punto cabe tener en cuenta que lo importante no es el azar en si mismo, sino lo que el sujeto hace a posteriori de su ocurrencia. El azar al igual que la necesidad son figuras que eximen de responsabilidad, que imposibilitan una implicación del sujeto. Justamente la responsabilidad surge en la brecha que se produce entre estos dos conceptos, brecha de la libertad de acción humana, en la que la responsabilidad se aloja. En el caso de Chris, ciertamente muchos sucesos de su historia ocurrieron de manera azarosa, ya sea como golpes de buena o mala suerte. El punto de interés se centra en como él aprovecha los golpes de suerte que se le presentan. Por ejemplo, su relación extramatrimonial deriva en un embarazo (no deseado, evidentemente), lo que da lugar al reclamo de su partenaire de “hacerse cargo” de esta situación. Ella le exige que se separe de su esposa y que se quede con ella y su hijo por venir. En referencia a esta situación, el autor propone la figura de azar. Pero, ¿qué tanto de azar hallamos aquí? El embarazo de Nola, su amante, es producto de un descuido, tal como se menciona en el film. Sin embargo este descuido se produjo en el contexto de una relación sexual voluntaria y consciente por parte de ambos participantes. ¿Qué lugar queda para el azar en este contexto? Podemos argumentar que el mencionado descuido, si bien no fue intencionado, pudo evitarse. Entonces toda acción que deja lugar a la posibilidad de evitarse por prevención de ciertos resultados indeseados, de ninguna manera puede considerarse producto del azar. Y yendo más lejos aun, ¿Qué parte del azar ocasionó que ambos se involucraran en una relación sentimental? Mas allá de la “suerte” de haberse conocido, el resto corrió por obra y cuenta de ambos.
La escena que a mi entender es crucial para ubicar la figura del azar en este film es aquella en la que Chris arroja a un rio, desde un murallón, un puñado de joyas que había sustraído de la escena del crimen. De todas estas, un anillo rebota en dicho murallón cayendo no al río, sino al piso anterior al murallón. Este anillo, será el que conecte azarosamente a otro sujeto con los crímenes, cerrando la investigación policial sobre Chris. Lo interesante es que él nunca lo sabrá, justamente él, sujeto fascinado por la figura del azar, no se entera que ahí si, gracias a esta figura, él puede disfrutar de su libertad.
Otra figura que consigna el autor es la de la tragedia. La del destino inexorable que no puede ser modificado. Sin embargo, la tragedia, tomada de los griegos clásicos no tiene que ver con esto, sino que en ella tiene lugar la emergencia de responsabilidad. Tanto la tragedia como el azar, cuando son invocados por el sujeto como una determinación absoluta de la cual no se puede salir, impiden el surgimiento de una singularidad, y en consecuencia, de la responsabilidad subjetiva.

4- En relación a la figura de la culpa, el autor toma como referencia para abordarla, una escena en la que el personaje principal evidentemente tiene un sueño. Ubica aquí
al sentimiento inconsciente de culpa, elaborado por Freud. En dicho sueño, Chris es interpelado por sus dos víctimas. Es interesante notar aquí que si bien (y sólo teniendo en cuenta el contenido manifiesto del sueño lo cual dificulta, sino imposibilita, su interpretación) surge algo de la culpa en referencia a ser merecedor de castigo, esto no tiene que ver con la subjetividad del soñante: él merece ser detenido y castigado, es “otro” el que tiene que hacerse cargo de esto. En este sueño se justifican las acciones cometidas, se las racionaliza. Y para esto se apoya nuevamente en la tragedia, explica uno de los asesinatos cometidos (el de la vecina) como un daño colateral, que da lugar a un plan mayor. Daño que recae en los inocentes a veces, para que algo de este destino ya escrito en alguna otra parte pueda devenir. También la muerte de su hijo queda fijada a la figura de la tragedia, y aquí se cita a Sófocles para justificarla.
No hay responsabilidad subjetiva sin culpa. Y cuando esta aparece indica que algo de esta responsabilidad esta pendiente para el sujeto. Con referencia al deseo, Lacan sostiene que sólo es culpable quien haya cedido en su deseo. En vista de todo lo mencionado anteriormente sobre el caso analizado aquí, el autor refiere que Chris ha actuado acorde a su deseo: la ambición. Todos los actos cometidos por este personaje tienen como finalidad el mantenerlo a el en una posición que no quiere abandonar, en relación a sus éxitos alcanzados. Verdaderamente el actúa por interés. Y en función de ese interés asesina a dos personas (o a tres, se podría decir). Lleva adelante esos crímenes mediante un minucioso plan, muy bien elaborado, que involucra un móvil falso para que la justicia no pueda conectarlo a él; un móvil que le asegura a él permanecer inmóvil en su posición. No cede ni por un momento en esto, mata fríamente a la vecina de Nola, y si bien tras esto surge la angustia, esto no lo detiene y vuelve a matar. Ya en este punto no puede retroceder, y ya en otro punto no podrá re-significar esto que ha hecho. Sin embargo, ¿esto realiza su deseo inconsciente? Difícil saberlo, en este caso estaríamos equiparando deseo a interés, y quizás pertenezcan a órdenes diferentes. Miente su inocencia ante la ley y queda libre de culpa, no porque sea inimputable desde el punto de vista jurídico, sino que fue dis-culpado por azar.

5- El autor plantea una similitud entre la situación de Chris, y la que se le presenta a P. Ibbieta, el personaje central del cuento “El Muro” de J. P. Sartre. Conecta a estos dos personajes en función del azar. En el caso de Ibbieta, ciertamente ocurre por azar una declaración de este personaje que lo salva de ser ejecutado en un momento. Esta declaración fue una suerte para él en algún punto. En el caso de Chris, el azar que ubicamos en referencia a la escena del anillo, será el que lo salve de ser condenado. En ambos casos, no se inscribe responsabilidad subjetiva, ya que la figura del azar exime de alguna forma de esta. Es decir, aquella no surge cuando opera el azar. Tanto Ibbieta como Chris le deben al azar haber salido indemnes de una situación que los comprometía. En el caso de Ibbieta, este se entera de su beneficio por este sujeto, responde en una división de llanto y risa, pero nada sabemos del surgimiento de una responsabilidad. En el caso de Chris, nunca supo que este hecho azaroso fue el que lo salvó de ser investigado por el crimen que había cometido.

Bibliografía

- D´Amore, O. Responsabilidad Subjetiva y Culpa. En Op.Cit.

- Mosca, J.C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires

- Salomone, G.; Domínguez, M.A. y colab. El Sujeto Autónomo y la responsabilidad. En La Transmisión de la Ética: Clínica y Deontología. Letra Viva, 2006

- Salomone, G.; Domínguez, M.A. y colab. El Sujeto Dividido y la responsabilidad. En La Transmisión de la Ética: Clínica y Deontología. Letra Viva, 2006

-Sartre, J.P. (1972). El Muro. Ed Losada



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: