Warning: Zend OPcache API is restricted by "restrict_api" configuration directive in /www/vereticaycine/htdocs/ecrire/inc/flock.php on line 484
Etica y Cine

por 

SEGUNDA EVALUACIÓN

MATERIA: PSICOLOGIA, ETICA Y DERECHOS HUMANOS
CÁTEDRA: FARIÑA
COMISION: 6
PRIMER CUATRIMESTRE DEL 2010
PROFESORA: GABRIELA LEVY DANIEL
ALUMNOS:
MARIANA SABINO L.U.: 232050540
LEÓN SAVOIA L.U.: 332052260
PELÍCULA ASIGNADA: OLDBOY

1- Se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva en torno a Oh Dae Su, protagonista principal del film Oldboy. Al principio de esta película, Dae Su es secuestrado sin saber por qué motivo ni por cuanto tiempo lo estará. Pasados 15 años es liberado, y a partir de ahí comienza a buscar a su secuestrador para matarlo.
La autora del comentario, Daniela Igartúa, plantea que si bien la historia de Dae Su está marcada por algunos acontecimientos que dependen del azar, y otros determinados por la necesidad, en ciertos momentos claves tuvo la oportunidad de elegir. Es frente a la singularidad de esas decisiones que Dae Su se ve interpelado, obligado a responder en tanto Sujeto. Dae Su decide priorizar su venganza antes que encontrar a su hija perdida. Luego, en otra escena, a Dae Su se le presenta la posibilidad de elegir entre concretar su venganza matando a su secuestrador (Lee Woo Jin), o conocer la verdad prestándose a formar parte del juego de éste (jugando bajo las reglas del Otro). Mediante este juego le da a Dae Su la posibilidad de averiguar por qué fue secuestrado, pero al mismo tiempo, de enterarse que se estaba acostando con su propia hija.
Estos son momentos en los que Dae Su no se ve librado a las leyes del azar ni a un determinismo absoluto, sino que dependen de la posición subjetiva que adoptó durante el transcurso de los acontecimientos y que terminó por llevarlo a descubrir el horror del incesto que había cometido.
2- El circuito de la responsabilidad subjetiva se presenta en tres tiempos, en relación con la dinámica del síntoma.
En el tiempo 1 se realiza una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en que el sujeto se halla inmerso, y que se supone se agota en los fines para los que fue realizada. En este tiempo, el yo se cree dueño de la situación en la cual se halla, y considera que sus acciones están de acuerdo a sus metas conscientes. En el caso de Dae Su, en este tiempo 1 él determina su venganza, la cual consiste en encontrar a su secuestrador. Las decisiones que va tomando parecen en este primer tiempo estar en sintonía con sus metas voluntarias: hay dos que pueden considerarse las más importantes y que sólo a partir del siguiente tiempo mostrarán sus verdaderas implicaciones. Por una parte, la decisión de primero llevar a cabo su venganza personal y luego localizar a su hija perdida, la cual al parecer se encuentra viviendo en el extranjero.
En el tiempo 2, el universo particular soportado en las certidumbres yoicas se resquebraja, posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenía al comienzo, la pregunta sobre su propio deseo inconsciente. La hipótesis clínica será la encargada de explicar el movimiento que supone que el tiempo 2 se sobreimprime al tiempo 1, resignificándolo. En el caso de Dae Su, podemos encontrar el tiempo dos en la escena en la cual Dae Su acude a Lee Woo Jin, seguro de haber resuelto el enigma que envolvía su encierro de quince años, y exigiéndole a este que ahora cumpla con su palabra y se suicide. Pero es en ese momento que el secuestrador revela la verdadera intención de su plan, dando a conocer la identidad de Mido como hija de Dae Su. El propósito de Lee Woo Jin había sido llevar a Dae Su a cometer el incesto, aunque de una manera diferente a como Lee Woo Jin y su hermana lo habían hecho – pues ellos lo habían elegido deliberadamente. Las decisiones que Dae Su había tomado anteriormente – en el tiempo 1 – ahora sobraban un nuevo sentido: él mismo había contribuido a que se produzca semejante desenlace.
Finalmente, el tiempo 3 es el de la responsabilidad. Para que aparezca un tiempo 3 tiene que haber un sujeto que se hace responsable. Se liga el sujeto al acto por medio de la culpa, una toma de posición en relación a lo universal que da cuenta de que ese sujeto es barrado. En el caso de Dae Su, podemos decir, por un lado, que este asume su posición de culpable frente al suicidio de la hermana de Lee Woo, y el acto que da cuenta de esto es la escena donde se corta la lengua (como Lee Woo le había dicho: “a mi hermana la embarazó la lengua de Dae Su”). En relación al tema con su hija, hallamos que Dae Su acepta que el incesto ha sido consumado. Frente a esto, surge como acto del sujeto el someterse voluntariamente a una nueva hipnosis, esta vez, para olvidar que Mido es su propia hija y así continuar con su relación incestuosa. Al final, Dae Su prioriza su narcisismo antes que su paternidad.
3 – Como Igartúa señala, la responsabilidad se ubica en la hiancia entre el azar y la necesidad.
Por azar se comprende lo puramente casual, donde el sujeto no puede hacer nada frente a la indeterminación de los sucesos que lo rodean. El azar llevó a Dae Su a concurrir al mismo instituto que Lee Woo Jin, y también el azar quiso que Dae Su encontrase una ventana rota para espiar (aunque desde el punto de vista de los hermanos, esto podría haber tenido un móvil no casual, implicando la elección justamente de ese aula). Por otra parte, si bien la curiosidad de Dae Su fue la que lo movió a seguir a Lee Woo Jin, el que haya presenciado la escena de amor entre este último y su hermana en la escuela va más allá de su decisión, pues nunca esperó encontrarse con esa imagen – podría haber sido cualquier otra.
Necesidad es aquello que implica a una situación de determinación absoluta; en estos casos la acción cometida se torna inevitable (necesaria), porque son los hechos, los elementos de la realidad los que la determinan (no hay lugar para ninguna singularidad subjetiva).
En las acciones que Dae Su realiza estando bajo los efectos de la hipnosis, se encuentra en el campo de la necesidad y determinación, debido a que allí no hay posibilidad para el sujeto de eligir, sus acciones ya habían sido premeditadas por el secuestrador. Estando bajo hipnosis el sujeto se encuentra como “programado”, no tiene posibilidad de influir sobre esas acciones específicas (se maneja como un autómata). Cabe señalar que sin embargo luego, en un segundo momento, el sujeto sí se ve interpelado a responder en tanto sujeto por esas acciones que vivió en forma pasiva.
4- Es necesario distinguir el concepto de culpa asociado a la responsabilidad jurídica del ligado a la responsabilidad subjetiva.
El derecho establece ciertas figuras de desresponsabilización. Todo sujeto es responsable de sus actos (sujeto “joya”), salvo algunas entidades que no tienen la posibilidad de responder: el niño, el loco, el que se encuentra bajo emoción violenta, el intoxicado, etc. En estos casos se dice que no son responsables, lo que para el campo jurídico los haría inimputables. El derecho toma dos conceptos cruciales en la construcción de esas figuras de despenalización. El primero es la razón, y el segundo la intención. Esta última es la que liga a la responsabilidad y la culpa. Estos son los operadores con los que se analiza objetivamente la responsabilidad jurídica, para la interpretación o no de culpa. Entonces, sólo si el sujeto es responsable jurídicamente es culpable.
Desde el campo de la subjetividad, la responsabilidad implica elementos del deseo inconsciente cuando se filtran elementos que nos resultan extraños, inoportunos. Es la culpabilidad misma, de lo que se hace y de lo que se dice. Una singularidad que emite un sujeto, de su deseo inconsciente.
Con referencia a Oldboy, podemos ubicar el tema de la culpa de Dae Su, tanto en relación con su hija, como con la hermana de Lee Woo Jin.
Con respecto a la responsabilidad jurídica, si bien queda claro que Dae Su mantuvo relaciones incestuosas con su hija, y que el sujeto se encontraba en su sano juicio (razón), no se lo puede hallar culpable debido a que no hubo intención: Dae Su no sabía que Mido era su hija. En cuanto a la responsabilidad subjetiva, el sujeto sí es culpable, porque más allá de su ignorancia, consumó el incesto. Por vía retroactiva, Dae Su reconoce que tomó como objeto de deseo a su propia hija, y frente a esto se ve obligado a tomar una posición.
En cuanto a la responsabilidad jurídica en el caso del suicidio de la hermana de Lee Woo Jin, sería difícil culpar a Dae Su, sólo por haber iniciado un rumor que llevó a una serie de eventos totalmente inesperados que culminó con la muerte de la chica. Como en el caso anterior, aquí tampoco se puede hallar ningún tipo de intención. Sin embargo, por el lado de la responsabilidad subjetiva, aquí se ve claramente que el sujeto se halla culpable, en cuanto originador del rumor (Dae Su termina por asumir el sentido de la frase de Lee Woo Jin: “tanto un grano de arena como una roca se hunden en el mar”). Dae Su llega incluso a cortarse la lengua en el momento en que entiende la real magnitud de su imprudencia adolescente, la cual desencadenó una serie de eventos que culminaron en la revelación del acto incestuoso.
5- Si tuviéramos que relacionarlo con el cuento El Muro de Sartre, podríamos hacer un paralelo entre lo que acontece al personaje de Ibbieta y Dae Su.
En el tiempo 1 cuando Ibbieta, ante la presión de delatar a su amigo, decide no hacerlo, e ingenuamente les juega una broma a los oficiales falangistas y dice que está “en el cementerio”, aquí Ibbieta cree que es dueño de sus palabras y que su discurso es conforme al designio yoico. Esto se asemeja a la actitud de Dae Su cuando idea su plan para vengarse de su secuestrador, aquí también cree que obra conforme a un determinado fin consciente.
En el tiempo 2, cuando Ibbieta se entera por medio del panadero que Gris fue detenido en el cementerio, aquí el sujeto se percata que sus palabras no fueron casuales. Es decir que el significante “cementerio” no era uno cualquiera, sino que delataba su deseo inconsciente de que Gris muera, y así él poder vivir. Por el lado de Dae Su, éste se da cuenta de dónde lo llevó jugar el juego de Lee Woo siguiendo sus reglas. Dae Su prioriza su deseo narcisista antes que la paternidad.
En cuanto al tiempo 3, no podemos saber si Ibbieta asume su responsabilidad, ya que el cuento allí termina; sólo sabemos que se le llenan los ojos de lágrimas y se ríe a carcajadas a la vez. Y en cuanto a Dae Su, su decisión implica olvidarse del incesto verdaderamente asumido, y siendo consciente de esto, decide olvidar sometiéndose nuevamente a la hipnosis.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: