por 

Parcial Domiciliario

Película: “Nueve Reinas”

Materia: Etica y D.D.H.H

Cátedra: I

Prof. Adj. Regular: Juan Jorge michel Fariña

Prof. de Trabajos Prácticos: Corinaldesi, Ana

Comisión: 5

Alumnas: Gomez, Flavia Leticia L.U.: 28857006/0

Madera, Sonia Lorena L.U.: 29265175/0

Año: 2010

Cuatrimestre: II

Argumento:

La película argentina 9 reinas cuenta la historia de Juan un estafador principiante que conoce a otro estafador mas experimentado, Marcos. Como este se quedo sin socio le ofrece a Juan ser socio por un día. En primer momento Marcos comienza a enseñándole nuevas estrategias de estafa a Juan muchas de las cuales este alega ya conoce pero que no acostumbra a realizarla por que “no son su estilo”: no le gusta tener que arriesgarse mucho, ni hacer escándalos en lugares públicos, Marcos en cambio se maneja sin escrúpulos engaña a la gente sin discriminar mujer, hombres, ancianas, ni su propia familia se salva, si una oportunidad se presenta el la toma, el siempre esta al asecho de cómo puede llegar a su próximo objetivo.
Juan en cambio, que parece que es nuevo en este negocio del engaño, siempre se desespera cuando aparece un obstáculo y hasta cuando todo parece demasiado fácil. En l transcurso del día a Marcos le surge una propuesta de parte de un ex socio en la cual le informan que hay un coleccionista español multimillonario, Vidal, al cual se podía engañar vendiéndole unas estampillas llamadas “nueve reinas”.
Juan presencia el trato y propone a Marcos sumarse al negocio por que necesita del dinero (para sacar a su padre de la cárcel el cual le enseña desde muy chico los trucos de estafa).
Estos dos estafadores que habitualmente trabajan por unos pocos pesos y que se conocen de manera aparentemente fortuita, imprevisiblemente se vean envueltos en un negocio de varios centenares de miles que no les permitirá dudar ya que tienen que tomar la oportunidad que la vida les va a presentar. Tras sortear varios obstáculos, llegaran a vendérselas a Vidal quien pide incluir en el trato una noche con la hermana de Marcos Valeria.
Al final tras la venta consumada, aprendemos que todo ha sido un truco y Juan y los demás protagonistas (Valeria; Berta, Vidal, ex socios de marcos, Juan) Estaban engañando a marcos, logrando así sacarle todos sus ahorros.

Análisis

El análisis de este trabajo recae sobre el personaje de Juan donde dejaremos asentados los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad e intentaremos ensayar una hipótesis clínica que dará cuenta de la irrupción de su deseo.
En el tiempo 1: Se trata de que es personaje lleva adelante una conducta con determinados fines en el supuesto de que su accionar se agote en los objetivos para los cuales fue creado. Lo ubicaremos en la película a partir del hecho de planear perfectamente la estafa contra el personaje de Marcos. Al comienzo Juan se muestra como un estafador principiante, inexperto, que dentro de su propio universo de estafadores se rige mediante ciertos códigos o valores que se ubicarían dentro del eje particular con el cual se identifica y que le permite manejarse con ciertas normas frente a las situaciones de estafa que se presenten.

Marcos:..qué? querés el anillo?
Juan: no,… la vieja…
Marcos: A ver si entiendo, a empleadas de estación de servicio: si. Viejitas confiadas: nunca, jamás!
Juan : no se no es eso…es que me dijo que me parecía al nieto….

Marcos: Y vos le solucionas los problemas a tu viejo?
Juan: Si, si nos llevamos bien. Él fue el que me enseño los trucos para laburar, de pibe como un juego…mosqueta, toco mocho…lo básico. Después algo paso no se que fue, pero se arrepintió al enseñarme, dijo estaba mal, que no hiciera lo mismo que él, que no me cagara la vida como se la cago él…

En el Tiempo 2: el personaje recibe de la realidad indicadores que lo ponen sobre aviso de que algo “anduvo mal”. Las cosas fueron más allá de lo esperado por Juan y se ve interpelado por estos elementos disonantes. No se trata de un mecanismo conciente, sino que el propósito inconsciente se abre paso a pesar de la intención conciente, de limitarlo donde la intención y la voluntad se revelan insuficientes.
Cabe aquí la pregunta por lo propio, que se asienta en la noción del sujeto del inconsciente, interpelándolo acerca de la posición que tenia en el tiempo 1. Es, básicamente, la puesta en marcha del circuito dado que el tiempo 2 (de la interpolación), según la lógica retroactiva, resignifica al tiempo1.
Esto creemos poder ubicarlo en la escena del momento concreto donde Juan tiene que poner en juego sus ahorros, único medio con el cual puede ayudar a su padre a conseguir su libertad. Él duda de su accionar, es decir, se ve interpelado y a raíz de esta situación vemos una siguiente en la cual se lo ve solo caminando por la calle, por momentos se sienta a pensar, se lo nota intranquilo, nervioso, preocupado, etc. Inferimos que estos sentimientos son manifestaciones de la culpa que le genera poner en riesgo la única vía por la cual puede ayudar a su padre. Se percibe también la angustia, consecuencia de la culpa que termina desembocando en una visita a su padre en la cárcel. Allí se encuentra con la situación de que a su padre solo le quedan 10 días para reunir el dinero, en vez de los tres meses que ellos creían tener. Juan ofrece su ayuda pero su padre no quiere que él se arriesgue y que le pase lo mismo que a él.
Podemos decir que estos sentimientos y acciones que nacen de Juan son figuras de la culpa o un conjunto de respuestas que exige la interpelación, que tienden a intentar una especie de recomposición yoica frente a la formación del inconsciente. El yo responde desde lo particular para estabilizar la tensión que produce la interpelación. La visita que Juan hace a su padre podría pensarse como una respuesta moral, tranquilizadora, quizá reparadora, en relación a otro tipo de respuestas que podrían llegar a generarse.
Juan toma la decisión de llevar a cabo el plan no solo por la sensación de justicia que le daría devolverles el dinero a Valeria y Federico, y ajusticiar también a los ex-socios de Marcos que fueron estafados por este. Sino especialmente porque a su padre se le acorta el plazo de tiempo para salir de la cárcel. Esta decisión es tomada desde una base moral, desde aquello considerado, para él, que está bien o mal. Y sin lugar a duda para el beneficio de terceros, por lo tanto esta decisión no quedara respondida desde lo subjetivo. El circuito de la responsabilidad, finalmente, se cierra dentro del eje de lo particular.
No se ubica en este recorte un tercer tiempo lógico porque no se juega algo del acto ético (respuesta desde el eje universal-singular), es decir, no hay quiebre particular que deje en evidencia su incompletad, generando una nueva constitución subjetiva donde se alineara el acto con el deseo inconsciente, ya que la responsabilidad subjetiva es esa relación ética del sujeto al deseo.

Necesidad y azar

Creemos que las categorías de necesidad, es decir, aquello que logra una conexión causa-efecto y que rige los sucesos ajenos a la voluntad humana. Lo que hoy llamamos “destino” ya que es aquello que va a suceder inexorablemente. Esta determinación elimina la libertad y por ende la responsabilidad del sujeto. Por otro lado, el azar o suerte, coincidencia, casualidad, accidente…es lo que sorprende y no puede ser anticipado, y desliga al sujeto de toda responsabilidad.

Estas categorías no pueden ser ubicadas como relevantes dentro del recorte que se hizo de esta película ya que es justamente el plan que se lleva a cabo un suceso de situaciones rigurosamente planeadas que no dan lugar a que el azar intervenga.

Hipotesis clinica
Del personaje de Juan se podría decir que desde la teoría psicoanalítica freudiana se observaría una identificación con su padre que creemos seria del tipo a “rasgo” ya que ambos (padre e hijo) se dedican a las estafas como medio para subsistir. Ser podría inferir que las enseñanzas que durante la infancia el padre de Juan le propinó a éste sería uno de los factores que lo habrían predeterminado psíquicamente, ya de adulto, a seguir sus pasos.
Según palabras de Freud, diríamos que tanto en el complejo de Edipo como en el de castración el padre desempeña un papel importante: es el adversario temido frente a los intereses sexuales del niño que lo amenaza con el castigo. Y el carácter principal de esta constelación psicológica es la ambivalencia. Estos conceptos nos llevan a creer que algo del orden de los deseos inconscientes hostiles hacia el padre pueden haberse puesto en juego durante la interpelación, ya que al poner en riesgo el poder ayudar a su padre se podría haber generado el sentimiento de culpa en él (cuestión que como recordamos desemboca en la visita a su padre en la cárcel). Creeríamos que de haberse perdido de alguna manera ese dinero “salvador” se estaría cumpliendo con el designio de aquellos deseos hostiles inconscientes y Juan no esta preparado para responsabilizarse por aquellos deseos. El yo moral de Juan, básicamente, lo que quiere es hacer lo correcto y ayudar al padre que tanto quiere.
Pero así como Freud remarca en Tótem y tabú “…se imponen los sentimientos de amor y seden los hostiles…” “se imponen los sentimientos de cariño y surge el remordimiento y nace la conciencia de culpa, especie de obediencia retrospectiva al padre”. En el caso de Juan el padre en realidad no quiere que siga sus pasos, podríamos pensar que el hecho que Juan desobedezca estos mandatos del padre sean otra posible causa del sentimiento de culpa, que es la percepción de determinados deseos y su condena, el carácter inconsciente es lo que determina lo angustioso de la conciencia moral de Juan.

Bibliografía

 Fariña, J. (1992). Ética profesional. Dossier bibliográfico en salud mental y derechos humanos. Acápite 3.3: el status de la responsabilidad sobre los actos.
 Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.
 Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.
 Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
 Alemán, J. (2003): "Nota sobre Lacan y Sartre: El decisionismo". En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga.
 Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 Ariel, A.: La responsabilidad ante el aborto. Ficha de cátedra. Mimeo. Publicado en la página web de la cátedra.
 Freud, S.: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984.
 Freíd, S.: Tótem y Tabu, A.E., XIII
 Freud, S.: El sepultamiento del complejo de Edipo, A.E., XIX



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: