por 

FACULTAD DE PSICOLOGIA

Materia: Ética y Derechos Humanos
Comisión: 8
Prof. Tit. Reg.: Fariña, Juan Jorge Michel
Prof. Ayudante Trabajos Prácticos: Lic Gervasio Noailles
Alumnos
Cerrato, Amelia María – LU 13.072.914-0
Díaz, María Fernanda – LU 18.334.969-0

AÑO 2010

Primer Cuatrimestre

...Mas si hubiera muerte, entonces pagarás vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe.
Exodo 21: 23-25

Para el análisis de este trabajo tomamos tres escenas:
1. Dae Su se dirige al Pent House donde vive Lee Woo y lo enfrenta. Allí él amenaza con matarlo, pero Lee Woo le dice que, si lo mata, nunca va a saber la verdad acerca de porqué lo secuestró durante quince años. Dae Su elige entrar en el juego propuesto. Tiene cinco días para develar el misterio, y se pone en marcha.
2. Dae Su persigue a Lee Woo Jin sin que éste lo vea. Dentro de un aula, están él y su hermana en una situación erótica. Dae Su los espía espantado. Luego, se lo ve a Dae Su comentando la escena con otro compañero, muy preocupado, pero, más preocupado aún, por hacerle guardar esta historia en secreto. Luego, a partir de los dichos de Dae Su, se desencadena una historia de la que él no tiene memoria consciente: la joven, acosada por los rumores de la escuela, desarrolla un embarazo psicológico que la lleva, según su hermano, a tomar la decisión de matarse. Las noticias narran que la joven fue encontrada flotando en el río.
3. Resuelto su enigma, Dae Su busca a Lee Woo dispuesto a acabar con él. Lee Woo le cuenta su versión de la historia y le muestra una caja que contiene un álbum de fotos. Dae Su encuentra que en realidad Mido, su amante, es su hija. Lee Woo le explica que, a través de la hipnosis, ha creado las situaciones propicias para que experimente en carne propia la situación del incesto. Le ruega a Lee Woo que no le cuente nunca la verdad a su hija y se ofrece como esclavo pidiéndole que lo perdone. Paralelamente, en casa de Mido, está un ayudante de Lee Woo a punto de mostrarle el mismo álbum de fotos. Ella lo llama asustada pues no sabe si abrirla o no. Dae Su le implora que no la abra, estalla en llanto y en su desesperación y ante la fría actitud de Lee Woo, se corta la lengua. Ante esta reacción de Dae Su, Lee Woo primero ríe, pero luego toma el celular y le indica a su ayudante que se retire con la caja y le da a Dae Su el control remoto de su marcapasos, con el cual podría quitarle la vida. Dae Su lo acciona y comprueba que no funciona, lo cual hace reír a Lee Woo quien se dirige hacia el ascensor. En su interior, se dispara un tiro en la cabeza.
El comentario sobre el film se centra en el personaje de Oh Dae Su quien se ve obligado a eligir entre dos alternativas: o vengarse del sufrimiento causado por Lee Woo Jin, matándolo, o someterse al juego propuesto por él, para saber el porqué de su castigo, aunque su decisión implique la postergación del encuentro con su hija. Ante esta interpelación, Dae Su decide seguir el plan de su captor sin medir las consecuencias que ello le acarrearía.
En esta monografía trabajaremos sobre el personaje de Lee Woo Jin porque consideramos que, al estar con Dae Su implicados en una venganza mutua , también en él se juega la responsabilidad subjetiva. La autora desarrolla la responsabilidad subjetiva de Dae Su quedando por fuera el análisis del otro personaje. Aquí juzgamos oportuno indagar sobre Lee Woo porque, si bien desde su discurso yoico justifica la relación incestuosa con su hermana, aparece algo que se juega en su inconsciente que lo impulsa a vengarse de Dae Su, obligándolo a cometer incesto con su propia hija. Si él no se hubiera sentido interpelado al ser visto en situación de incesto con ella, no hubiera elegido este modo de venganza. Estas consideraciones nos llevan a comparar la hipótesis planteada por la autora y la que nos brinda el personaje de Lee.
La hipótesis que plantea la autora del comentario es la postergación de Dae Su de su función como padre simbólico, eligiendo la venganza como velo para ocultar su propia “voracidad narcisista” que lo liga a su deseo incestuoso.
Después de haber hecho varias relecturas del film, nuestra hipótesis clínica surge a partir de las características que presenta el personaje de Lee Woo Jin quien responde por sus actos mediante mecanismos defensivos tales como la proyección, la negación, la intelectualización y las formaciones sintomáticas. Él se venga de Dae Su porque lo supone responsable de la muerte de su hermana proyectando en él la responsabilidad de lo que sucedió. En la escena del dique, se lo ve tratando de sostenerla desesperadamente “con una sola mano” pero, de todas maneras, ella cae al mar y muere. Desde el discurso consciente sostiene su postura incestuosa e intelectualiza diciendo: “a pesar de todo nos amábamos a nuestro modo” y acusa a Dae Su de ser el culpable de la muerte de ella por haber develado el “secreto”. La elaboración de su venganza da muestras de que hay algo que va más allá de sus palabras. Algo del inconsciente se filtra otorgándole entidad de “castigo” a su propio deseo incestuoso, al planificar que Dae Su cometa incesto con su hija. Volviendo a nuestra hipótesis, lo que lleva a Lee a planificar su venganza, es ese encuentro con lo insoportable: su deseo (incestuoso). Y podríamos pensar que existe otro deseo inconsciente, que es el deseo de muerte de su hermana: la escena citada anteriormente se podría interpretar de dos maneras, o bien la hermana se suicida, o bien él la suelta, puesto que la sostiene con una sola mano. En la primera afirmación la culpa que recae en él a partir de su deseo insoportable se pone en evidencia en el modo en que él prepara su venganza, mientras que en la segunda se verifica la proyección de su deseo en Dae Su en el momento en que decide vengarse. Gabriela Salomone dice que no hay responsabilidad subjetiva sin culpa, pero puede mantenerse la culpa sin el advenimiento de sujeto. Tal nos ilustra este caso.
Podemos situar el Tiempo 1 del circuito de la responsabilidad en la escena 2, que es donde se juega el azar: Dae Su los descubre a ambos, azarosamente, en una situación incestuosa. La necesidad se ubica del lado de los comentarios de Dae Su: si él no hubiera contado lo que vio, no hubiera sucedido lo que sucedió. Hasta ese momento, Lee Woo venía satisfaciendo su deseo a través de una acción que le resultaba egosintónica y que deviene ajena para sí mismo, al abrir en un segundo tiempo, una dimensión para él desconocida en el momento de realizarla . Podemos ubicar aquí el Tiempo 2: en el momento en que él es interpelado por la situación de ser descubierto bajo la mirada azorada de Dae Su y, además, porque el hecho de haberlo comentado a otros disparó el rumor de embarazo de su hermana, siendo éste el supuesto motivo de su muerte. Se produjo un quiebre y lo egosintónico devino egodistónico: en su universo moral, la ley del incesto parecía no tener cabida, pero ésta, en el momento singular de ser puesto en evidencia, modificó su universo: ahora ya nada es igual que antes, aparece lo embarazoso, lo molesto, “el padecimiento del que quiere prontamente liberarse” . La forma de liberarse es matando a su hermana y vengándose de Dae Su. En este Tiempo 2 del circuito de la responsabilidad, Lee Woo despliega una serie de posibilidades de respuesta ante la interpelación que no lo interpela: proyecta en Dae Woo su propio destino, procurándole la consumación del incesto y adjudicándole a éste ser el causante de la muerte de la hermana; niega la prohibición del incesto y reivindica el amor por su hermana; intelectualiza su accionar justificándose y elaborando una venganza perfecta hasta en sus mínimos detalles , formando síntoma, al señalar que ha sido operado del corazón. Considerando el sentimiento de culpa como otra de las salidas posibles a la interpelación subjetiva, podemos decir que Lee Woo “no ha cedido en su deseo (…) la culpa, por distintas circunstancias, no favorece el efecto sujeto” . Todas estas salidas confluyen en anestesiar la culpa. La culpa existe, pero el sujeto no adviene. Para Lee Woo “es él el culpable, por lo tanto no soy yo el responsable” . De lo dicho podríamos suponer que en este caso, Lee Woo no se hace responsable por lo sucedido y apela a todos los artilugios anteriormente expuestos. Para no caer en la culpabilidad, finalmente se vale del recurso del pasaje al acto, suicidándose. De esto modo no advertimos en Lee Woo un cambio subjetivo, no aparece la dimensión ética ni el acto en que un sujeto se produce como tal. Concluimos que no hubo lugar en este caso del Tiempo 3, en el cual no hubo efecto sujeto, no hubo acto ni responsabilidad subjetiva y el sentimiento de culpa se diluyó con el pasaje al acto.
Respecto de la responsabilidad jurídica, la autora del comentario del film encuentra una relación del personaje de Dae Su con el Artículo 34 del C.P.A. en tanto en su título 5 desarrolla el concepto de inimputabilidad: Dae Su no ha podido en el momento del hecho (…) comprender la criminalidad del acto o dirigir sus acciones, por encontrarse bajo los efectos de la hipnosis. Coincidimos con esta acepción si se pudiera comprobar que, fehacientemente la hipnosis produce el estado de inconciencia contemplado en el Artículo citado respecto del incesto. Por otro lado, el resto de sus actos criminales, fueron llevados a cabo en pleno estado de conciencia, por lo que sería pasible de una sanción jurídica, constituyéndose así en sujeto del derecho, y por lo que podría haber sido imputado por todos ellos . Ninguno de los dos protagonistas se emparenta con la figura del sujeto “joya” del que habla Jinkis cuando define al sujeto responsable desde lo jurídico. De todos modos, es de destacar que ninguno de los personajes de la historia se haya remitido a la ley, haciendo justicia por mano propia, aplicando en cambio la Ley del Talión.
Realizamos ahora una comparación conceptual entre este caso y el caso de Ibbieta. Existe en ambos un Tiempo 1 en que una acción es llevada a cabo con el fin lograr un objetivo y de agotarse en sí misma: en Lee Woo, consumar su deseo incestuosos y en el caso de Ibbieta, querer vivir un poco más. El Tiempo 2 se funda en la interpelación que el sujeto recibe a partir de indicadores que lo ponen sobre aviso de que “algo anduvo mal” y donde la acción en el Tiempo 1 se ha ido de cauce. En el caso de Lee Woo esto ocurre cuando los rumores de embarazo de su hermana comienzan a correr por el colegio; en el caso de Ibbieta, cuando, al regresar los falangistas, no lo matan (como él esperaba) y además le cuentan que mataron a Gris, que estaba en el cementerio. Si consideramos que entre el Tiempo 1 y el Tiempo 2 se produce una distancia en la que se juegan el azar y la necesidad, en ambos casos vemos que los protagonistas, creyéndose más allá del bien y del mal, en su omnipotencia, desafiaron al azar. Lee Woo lleva a cabo sus relaciones incestuosas en un lugar en el que era improbable pero no imposible ser descubierto: el colegio. De hecho lo fue. En Ibbieta creyendo burlar a los falangistas, dice que Gris está en el cementerio, aún cuando supone que está en la casa de sus primos. A Gris lo matan en el cementerio. En cuanto a la necesidad, es en el caso de Lee Woo que Dae Su elija seguirlo, espiar por la ventana y verlos juntos. La falla está en que, de alguna manera, el lugar elegido no era el mejor para mantener oculto el secreto e inconscientemente podría pensarse que él quería “ser visto”, y ser castigado por su deseo. Del mismo modo que Ibbieta, cuando elige la palabra “cementerio” para designar el lugar donde se hallaría Gris, procurándose también el castigo por su deseo inconsciente de querer seguir viviendo.

Bibliografía
D’Amore, O. Responsabilidad subjetiva y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol : Fundamentos. Letra Viva, 2006
Domínguez, M. Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética: clínica y deontología. Vol I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
Fariña, J. Ficha de cátedra, Responsabilidad: entre necesidad y azar
Jinkis, J. Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires, 1987



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: