por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

FACULTAD DE PSICOLOGIA

CÁTEDRA: PSICOLOGIA, ETICA Y DERECHOS HUMANOS

TITULAR DE CATEDRA: Juan Jorge Michel Fariña

CURSO DE VERANO 2011
Comisión Nº 2
AYUDANTE: Fernando Pérez Ferretti

INTEGRANTES DEL GRUPO

ALEJANDRA BARBICH LU: 135828060

ANGELICA SUSANA CIBELLI LU: 4751226

SEGUNDA EVALUACION:

PRECIOUS es también CLAREECE

De la culpa a la estructura de la culpa

Clareece ’Precious’ Jones es una adolescente de 16 años que vive en Harlem. Con sobrepeso, y sin saber leer ni escribir, su vida sólo se recrea en el orden de las fantasías. Su imaginación es el único refugio que encuentra frente a la cotidiana resignación de un “negro” destino signado por la violencia.
Le llevará un tiempo despojarse de este “destino” y poder apropiarse en forma cabal de su primer nombre, que sólo consigna como una inicial.
Clareece significa “la que esta libre de culpa”. Y de esto versará el trabajo: del modo en que esta adolescente puede, como suele decirse, “tomar las riendas de su vida” y hacerse responsable subjetivamente de su existencia. Del modo en que se libera de la culpa que la hunde en una existencia miserable, de esa culpa de la que no ha sido responsable desde ningún aspecto -por ser menor de edad-, pero de la que se hará cargo con el paso del tiempo -desde la estructura de la culpa -, frente al advenimiento de situaciones que la convocan y la interpelan a poder dar respuesta y hacerse responsable de su propia existencia.

El tiempo 1. Ser “Preciosa” es una fatalidad
Sus padres la llaman Preciosa. Así seguramente la vería su padre, al comenzar a abusarla sexualmente cuando ella sólo contaba con 3 años. Y esta percepción estaría confirmada por la madre cuando advertía cómo su pareja prefería tener contacto con la niña antes que con ella, en los momentos en que tenían relaciones. Esta madre que, hundida en un profundo resentimiento, rechaza a su hija mediante insultos, desvalorizaciones y golpes. Esta madre que ha sido testigo del nacimiento de una nieta, a quien denominan Mongo (apócope de Mongoloide) pues tiene el síndrome de Down, hija de Preciosa y del padre de Preciosa -su pareja-, a la que ha entregado a su propia madre para que la críe (abuela de Preciosa) y por la que cobra un subsidio a través de los Servicios Sociales Estatales presentándose como la “responsable” de su nieta y su hija. De esta manera, Preciosa se ha visto privada de su hija y de la posibilidad de toda determinación al respecto.
Preciosa se encuentra en un entorno familiar y social cuyas conductas se rigen por valores crudamente hedonistas. El machismo, en su expresión más burda, se impone sin límites con costumbres licenciosas. Observamos, así, cómo el particularismo se hace evidente en tanto son reglas particulares de vida, inherente a grupos marginales, situados temporo-espacialmente, que desde ningún concepto se encuentran basadas en principios éticos universales.

Antecedentes del Tiempo 2.
Los giros en la vida de Preciosa / Clareece
Concentrémonos ahora en los acontecimientos que hacen posible un giro en la vida de Preciosa.
Embarazada nuevamente por su padre, es expulsada del colegio por las normas referentes a los embarazos de los estudiantes. La directora presume la existencia de problemas en el hogar, y la anota en una escuela alternativa para intentar encauzar el rumbo de su vida. Allí tuvo la buena fortuna de encontrar una profesora, Blu Rain, cuya firmeza y calidez, hará posible que Precious se introduzca en el mundo simbólico y comience a leer y escribir.
Cuando puede hablar de sí misma se conecta con su entorno inmediato y deja de lado sus fantasías. Blu Rain le pregunta acerca de cómo se siente al haberse animado a hablar en clase por primera vez, y Precious responde:
“-Aquí. Me siento que estoy aquí”.
En este entorno, se conecta también con sus sentimientos y se da cuenta de que extraña a su hija Mongo.
Una vez que nace su segundo hijo: Abdul, ella se encuentra feliz, rodeada por sus compañeras de colegio y el enfermero que la ayudó en el parto. Por primera vez, la alegría se presenta en su vida. Así, a pesar de que la trabajadora social y la misma maestra le plantean que entregue a sus hijos en adopción, ella se niega, considerando que es ella misma la mejor opción para satisfacer las necesidades de sus hijos. Rechaza, entonces, ajustarse a los guiones armados por los demás.
Habiendo luego regresado a la casa de su madre, Preciosa se defiende claramente frente a su madre, reconociéndose como víctima de las violaciones y malos tratos a las que fue sometida y desprendiéndose del discurso de la madre, que la inculpa por haber sido la mujer que el padre eligió y embarazó en dos oportunidades. En medio de la violencia física y psicológica infligida por la madre, logra escapar con su bebé de semejante situación.
Ayudada por su maestra y la pareja de ésta, convive con ellas y comienza a cuestionarse los mensajes recibidos por su madre respecto de lo bueno y lo malo. Advierte cómo personas que apenas la conocen tienen gestos de cariño hacia ella y le ofrecen regalos, en lugar de los golpes y las humillaciones a las que se vio sometida.
Su maestra es para ella la luz que la ilumina. Metáfora que señala cómo le ayudó a ver. Recordemos que los principios éticos sólo pueden ser aprehendidos a través de lo simbólico. Por ello, la maestra tiene un papel tan crucial.
Establecida en un Centro de rehabilitación señala que es de medio camino, que representa un tránsito entre la vida que llevó y la que quiera llegar a ser. Se contacta, así, con la transitoriedad de su situación –quizás con la transitoriedad de las situaciones de la vida- y la necesidad de seguir adelante.

El tiempo 2: Clareece
Enterada de que su padre murió de HIV, y de que ella es portadora positiva, tiene una interpelación devastadora. Con una fuerte carga dramática se pregunta: “-¿Por qué a mí?” (-Why me?). Toda su vida se pone en cuestionamiento. Las promesas de casamiento de su padre, irrealizables, (ilegales, dice). Un profundo y desolador cansancio se apodera de ella ante tan poco reconocimiento de su persona por parte de los demás, ante tanto sufrimiento y violencia de parte de aquellos cuya función sería la de brindarle amor. “-el amor me golpeó, me violó, me hizo sentir que no valía nada, me enfermó”.
Finalmente, confrontada con su madre y acompañada por la psicóloga, logra darse cuenta del egoísmo y de las miserias de su madre, de su negativa a cuidarla con tal de retener a su pareja, lo cual no había podido o querido ver hasta ese momento. Se descorren así los velos de la negación, de esa forma de la culpa que la ha obturado hasta este momento. Tiene en claro que la psicóloga, aun con su buena voluntad, nada puede hacer al respecto. Que es a ella a quien le corresponde implicarse en su presente y su porvenir.
Le declara a su madre: “-No volverás a verme nunca más”. Busca a sus hijos y se va caminando en busca de su propio destino.
Preciosa ha podido apropiarse de su primer nombre.

Tiempo 3. Una existencia más digna.
Las transformaciones que han permitido que Clareece aparezca y, así también su responsabilidad, indicaría que ella se ocupará de responder por su vida y la de sus hijos, superando y enfrentando el Tiempo 1 de su vida, de su pasado.
Preciosa, a diferencia de Linda en la película La celebración , no se suicida, como consecuencia de los abusos sufridos por parte de su padre. Por el contrario, avanza hacia su futuro; sale al mundo a vivirlo de otra manera. El cambio, la transformación de su vida se refleja en su cara, donde una amplia sonrisa acompaña su caminar hacia el futuro que no conocemos y tampoco ella sabe como seguirá
Preciosa tomó, eligió otro camino del que venía recorriendo y será ella la responsable de esta decisión. Será el tiempo de su responsabilidad subjetiva; de su implicación en su vida. Y también el tiempo de la incertidumbre.

Algunas consideraciones
Necesidad: Preciosa vive sus días como predeterminada por lo programado para una mujer, adolescente, obesa, negra, que vive en el Harlem, durante los años “80. Su cotidianeidad se presenta encadenada al grupo social al que pertenece.
Ninguna posibilidad tuvo de evitar su condición de niña abusada. ¿Acaso podía ella consentir los “manoseos” de su padre con sólo 3 años de vida? Y, además, ¿no es indefectible que estos abusos reiterados produjeran efectos en su constitución psíquica? Su condición de madre soltera portadora positiva de HIV fue, también, una consecuencia “necesaria” de los abusos sexuales paternos.
Y particularmente, las conductas de Preciosa de sometimiento al guión estipulado por OTRO, se muestran como la respuesta indefectible frente a tal fatalidad. Ella realiza lo que sus padres desean, quedando en un lugar de objeto de satisfacción de ellos. Esta situación hace que muchas veces Preciosa sienta vergüenza, humillación .

Azar: Precious tuvo la suerte de encontrar a su maestra Blu-rain en la escuela alternativa, quien cree en las posibilidades de subjetivación de esta nueva alumna .

Responsabilidad subjetiva:
Frente a la necesidad, ella sólo contaba con el recurso de sus fantasías; que de alguna manera, le permitieron vivir con un resto propio, sin poder hacerse cargo de su existencia. Sin tomar decisiones, ni poder sustraerse del padecimiento de su vida. Toda su existencia quedaba recluida a su imaginación como señalándole “la vida está en otra parte” .
La grieta que la interpela para advenir como sujeto responsable acontece cuando le notifican que su análisis sobre HIV ha dado positivo. La pregunta escrita en el cuaderno: ¿Por qué a mí? le permite preguntarse por toda su vida anterior; por lo que han hecho con ella y por lo que ella hizo. Hay una resignificación; desde ese momento actual repiensa todo lo anterior con una nueva perspectiva.
Por ello, confrontada con su madre, Precious eligió constituirse como sujeto responsable. Eligió seguir a su deseo. Se libera de la culpa que la dejó encadenada como Objeto de sus padres. Ya no puede seguir sosteniendo esa negación –como forma de la culpa-, que la ata al particularismo de unas condiciones sociales alejadas totalmente del eje universal-singular, que es el de la ética. Ante el dilema de seguir obedeciendo a la demanda de su madre o hacerse cargo de su vida, elige el segundo camino. Da una respuesta que muestra un cambio de posición subjetiva frente a sus circunstancias.

“Un sujeto puede pasarse la vida huyendo de si mismo. Pero existen circunstancias en las que algo cambia; en las que se encuentra eligiendo; pero no ya desde el cálculo y la certeza precedente…” sino renunciando, eligiendo y enfrentando la incertidumbre como consecuencia de su elección.
Según Sartre el hombre es un ser que está condenado a elegir, con elecciones no reflexivas. En la base de toda elección está la angustia por la falta de certezas, que lo comprometen con quien elige ser y le brinda un sentido de responsabilidad en sus acciones.
Nada indica cómo será el futuro de Clareece y de sus hijos; sólo conjeturamos que dio una respuesta frente a su pasado; dió un primer paso para su constitución en sujeto, y así ajustarse a la frase sartreana:
“UNO ES LO QUE HACE CON LO QUE HICIERON CON UNO”

BIBLIOGRAFÍA

Alemán, J. (2003): Nota sobre Lacan y Sartre: El decisionismo. En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga.

D’Amore, O.: Responsabilidad subjetiva y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Freud, S.: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984.

Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. III. Eudeba, Buenos Aires.

Michel Fariña, J. (1998). Del acto ético (Cap. VI). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
(1999)The Truman Show: versión resumida de la clase dictada en la Facultad de ciencias Sociales de la UNLZ.

Mosca, J. C. (1998): Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Ficha técnica del film
Título: Precious
Título original: Precious: Based on the Novel Push by Sapphire
Dirección: Lee Daniels
País: Estados Unidos
Año: 2009
Fecha de estreno: 05/02/2010
Duración: 109 min.
Género: Drama
Calificación: No recomendada para menores de 13 años
Reparto: Mo’Nique, Paula Patton, Mariah Carey, Lenny Kravitz, Sherri Shepherd, Nealla Gordon, Stephanie Andujar, Amina Robinson, Chyna Layne, Xosha Roquemore
Guión: Geoffrey Fletcher
Web: www.weareallprecious .com
Distribuidora: Filmax
Productora: Lee Daniels Entertainment, Smokewood Entertainment Group
Sinópsis
Precious Jones tiene dieciséis años, es negra y casi analfabeta, y espera su segundo hijo. Forzada a abandonar la escuela a causa de su embarazo -y el último y precario vínculo que la ligaba al mundo-, Precious acaba en un instituto para casos desesperados. Pero allí, en el último escalón de aquellos que ya han bajado todas las escaleras, está la señorita Rain, una maestra joven, combativa y radical, y Precious tendrá la posibilidad de recuperar su voz y su dignidad



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: