por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

FACULTAD DE PSICOLOGÍA

Ética y Derechos Humanos
CÁTEDRA I

Segundo parcial

PROFESOR DE TRABAJOS PRÁCTICOS: ANA CORINALDESI

ALUMNOS: CANNIZZARO, FEDERICO L.U.: 31781459/0
FLORIA, MARIEL L.U.: 32437486/0

COMISIÓN: 23

FECHA: 16 DE NOVIEMBRE 2009

FICHA TÉCNICA:
ORIGEN: ARGENTINA
Escrita y dirigida: Bruno Stagnaro
Productora: Ideas del Sur
Género: Drama
Año inicial: 2001
Temporadas: 1
Idioma: Argentino
Personajes: Rodrigo De la Serna (Ricardo), Diego Alonso Gómez (El Pollo), Ariel Staltari (Walter), Franco Tirri (Chiqui), Ana Celentano (Clara), Augusto Brítez (Peralta), Dante Mastropierro (El Negro Pablo), perro Severino (Severino

Ricardo, un muchacho de clase media es convencido por su prima para instalarse en una casa abandonada y evitar que la misma sea tomada. Es allí donde conoce al "pollo", Walter y a "chiqui". Tres personas que le brindaran experiencias nuevas.
Es la iniciación de la historia de Ricardo en un mundo totalmente desconocido para él.

En el transcurso de esta historia se agrega un nuevo personaje, conocido bajo el nombre de Miguel, quien había vivido anteriormente en esa casa. Ricardo acepta que se quede a vivir con ellos.
En una conversación Ricardo le pide a Miguel, que le enseñe a "curtirse" (robar). Miguel le da un arma a Ricardo y van juntos a una plaza. Mientras visualiza las posibles victimas que le indica Miguel, Ricardo se nota inseguro, por ser esta, la primera vez que iba a robar, ante lo cual Miguel le dice que está bien que si no quería no había problema, pero que no le hiciera perder el tiempo, y ahí Ricardo decide hacerlo.
Se dirige hacia la victima con el arma en sus manos y le pide el dinero y la alianza de casado; éste le da su billetera y le dice que por favor la alianza no se la lleve porque para él tenia un gran valor sentimental, entre tanto, un policía se percata de la situación y grita ¡"Alto policía"!!!. Ricardo toma solo la billetera y corre, pero este lo alcanza, lo apunta con la pistola y le pide que tire el arma. Ricardo obedece a la orden, y al mismo tiempo le dice ¡“perdón! es un error, es mi primera vez, déjeme que le explique". Acto seguido aparece Miguel por detrás del policía y lo golpea fuertemente en la cabeza y así logran escapar.
Una vez que llegan a un lugar seguro, Ricardo le dice a Miguel, -“esto no es para mí”-.

A los días, Ricardo mira una foto que encuentra en la billetera que había robado, del dueño de esta con la mujer y encuentra la dirección de la casa, con lo cual decide ir a devolverla. Cuando logra dar con la persona a la que había robado, esta lo recuerda y le pide que no lo mate, pero Ricardo quiere que lo escuche, dice que lo que quiere es pedirle perdón. La persona asustada corre y Ricardo no puede lograr su objetivo.

Ricardo se halla inmerso en un mundo desconocido por él, en donde se generan lazos sociales diversos a los que acostumbraba tener, un mundo con otros códigos, es decir en otro particular, en un universo diverso, al que esta aprendiendo a adaptarse. Es aquí donde ubicamos la categoría de necesidad. Es en este contexto en donde se desarrolla la escena escogida.

Tal vez esta necesidad, en la que se ubica, fue propicia para que tomara la decisión de ir a robar, de vivir una experiencia que rompiera con los valores que él portaba, pero la decisión no se dio junto a sus nuevos compañeros, sino que es llevada a cabo por la introducción del azar, en este caso por la aparición repentina de Miguel.
Fue la figura de Miguel, la conversación lo que convocó a Ricardo a ser responsable de su deseo, deseo de trasgredir la ley (Jurídica y subjetiva), de experimentar, de liberarse de su moral, de llevar a cabo un propósito inconsciente.

De este modo podemos ubicar, dentro del circuito de la responsabilidad, como tiempo 1 la decisión de robar.
Es así, como toma el arma que le da Miguel, y entre vacilaciones y miedos, se convence y se dirige hacia la victima, la apunta con el revolver y le pide que le entregue la plata y la alianza de casado.
Aquí ubicamos a la victima como otro factor dentro de la categoría del azar; porque para Ricardo jugará un rol fundamental, pues el pedido de que no le robe la alianza por su valor sentimental, la actitud de temor ante él, lo conmueve, no es algo que estaba en los planes, lo toma por sorpresa.
Lo mismo sucede con la presencia del policía, azarosamente, estaba ahí y no solo eso sino que lo corrió, lo alcanzó y lo atrapó.

A partir de ese momento Ricardo se quiebra, se arrepiente, le pide al policía “perdón” e intenta excusarse diciendo que era “la primera vez”. Así surge el tiempo 2, tiempo de arrepentimiento, de culpa.
La escena continúa y Miguel lo salva de que sea apresado y corren, pero a Ricardo no parecía contentarlo la escapatoria, más bien se notaba arrepentido, y así lo refleja cuando dice “esto no es para mí”.

Nuestra hipótesis clínica sugiere que Ricardo siente culpa por su deseo, deseo de querer transgredir la ley, una ley paterna, un mandato Superyoico.

De este modo, Ricardo es interpelado retroactivamente, sobre el tiempo 1, sobre la decisión de ir a robar. Es la culpa, en tanto interpelación subjetiva, lo que lo obliga a responder. Y Ricardo responde…responde desde la lógica de lo particular, desde la moral, recurre a respuestas que tienden a recomponer su yo ante su deseo inconciente. Es así, como observando la foto que hallo en la billetera, de su dueño y la mujer, decide ir a devolvérsela, lo encuentra y le pide perdón.

“Se responsabiliza moralmente y trata de enmendar. Se trata de una culpa moral como respuesta a la interpelación. Evalúa su accionar, lo encuentra moralmente malo y se reprocha por ello” (1)

Desde la lógica de lo particular dice “perdón, no quise” esto des-liga, pero el hecho de haber robado responde por él, aunque él no lo sepa. Pero al cerrar el circuito con una respuesta desde lo particular no hace lugar a la singularidad porque “en la vuelta al surco moral la respuesta resulta taponamiento de la dimensión ética” (2)

Ricardo responde a la interpelación con una repuesta culpógena, un sentimiento de culpa que lo invade. Distinto seria si hubiese un tiempo 3 de responsabilidad subjetiva, en donde no se defendiera de su deseo sino que produciría un acto ético.

(1) Salomone, El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. clinica y deontológica. Vol I: Fundamentos. Letra viva, 2006
(2) D´Amore, Responsabilidad subjetiva y culpa. En La transmisión de la ética. clinica y deontológica. Vol I: Fundamentos. Letra viva, 2006

BIBLIOGRAFIA:

D´Amore, Responsabilidad subjetiva y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontológica. Vol I: Fundamentos. Letra viva, 2006

Mosca, Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en
quiebra. Eudeba, Buenos, 1998.

Salomone, El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontológica. Vol I: Fundamentos. Letra viva, 2006



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: