por 

Facultad de Psicologia
Universidad de Buenos Aires

Psicología Ética y Derechos Humanos

Curso de verano 2010

Cátedra 71 I - Fariña,Juan Jorge Miguel
Prof. Lic.: Ianina Samolevich
Comisión: 1
Alumnas:Oscar Adriana: LU 29.103.066
Traversi Matilde: LU 11.938.690
Parcial Domiciliario
Film: Insomnia

Introducción

La película elegida para este segundo parcial domiciliario es Insomnia (Noches Blancas) Will Dormer, es un detective de Los Angeles, viaja con su compañero Hap a un pueblo de Alaska para investigar el asesinato de una adolescente. Al mismo tiempo Dormer es investigado por la I.A. (asuntos internos) por un caso en el que estaba a cargo. Volviendo a lo anterior, el principal sospechoso del la muerte de la chica es el novelista Walter Finch. Durante una vigilancia Finch se esfuma en la bruma, consiguiendo escabullirse del detective. De repente se oyen disparos y Hap cae muerto. Dormer se encuentra involucrado en un juego psicológico montado por Finch.
Desarrollo de las consignas
Salomone plantea que la responsabilidad subjetiva se forma a partir del concepto del sujeto inconciente. Freud entiende la responsabilidad como una intención inconciente, es por ello que se le atribuye a lo que desconoce de sí mismo. Para el autor siempre el sujeto es responsable. Para Jinkis responsable es culpable de lo que hace y dice. Hemos realizado los distintos recorridos conceptuales, y podemos establecer que es sobre el detective Will Domer sobre el cual se centra la responsabilidad subjetiva, en donde ubicamos la experiencia del deseo inconciente, ésta será desarrollada a partir de la hipótesis clínica propuesta por el autor : “Una situación de extrema dificultad puede empujar a un sujeto a una solución extrema: suicidio. Preso de una absoluta impotencia para hacer frente a determinada escena que lo apremia, el sujeto se precipita fuera de ella. Así, entonces, la acción suicida opera como un contrasentido: va en sentido contrario a la escena que exige al sujeto sostenerse en su deseo; y a la vez, obra en contra de cualquier efecto de sentido resultante de ese deseo. La tentativa de suicidio procura, en última instancia, una salida, una apertura, pero se acompaña de un total desconociemiento sobre lo que se hace. En su accionar, el sujeto no hace más que subrayar la exclución fundamental que padece, permaneciendo identificado a la causa de su deseo, en tanto que la rechaza. Resulta entonces borrado al máximo, excluído y reducido al desecho. El sujeto suicida no sabe de que se trata lo que hace. Y eso que hace, no lo dice. Todo lo contrario: lo aproxima peligrosamente a lo que permanence fuera del discurso, fuera de toda ley. ”Podriamos inferir que el sujeto se ve impotente frente a una situación, si bien el suicidio es una salida, su conciencia moral actúa de manera reactiva a lo malo sentido en el ello, a su deseo, es por ello que el protagonista no se suicida. Freud también plantea que si uno clasifica sus aspiraciones como buenas o malas debe responsabilizarse por ambas, pero no es así lo que sucede en la escena, ya que el sujeto se coloca por fuera de ésta. El detective sabe que lo estan investigando por un caso en donde el plantó las pruebas para incriminar a una persona, quien según él, éste era culpable, nunca en su carrera había hecho algo así, y sabía que no era correcto, se ubicó fuera de todo reglamento, toda ley, porque creyó que ésta no funcionaría. El no hacerse cargo de la situación, en ésta desmentida puede producir efectos desde el sujeto, y es lo que ocurrió, disparó a su compañero. Lo que en un principio prodiamos pensar como un accidente, ¿fue acaso un accidente? ¿La neblina no le permitió destinguir que era su compañero? Nos podríamos plantear aquí el deseo, porque él sabía que si mataba a su compañero, su situación quizás cambiaría, si el hubiera creído que era un accidente, no habría mentido con respecto a él. Lo que podemos leer aquí es el deseo de su propia muerte, el no querer enfrentar los cargos por los cuales se lo inculparía.
El circuito de la responsabilidad está compuesto por el tiempo 1 en el que se realiza una acción determinada y que se agota en los fines para los que fue realizada, éste se ve enfrentado con un tiempo 2, que le indica un exceso en lo acontecido, es decir, el tiempo 2 interpela al primero. En el universo particular donde había certezas yoicas, éste se fractura ante dicha interpelación permitiendo que emerja la singularidad. El tiempo 3 es un cambio de posición, inscribiendo un acto. Hubicaremos las situaciones que se corresponden con dichos tiempos. En el tiempo 1, situaremos la escena en la playa, en donde en medio de una persecusión le dispara a su compañero, éste antes de morir le dice “quisiste matarme” y muere. Cuando a Domer lo interrogan por lo sucedido, dice que el asesino de adolescente fue quien mató a Hap. En las siguientes escenas la detective Ellie se hace cargo de investigar y redactar un informe respecto a lo sucedido con el compañero de Domer, lo que nos llama la atención que cuando ella tiene dicho papeleo terminado y listo para que éste lo firme, él le dice que lo tiene que volver a redactar porque ha encontrado una falla, rehace la investigación, encontrándose con una sorpresa. Mientras los días pasan en Alaska, Will no consigue conciliar el sueño, en un principio nos hace pensar que es debido a que en dicho país hay sol todo el día y hasta durante la noche, pero en realidad detrás de ese insomnio se esconde un secreto que lo atormenta. Aparece en escena Finch un novelista, dicho sujeto es responsable del la muerte de la joven, éste comienza a acosar al detective con llamadas, en donde le plantea que vió como mataba a su compañero y que no se hizo responsable de dicha acción, ahora ambos compartían un secreto, de esta manera dichos crímenes quedarían impunes, Domer aceptó las reglas del juego. En tiempo 2, en la habitación del hotel el detective recibe la visita de la encargada del establecimiento, éste le comenta un caso en donde un niño es secuestrado y asesinado, él sabe quien es el asesino, pero no tiene pruebas, entonces le planta las pruebas al supuesto asesino. Hap iba a realizar un trato con la I.A., pero esto traería como consecuencia reabrir el caso. Y dice “el fin justifica los medios”, pide que ella lo juzgue, a lo que esta responde, que en Alaska hay dos tipos de gente, los que nacieron aquí, y los que vienen escapando de algo. Ante la insistencia del detective por su opinión, ella agrega que depende de lo que él creyó que era correcto en su momento, y con lo que está dispuesto a vivir. El tiempo 3, Will decide ir a arrestar a Finch y afrontar las consecuencias, no lo encuentra en su departamento y va a buscarlo en una casa situada en la montaña, el novelista se da cuenta que la detective sospecha de él, la golpea y la encierra, llega Domer a dicho lugar, y Finch lo intercepta y le dice que cuida de ambos, porque ella ya sabe todo, la detective le pregunta al Will si quizo matar a Hap a lo que éste responde ya no saber, comienza un tiroteo, Finch y Domer se disparan al mismo tiempo, el novelista muere instántaneamente. Ellie se encuentra con el detective herido, moribundo, le muestra la evidencia que tiene en su contra, y le dice que nadie necesita saberlo, él le pide que no lo haga, que no pierda su camino, y sus últimas palabras son “déjame dormir”. En síntesis, ubicamos en el T1 el disparo de Will a Hap, en T2 la frase “con lo que esta dispuesta a vivir” y por último en T3 la decisión de arrestar al novelista; de esta manera ninguno de los dos crímenes quedaría impune. Según Zimmerman la acción suicida opera como un contrasentido, el sujeto va en sentido contrario a la escena que exige sostenerse en su deseo, entonces inferimos que en la acción de matar a su compañero y la frase “con lo que estas dispuesto a vivir”, vemos como opera el contrasentido. El T2 resignifica al T1, y el T3 es el de la responsabilidad, si bien Will muere al final de la escena, y era lo que en realidad buscaba, antes de dicho deseso en vez de irse de Alaska, decide responsabilizarse, aún sabiendo que podría encontrarse con la muerte. Antes de morir decidió desenmascar al asesino, y Dormer en sus últimos minutos de vida, le pide a Ellie que no se deshaga de la prueba que tiene contra él.
El Azar implica incertidumbre, podríamos inferir que el azar llevó al detective a Alaska, pero éste quizás pudo negarse a este viaje, lo que ubicaríamos dentro del azar es encontrarse con ese asesino. Con respecto a la necesidad, si la tomamos como causa y efecto, situaríamos la muerte, ya que en dicha profesión siempre se está al borde de la muerte. Ese fue el final del Dormer, “la muerte”.
Jinkis, establece que el hombre habla sin saber lo que dice, y que su deseo lo hace responsable de ese decir, pero lo que traiciona al sujeto es la culpablilidad. La culpa es necesaria para el circuito de la responsabilidad subjetiva, es la que obliga a responder, o sea, que la responsabilidad subjetiva es la culpabilidad de lo que se hace y se dice. No hay manera de no responder ante la interpelación. Como respuesta a esta interpelación aparece la negación, la formación de síntomas. Podríamos inferir que el detective se niega a asumir que el episodio en la playa fue su responsabilidad, culpa a la niebla, y en un momento dice ya no saber que pasó. Un síntoma que aparece son las alucinaciones, alucina con su compañero muerto y con manchas de sangre en una tela blanca, lo que podríamos atribuirle a su cansancio por no poder dormir, pero esto sería en vano, ya que la culpa es lo que lo perturba. Su insomnio también es un síntoma, no puede dormir no solo por Hap, este solo era un eslabón de la cadena, sino por la investigación que haría la I.A. que quizas descubriria que tanto estuvo involucrado con el caso que investigaba. No hay deseo sin culpa. Deseo de suicidio, de morir. Asumir la responsabilidad jurídica, es obligarse, hacerse atrapar para pagar un deuda, desde lo jurídico el detective Will es responsable por la muerte de su compañero, por entorpecer la investigación y alterar las pruebas del caso, como por ejemplo cuando presenta una bala de una pistola de 38 ml, siendo que en realidad la bala que mató a Hap salió de una 9ml. Es imputable de culpa y es responsable de sus actos, ya que no encuadra con los requisitos de inimputabilidad, en resumen, si es responsable es culpable.
El cuento “El muro”, cuenta con tres tiempos, al igual que la película trabajada “Noches Blancas” en ambos casos está presente el tema de la muerte; si bien Ibbieta sabía que iba a morir, la profesión de policía cuenta con ese riesgo todo el tiempo, en ambos se puso en juego un deseo, el de El Muro era vivir y el de Will morir. Si bien lo dicho por Ibbieta en el T1 realiza la acción de mentir a los falangistas, se ve interrogado en un T2, llevando a un cambio de posicionamiento en T3, que ha producido como sujeto de deseo vivir más tiempo; en Dormer su acción de matar en T1, el hecho de interrogarse si podría vivir con ello, y con esto nos referimos no solo con la muerte de su compañero, en T3 intenta hacerce cargo de sus actos, que lo lleva a su deseo de morir.

Bibliografía:

- D`Amore, O: Responsabilidad y Culpa. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol I: Fundamentos Letra Viva (2006).

- Dominguez. M. E. Los carriles de la responsabilidad; el circuito de un análisis. En transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol I:Fundamentos Letra Viva (2006). (Opcional)

- Fariña. J. (1992). Ëtica profesional. Dossier en salud mental y derechos humanos. Acápite. 3.3: el status de la responsabilidad sobre los actos.

- Freud,S : (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los suenos. En algunas notas adicionales a la interpretacion de los suenos en su conjunto. Obras complétas. Tomo XIX,Amorrortu editores. 1984.

- Jinkis,J.(1987). Venganza y Responsabilidad. Conjetural, numéro 13. Editorial Sitio. Buenos Aires

- Lewkowich, I. (1998). Particular, Singular. En Ëtica: un horizonte en quiebra.

- Michel Fariña, J. Gutiérrez, C Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.

- Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ëtica: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

- Salomone, G.Z: El sujeto dividido y la responsabilidad. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: