por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología
-Ética y Derechos Humanos-

SEGUNDO PARCIAL

Cátedra del profesor: Fariña, Jorge Michel.
Ayudante de trabajos prácticos: Alfano, Adriana
Co- ayudantes: Cadú, María Eugenia
Capurro, Silvia
Comisión: 7
Alumnos y L.U: Cristina, Ezequiel 31.673.769-0
Kawerin, Aldana 31.154.816-0

Film: Old Boy

1° Cuatrimestre del 2010
OLD BOY
Es un film sur coreano, que se realizó en el año 2003, bajo la dirección de Park Chan-wook. Protagonizado por Choi Min-sik (Oh Dae-su), Woo Ji-tae (Lee Woo-Jin), Gang Hye-jung (Mido). Es un thriller de 120 minutos de duración.

INTRODUCCIÓN
A fin de evitar descripciones de algunas de las situaciones presentadas en el film, personajes y otros datos relevantes en el desarrollo de las respuestas que hagan perder el eje de las mismas, realizaremos una breve síntesis del film: Old Boy.
Oh Dae Su, es el protagonista de una historia de venganza. Que comienza el día del cumpleaños de su hija, cuando el va a llamarla desde una casilla de teléfono público para saludarla en su día. Sorpresivamente, es secuestrado. Durante su secuestro fue provisto de alimentos, higiene y comodidades para dormir. Incluso tenía a su disposición un televisor (por medio del cual se entera que es el principal sospechoso del asesinato de su esposa), diarios que lo mantenían informado y un cuaderno que utiliza como una especie de diario con el fin de explicarse a quién pudo haberle hecho un daño como para tener que sufrir por ese encierro. Sin ninguna explicación es liberado a los quince años de estar en cautiverio. Pasado este tiempo, es puesto en libertad en la azotea de un edificio. Confundido y con hambre se asoma a la vidriera de un restaurant con anhelos de comer algo. En ese momento, se le acerca un vagabundo que le entrega un celular y una billetera. Entra al restaurant en el cual es atendido por una joven llamada Mido. Allí recibe una llamada de su secuestrador invitándolo a averiguar el motivo de su encierro en cinco días, inmediatamente se desmaya. Cuando despierta se encuentra en la casa de Mido, quien le dice que lo llevo hasta allí porque él le gustaba. Durante su desmayo, ella lee su diario y se entera de que él tenía una hija de la que nada supo durante su tiempo en cautiverio. Esa noche comienza entre ellos una historia de amor. Él le cuenta sus planes de encontrar a su secuestrador para matarlo y ella le pide que busque a su hija. A lo que él le responde que lo hará luego de que acabe con su venganza. Finalmente se encuentra con su secuestrador (Lee Woo Jin) y se lanza sobre él con el objetivo de matarlo. Lejos de oponerse este, le dice que lo haga si eso es lo que quiere pero que de ese modo nunca va descubrir el motivo de su encierro. Oh Dae Su, toma una decisión: dejarlo con vida y descubrir cuál podría ser ese motivo. Pasado un tiempo, descubre que en la infancia habían sido compañeros de la escuela y que Oh Dae Su, había sorprendido a Lee Woo Jin, a punto de tener relaciones sexuales con su hermana, acto que no se concreta al ser descubiertos. Oh Dae Su, decide contárselo a un amigo. A partir de ese momento, se comienza a difundir el rumor de que la hermana estaba embarazada y ella se suicida. Fundido en furia, Lee Woo Jin inicia su venganza. Cuando el protagonista ya esta noticiado de este suceso considera a su encierro un motivo justo. Sin embargo, no termina ahí su venganza. El secuestrador, le muestra un álbum de fotos, que revela que en realidad Mido es la hija de Oh Dae Su. (Se comprende a partir de aquí, que el amor entre ellos fue provocado por hipnosis) Luego de darse por enterado de esto, pide que Mido no se entere y que sería su esclavo. Se corta la lengua, inferimos que es como un modo de demostrar su arrepentimiento por haber hablado. Lee Woo Jin, se muestra compadecido y decide no contarle nada a Mido. También, su enojo hacia Oh Dae Su había cesado y ya no tenía motivos para seguir viviendo, por lo que se quita la vida. Oh Dae Su decide someterse a una sesión de hipnosis en la que olvidará que es el padre de Mido y tratará de enmendar la vida de ambos a través del amor. La hipnotizadora le advierte que esto podría traer como consecuencia la alteración de sus recuerdos. De todos modos acepta y la película termina con el protagonista y su hija abrazados, ella declarándole su amor y él sonriendo por ello.

ANÁLISIS
1. La autora del comentario sugiere que el personaje sobre el que recae la responsabilidad subjetiva es el protagonista: Oh Dae Su. Como ya se mencionó, Oh Dae Su es secuestrado la noche del cumpleaños de su hija y liberado quince años más tarde. Momento en que inicia una relación amorosa con Mido. Al mismo tiempo, decide buscar a su secuestrador. Al encontrarlo, este no opone resistencia pero le advierte que si lo hace nunca va a descubrir la verdadera razón de su encierro. Allí situamos una primera elección del sujeto (que luego veremos que no ha sido la primera solo que esta, se revela posteriormente). Es decir, Oh Dae Su, decide dejarlo con vida y averiguar la verdad antes que terminar ahí con su objetivo inicial de matarlo.
Más adelante, se presenta otra situación (que cronológicamente sucedió antes) que lo confronta al sujeto con otra elección. Cuando eran jóvenes Oh Dae Su ve a Lee Woo Jin y a su hermana a punto de mantener relaciones sexuales, decide contárselo a un amigo. De este modo, comienza a difundirse el rumor de que la hermana de Lee Woo Jin estaba embarazada. Es decir, elige contárselo a un amigo cuando podría haber elegido callarse y así, posiblemente se hubieran evitado las posteriores consecuencias.
A partir de estos recortes, inferimos que la responsabilidad subjetiva recae sobre el protagonista. Ya que como plantea Gabriela Salomone en el texto “El sujeto dividido y la responsabilidad”: “En el campo de la responsabilidad subjetiva, los motivos de la acción responsabilizan al sujeto”. Es decir, Oh Dae Su es responsable de su elección, de la acción que realizó aunque desconociendo los motivos de las mismas. Dice Freud acerca de esto, que las acciones involuntarias conllevan un propósito que el actor de la acción desconoce. De este modo la responsabilidad aparece vinculada a su accionar, pero cuyos motivos el sujeto desconoce.
2. Los tiempos lógicos desarrollados en el análisis de la película se dan de la siguiente manera:
La interpelación subjetiva es la puesta en marcha del circuito, la cual está ubicada en un tiempo 2. Este es el que funda, en su resignificación, el tiempo 1. En otras palabras, si no ubicamos el tiempo 2, no hay tiempo 1. Este se funda a partir del tiempo 2 e implica el acto, la acción que el sujeto, mejor dicho, que el yo lleva adelante con un determinado fin, sin pensar en las consecuencias que su acto podría producir y que va más allá de lo esperado. Para que esto se produzca, hay algo que llama al sujeto a volver sobre la acción (tiempo 1), y es justamente la interpelación, la cual corresponde al tiempo 2. Esta interpelación llama al sujeto a responder, exige una respuesta o a tomar una acción. “Dado un tiempo 2, el de la interpelación, la ligadura al tiempo 1 es ya una obligación a responder a esa interpelación. No hay forma de no responder, pues la interpelación exige respuesta.”
Ahora bien, en el film, ubicamos al protagonista (Oh Dae Su) en este circuito. En el tiempo 1 ubicamos la venganza, la cual implica el acto o la acción que se dirige con determinado fin (estando en cautiverio entrena su cuerpo con peleas contra la pared mientras para cuando tenga la oportunidad de la venganza, el sujeto va a responder a su deseo de venganza). En el tiempo 2, donde el sujeto se pregunta por su deseo, es el de interpelación. Acá ubicamos la culpa la cual se origina en su encuentro con el secuestrador, Lee Woo Jin luego de que es liberado. (Para ubicar la culpa es necesario referirnos a una escena de la película en que este sentimiento de culpa tuvo lugar: Ambos iban a la misma escuela, y un día Oh Dae Su observa que Lee Woo Jin se está dirigiendo hacia un lado y decide seguirlo. Luego, ve que se mete en un aula vacía y observa por una ventana rota que Lee Woo Jin está a punto de mantener una escena de incesto con su hermana. Ellos se dan cuenta de que han sido vistos y no logran consumar el acto sexual, sin embargo, Oh Dae Su difunde un chisme en el que dice que Lee Woo Jin dejó embarazada a su hermana, orillándola al oprobio y la desesperación, y poco después al suicidio, con lo que Lee Woo-jin jura vengarse de Oh Dae-su).
Luego de que Oh Dae Su es liberado y se encontrarse con su secuestrador decide conocer la verdad en vez de llevar a cabo su venganza. Y es justamente en este encuentro, cuando Lee Woo Jin le confiesa la verdad, donde decimos que el sentimiento de culpa, consecuencia de haber difundido su comentario, cobra sentido ya que hace que el protagonista sea interpelado. La culpa interpela a Oh Dae Su y lo obliga a responder, a dar una respuesta en forma de acto u acción. Es decir, el sentimiento de culpa Ob-liga a responder, esto significa que el sujeto se compromete a garantizar la reparación de un daño y pone como garantía su propio cuerpo (su lengua) y su propia libertad (reflejado cuando le dice a Lee Woo Jin que va a ser su esclavo para siempre luego de descubrir que Mido además de ser su amante, es su hija). Quiere decir, que la venganza se vuelve contra sí mismo luego de descubrir quién es Mido.
En el tiempo 3, estamos frente a la responsabilidad subjetiva, esperamos que el sujeto produzca un acto, que modifique su deseo, que cambie de posición subjetiva. Si esto ocurre, hay un efecto sujeto, es decir, se produce un nuevo sujeto, uno distinto a un sujeto cerrado, autónomo, completo. Hay una respuesta desde el lado de la responsabilidad subjetiva, lo cual remite al acto ético del deseo ya que hay una renuncia al mismo. Ahora bien, en esta situación particular, no hay tiempo 3 debido a que no hay un cambio de posición subjetiva, no hay modificación de su deseo, no se produce efecto sujeto u otro sujeto en relación a su deseo. No encontramos ninguna respuesta ética en relación a Oh Dae Su en relación a su deseo.

3. Juan Carlos Mosca plantea que la responsabilidad del sujeto se encuentra en la grieta entre necesidad y azar. Ya que existen dos categorías que indican que hay sucesos de la vida que escapan a la voluntad humana. Estas categorías son el azar y la necesidad o determinismo material. El azar corresponde a la incertidumbre, lo accidental, lo fortuito. Y que no se puede predecir ya que es ajeno a la decisión, voluntad y deseo del sujeto. En el caso del film, fue producto del azar que Oh Dae Su, estuviera en ese lugar y viera a los dos hermanos al momento que se disponían a tener relaciones sexuales. Entonces, decimos que no es responsable por esto.
Por otro lado, se define necesidad a aquello sobre lo que el hombre no puede incidir, rige por fuera de la intervención del sujeto, es inexorable. Es decir, Oh Dae Su, no puede ser responsable por lo que hizo necesariamente bajo efecto hipnótico.

4. Para poder dar cuenta de una hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva, debemos preguntarnos el por qué lo que sucede en el tiempo 2, resignifica el tiempo 1. Es decir, que fue lo que hizo que el sujeto modificara su posición. Nosotros creemos que el sentimiento de culpa de Oh Dae resignifica el tiempo 1. En otras palabras, el sentimiento de culpa hizo que el acto de venganza contra sí mismo cobrara sentido.
Para que el sujeto sea culpable, tiene que ser primero, declarado responsable. Si es responsable, tiene que tener razón de intención. Justamente, el sujeto barrado, que es el sujeto del inconsciente (sujeto del psicoanálisis), produce algo sin la intención de producirlo y el yo se siente sorprendido de eso que produce. En este sujeto, no hay clivaje entre la responsabilidad y la culpa porque siempre es responsable de lo que hace y dice.
La culpa, en el sentido de responsabilidad jurídica, es la imputabilidad de un daño por el cual hay que responder. El niño, el loco, el embargado por la emoción violenta no tienen razón de intención, no disponen de sus cuerpos para responder. Entonces, responsable es aquel de quien se espera una respuesta. Esto en tanto no sea desresponsabiliazado como en el caso de los niños y locos. Si es responsable, es culpable, es ob-ligado a responder, por lo tanto, si hay culpa la autonomía de la conciencia y la intención no se toma en cuenta. Obliga a responder y es la condición necesaria para la responsabilidad subjetiva. Esta última no es del lado de lo moral, de las buenas o malas acciones o intenciones sino del lado del deseo inconsciente. Es por esto que hablamos que la culpa depende de una operación simbólica: la interpelación subjetiva. Ahora bien, habiendo consignado la hipótesis vamos a establecer las figuras de la culpa y su pasaje. En primer lugar, cuando Lee Woo Jin le recuerda el episodio de la escuela donde el protagonista difundió un chisme de carácter incestuoso, hasta ese momento no había sentimiento de culpa. Es decir, en el momento en que con rapidez hace gala de su chisme, no hubo sentimiento de culpa. De hecho, no lo recordaba. Y justamente, es aquí donde surge el sentimiento de culpa. En otras palabras, cuando el chisme se esparce y la hermana de Lee Woo Jin se suicida, Lee Woo Jin procura vengarse de Oh Dae Su. Luego, al recordarle a este último sobre la difusión de su comentario pareciera que encierro ha sido justo. Pero se agrega una cosa más, que es que Lee Woo Jin le hace descubrir que Mido además de ser su amante es su hija y amenaza con hacérselo saber a ella. Justamente, en este punto ubicamos el sentimiento de culpa, el cual va a resignificar el hecho de que la venganza se vuelque contra sí mismo. La culpa le va a exigir a responder más allá de lo que él quería responder en realidad, que era justamente vengarse de su secuestrador. La culpa lo interpela, le hace preguntarse, le genera una deuda por la cual debe responder. Como consecuencia de la interpelación, la venganza se vuelca sobre sí mismo. Entonces, la respuesta, la deuda en forma de acción o acto a este sentimiento de culpa ya no es la venganza dirigida hacia su secuestrador, sino sobre sí mismo.

5. Por último compararemos los sucesos del film con el caso de Ibbieta, personaje del cuento “El Muro” de Jean Paul Sartre. Citando a Freud: “aun cuando el individuo que ha conseguido reprimir estas tendencias en lo inconsciente cree poder decir que no es responsable de las mismas, no por ello deja de experimentar esta responsabilidad como un sentimiento de culpa, cuyos motivos ignora” (1917). Esta frase nos sirve para situar que ambos personajes son responsables de sus acciones, sus elecciones. En un caso, porque Oh Dae Su decidió contar con un amigo lo que había visto. Esta acción trajo como consecuencia, el consecuente desenlace de la venganza. Y por el otro, Ibbieta decide mentir sobre el paradero de Gris, lo que trajo como consecuencia la muerte de este último. (Para contextualizar este pasaje sintetizaremos brevemente el cuento: Ibbieta estaba condenado a muerte. Los falangistas deciden perdonarle la vida, si confiesa el paradero de Gris, que es buscado por ser líder anarquista. A modo de burla Ibbieta decide mentir. Él sabía que Gris se encontraba en la casa de su primo, lo que no sabía es que tras una discusión decidió ir a esconderse al cementerio. Lugar donde fue encontrado tras la confesión de Ibbieta y luego fue fusilado. Es por puro azar que Ibbieta diga que se encuentra en el cementerio. Al ir allí, necesariamente se cumple el designio de los falangista, de perdonarle la vida a Ibbieta a cambio de la de Gris). Retomando, en ninguno de los dos casos los sujetos son responsables de lo que paso, de las correspondientes consecuencias en cada caso. Pero si son responsables de la elección ya que en ambos casos, la elección consistió en haber hablado cuando podrían haber callado. Freud ubica la responsabilidad en relación al propósito inconsciente que ajeno a la voluntad e intención del yo, propició una acción. Este tipo de acciones involuntarias conllevan una intención que el actor desconoce, de este modo el sujeto no se atribuye responsabilidad en relación a ellas. Jinkis plantea que ser responsable, “no implica ser consciente de lo que se hace, ni hacerse cargo de lo que se dice, sino que se es culpable de lo que hace y de lo que dice”. Es por ello, que consideramos a estos personajes como responsables de lo que hicieron y dijeron, aunque guiados por motivaciones inconscientes que ellos mismos desconocían.

BIBLIOGRAFIA
• Salomone G: El sujeto autónomo y la responsabilidad. En La transmisión de la ética: Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra viva, 2006

• Salomone G: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética: Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra viva, 2006

• D’ Amore, O: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética: Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra viva, 2006

• Mosca, J.C: Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: Un horizonte en quiebra. Eudeba. Bs As

• Jinkis, J: Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Bs As

• Fariña, J. M: Responsabilidad entre necesidad y azar. Ficha de la cátedra

• Sartre, J. P: “El Muro”.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: