Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Perfume de mujer >

por 

PERFUME DE MUJER

POR GUNTERN, GABRIELA

CONSIGNA DE EVALUACIÓN

1. Tomando en cuenta el comentario sobre el film: ¿Cuál es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone el autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela consignando los indicadores.

Tomaré en cuenta para la resolución de las consignas el comentario de Belén Sánchez Ayala “In loco parentis” sobre el film “Perfume de mujer” de Martin Brest. En este texto, la responsabilidad subjetiva se centra sobre el personaje del Coronel Slade, protagonista del film.
El film “Perfume de mujer” trata de un estudiante (Charlie Simms) quien consigue un empleo temporario, este consiste en cuidar a un hombre ciego, el Teniente Coronel retirado Frank Slade.
En esta película, la “gira de deleites” del coronel Frank Slade nos muestra un antes y un después en la historia de ese sujeto. Somos testigos de la emergencia de un deseo allí donde solo había lugar para la subsistencia. Sin embargo, no se trata de un personaje que se aferra a la vida por el mero hecho de experimentar estos placeres vitales.
La autora del comentario afirma que en el comienzo del film encontramos un hombre agresivo y que sólo se relaciona con las personas desde la compasión o el odio. Una referencia a esto se puede ubicar en la presentación del personaje de Slade, en su primera escena en la película. Se trata del primer encuentro entre Charlie Simms y el coronel, en la que éste último se muestra agresivo principalmente con Charlie, pero también con miembros de su propia familia. Al escuchar que la pequeña hija de la Sra. Rossi se encuentra en la ventana, le arroja un almohadón al grito de “¡sáquenla de aquí!”, luego reflexiona “no puedo creer que sean mis parientes”.
Además, Frank Slade recurre en varias ocasiones a su rango de teniente coronel para establecer una distancia (basada en el respeto o temor) con sus interlocutores.
En un tiempo 1, encontramos a un autoritario coronel retirado que ha planeado una serie de eventos que desembocarán en su propia muerte. El coronel le explicita a Charlie sus intenciones durante la cena en el Oak Room: “Te traje para que me ayudes en el plan... es una gira de deleites: hospedarse en un hotel de lujo, comer en un buen restaurante con buen vino, visitar a mi hermano... -la familia es importante. Y luego hacer el amor con una mujer increíble... al final me acostaré en la cama y me volaré los sesos”.
Se puede inferir, siguiendo la hipótesis que plantea la autora del comentario, que es en el vínculo mismo de Slade con Charlie que comienza a aparecer algo del deseo del coronel retirado. En relación a este punto, G. Salomone en el texto “el sujeto dividido y la responsabilidad” explica: “la responsabilidad subjetiva, en el corazón de la dimensión ética, surge de la hiancia en lo simbólico que llama al sujeto a responder. Este es el sujeto como efecto de la palabra que lo divide” .
Se trata de un tiempo 2 en el cual emerge la dimensión de este sujeto responsable de su deseo en la relación misma con Charlie, a quien representará en una asamblea escolar in loco parentis (en lugar de sus padres). Siguiendo esta hipótesis, ubicamos la emergencia la posición deseante de este sujeto en relación a la paternidad. En una de las escenas se ve al coronel, vestido en su traje militar, con un arma en sus manos, listo para concretar la última etapa de su plan. Charlie lo sorprende y luego de una violenta discusión el coronel anuncia “Me rompes el corazón hijo… me he pasado la vida oponiéndome a todo y a todos porque me hacía sentir importante, tú lo haces por tus principios. Tienes integridad Charlie. No sé si dispararte o adoptarte”.
Frank Slade no es propietario de su deseo, pero sí es responsable de ponerlo en acto, él mismo decide no cometer el suicidio.

2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.

En un primer tiempo lógico encontramos al coronel retirado y su plan de hospedarse en un hotel de lujo, comer en un buen restaurante, con buen vino, hacer el amor con una mujer increíble y luego volarse los sesos.
Asimismo, en el tiempo 1, Frank Slade lleva adelante una acción, una conducta orientada por un determinado objetivo y entendiendo que tal iniciativa se agota en los fines para los cuales fue concebida.
Encontramos (lógicamente) un tiempo 2 en el que Slade percibe los primeros indicios algo que lo interpela. Este tiempo 2 es el momento en el que el sujeto se divide, el coronel emprendió una acción que creyó sin consecuencias, sin embargo se ve interrogado. Hay algo que lo interpela, indicadores que lo ponen sobre aviso de que algo anduvo mal y a raíz de ello desiste eventualmente en su plan de suicidarse.
En el tiempo2 el coronel se deja interpelar (no solo porque lo interpela Charlie), se trata de la culpa que ob-liga.
En un diálogo crucial con Charlie, Slade afirma que no tiene vida, no le queda nada, está en las tinieblas, sin embargo decide no volarse los sesos. El diálogo continúa con una pregunta conmovedora “¿y ahora qué hago Charlie?” Es aquí donde despunta algo de su deseo, como se trata de un deseo no sabido, el propio sujeto es el primer sorprendido.
El mismo Slade recita “¿nunca te has sentido con ganas de irte y al mismo tiempo, con ganas de quedarte?” resulta interesante que enuncie esto en un momento que podemos ubicar como de división subjetiva.
En relación al tercer tiempo lógico, este se puede localizar hacia el final de la película. Comienza a vislumbrarse este tercer momento en el acto mismo de guardar el arma con la que iba a matarse. Puede pensarse como un efecto sujeto, ahí se encuentra presente el sujeto de la responsabilidad, el tiempo 3 implica un acto ético porque involucra un sujeto de deseo inconciente.
Ahora es responsable de responder diferente al determinismo del Otro. En ese sentido es que vemos un sujeto diferente al del primer encuentro con Charlie.
El personaje cambió, pero no en términos morales, no podemos decir que sea ahora una mejor persona o moralmente más aceptable. A partir de este tercer tiempo tampoco adquiere un saber, sino que se trata de un saber-hacer con esas marcas que lo determinaron: encuentra la oportunidad de hacer algo con su fantasma familiar.

3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.

Necesidad es aquello que rige por fuera de la intervención del sujeto en situación. La necesidad establece una conexión entre causas y efectos, mientras que el azar desconecta tal relación.
En el film, Charlie y un compañero suyo son ocasionales testigos de un plan para jugarle una broma pesada al director del colegio. Esto forma parte del azar, no estaba determinado que ambos muchachos estuvieran en ese preciso momento, en el lugar en el que tres alumnos preparaban las condiciones para ensuciar el auto del director al día siguiente.
Con respecto a la necesidad, en términos situacionales, podemos remitirnos a la amenaza del director de expulsar a ambos si no delataban a los responsables del hecho. Charlie estaba obligado a responder.
Juan Carlos Mosca sugiere que invocar al azar, a lo no determinado, es borrar al sujeto de toda responsabilidad, borrando su acto. De acuerdo con este autor, lo que interesa es la subjetivación de una acción, de manera tal que dejará de ser una acción cualquiera, “sino una que recae finalmente sobre el Sujeto, poniéndose este en acto” . En relación a esto, se observa en el film que finalmente, Charlie emite una respuesta en relación a aquello que presenció por circunstancias azarosas, lo hace respondiendo a los mandatos de su moral, siguiendo sus principios, los que le dictan que no debe delatar a sus compañeros. La respuesta en acto del coronel Slade, quien ha sido interpelado en otra dimensión, no se encuentra en relación a una moral, sino que aparece la emergencia de una singularidad en situación, como ya ha sido anticipado, se trata de un saber-hacer que adquiere el sujeto.

4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.

La culpa es una condición para el circuito de la responsabilidad subjetiva. Es la culpa la que obliga a responder. No hay responsabilidad ética sin culpa.
Como ha sido enunciado anteriormente, en un tiempo 1, encontramos a un autoritario coronel Slade que ha planeado su propia muerte.
Siguiendo la hipótesis planteada en el comentario, puede afirmarse que en la relación de Slade con Charlie comienza a aparecer algo del deseo del coronel. En un tiempo 2, en el vínculo con Charlie, emerge la dimensión de este sujeto responsable de su deseo. El comentario del film ubica aquí la emergencia de la posición deseante de este sujeto en relación a la paternidad. Esto se puede ubicar situacionalmente en la escena en la que Charlie sorprende al coronel a punto de concretar su plan suicida, Slade anuncia “No sé si dispararte o adoptarte”.
En términos de responsabilidad subjetiva, la culpa podría mantenerse sin el advenimiento del sujeto, sin embargo eso no es lo que sucede para el coronel Slade. Como he afirmado anteriormente, Frank Slade es responsable de poner su deseo en acto. Es responsable de responder diferente al determinismo del Otro. Encuentra a partir del tercer tiempo lógico la oportunidad de hacer algo con su fantasma familiar.

5. Compare conceptualmente el caso presentado con el de Ibbieta (cuento “El muro”, de Jean Paul Sartre).

En todos los casos, articular con las referencias bibliográficas del Módulo 5 y si el escenario fuera pertinente con las del módulo 4.

El relato de J. P. Sartre “El muro”, se sitúa en España durante la guerra civil. Su protagonista Pablo Ibbieta, narra en primera persona los hechos de esta historia. Él forma parte de un grupo de republicanos que caen en las manos de los falangistas, son apresados y pasarán su última noche en un sótano antes de que los lleven al muro donde serán fusilados.
Pablo Ibbieta se resiste a dormir durante esa última noche, el motivo es que desea no perder ni dos horas de vida. Sabe que vendrán a buscarlos al amanecer. En el transcurrir de esa noche, Ibbieta comienza a desentenderse de todo lo que le interesaba y concernía, comienza a desprenderse de todos sus ideales.
Al alba vienen a buscar a sus compañeros, Ibbieta permanece en el sótano desde donde escucha las detonaciones. Habían comenzado los fusilamientos.
Luego interrogan a Ibbieta, los falangistas buscaban que se quebrara, que declarara, que enuncie el paradero de su amigo Ramón Gris y que esos datos sean verídicos. Pero con lo que se encuentran es con un ser obstinado.
Ibbieta sabe que morirá, sabe que los otros morirán también, que todos los hombres son mortales, es decir que quienes lo apresaron para fusilarlo morirían en otro momento, pero no mucho más tarde que él. ¿Cómo se puede intimidar a alguien que sabe que va a morir? Lo que los falangistas le ofrecen entonces es su vida por la de Gris, se plantea el dilema ético de denunciar a su amigo y salvar su vida, o bien no delatarlo y morir a causa de ello.
El protagonista responde con su obstinación, él no iba a hablar por su testarudez y para burlarse de quienes lo interrogaban. No intentaba salvar su amistad con Gris o morir heroicamente por una causa política, su respuesta a los falangistas pretendía ser una burla, un engaño. “Está escondido en el cementerio” enuncia, sabiendo que miente porque Gris estaba escondido en otra parte. Podría incluso pensarse allí una pretensión de que su amigo fuera al cementerio, no él mismo, quien quería vivir más tiempo.
Sorpresivamente Gris es encontrado por lo falangistas en el cementerio, donde lo matan. Ibbieta (sin saberlo) dijo la verdad cuando mentía, por obra del azar, Gris se encontraba en el cementerio en ese preciso momento en el que Ibbieta decide hacer su burla.
La muerte de Ibbieta fue aplazada y él se entera de los motivos: había sido su vida por la de Gris (designio necesario de los falangistas).
Como sujeto de deseo, lo que produjo Ibbieta fue vivir más tiempo, de eso es responsable, de la puesta en acto de su deseo. No se lo responsabiliza de la muerte de Gris (a quien no delata) sino que lo que emerge allí es el sujeto de deseo del propio Ibbieta, cuando él le miente a la realidad, dice la verdad de su deseo. Como precio de ese deseo, Ibbieta carga con la responsabilidad.
En cuanto al film “Perfume de mujer”, se pueden ubicar algunos puntos de relación con el texto citado. En principio, algunas similitudes: por obra del azar, Charlie es testigo de un plan que tienen tres compañeros de su exclusivo colegio para hacerle una broma pesada al director. Luego de la travesura, el director convoca a Charlie junto al otro testigo ocasional para que confiesen con la amenaza de expulsarlos.
En el orden de la necesidad, puede ubicarse por ejemplo la obligación de Charlie a responder al mandato del director de su colegio. El muchacho debe dar una respuesta, al igual que en el caso de Ibbieta, y también se le pide que lo que diga sea cierto.
Quien también se ve compelido a dar una respuesta es el coronel Slade. Esto ha sido ubicado en el tiempo 2 del circuito de la responsabilidad subjetiva. En el momento en que el sujeto se divide al encontrarse interpelado. Ambos personajes (Ibbieta y el coronel Slade) se apropian de esto que los divide, en ambos es posible el acto ético, un tercer tiempo lógico en el que se vislumbra el sujeto en su dimensión deseante. Podría pensarse que en ambos casos, estos personajes le otorguen otro valor a la vida a partir de dicho acto. Ambos han logrado por sus respectivos deseos singulares que los habitan, vivir más tiempo.
Otro elemento a incluir en el orden de la necesidad sería la muerte misma. En ambas historias, la muerte se presenta en principio como un destino infalible. En efecto, la muerte es lo inexorable, en tanto todos los hombres son mortales. Desde ese campo de determinación responden ambos protagonistas, ambos producen respuestas como sujetos de deseo.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: