por 

Película : old boy

Resumen de la película.
Oh dae su es secuestrado el día del cumpleaños de su hija, permanece 15 años encerrado, sin saber por que, ni quien lo hizo, constata este tiempo a partir de un televisor y un reloj que tenia allí donde permanecía.
Durante ese tiempo se pregunta constantemente él porque esta allí y por cuanto tiempo permanecerá ahí, comienza a escribir en unos cuadernos una lista de todas las personas que había molestado, pegado o herido. Denomina a esto un diario de prisión, una autobiografía de todos sus malas acciones.
En el transcurso de su encierro es bien alimentado y cuidado, hasta le dan psicofarmacos para evitar que se vuelva loco.
Antes de liberarlo lo someten a una sesión de hipnosis sin que él supiera, luego se despierta en la terraza de un edificio.
Una vez len libertad comienza a buscar al sujeto que le hizo vivir ese calvario, esa misma noche va a un restaurante en donde conoce a Mido, antes de entrar al mismo un vagabundo le acerca un celular y una billetera diciéndole “que no le pregunte nada que solo lo debía entregar que no sabia nada”.
En el restaurante recibe un llamado del sujeto quien lo había secuestrado, le dice un par de palabras y luego se desmaya.
Al despertar se encuentra en la casa de Mido, quien se entera de su historia a través de los cuadernos escritos por Oh Dae su, el motivo que le da Mido es que se dispuso a ayudarlo por que le gustaba.
Comienza a ayudarlo para encontrar a su secuestrador, mientras tanto le insinúa que busque a su hija ante lo cual Oh Dae Su le responde que no antes de terminar con su venganza.
Luego de un tiempo comienzan un romance, mientras tanto continúan con la búsqueda, hasta que finalmente da con quien buscaba, un sujeto llamado Lee Woo Jin, este a modo de juego le da 5 días para conocer la verdad el por que lo había encerrado.
Dae su tal como lo había planeado lo único que quería era matarlo, se abalanza sobre el sujeto con el único fin de matarlo, ante lo cual le dice Lee Woo que lo haga si quiere, que es mismo lo hará si Dae su lo desea, pero de esta manera nunca conocerá la verdad.
Dae su elige dejarlo con vida y averiguar la respuesta.
Pasan los días, Dae su continua con su búsqueda ayudado por mido con quien continúan con su historia de amor hasta finalmente mantienen relaciones sexuales.
Llegado el día 5 Dae su resuelve el incógnito y va con Lee Woo para decirle la verdad.
Dae su conocía a Lee Woo, eran compañeros de escuela, aunque no eran amigos. Un día Dae su ve que Lee Woo se dirige hacia un lugar con prisa y decide seguirlo.
Este se mete en un aula y Dae su lo espía por una ventana rota, en donde descubre a Lee Woo y a la hermana de Lee manteniendo relaciones sexuales. Ella lo vea por un espejo y Dae su comienza a correr.
Dae su le comenta a un amigo lo que había visto y se comienza a correr el rumor de que la chica estaría embarazada, aunque no parecía ser verdad, ante esta situación la chica se suicida.
Dae su en la casa de Lee Woo le revela esto que había descubierto. Lee Woo le dice que no lo olvido por efecto de la hipnosis sino que simplemente lo había olvidado por que le resultaba mas fácil olvidarlo, agregando que lo que había embarazado a su hermana no había sido el sino la lengua de Dae su.
Lee Woo le señala una caja, Dae su se dirige hacia ella y ve lo que hay dentro, ante lo cual descubre un albun de fotos en donde se da cuenta que Mido es su hija.
Lee Woo le revela su plan y le cuenta que ambos habían sido hipnotizados.
Después de descubrir esto, Dae su le ruega que no le cuente la verdad a Mido, que seria su esclavo, su perro pero que Mido no se podía enterar.
Dae su le dice que lo perdone por el mal que le había causado y acto seguido se corta la lengua.
La escena final muestra a Dae su quien le escribe una carta a quien lo había hipnotizado pidiéndole que lo vuelva a hacer para olvidar todo. Ella acepta, en tanto le había conmovido una parte de la misma “ aunque solo soy un monstruo no tengo derecho a vivir” pero le advierte que podía perturbar el resto de sus recuerdos, ante lo cual Dae su acepta.
Cuando despierta se encuentra solo tirado en la nieve, luego se acerca Mido le dice que lo quiere y lo abraza, Dae su satisfecho sonríe.

Análisis de Responsabilidad subjetiva.
El personaje que tome para el análisis es Dae su.
Según el texto de Salomone, la responsabilidad subjetiva es un modo distinto para el sujeto de comfrontarse al campo de la responsabilidad, donde es convocando desde otra posición, es llamado a responder desde otro lugar distinto que el de la responsabilidad jurídica o moral en donde ambas seguirían otra lógica distinta.
La responsabilidad subjetiva es aquella que se configura a partir de la noción de sujeto del inconsciente, sujeto que no es dueño de su voluntad e intención, en donde se pone en juego aquello que desconoce de sí mismo.
Siguiendo este análisis, Dae su no seria responsable por la muerte de la hermana de Lee Woo, su comentario no fue lo que la mato o su lengua tal como dice Lee Woo. “Mi hermana no queda embarazada por mí, sino que fue la lengua de Dae su” Dae su no puede ser responsable por los alcances de tal comentario, o por las consecuencias de estos ya que no fueron calculados por el sujeto.
Esto lo podemos ubicar como un elemento de azar en tanto no pudo ser calculado por el personaje, podríamos pensar que es una combinación entre azar y necesidad que terminan en el suicidio de la hermana de Lee Woo.
Azarosamente Dae su descubre que Lee Woo y su hermana mantenían una relación incestuosa o que la ventana estaba rota y pudo ver lo que pasaba dentro.
Asimismo, como elementos de necesidad podemos ubicar el embarazo.
Ahora bien entre el azar y la necesidad se abre una grieta que es lo que da lugar a la responsabilidad subjetiva, y ante ella debe responder el sujeto.
Dae su una vez liberado comienza a buscar al autor de su calvario, elige venganza y luego buscar el paradero de su hija.
Al momento en que encuentra con el secuestrador Lee Woo y puede llevar a cabo su plan, se le presenta una singularidad, en donde tiene que decidir si lo mata y lleva a cabo su venganza o decide conocer la verdad, ante lo cual elige conocer la verdad y seguir el juego de Lee Woo.
Así es como se produce un punto de impasse en este particular, en donde lo que solo existía era la venganza, un monstruo que solo quería matar a su enemigo, este particular deja de ser consistente ante esta singularidad que vehiculiza la exigencia de una nueva ley que dejada tras de sí el limitado horizonte restrictivo de la legalidad previa. Pero fue necesaria de la intervención subjetiva de Dae su para que se produjera esta novedad. Se juega la elección del sujeto ante lo cual debe responder por lo que decide.
Y decide seguir el juego de Lee Woo quien le dice “ Primero quien?, ¿ Después por que? En ese orden, si lo averiguas puedes venir a verme a cualquier hora. Tienes hasta el 5 de julio, si lo consigues me quitare la vida y no matare a mido”. Dae su ante esto dice “ A mido” Lee Woo dice ”te contare mi plan, matare a todas las mujeres que amas hasta que mueras, bueno tienes fama de no saber proteger a tus mujeres” Dae su se abalanza contra Lee Woo y comienza a ahorcarlo.
Lee Woo le dice “ que fuerte eres señor moustro, eres el monstruo que yo cree”
Podemos decir que Dae su es responsable por seguir el camino de la venganza, por elegir seguir siendo ese monstruo que fue creado por su enemigo y no el de la paternidad, el de un padre que busca a su hija, que se posiciona como creador, con lo cual continua poniendo a mido como objeto de su deseo.
Cuando conoce realmente quien es mido ahí se juega otra elección por parte del sujeto en donde debe responder ante ella.
Sigue siendo el monstruo que busca venganza, ese monstruo que cometió incesto o elige ser Dae su.
Nuevamente responde ante esto, pidiendo ser hipnotizado para olvidar su pasado, su pecado.

Circuito de la responsabilidad. 3 tiempos
En el primer tiempo podríamos ubicar a las distintas acciones que lleva a cabo para efectuar su venganza que estarían en concordancia con su universo.
Aquí estaríamos frente un sujeto de la afirmación, que no duda de la intención de su acción, que está seguro de sí mismo y sabe lo que quiere. Sin embargo, estas acciones, que aparecen a modo de meros elementos disonantes, se ven interrumpidas en su objetivo. Al momento de concretar su venganza, matar al autor de su largo calvario, decide conocer la verdad, el por que de su encierro. Algo le indica que sus acciones fueron mas alla de lo pensado.
Los distintos indicadores que la realidad le presenta lo ponen a Dae su en sobre aviso respecto de que algo anduvo mal: conocer la verdad, lo llevo a conocer que mido es su hija, y la venganza se vuelve contra sí mismo. Esto es sorpresivo para el sujeto, e implica un quiebre de este universo de discurso en el que esta inmerso.
Esto hace que tambalee su fantasma y aparece la pregunta por su deseo. ¿Quiero ser Dae su?
Dae su no quería conocer a su hija, primero quería vengarse, no quiere saber nada acerca de la paternidad, de posicionarse como Padre, como creador. Se encuentra con aquello que no sabe pero sobre lo cual tiene que responder.
Ante conocer esta verdad Dae su le suplica que no le diga la verdad a mido, que el seria su esclavo, su perro, se arrodilla y pide perdón por el mal que le había causado. Acto seguido se corta la lengua.
Esta interpelación da lugar a un tiempo 2, en la medida que genera un efecto de retracción, es decir que Dae su comienza a ligar los elementos disonantes, vuelve sobre sus acciones primeras resignificándolas, y a la vez convirtiéndolas en un tiempo 1. Es por esta interpelación que el sujeto deviene sujeto de la perplejidad, de la interrogación, al ser conmovido y cuestionado del lugar de la afirmación, y la Ley simbólica del deseo se precipita bajo la forma de la culpa: -“perdón por el mal que cause en ti”. En Dae su no surge la culpa por mido sino la culpa surge por Lee Woo y por lo que le hizo, a tal efecto se corta la lengua, en tanto que, según Lee Woo lo que había embarazado a su hermana fue la palabra, la lengua de Dae su y no él.
Esta culpa y todas sus figuras no son mas que la otra cara de la responsabilidad, que la vela, que la evade.
En donde Dae su elige pagar por lo que no hizo para evadir responder por lo que si hizo, prefiere responsabilizarse de la muerte de la hermana de Lee Woo y así evadir, velar por lo que hizo, convertirse en un monstruo para sus hija y no en un padre.
La muerte de la hermana de Lee Woo fue producto de la combinación entre azar y necesidad, por lo cual no es posible atribuirle responsabilidad alguna a Dae su. Sin embargo, él produce una grieta entre esta combinación, de manera que la pregunta por la responsabilidad adquiere toda su dimensión. Se trataría de una grieta que dio lugar a la culpa subjetiva; una culpa que no es aquella que estaría expresada en la frase: – “yo cause que ella se matara”, pues si esto fuera así, el circuito de la responsabilidad se cerraría, al aparecer una culpa autodirigida, un autorreproche, que ex-culpa, dis-culpa al sujeto, recomponiendo, sustancializando, al mismo tiempo, su yo.
Dae su tiene la posibilidad de elegir: se culpa de la elección de venganza y no de paternidad, y se queda en ese lugar, o bien se para de otra forma frente a esta interpelación. Es en este momento de elección, cuando se espera por parte del sujeto una respuesta, se le exige que responda ante su acto. Sin lugar a dudas, Dae su responde por su acto pidiendo ser hipnotizado nuevamente para olvidar todo.
Dae su le escribe una carta a quien lo había hipnotizado contándole su historia, le pide que lo hipnotice para poder olvidar su pasado, todo lo sucedido, no quiere saber nada de su pecado, no quiere saber nada de ese monstruo que fue creado, sino que quiere olvidar, quiere volver a ser Dae su.
Ante esto la hipnotizadora le advierte que podía ser que se perturben todos sus recuerdos, sin importarle esto acepta. A continuación el se despierta se encuentra solo, luego aparece mido quien le dice” te quiero Dae su”, Dae su sonríe, otra vez a olvidado todo, ya no sabe mas de su pasado ese monstruo se fue y el que se queda es Dae su.
No estamos frente al mismo sujeto del tiempo1, tampoco al del tiempo 2 , sino que al responder a la interpelación, manteniendo la relación ética con su deseo, el sujeto abre la potencialidad de un tiempo 3, el de la responsabilidad, que se sobreimprime al 1º, provocando un efecto sujeto. Es decir, es en este tiempo 3, que al aparecer un acto en su dimensión ética se le da existencia a un sujeto, un sujeto deseante. El acto ético, entendido como lo postula Ariel: aquel que “ se realiza siempre en soledad, lo cual no significa que la persona carezca de compañía. Se trata del sujeto y del sentido singular de su acto. (…) Que reviste carácter suplementario respecto de la moral” .
Ahora bien entre el tiempo 1 y 2 podemos ubicar la hipótesis clínica, con relación a la misma podemos pensar como juega la mirada, este espiar de Dae su podría ser equivalente a la fantasía de niño de ver a los padres manteniendo relaciones sexuales, a su fantasía incestuosa, que también es olvidado o reprimida como aquel episodio.
Reprimir lo incestuoso para poder dar salida del complejo de edipo y posicionarse de esta forma como sujeto de deseo, en donde no todo es posible, en donde hay un limite, donde rige la ley, la castración.
Cuándo el se mira en el espejo que esta en el album de fotos y se ve ¿qué es lo que ve? ¿Un Padre? ¿Un padre que goza de todas las mujeres, de puro capricho?. Podríamos pensar en el padre de la horda primitiva
También podríamos preguntarnos ¿cómo ha sido su Padre? ¿ Un padre que olvida? O ¿qué significa ser padre para él?
Con relación a Ibbieta podemos situar que en ibbieta también hay 3 tiempos lógicos, que siguen la misma lógica. Un tiempo 1 en donde se llevan a cabo las distintas acciones para determinado fin, en ibbieta hacerles una jugarreta, en el caso de Dae su vengarse, un tiempo 2 donde el sujeto ve que algo fue mas allá, donde se interpela resignificando al tiempo 1, con lo cual a partir de esto se desprende un 3 tiempo.
Ibbieta comienza a preguntarse lo que quiso hacer cuando decidió hacerles la broma, no hizo mas que preguntarse por su deseo “seguir con vida” ahora bien, que hace Dae su cuando decide seguir el juego de Lee Woo y no matarlo, no estaría también preguntándose por su deseo de no convertirse en ese monstruo y dilatar esto para seguir siendo Dae su.
Ambos son responsables de la puesta en acto de su deseo.
Ibbieta termina siendo el burlón, burlado en Dae su, su venganza termina siendo sobre sí mismo.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: