por 

Materia: Psicología etica y derechos humanos.

Cátedra: I Fariña, Juan Jorge Michel.

Comisión: 24

Profesora: Dora Serué.

Segundo Parcial

Película asignada: 9 reinas.

Alumnas: Romero Mailen L.U: 332031020
Kasanzew Mariana L.U: 317041420

Año: 2010, Segundo cuatrimestre.

SINOPSIS
La historia de "Nueve Reinas" comienza una madrugada y termina a la mañana del día siguiente. En esas 24 horas o un poco más, Juan (Gastón Pauls) y Marcos (Ricardo Darín), sus protagonistas, pasarán por la experiencia de sus vidas, por algo nunca antes vivido, por lo que Marcos insiste en llamar "una en un millón". Dos minúsculos estafadores que habitualmente trabajaban por unos pocos pesos, se conocerán fortuitamente una madrugada, e imprevistamente se verán envueltos en un negocio de centenares de miles. Un negocio urgente, inmediato, tanto que no les permitirá dudar: tienen que seguir adelante, hacer lo necesario, tomar por el cuello a la única oportunidad que la vida les va a presentar. Y lo harán.

1. Escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre. Justifique su elección.

De la película que nos ha sido asignada, escogimos a Marcos, el personaje que encarna Ricardo Darín. Este se caracteriza por su arrogancia, su individualismo, su falta de autocrítica. Su carácter se puede ver reflejado en la manera que tiene de desenvolverse en su vida cotidiana, teñida esta por situaciones basadas en la estafa a la gente. Marcos además, tiene 2 hermanos, con los cuales no tiene mucha relación, y la poca que tiene, es conflictiva.
Elegimos a este personaje teniendo en cuenta que, ante un determinado fin que él quiere alcanzar (vender las estampillas y obtener el dinero), a lo largo de la película se va a ir encontrando con diferentes situaciones que lo llevarán a tomar decisiones, las mismas no dejarán de traer consecuencias que lo interpelarán, obligándolo a responder.
Ahora bien, podemos ver una similitud con el cuento de Sartre, en donde el personaje de Ibbieta se encuentra en una situación frente a la cual tiene que tomar una decisión (al ser interrogado por los falangistas, debe decir donde esta Gris ).
Creemos que las decisiones de ambos se relacionan en cuanto a su posición a la hora de tomarlas. Por un lado Ibbieta, ya se creía muerto, sin nada que perder, había matado sus vínculos con todas las personas queridas, se había hecho a la idea de que ese día, tarde o temprano iba a ser fusilado, y por lo tanto con su decisión, solo prolongaba aunque sea un poco más sus últimas horas.
Por otro lado, creemos que Darín, decide tomar el negocio ofrecido por su ex socio Sandler (la venta de estampillas), sabiendo además que estas eran truchas y que podría generarles grandes complicaciones. porque, al igual que Ibbieta, no tenía nada que perder. La vida de marcos se caracterizaba por ganarse el día a día, por ende esta oportunidad le significaba una en un millón, valía la pena la apuesta.
2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.

Para ubicar el circuito de responsabilidad, nosotras seleccionamos la escena final de la película, que consiste en el momento donde Marcos (Ricardo Darín) se dirige al banco junto a Juan (Gastón Pauls) para cobrar el cheque recibido de el español por la venta de las estampillas de las 9 Reinas; al llegar al lugar se encuentra con que el mismo estaba cerrado porque las máximas autoridades se robaron el dinero.
Con respecto al tiempo 1, este se caracteriza por la realización de una acción que concuerde con el universo de discurso donde el sujeto se encuentra inmerso, es llevada a cabo por el sujeto con determinados fines y se supone que la acción se agota en su fin.
En nuestra escena, teniendo en cuenta el tiempo 1, ubicamos como la acción a realizar, el hecho de que Marcos vaya al banco a cobrar el dinero del cheque recibido por el español, que es el objetivo buscado durante todo el transcurso de la película. Esta es su realidad, lo único que le interesa y que se supone que se agotaría en ese fin, es decir, cobrar el dinero.
Pero como el circuito lo indica, se encuentra con un tiempo 2 que lo interpela, que está por fuera del campo previsto, es impensado y que le señala un exceso en lo acontecido, donde todo aquello establecido hasta el momento, todas las certidumbres yoicas, es decir, todo su universo particular, se resquebraja, todo aquello pensado y supuestamente controlado, halla un elemento, una situación para nada calculada.
Nosotras consideramos que el cierre del banco es el segundo tiempo que rompe con lo que para Marcos es lo único que le importa, su particular, sin importar lo que sucediese, ya sea a él como a los demás, él no paraba de pensar y de hacer lo que lo llevara a su único fin, que era obtener el dinero. El cierre del banco lo lleva más allá de lo calculado, de lo pensado.
Es justamente este tiempo 2 el que posibilita un tiempo 3, en donde en el sujeto surge una pregunta sobre su posición ante esa situación, algo de aquello que es disonante con lo establecido hasta ahora, puede provocar que el sujeto se haga cargo de ello, de su responsabilidad en ello, que pueda preguntarse por su participación en eso que ocurre y que encuentre que algo de lo ocurrido le pertenece y así lograr que se abra un nuevo universo, que emerja una singularidad que muestre la incompletud de ese universo previo que hasta ahora prevalecía y que caigan los ideales que lo sostenían y que ante esto el sujeto pueda responder dando lugar a este tiempo 3 que supone que el tiempo 2 resignifica al tiempo 1 provocado una respuesta del sujeto desde otra posición diferente a la anterior frente a las circunstancias, es el tiempo de la responsabilidad subjetiva.
Sin embargo, esto no siempre ocurre, sino que puede suceder que el tiempo 2, es decir, la interpelación, provoque la retroacción hacia los elementos disonantes, que abra el circuito, pero que no provoque esta apertura a un tiempo 3, a un nuevo universo, a una nueva posición, sino que provoque otro tipo de respuesta, ya que necesariamente la interpelación exige respuesta, debido a que su aparición genera deuda, culpa, por la que hay que responder para estabilizar la tensión que esta interpelación provoca en el yo.
Consideramos que en estas últimas tipos de respuestas es donde se puede ubicar la que llevó a cabo Marcos, y que por lo tanto en él no se abre un tiempo 3. Nuestra justificación de lo planteado se basa en la posición que toma Marcos cuando se encuentra con el banco cerrado; en esta escena, el se entromete desesperado entre toda la gente para intentar cobrar el cheque y le pregunta a un empleado, que a su vez era conocido de él, que fue lo que sucedió y si el cheque era verdadero, él allí se entera de la noticia antes descripta y queda debajo de una avalancha de personas que ingresan brutamente al banco y que al igual que él se encontraban preguntándose y protestando por la situación; luego Marcos se dirige hacia donde se encontraba Juan y se lo queda mirando con cara de desauseado y atónito por lo que se podría pensar su “mala suerte”, mientras una gota de sangre gira por su frente, a lo cual Juan le acerca un pañuelo para que se limpie; ante esta situación, uno podría esperar un cambio de posición de Marcos, algo que conmueva su universo establecido y que le permita reflexionar sobre lo sucedido y preguntarse sobre hasta dónde había llegado y que podría tener que ver él en eso, sin embargo uno se encuentra con que con el cheque en la mano ingresa nuevamente al banco de una manera alocada, gritando y empujando a la gente. Esta actitud nos hace ruido en cuanto a que refleja que no hay un cambio de posición en Marcos, sino que más que nunca, y se ve reflejado de la manera en que entra al banco, sigue apuntando a su fin, responde con una negación, sin que surja una pregunta en él, y sin reflexionar sobre su responsabilidad en todo lo sucedido.
Creemos que esta escena resume en realidad, todo el accionar de Marcos durante toda la película, ya que él se va encontrando con varias situaciones, como por ejemplo, cuando el español le pone como condición que para que él le compre las estampillas debe lograr que la hermana se acueste con él; el robo al cual se ven afectados; el contarle la verdad a su hermano, etc; que al igual que en la situación elegida por nosotras para analizar, Marcos se encuentra ante una interpelación que es potencial para causarle la emergencia de algún cambio de posición, sin embargo el continua fiel a su fin, sin dar espacio a que algo nuevo se dé en él subjetivamente.

3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.

Teniendo en cuenta nuestro personaje elegido y la “farsa” en la que está inmerso, podemos suponer que los elementos de azar y necesidad con los que se encuentra, no son los mismos para el otro personaje (Juan), ya que es justamente este último el que arma todas las situaciones. En este caso, el cierre del banco es una situación inexorable para todos los personajes; en cambio el indicador que podría ser azaroso para Marcos (Ricardo Darín), es de alguna forma dirigido por el personaje de Juan (Gastón Pauls).
El azar tiene que ver con aquello que determina al sujeto pero que no se elije ni podemos decidir sobre eso, es totalmente externo al sujeto y no supone una relación causa y efecto, es totalmente accidental, contingente, fortuito.
En nuestra escena podríamos imaginarnos como un indicador del azar, el hecho de que el español, le haya dado un cheque y no dinero en efectivo. Este suceso, (teniendo en cuenta desde ya el punto de vista de Marcos), podría pensarse como azaroso, ¿porque un cheque y no dinero en efectivo? .
Por otro lado, se ubica la necesidad, lo inexorable, que también determina al sujeto pero, a diferencia del azar, es indefectible, inflexible, supone una relación de causa y efecto.
En nuestra escena, podríamos ubicar el hecho de que un cheque necesariamente debe cobrarse en un banco, además el cheque dado por el español era solo para ser cobrado en un determinado banco, algo que la voluntad de Marcos no hubiese podido cambiar, ¿qué hubiese pasado, si hubiese cobrado el dinero en efectivo en lugar del cheque?, quizás, la situación bancaria hubiese sido la misma, pero la diferencia estaría en que Marcos hubiese logrado su objetivo; no obstante, este episodio azaroso que fue, recibir del empresario un cheque y no el dinero, revirtió la situación.

4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica

Sabemos que, en sentido lógico, la culpa ob-liga particularmente una situación, para que podamos ubicarnos en el circuito de la responsabilidad. Cuando nos referimos a que la culpa obliga, hablamos de aquella culpa que depende de una operación eminentemente simbólica: la interpelación subjetiva. La retroacción que genera la interpelación resignifica porque liga (ob-liga) a los elementos disonantes que se convierten entonces en un tiempo 1, es decir que el tiempo 1, es ya un tiempo resignificado por la interpelación a través de la culpa. La culpa hace a la retroacción, hace que se retorne sobre la acción, por la que se “debe” responder; no obstante, el recorrido puede volver sobre los elementos disonantes sin que esto implique una apertura, sino para cerrar el circuito sin que haya un tercer tiempo, que es lo que nosotras consideramos que sucedió en la situación de Marcos.
Ahora bien, la interpelación es en términos económicos, lo que genera deuda, culpa. La interpelación ”implica” una deuda por la que hay que responder para volver al surco de lo moral, la respuesta es particular. En cambio, el tiempo 3, el tiempo de la responsabilidad subjetiva, del efecto sujeto, también es una respuesta a la interpelación, pero ya estamos hablando de una dimensión ética. Y eso implica la noción de acto en la que el sujeto se produce.
Por otro lado, sabemos que el sentimiento de culpa se diluye en el efecto sujeto (3º tiempo) y es una respuesta de dimensión ética.
Pero, en el caso de nuestro personaje, en donde la respuesta queda cerrada en la resignificación del tiempo 1, donde no hay una transformación subjetiva y un nuevo acto, ¿qué sucede?
Marcos es atravesado por situaciones que lo interpelan pero en donde no se produce un giro, sus respuestas podrían pensarse en el orden de la negación. Es ahí cuando nos referimos a que el circuito se cierra en el mero ser de la culpabilidad, en la negación de la misma, o en la anestesia de la intelectualización o de la proyección. Vemos en Marcos un modo de respuesta del lado de la negación (que encuentra su mejor aliado en la proyección)”si el culpable es el otro yo no soy responsable”, él nunca dice ser culpable ante ninguna situación, por ejemplo cuando le comentó a Juan (Gastón Pauls) que utilizaría el dinero de la herencia de la casa de sus abuelos (el cual le correspondían una parte a sus hermanos pero él mediante una maniobra se los robó) para el pago de las estampillas, se justificó diciendo que se quedó con ese dinero perteneciente a sus hermanos porque le surgió la posibilidad y la aprovechó y que su hermana hubiera hecho lo mismo. Cuando los otros lo llamaban “chorro”, el se enojaba aduciendo que no lo era, nada parecía generarle culpa, ni las viejitas a las cuales estafaba, ni a sus propios hermanos a los cuales pretendía sacarles su parte de la herencia, ni entregar a la hermana por una noche al hombre de negocios que le compraría las estampillas.
Solo la emisión del sujeto (tiempo 3) libera el sentimiento de culpa, diluyéndolo. Negar o pretender anularla (como en el caso de nuestro personaje) no podría provocar lo mismo que el acto en que se diluye.
¿Podríamos pensar a Marcos como un ser de la culpabilidad? A su vez, anestesiada la culpa, no hay responsabilidad subjetiva.

5. Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.

En base a nuestro personaje seleccionado, Marcos, se puede pensar que su accionar, su manera de pensar y manejarse en la vida, responden a sus propios códigos, a sus costumbres, a sus valores, es decir a su dimensión particular; su manera de vivir se basa en su propia moral, en lo que él considera como bueno o malo, es más, las maneras en que el obtiene el dinero no suelen ser las que son vistas por la mayoría como “buenas” y pensamos que con su intento inquebrantable de cobrar el dinero, donde no le interesa si tiene que entregar a su hermana a cambio, o si tiene que estafar a quien sea para obtenerlo, toma una dimensión de particularismo, es decir, que aquello que es personal para él (obtener el dinero) deviene norma universal para todos, por lo tanto aprovecha todas las situaciones para su beneficio personal, sin importar a quien podría hacer daño, sin tener en cuenta el despliegue de lo universal-singular de su semejante.
Nos parece que un ejemplo claro de esto, es la escena donde su hermana (Leticia Bredicce) le pone como condición a Marcos que para que ella establezca relaciones sexuales con el español, él le debe contar la verdad a su hermano menor sobre lo que sucedió con la herencia de sus abuelos (lo sucedido es que Marcos y sus abogados realizaron unas maniobras para que él se quedara con toda la plata de la herencia). Marcos solo accede a hacerlo por el hecho que de esa manera lograría que su hermana pase una noche con el español y así le compraría las estampillas y cobraría la plata, es decir, accede a hacerlo sin importarle el dolor que le podría causar al hermano al enterarse de la verdad, sabiendo además que este le tenía un gran cariño. Esto es un gran ejemplo de que aquí el actúa en base a lo que quería conseguir, no porque el realmente sienta que era lo mejor que el hermano sepa la verdad sobre él y de esa manera poder dar lugar a algo de lo universal-singular y constituir un verdadero acto ético, sino que actúa en base a su ventaja, tomando así una dimensión de particularismo.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: