Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Noches de tormenta >

por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
Facultad de Psicología

Psicología, Ética y Derechos Humanos
Cátedra I

Segundo parcial domiciliario

ALUMNA: Giglioli, Sofía (LU 31.440.217/0)
Sofia_giglioli@hotmail.com
15-3374-3847

PROFESORA: Domínguez, María Elena

TITULAR: Juan Jorge Michel Fariña

COMISIÓN: Nº 10

HORARIO DE CURSADA: Jueves de 11:00 a 12:30 hs.

FECHA DE ENTREGA: 19/11/2009

Consigna de Evaluación

Elija un film, un texto literario o alguna otra producción narrativa en la que se despliegue y pueda ser recortada una singularidad en situación. En caso de elegir una creación cinematográfica, la misma debe haber sido realizada entre el año 2005 y el presente (salvo condiciones excepcionales, las cuales deben ser autorizadas por el docente a cargo de la comisión de trabajos prácticos).
En ese recorte, escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre.
Analícela ubicando sus coordenadas en los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad y explicitando la hipótesis clínica que establezca respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva.
Incluya las referencias relativas a las categorías de necesidad y azar, así como a las de culpa y responsabilidad.
Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente- el efecto particularista.

Desarrollo

Noches de Tormenta (Sinopsis)

El Dr. Paul Flanner, en un conocido cirujano plástico. El film narra la historia de éste médico, quien en una oportunidad realiza una operación a Jill, una mujer humilde de un pueblo. La intervención consistía en la extirpación de un hemangioma, un quiste en el maxilar. Durante la intervención la mujer muere a causa de una reacción a la anestesia. Situación que ocurre cada 50.000 casos.
Luego de la operación, el Doctor Flanner manda a la enfermera a comunicarle la desgraciada noticia al marido, alegando que tenía otra operación inmediatamente y no podía demorarse. A partir de lo cual su hijo Mark, quien estaba en la operación, también es doctor, se enoja mucho con el padre, al punto de no hablarle más e irse a vivir a una zona aislada en la montaña en Ecuador.
El marido de la mujer fallecida, Robert Torrelson, le inicia una demanda de muerte por negligencia. Y le hace llegar al Doctor una carta pidiéndole hablar con él.
Flanner, va al pueblo a hablar con el marido de Jill. En este viaje conoce a Adrienne (Ade), una mujer encargada de la posada en la cual el Doctor se hospeda.
En una conversación con Ade, donde le cuenta el motivo de su presencia en el pueblo, ésta le dice que debe ser duro sentirse responsable de la muerte de alguien, él se angustia.
A los días el Sr. Torrelson visita al doctor, le dice que quiere saber qué paso, a lo cual Flanner respondió que lo que le ocurrió a su mujer sucede en uno de cada 50.000 casos, y que su muerte fue producto de una reacción a la anestesia. Inmediatamente le dice: no sabe cuántas horas he pasado repasando la cirugía. No se puede culpar a nadie, nunca convencerá a un jurado. El marido, le dice, ¿sabe de qué color eran los ojos de mi mujer? mi esposa está muerta. Estuvimos casados 43 años, y se va… Flanner queda pensando.
Ade se enoja, le dice que el hombre está de luto, que ha perdido a su esposa, y le reprocha no haber demostrado ni un momento que sentía lo que era perder a su esposa. Le dice que solamente se enojo y se defendió. Flanner muy nervioso le dice: ¡claro que me defendí, el tipo puso una demanda en mi contra!.
Ade muy enojada le dice: ¿Así vas a manejar las cosas cuando vayas a ver a tu hijo?, lo cual pone más angustiado al Doctor quien contesta:¡ qué tiene que ver mi hijo con esto!...,No tu no entiendes ni Torrelson, he repasado la operación una y otra vez…, mil veces pensando que yo había cometido un error, que no había sido todo lo bueno que debí ser, porque hace tiempo tome la decisión de ser el mejor médico que pudiera ser, no el mejor padre ni el mejor esposo, el mejor médico!!....lo único que me interesa es que hice todo lo posible para salvarle la vida y eso es lo que vengo a explicarle. La mujer le dice que él no quería una explicación, ¿Qué es lo que quiere de mi? Pregunta Flanner, Ade le contesta, debes darte cuenta de que eres parte de lo peor que le ha ocurrido en la vida. El está todavía en ese quirófano y espera a que lo mires a los ojos, ¿De qué tienes miedo?.
Finalmente va a ver al esposo de Jill, con Ade. El Señor Torrelson le muestra una foto, y le dice que sus ojos eran de color café oscuro y suaves, como si no pudiera lastimar a nadie, le cuenta que conoció a Jill en el secundario que siempre tuvo esa cosa en la cara. Ella quería quitárselo, la encontré en el baño, llorando mientras lo veía, decía quiero estar bonita para ti, se me rompía el corazón, pero es lo que quería ella quería la operación, y dije que sí. Así llegamos a usted. Usted fue la última persona que la vio y hablo con ella, tenía todo el amor y la bondad adentro. Usted no sabía quién era, y ahora ya lo sabe.
Flanner le pide disculpas, lo mira a los ojos arrepentido, y se va. Luego de la conversación Flanner decide irse a trabajar con el hijo a la montaña en Ecuador. Empieza una nueva vida, muy contento de compartir esta nueva experiencia con su hijo. El hijo dice que cuando el papa llegó estaba diferente, que supuso que tomaría el control de todo como siempre, pero que en cambio empezó a trabajar.

Análisis de la Película
A partir del relato de la película, y del análisis de la misma, podemos ubicar un particular que mantiene al sujeto dentro de determinado sistema moral. En el caso del Dr. Flanner su vida como cirujano plástico, reconocido, adherido a una concepción de médico que guía su forma de proceder, sostenido en un ideal. Un hombre frío, dedicado únicamente a operar, a ejercer la medicina, sin dedicarle importancia a la persona que tiene en frente, no habiendo lugar en él para otra cosa mas allá de su profesión, ni siquiera hay lugar para su hijo.
Un día como tantos otros de su vida, realiza una operación para extirpar un hemangioma a una mujer. Ubicando acá el Tiempo 1 del Circuito de la Responsabilidad: en la operación en sí misma, en tanto “se realiza una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en el que el sujeto se halla inmerso y que supone, se agota en los fines para los que fue realizada" .
“La responsabilidad interpela a un sujeto, quien debe(…), responder por su acto”, (…)“la referimos a la singularidad de un Sujeto en su acto” . Responsabilidad dice Juan Carlos Mosca, es otro nombre del sujeto, se instala entre el azar y el determinismo, a partir de lo cual el sujeto puede ser interrogado por su acto.
El azar supone incertidumbre, es un hecho fortuito, en el film, ubico el azar en la causa de muerte de Jill, muere por una reacción a la anestesia que ocurre cada 50.000 casos. El determinismo, por su parte, encuentra en el resultado la ley que lo determinó. En el film, ubico el determinismo en la causa de muerte de la paciente, la anestesia produjo el deceso de Jill. Pero cabe interrogarse, si la determinación y el azar eliminan la responsabilidad, ya en la acción ubicada en el Tiempo 1 interviene tanto el azar, como el determinismo pero sostengo que es posible indagar al sujeto por su responsabilidad subjetiva. Si el sujeto se aliena al azar ó al determinismo, no habría lugar para indagar sobre la responsabilidad de ese sujeto, aunque esto no lo exime de la responsabilidad, aunque no posibilita que pueda "hacerse responsable", es decir dar una respuesta, diferente a aquella que funciona como tapón sin posibilitar la emergencia de una nueva posición subjetiva.
En el film, se observa que Flanner no se aliena ni a lo azaroso de su acción, ni al determinismo, sino que a partir del Tiempo 2, se ve posibilitada la emergencia de un Tiempo 3, el cual incluye una respuesta del sujeto, una respuesta en la que se juega algo del orden de la castración.
La acción señalada en el Tiempo 1 “se ve confrontada en un Tiempo 2, con algún indicador que se le señala un exceso en lo acontecido” . Constituye un tiempo, donde se produce un quiebre en el universo particular que sostenía a Flanner, ubicando en el Tiempo 2: al encuentro con el esposo de Jill, que sucede luego de una discusión con Ade, quién enojada por la actitud del médico de defenderse únicamente, de demostrarle que él no se había equivocado como profesional, quedando ubicado solamente en su obrar de médico. En este punto podemos pensar que Flanner, se encuentra alienado en este momento a lo azaroso de su acción, es decir trata de explicar y justificar su acto mediante la explicación de la muerte a causa de la anestesia, situación que sucede cada 50.000 casos, a su vez le explica al marido que reviso mil veces la operación y que él no se había equivocado. Pero para que el sujeto pueda “hacerse responsable” se necesita algo más, no es posible si se encuentra alienado al determinismo y el azar.
Ade le marca que el marido necesita otra cosa, lo cual facilita la emergencia de la pregunta ¿Qué quiere entonces de mi? Pregunta que le marca la incompletud de su universo previo, y la consecuente caída de los ideales que lo sostenían. En el encuentro con el Sr. Torrelson, éste le dice “Usted fue la última persona que la vio y hablo con ella, tenía todo el amor y la bondad adentro. Usted no sabía quién era, y ahora ya lo sabe”. Lo cual le indica a Flanner, que lo que se esperaba de él era otra cosa diferente a una explicación por la causa de la muerte de Jill.
Se puede hallar retroactivamente, el lazo asociativo entre el Tiempo 1 y 2, se trata de una hipótesis clínica, la cual será “la encargada de explicar el movimiento que supone que el tiempo 2 se sobreimprime al tiempo 1 resinificándolo” .
Planteo como hipótesis clínica que Flanner: “Debe responsabilizarse de haber elegido ser el mejor médico y no un padre. De haber elegido por la vía del ideal y de aquello que le otorgaba un ser”.
En el Caso de Flanner, aparece en el Tiempo 1, un sujeto sostenido en la moral de lo particular, es un médico que realiza su trabajo, esforzado por ser el mejor médico, él es “todo médico”, no habiendo lugar para otra cosa. Exitoso en lo que hace, no se cuestiona su manera de vivir, ni de obrar en la vida.
En cambio en el Tiempo 2, el de la interpelación, vemos a Flanner interpelado en su actuar, en su forma de actuar, se pregunta ¿qué se espera de mi entonces?, se angustia, se siente culpable por lo sucedido. “La culpa ob-liga a dar una respuesta a la interpelación”, el tiempo 2 es el de la interpelación, que resignifica al tiempo 1, facilitando una respuesta. La culpa hace que se retorne sobre la acción por la que se debe responder. Flanner va a ver al marido de Jill, al Señor Torrelson, lo escucha, le pide disculpas por lo sucedido, ya no trata de defenderse, ni de sostener su “ideal” de médico perfecto, sino que puede escuchar y disculparse. Sí responsable es aquel del que se espera una respuesta, nuestro protagonista debe responder por haber elegido ser el mejor médico y no el mejor padre, situación que se pone en jaque en el escenario planteado. Precisamente, se ve enfrentado a la falta estructural, es un momento en que su posición de obediencia a la moral se ve perturbada, punto de inconsistencia que da lugar a la responsabilidad subjetiva, y a la emergencia de una nueva posición subjetiva.
Avanzando más sobre el film, planteo un Tiempo 3, el de la responsabilidad subjetiva, como aquel campo que confronta al sujeto con aquello que perteneciéndole, le es ajeno. Donde adviene un sujeto que no es el mismo que el del Tiempo 1. Flanner, luego de la conversación con el Sr. Torrelson, cambia de posición, decide irse a vivir a Ecuador con su hijo, y trabajar en un lugar totalmente diferente a la Clínica prestigiosa en la cual se desempeñaba, adoptando una forma de vida radicalmente opuesta. El efecto sujeto es una respuesta a la interpelación, lo cual implica la dimensión ética, el sujeto se funda en acto y es ético, porque es el acto en que se produce un sujeto de deseo inconsciente, con una toma de posición en relación a lo universal- singular.

Hipótesis clínica: “Debe responsabilizarse de haber elegido ser el mejor médico y no un padre. De haber elegido por la vía del ideal y de aquello que le otorgaba un ser”

Bibliografía

­ D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

­ Dominguez, M.E: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

­ Michel Fariña, J. (1998). “Del acto ético” (Cap. VI). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

­ Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

­ Salomone, G. Z.: El sujeto autónomo y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

­ Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

­ Clase dictada por el Prof. Juan Jorge Michel Fariña sobre "Responsabilidad: entre Necesidad y Azar"



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: