por 

Psicología Ética y Derechos Humanos

Cátedra: I Fariña, Juan Jorge Michel

Curso de Verano 2011
Comisión 4
Profesoras: Ana Corinaldesi- Lucaci Leila

Película: “Novia Fugitiva” (Runaway Bride)

Alumnas
Sofía Arcieri. DNI: 32.780.757
M. Paula Portero. DNI: 30.021.427

Recorte del film:

Maggie es famosa en su pueblo por haber plantado a tres novios en el altar.
Ike, es un periodista de New York, que viaja a investigar la causa de por qué ella huye del altar.
Ike, comienza a investigar sobre cómo fue Maggie en la relación con sus novios y entre todas las preguntas que les hacía, había una un tanto ridícula, sobre cómo le gustaba comer los huevos a Maggie. A lo que cada uno de ellos respondió:
Primer novio: -“A Maggie le gusta comer los huevos revueltos con sal, pimienta y eneldo, como a mí”.
Segundo novio: -“A Maggie le gusta comer los huevos fritos, como a mí”.
Tercer novio:-“A Maggie le gusta comer los huevos escalfados, igual que a mi”.
En otra escena:
Maggie, su prometido actual e Ike, estaban en una cafetería y el prometido actual de Maggie ordena una tortilla de huevos, Ike le pregunta a Maggie: -¿y vos cómo los queres? a lo que ella responde: lo mismo para mí.
En otra escena:
En este caso el escenario es la fiesta de solteros de Maggie y su prometido actual. A raíz de que Ike la defiende ante todos sus familiares y amigos, porque ella estaba recibiendo burlas irónicas sobre haber dejado plantado a los anteriores novios en el altar, y que el actual prometido podría ser una “víctima” más de ellos.
Maggie enojada se retira de la fiesta, detrás de ella va Ike, disculpándose de que solo quería defenderla de las humillaciones que estaba recibiendo y dentro de la discusión, Ike le grita: No ves que estás pérdida, ni siquiera sabes como te gusta comer el huevo y le comenta como le gusta comer el huevo con cada novio, a lo que ella responde con cara sorprendida diciendo: - ¿cómo, pérdida? Y se interrumpe la escena.
Otra escena:
Maggie se encuentra en la iglesia haciendo un ejercicio de visualización que propone su prometido para evitar que ella salga huyendo del altar por cuarta vez. Ahí se encontraba también una amiga de Maggie e Ike. Maggie hace la prueba entrando al altar mirando a su novio, pero se demuestra insegura y con pánico. El novio ante esto le pide a Ike que se ponga en su lugar y él la ayudaría a Maggie a encontrarse con él. Maggie logra encontrarse en el altar pero con Ike, el novio simula que es el cura y cuando les dice ahora se pueden besar, Maggie e Ike se funden en un beso interminable y se quedan pasmados. A lo que el novio y la amiga se dan cuenta de que no era una simple actuación, sino que realmente había una atracción entre ellos. El novio se va ofendido e Ike y Maggie quedan solos mirándose, e Ike le prepone casarse con él, ya que ya había una fecha de boda y que podrían usarla.
Por cuarta vez Maggie deja plantado al novio, era el turno de Ike.
Otra escena:
Ike se vuelve a New York y se separan, Maggie transcurre un tiempo sola en el que empieza a hacer cosas que le gustan a ella, como por ejemplo vender unas lámparas que ella misma diseñaba y nunca se animaba a hacerlo, también tiene una conversación con el padre, en la que le pide que nunca más se vuelva a burlar de ella, porque ella no es la única que tiene problemas.
Maggie se encuentra en su casa sola probando las distintas clases de huevos.
Como última escena podemos ubicar, a Maggie en el departamento de Ike en New York diciéndole: que a ella solo le gustan los huevos “escalfados” y que las otras clases de huevos no solo no le gustan, sino que le resultan horribles, que ella ahora sabe lo que quiere… luego de esto ella le declara su amor, pidiéndole casamiento pero en el medio del campo. ellos solos, sin gente, porque a ella no le gustaban las fiestas grandes. Finalmente Maggie se casa con Ike.

Circuito de responsabilidad:

“(…) llamaremos el circuito de la responsabilidad. En el tiempo 1, el personaje lleva adelante una conducta con determinados fines, en el supuesto de que su accionar se agota en los objetivos para los cuales fue concebida. En un tiempo 2, recibe de la realidad indicadores que lo ponen sobre aviso respecto de que algo anduvo mal. Las cosas fueron más allá- o más acá- de lo esperado. El sujeto se ve interpelado por esos elementos disonantes. Algo de esa diferencia le pertenece.
Pero ante tal interpelación puede hacer dos cosas bien distintas”

Tiempo 1: ubicamos a Maggie comiendo los huevos que le gusta al novio del momento. Complaciendo al novio, convenciendo al otro de que era ella lo que el otro quería.
Maggie se somete a complacer el deseo del otro, por lo tanto cediendo el suyo, en forma inconsciente, evitando la angustia que le genera la pregunta por el “ser”.
Cuando come el huevo que le gusta a su novio del momento, se encuentra deseando algo que desea el otro, ese deseo que viene del otro como demanda ante la cual el sujeto se somete.
Se sitúa dentro del universo particular la elección del huevo para Maggie según el novio, para ella esto es algo del orden de la certeza, no sé lo cuestiona, nada de esto le hace pregunta.
Consideramos que la necesidad se hace presente en el hecho de que Maggie come el huevo como al otro le gusta. Aquí podemos ver que se juega algo del orden del destino, donde no hay planteo, ni cuestionamiento por lo que a ella le gusta y ante cada novio cede su deseo.

Tiempo 2: Maggie se encuentra conmovida ante el comentario de Ike, de que ella estaba tan pérdida que ni siquiera sabía como le gustaba comer el huevo. Maggie queda sorprendida y pregunta lo que él afirma, acerca de estar perdida.
Ubicando a la culpa como reverso de la responsabilidad subjetiva ausente, ya que en este tiempo 2 se re significa el tiempo 1 ante el comentario de Ike: estás pérdida, ni siquiera sabes cómo te gusta comer el huevo. Maggie queda interpelada ante esto, la pregunta queda latente en ella. A raíz de que Maggie se besa con Ike y luego decide casarse, para luego huir del altar por cuarta vez, la culpa se hace presente (culpa estructural) y comienza la búsqueda por responderse qué es lo ella quiere.

Tiempo 3: Después de una sería de hechos, como decirle al padre que no se burle más de ella, porque no era la única que tenía problemas, vender sus lámparas que no se había animado a hacerlo antes y probar todos los tipos de huevos hasta encontrar al que ella le gusta. Aquí se presenta un efecto-sujeto, sujeto del acto ético que coincide con la responsabilidad subjetiva.

Hipótesis clínica:
Nuestra conjetura es sobre la pregunta, que hace que el tiempo 2 se resinifique en el tiempo 1 por la interrogación ¿quién soy, qué quiero? (¿cómo me gusta comer el huevo a mí?), que ob-liga a responder al sujeto desde un acto ético asumiendo una posición de responsabilidad subjetiva, otra manera de nombrar al sujeto. Maggie encuentra cómo le gusta comer el huevo a ella, por lo tanto, surge la emergencia de una singularidad que desordena el universo previo que sostenía sus ideales.

Conclusión

Analizando nuestro personaje desde una dimensión ética y no desde la moral de un particular, juzgando el accionar o el deber hacer de Maggie, con respecto a comer los huevos como al otro le gusta, (cediendo el propio deseo), donde se produce un acto, un cambio de posición subjetiva y no un dormir en los signos de un guión ajeno. “El que está dispuesto a quebrar el último de los horizontes que aún permanecía intacto y abrir con decisión la puerta de la incertidumbre” . EL cual lleva a Maggie a encontrar qué le gusta, quién es ella.

Bibliografía

- Fariña, Juan Jorge Michel. The Truman Show. Versión resumida de la clase dictada en la Facultad de Ciencias Sociales de la UNLZ el lunes 8 de noviembre de 1999.

Anexo

“Tipos de huevos”

Huevos revueltos

Huevos fritos

Tortilla de huevos

Huevos escalfados



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: