Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Perfume de mujer >

por 

Ética y Derechos Humanos

Cátedra II: J. M. Fariña

Primer cuatrimestre 2010

Segunda Evaluación

Comisión: 11, sábados 9:15, aula 122

Profesor: Armando Kletnicki

Film trabajado: Perfume de mujer

Alumnas:
Aguiar Nydia Beatriz L.U.: 251009900 betty.lomas@hotmail.com
Luque Betiana L.U.: 322609250 bgluque@hotmail.com

CONSIGNA N°1: COMENTARIO SOBRE EL FILM

Efectivamente en el trabajo que realiza la autora, encuentra un personaje sobre el que analizar la responsabilidad subjetiva y plantear la hipótesis clínica, se trata del Teniente Coronel Frank Slade. Mediante la lectura de esta autora quedan planteados los tiempos lógicos; un 1º tiempo en el que el sujeto se propone llevar a cabo un inventario de placeres como preludio de su suicidio, en un 2º tiempo tenemos la imposibilidad de llevar a cabo el suicidio por la intervención de Charlie Simms, dando muestra de que la relación que entre ellos se había establecido no se agotaba en el plano laboral, sino que había girado hacia un nivel afectivo, casi parental. La autora propone que este vínculo representaría una relación padre e hijo, y es esto lo que en apariencia hace que el coronel desista de su cometido.
Durante el viaje a New York y en repetidas ocasiones el coronel aconseja a Charlie sobre qué es lo que debe hacer en cuanto a su problema en la escuela. Le dice que delate a sus compañeros, que G. Willis no tendrá miramientos en protegerse y que él debe hacer lo mismo. En cambio en la escena en que intenta suicidarse reconoce los principios que ostenta Charlie en su posición de no delatar y luego le dice “no tolero la idea de que traiciones tus principios”. Podemos suponer que es este pensamiento el que lleva a Slade a intervenir en medio de la asamblea y defender la postura reservada de Charlie, de quien ha pensado ¿que hará sin mí en este mundo?
Es este acto una muestra del lugar que ha venido a ocupar Charlie en la vida del ermitaño coronel, un hijo al cual proteger y educar reconociendo sus valores y principios. El coronel grita casi con orgullo, “¡No es un soplón! ¡Charlie no vende a sus compañeros para asegurarse su futuro!”
En resumen, determinismo y azar dispusieron que el coronel y Charlie se conocieran, pero el curso de los hechos fue logrando que surja el sujeto y su responsabilidad por el deseo inconciente que lo habitaba. El deseo de ser padre, de tener un hijo a quien proteger y educar con la transmisión de valores.

CONSIGNA Nº 2: INDICADORES Y CIRCUITO DE LA RESPONSABILIDAD

Charlie Simms es un estudiante becado del prestigioso colegio Baird, trabaja en la biblioteca del mismo. Una noche al cerrar y retirarse de la misma en compañía de otro estudiante, George Willis, advierten en el camino a tres jóvenes que se encuentran a unos 100 mt de ellos, los 3 sujetos están con una escalera, colgando algo de un poste de luz, Willis riéndose por la extraña escena y reconociendo que se trata de sus amigos, les grita “hey, ¿qué hacen?” en ese mismo momento llega una profesora, Hunsaker, que nota también algo extraño, ella pregunta “¿qué es eso?” Willis se esfuerza por distraerla hablándole de otro tema, la profesora mira a Charlie y le pregunta “¿Qué estaban haciendo Charlie? Charlie no responde, titubea pero no dice nada (a pesar de saber de quienes se trataba) volviéndose cómplice del intento de distracción que venía haciendo Willis quien halaga a la profesora e intenta abrazarla mientras sus compañeros desarman la escena huyendo del lugar.
Al día siguiente el director llega a la escuela con su Jaguar nuevo, lo estaciona en el mismo lugar de siempre, justo debajo de donde habían estado los tres chicos la noche anterior, cuando éste se baja de su auto y en presencia de todos los estudiantes, una voz en el parlante comienza a alagar al Director al mismo momento que un globo gigante se empieza a inflar sobre su auto. Dicho globo tenia un graffiti que ridiculizaba al director mostrando como había hecho este para conseguir el imponente auto, cuando el director pincha el globo cae un líquido blanco que lo mancha a él y al auto, todos los estudiantes comienzan a reír.
Allí toma conocimiento Charlie que lo que había visto era la preparación de esta terrible broma.

En la escena siguiente, informado por Hunsaker, el director interroga a Charlie y a Willis sobre lo sucedido, les pide que digan a quienes vieron. Ambos se niegan, pero el director insiste amenazándolos con expulsarlos si para el lunes por la mañana no decían lo que sabían. Los jóvenes siguen sin decir nada y el director le pide a Willis que se retire y lo deje a solas con Charlie, allí le ofrece una recomendación privilegiada para ser becado en Harvard, convirtiéndose eso en un arma de extorsión para que el estudiante confiese, pero Charlie no cede ante la oferta e insiste que “no podría” decir quiénes fueron los responsables, a lo que el director le dice que tiene todo el fin de semana para pensarlo, en caso del que el lunes no le diga quienes fueron los de la broma perderá todo, incluso la beca actual.
Al salir de la reunión con el director Charlie es interceptado por George quien le pregunta por la conversación que tuvieron, Charlie no le cuenta nada, su compañero le dice que el director pretende dividirlos, le pregunta si es becado, a lo que Charlie asiente, su compañero le dice “viniste desde Oregon (cuidad de origen de Charlie) becado para estudiar acá, estas lejos de tu casa Chas, aquí permanecemos juntos, nosotros contra ellos, no nos rajamos, no se lo decimos a los viejos, les ponemos obstáculos y sobre todo, nunca, nunca dejamos a nadie colgado”, sugiriendo a Charlie que debe callar, Charlie no entiende que tiene que ver eso con su beca, a su vez Willis le pide que lo llame por teléfono durante el fin de semana al lugar en el que estará de vacaciones para que terminen de ponerse de acuerdo sobre la postura que van a tomar, que tiene que ver con no decir la verdad sobre lo sucedido.
Ahora nuestro protagonista se encuentra en el dilema de que hacer, si confiesa quienes fueron será un “soplón” y si no lo hace perderá la posibilidad de tener la beca.

Durante ese fin de semana Charlie tiene el trabajo de cuidar a un ciego, el Teniente Coronel Frank Slade. Se suponía que el cuidado debía transcurrir en la casa del coronel, pero éste tenía el propósito de viajar a New York. Charlie al principio se niega, pero finalmente accede y ambos emprenden el viaje.
Una vez allí, la relación se va tornando más amable y Charlie le relata al Coronel lo sucedido en la escuela. El coronel le aconseja que delate a sus compañeros y que acepte la beca en Harvard, Charlie duda, pero manifiesta su postura moral diciendo .hay cosas que uno no puede hacer.

Vemos como aparece de manera reiterada en nuestro personaje la frase “no puedo”, “no podría” pero nunca parece tener una explicación clara de por qué no podría. Y nos preguntamos ¿debe Charlie Simms aceptar la oferta e ir a Harvard, o no? Pregunta que nos guía al encuentro con los tiempos lógicos que armarán el circuito de la responsabilidad.

Tiempo 1: Ya en el encuentro con la profesora, la noche de los hechos Charlie decide no decir nada de lo que acababa de ver ante la pregunta de la profesora “¿Qué estaban haciendo Charlie?” el personaje lleva adelante una acción, una conducta orientada por un determinado objetivo y entendiendo que tal iniciativa se agota en los fines para los cuales fue concebida, simplemente no dice nada de algo que vio.

Tiempo 2: A la mañana siguiente y ya concretada la fechoría al director, éste interroga a los dos jóvenes que fueron testigos de lo ocurrido la noche anterior. Es a Charlie a quien ahora presiona para que diga a quienes vio y ante la negativa de este lo amenaza con una expulsión y la perdida de la posibilidad de ser becado en Harvard.

Ahora Charlie nota que lo que anoche fue una simple respuesta delante de la profesora, una inocente manera de cubrir a unos compañeros, hoy le vuelve en forma de un problema del cual depende su futuro y sobre el cual deberá tomar una decisión

CONSIGNA N°3: ELEMENTOS DE AZAR Y NECESIDAD

Los seres humanos no somos responsables de todo lo que nos ocurre, hay cosas que nos suceden por las que no podemos responder porque tienen que ver con la necesidad. Hay cierta dimensión que no es pasible de voluntad.
Si la responsabilidad subjetiva debe ubicarse en la grieta producida entre necesidad y azar, vemos que estos puntos podemos encontrarlos en el caso de Charlie.
Azar: el ser testigo ocasional de la preparación de la broma
Necesidad: es su condición de becado la que lo coloca en un lugar de “ser pasible para una extorsión”. Si él no fuera becado, es decir, si su familia fuera rica no tendría cabida la extorsión que le hace el director mas que la que le hace a G. Willis.
Charlie no puede escapar, debe dar una respuesta, delatar lo salva pero lo convierte en soplón, no delatar le hace perder la oportunidad de entrar a Harvard becado.
Él no se refugia en ninguno de los extremos, fiel a su moral y sus principios, decide no delatar, sabiendo que con esta decisión pone en riesgo su futuro.

CONSIGNA N°4: RESPONSABILIDAD JURIDICA Y RESPONSABILIDAD SUBJETIVA

El director acusa a Charlie Simms de cómplice, encubridor y mentiroso.
En el plano jurídico para poder considerar a un sujeto cómplice o partícipe de un delito este debe incurrir en dolo, es decir voluntad y conocimiento del acto delictivo.
En la escena en que Charlie y G. Willis presencian la preparación de la broma y son interceptados por la profesora, Willis la distrae a fin de cubrir a sus amigos, entonces la profesora pregunta a Charlie y éste se queda titubeando pero no dice nada a pesar de saber de quienes se trata. En este “no decir” encontramos voluntad y además que si el hubiera dicho en ese mismo instante a quienes vio, la broma probablemente no se habría concretado. Pero lo que exime de dolo a Charlie es que el no sabía de qué se trataba aquello que presenció, por lo tanto falta una de las condiciones para acusarlo de doloso, el conocimiento.
Queda entonces en nuestras manos ubicar ahora la responsabilidad subjetiva de Charlie en este problema.
Establecidos los tiempos 1 y 2, la interpelación, la resignificación del tiempo 1, nos acercamos a una posible hipótesis sobre la responsabilidad del sujeto.
Si pensamos que un chico de bajo recursos económicos hace un gran esfuerzo por conseguir una beca de excelencia en la preparatoria y sabiendo que no tiene dinero para costear luego los gastos que demandará la universidad, ante la posibilidad de concretar esto que tanto quiere no responde y se pierde la posibilidad de concretar su deseo ir a la universidad y ser alguien en la vida, ¿podríamos hipotetizar que este personaje se queda en rozar su deseo y no concretarlo?, ¿el día de mañana será mas fácil decir “no fui a Harvard porque tuve códigos, no fui un soplón” que enfrentarse al desafío de cambiar su propio destino y no morir en Oregón como alguien mas?
¿Debemos suponer un acto altruista y casi heroico por parte de nuestro protagonista?
O en andas de un abordaje de la subjetividad ¿estamos autorizados a suponer que tamaña decisión por proteger a quienes ni siquiera son sus amigos y hasta se burlan de él, oculta tras de si un saber no sabido por el joven? ¿De que es responsable Charlie?
Si tenemos en cuenta que está a punto de hacerse cargo de una pena que no le corresponde, sumado a que se deja maltratar tanto por Slade como por sus compañeros, nos dan la pauta de que la satisfacción de Charlie se vincula de algún modo a un goce en el padecimiento. Podríamos pensar que Charlie es responsable tanto de ceder en su deseo como de encontrar una satisfacción en el acatamiento.
Pareciera estar siempre a la espera de la demanda del Otro. El sujeto cede en el camino del deseo para amoldarse a los mandatos del superyó y de eso parece ser culpable, renuncia al deseo para gozar del sometimiento.

CONSIGNA Nº 5: COMPARACION CON EL CASO IBBIETA

Ambos personajes se encuentran con el problema de tener que delatar a alguien, salvando una gran diferencia: Gris era el amigo de infancia de Ibbieta, se conocen de toda la vida hay un vínculo de amistad entre ellos y en el caso de Charlie no solo no son sus amigos, si no que además se burlan de su condición de becado. Por otro lado para Ibbieta no es un problema la decisión que debe tomar, porque está seguro que no piensa delatar a su amigo, el problema se le presenta después, cuando se da cuenta de que lo que el quería hacer le salió totalmente al revés y ahora su amigo está muerto. Su responsabilidad está en el deseo de querer vivir. En definitiva Ibbieta termina concretando su deseo, el quería vivir y es responsable por eso, pero en el caso de Charlie, y según la lectura que nosotras logramos hacer del caso, en el mismo movimiento que hace para no traicionar a sus compañeros, y seguramente sin quererlo, se traiciona a él mismo, no es consecuente con lo que él quiere, quería estudiar, ser alguien y sin embargo en su decisión arriesga peligrosamente su futuro.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: