Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Noches blancas >

por 

CARRERA: LICENCIATURA EN PSICOLOGÍA
“Psicología Etica y Derechos Humanos”
Catedra: Lic. Juan Jorge Fichel Fariña
2° Parcial domiciliario
Alumna: Verónica Singh
L.U. 22.294.875
Comisión N°: 4
Profesores: Lic. Gervasio Noailles y Lic. Irene Cambra Badii
2° Cuatrimestre 2009

DESCRIPCIÓN DEL FILM:

La película seleccionada es “Noches Blancas – Insomnia-”, dirigida por Christopher Nolan, con Al Pacino y Robin Williams, como personajes principales.
La historia da cuenta de la situación de un veterano detective de Los Angeles, llamado Will Dormer, que es enviado a Alaska junto a su compañero Hap para investigar el asesinato de una adolescente. Enseguida se revela una enorme carga de tensión en la relación entre Hap y Dormer, debido a que "Asuntos Internos" los está investigando por unos casos supuestamente resueltos de manera incorrecta donde, la excelente reputación de Dormer se vería afectada y donde Hap está dispuesto a denunciarlo para salvarse.
La pareja de detectives persiguen a un sospechoso (un escritor llamado Finch) en una playa rocosa inundada por la niebla. Durante la persecución, Dormer entre la niebla cree cruzarse con el sospechoso y le dispara por error a Hap. Se acerca y éste agonizante y temeroso lo inquiere: “¿quisiste matarme?” y le pide que se aleje de él.
Dormer, atónito ante la pregunta, duda un segundo y contesta: “no te vi por la niebla, no te vi por la niebla” y Hap muere en sus brazos. Acto seguido toma el arma del sospechoso que encuentra en el piso, confundido y abrumado (por dentro y por fuera) guarda el arma y no declara a nadie que él fue el que disparó, dejando que la responsabilidad del acto, recaiga sobre el sospechoso perseguido.
El protagonista, se dirige a esconder el arma y a dar la noticia de la muerte del compañero, a su esposa. Al contar lo sucedido, pasa por alto sus ultimas palabras, argumentando que al acercarse él ya estaba muerto.
Dormer lleva varios días sin dormir, la eterna luz que recae sobre Alaska no lo favorece. Su situación empeora a partir del acontecimiento de la muerte Hap, además de la falta de descanso, tiene vómitos, alucinaciones, imágenes de su amigo que se le cruzan constantemente atormentándolo y una imagen que se confunde, en donde una tela se va ensangrentando paulatinamente.
Al fin en un momento, nuestro personaje mantiene una conversación con la propietaria del hotel donde se alojaba, y logra poner en palabras la verdadera preocupación que lo atormentaba: se trataba de un caso, resuelto un año y medio antes, de abuso seguido de asesinato de un niño. En esa ocasión, para atrapar al culpable, Dormer adulteró las pruebas, tiñendo con sangre de la víctima la ropa del sospechoso. Dormer, muy consternado por el caso, explica que para la justicia las pruebas materiales no alcanzaban y que él, dada su experiencia, luego de interrogarlo estuvo totalmente convencido de que era culpable. La mujer tras escucharlo solo le responde: “que lo importante era lo que creía correcto y lo que su conciencia pudiera soportar”.
Dormer prosigue con su estrategia de culpar a Finch y realiza un serie de actos para inculparlo, como esconder el arma en su casa, cambiar la bala del informe de balística, etc.
Pero en un momento, una investigadora local que cooperaba en la investigación principal, fue encargada de efectuar el informe acerca de la muerte de Hap y al presentar a Dormer el cierre del mismo, certificando que Finch era el culpable, éste reprende a la inspectora, impide darle cierre y le sugiere que investigue bien antes de cerrarlo.
La investigadora reabre el estudio del caso de Hap y descubre la verdad, al interrogar a Dormer este declara lo sucedido y al ser interrogado sobre su intención, responde: “no lo se”.
En otro pasaje del film tras un encuentro entre Dormer y Finch, en el que ambos se dan muerte, Dormer antes de morir le pide que “no se desvíe”, entendiéndose con esto que siga con la investigación, que lo declarará culpable.
ANÁLISIS:

El personaje a analizar es el protagonista de esta historia, el Detective Will Dormer, quién a partir de una situación “accidental” pone fin a la vida de su compañero Hap. A partir de ese momento, comenzará a replantearse y a resignificar una serie de situaciones del pasado, que pondrán en juego su consistencia como sujeto. Se intentará dar cuenta de su responsabilidad subjetiva, con el análisis de los tres tiempos lógicos y se tratará de llegar a una hipótesis clínica para explicar el por qué de su proceder en situación.
Para comenzar, ubicando las categorías de universal–singular y particular, se puede decir que la situación planteada encuadra en un hecho singular, dentro del universal del comportamiento de la policía, si bien se trataría de un hecho trasgresor, por haber actuado por fuera de la ley para cumplir el fin, que el personaje considera hacer justicia, no deja de ser un lugar disponible de la ley, que seria el hecho de no cumplirla. Lo que se compromete aquí es la dimensión real del sujeto. No se trata de una situación en que el sujeto interviene, sino la situación que es el mismo sujeto.
Para situar los 3 tiempos del circuito de la responsabilidad, comenzaré por resaltar que el personaje en oportunidad de resolver el primer caso en cuestión (el del niño abusado y asesinado) realiza el acto de fraude sin interrogación alguna, aún en lo sucesivo se niega a declarar y pide al compañero que no lo haga, porque lo terminará entregando a él (que es el pez gordo) y no está de acuerdo con los procedimientos de “cuestiones internas”, que entiende como molestos y sin importancia, provenientes de gente que no se ocupa del aspecto realmente importante de los casos y ni tienen la capacidad para ello.
Así entendido, el momento 1 del circuito sería el momento en que Dormer falsifica las pruebas del primer caso (el del niño abusado) para poder atrapar al culpable y, como momento 2: cuando da muerte accidentalmente a su compañero. Es en esa instancia en que el personaje resignifica el acto anterior (momento 1), se interpela y es interpelado por su compañero antes de morir. Es a partir de ese momento, cuando Hap muere en sus brazos, cuando dirige su última mirada inquisidora y sus ultimas palabras: “me quisiste matar?” hacia él, que se interroga acerca de su verdadero deseo. Es en ese mismo momento cronológico, pero diferente subjetivamente, que surge un tiempo 3, donde el detective, en primera instancia trata de desviar su responsabilidad hacia el azar, respondiendo que no lo vio por la niebla, e inmediatamente después, toma la decisión de no aceptar su responsabilidad y desplazarla hacia el sospechoso, haciendo creer que el disparo provino de él.
El disparo fue por error al cuerpo del compañero, pero ¿fue por error? ¿o porque en algún rincón de su inconsciente deseaba a su compañero muerto, antes de ver destruida su carrera?. La respuesta moral sería que fue un accidente, que no lo vio por la niebla.
Pero, aquí es necesario diferenciar el sujeto del derecho y el sujeto del inconsciente, como así también: responsabilidad subjetiva, culpa y sentimiento de culpa.
El sujeto para el derecho es aquel capaz de adquirir derechos y contraer obligaciones, escenario en el cual no le correspondería al sujeto responsabilidad jurídica por el acto de matar al compañero, ya que se trató de un hecho que, aunque difícilmente comprobable, fue accidental. El personaje no veía entre la niebla, escucho alguien correr y disparó, creyendo que era el sospechoso que estaba persiguiendo, en pleno cumplimiento de su deber como policía y, considerando que Finch además había disparado antes contra otro compañero.
Pero desde la perspectiva subjetiva, podemos decir que la responsabilidad que nos interesa no es la moral, ni la jurídica, sino la que importa al “Acto” que implica una decisión por fuera de lo moral (del bien o del mal), una decisión por fuera de la ley. Este acto implica como menciona Ariel: “una decisión sin socios, igual que en la muerte (…) una decisión sin socios del presente (…) sin socios del futuro” .
Los otros pueden evaluar la acción, que será para los otros la consecuencia visible del acto, pero no el acto. El acto se define en soledad, y plantea el posicionamiento subjetivo, por fuera de la moral, del ser juzgados por otros. Se trata, como plantea Freud de asumir la responsabilidad por el contenido de nuestros deseos. Si de acuerdo con criterios sociales, quiero clasificar como buenas o malas las aspiraciones que encuentro en mi, debo asumir la responsabilidad por ambas clases, y si para defenderme digo que lo reprimido que hay en mi no es mi self (…) no he aceptado sus conclusiones y acaso la critica de mis prójimos, las perturbaciones de mis acciones y las confusiones de mis sentimientos me enseñen algo mejor.
Y desde esta perspectiva, el sujeto utiliza, como primera salida en un tiempo 3, la de excusarse en el azar que provocó que fuera su compañero el que se cruzara en la línea de fuego y no el sospechoso. Posiblemente el yo se defendiera para estabilizar la tensión que produce la interpelación, en un primer intento, responsabilizando al azar. Pero es él mismo quien se interroga acerca de su propio deseo frente a su amigo agonizante y quien pide que se lo juzgue cuando sugiere a la inspectora que no cierre el caso de la muerte de su compañero.
El personaje sugiere una responsabilidad, dado que el hecho, si bien interviene un punto de indefinición, como es la situación accidental y aparece la necesidad en el hecho de que la situación de persecución se imponía y era necesario utilizar el arma, operó una decisión al efectuar el disparo que lo convierte en sujeto, que emerge entre el azar y la necesidad, en un lugar diferente a las trincheras Sartreanas.
Merece especial atención un pasaje del film, que muestra cómo el personaje se encuentra ante la pérdida de todas sus certidumbres, ya no puede asegurar nada, la eterna claridad y el remordimiento le impiden dormir y su estado físico va decayendo. Es el momento en que deriva la angustia, ofreciendo una descarga al yo, al poner en palabras con la dueña del hotel, la situación generada tiempo atrás con el caso del niño. Y como no existe responsabilidad sin sentimiento de culpa, se podría hipotetizar, que en este caso la culpa lo referencia a la responsabilidad de aquel acto y su deseo de ser juzgado. Sus certezas ya no son tales, lo inunda la incertidumbre y duda sobre su singularidad en aquella situación. Esto se deja entrever en ese deseo de ser juzgado, de ser responsable como sujeto, que persiste hasta el final, dado que cuando surge la oportunidad de que la Inspectora que investiga la muerte Hap archive el caso, él lo impide sugiriéndole que investigue mas, que no se trata de una cuestión menor. Como lo hace también antes de morir, cuando la inspectora tiene en sus manos la prueba de su culpabilidad, ella ofrece tirarla al río, en señal de confianza en él, pero este la detiene pidiéndole que “no se desvíe”, poniendo en acto su deseo, que no le es posible poner en palabras, pero dejando así expresar al sujeto.

BIBLIOGRAFÍA:

 Michel Fariña, J. Qué es esa cosa llamada ética. Cap. II, En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires (2002).
 Michel Fariña, J. Lo universal-singular. Cap. III, En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires (2002).
 Lewkowicz, I. Particular, Universal, Singular. Cap. IV. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires (2002).
 Mosca, J. C. Responsabilidad, otro nombre del sujeto. Cap. VIII. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires (2002).
 Salomone G. Z. El sujeto autónomo y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 D’Amore, O. Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 Ariel, A.: La responsabilidad ante el aborto. Ficha de cátedra. Mimeo. Publicado en la página web de la cátedra.
 Freud, S. (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984.
 El caso de Althusser (En El porvenir es largo). En material de clase.
 El caso de Scillingo en El vuelo, de H. Verbitsky. En material de clase.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: