por 

- UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES -
FACULTAD DE PSICOLOGÍA
Psicología, Ética y Derechos Humanos

2º PARCIAL DOMICILIARIO

Cátedra: I
Prof. Tit. Reg: Lic. Juan Jorge Michel Fariña

Comisión: 15
Prof.: Lic. Gabriela Lucia Mercadal

Alumnos
Cheuquel Maria Mercedes 32.487.950/0

Desimone Santiago Nicolás 32.605.332/0

1o Cuatrimestre
2010

1. Tomando en cuenta el comentario sobre el film: ¿Cuál es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone el autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela consignando los indicadores.
El análisis de la responsabilidad subjetiva se centra en el personaje del Padre Greg Pilkinton. Considerando los comentarios de J. Michel Fariña relevamos los siguientes indicadores:
• El Padre Greg posee sólidas convicciones católicas y nada hace prever contratiempos.
• Lisa, una niña de trece años, le confía que está siendo abusada sexualmente por su padre.
• El sigilo sacerdotal le impone silencio sobre lo escuchado, por lo tanto se enfrenta con un dilema, pues tiene dos opciones: mantener el secreto de confesión o suspenderlo.
• El Padre Greg se entera durante la reunión de la iglesia, que la niña esta sola con su padre, lo cual se le torna insoportable. Desconsolado se retira de la reunión. La madre de la niña llega anticipadamente a su casa y descubre el incesto.
Hipótesis clínica:
Al abandonar la reunión, el padre Greg hizo su elección, la cual no sigue la lógica de las opciones iniciales ni se apoya en la ponderación de cálculo alguno. Sigue otras coordenadas. Se trata de la decisión subjetiva, del acto, de la oportunidad para una responsabilidad inédita en su vida. Desmontar en acto esa escena perversa es lo que le permitirá hacer algo con sus propias contradicciones sexuales.

Del comentario de G. Salomone extraemos los siguientes indicadores:
• Según el Código de Derecho Canónico: "El sigilo sacramental es inviolable; por lo cual está terminantemente prohibido al confesor descubrir al penitente, de palabra o de cualquier otro modo, y por ningún motivo" . Considerando esto: no es el relato de Lisa manifestando su infierno lo que impone secreto, sino la perversa jugada maestra del padre de la niña que como pecador confiesa su pecado.
• Al retirarse de la reunión, Greg le hace una escena a Jesús con reproches, celos, reclamos, envidia: “Yo no soy el hijo de Dios. Soy sólo un sacerdote”. Emergencia de la verdadera confesión: “Me crucificarían”. El equivoco dice algo de la posición del Sujeto.
• Greg se las arreglaba para tener prácticas sexuales despojándose del cuello clerical. Luego, los escenarios se cruzan.
Hipótesis clínica:
El lugar de hijo perfecto de Dios empieza a resultarle insostenible a Greg, posición de goce que se dispone a abandonar. No revelar el secreto lo mantendría en aquella posición de sacrificio al padre. En su acto, salvar a Lisa es salvarse así mismo de dicho sacrificio.

2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.

Considerando los tres tiempos del circuito de la responsabilidad tomamos como Tiempo 1: Cuando Greg se retira de la reunión para salir de la conmoción que le provoca enterarse que la niña esta a solas con su padre. Si bien esta acción se agotaría allí, trataremos de dar cuenta de que hubo un “exceso”, la misma no se agotó en los fines propuestos.
Tiempo 2 es el que viene a resignificar la acción del tiempo 1. Es el tiempo de la interpelación. El universo previo de Greg se quiebra y se espera una respuesta ante esa grieta. La acción de abandonar la reunión de la iglesia es interpelada en un tiempo 2 y constituida en acto en tanto que del sujeto se espera una respuesta. Universo que se debate entre someterse o rebelarse ante la norma eclesiástica, entre ser un buen o mal hijo de Dios, ya no alcanza para dar cuenta de aquello que irrumpió. Es interrogado por la historia de Lisa sometida al padre, por estar sometidos los dos, puesto que él mismo está sometido a Dios-Padre. Por otro lado, conoce a un hombre Graham, que no es un hombre más con quien mantiene relaciones, lo que podría dar cuenta de que emerge la dimensión del amor, amor por otro hombre, algo inédito para Greg. El universo se conmueve ante el cruce de escenarios: Graham lo busca en la iglesia.
El tiempo 2 nos permite elaborar una hipótesis clínica acerca de lo que ocurrió verdaderamente -verdad del sujeto del inconsciente- en el tiempo 1. Según Lacan la pregunta es: ¿Ha actuado en conformidad con el deseo que lo habita? El Deseo de Greg puesto en su acto es en nuestra hipótesis, hacerse lugar como un hombre mas, igual a los demás, lo cual lo confronta con su posición de goce a la cual esta fijado, la de ser un hijo perfecto de Dios, posición que conlleva el sacrificio, tal como Lisa, él se sacrifica al Padre. De modo que salvar a Lisa es salvarse. Con su acto, Greg puede cortar con la pura satisfacción pulsional, con su posición de goce, y de este modo hacer algo distinto, algo que de lugar a lo nuevo, a lo inédito, suplementando el universo previo.
Hay varias maneras de responder. En una primera instancia el circuito se cierra en el tiempo 2, la grieta queda taponada, no hay un tiempo 3 ya que la respuesta no es todavía responsable sino que aparecen figuras de culpa (Ver punto 4).
Luego, podemos vislumbrar un Tiempo 3. El sujeto interrogado por el tiempo 2 no puede volver al tiempo del sin-sentido de la mera acción, ya que el inconsciente insiste, clama por ser escuchado y para desembarazarse, el sujeto deberá poner en juego ciertos mecanismos, en Greg lo culpógeno y el pasaje al acto. Si bien planteamos que es esto lo que aparece, posteriormente puede hay lugar para un cambio de posición subjetiva. Greg puede reírse con el padre Thomas y jugar con su sexualidad, irse del lugar de la penitencia donde estaba sometido a un sacerdote para él cual era un monstruo lleno de pus y sangre, puede enfrentarlo. Puede reírse de ser humano y del ser-humano. Finalmente puede dar la misa y la comunión en la iglesia, y pese al rechazo de los curas ortodoxos y de algunos creyentes, ser uno mas como los otros, ni el hijo perfecto de Dios ni el monstruo lleno de pus, sino un hombre mas, un ser-humano. Puede dar la comunión a Lisa en la escena final, donde ambos se encuentran en esta común-unión que los ha marcado. Esto también se juega en el amor a Graham, donde primero era Satán que lo tentaba, que lo hacía pecar, que lo llevaba por el camino del mal, pero en el tiempo 3 puede reconocer que lo ama, que es amado y que puede amar a otro hombre como hombre.

3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.

Entendiendo el azar con aquello que tiene que ver con la incertidumbre, lo casual, lo accidental, lo fortuito, lo que no se puede calcular porque es ajeno a la decisión, al deseo y a la voluntad del sujeto, consideramos los siguiente:
El sacerdote Greg al retirarse de la reunión ignoraba que la misma podía suspenderse. Podría haber sucedido otra cosa, es decir, pudo haber tenido otro desenlace su retiro: podría haberse continuado la reunión sin él, el padre de Lisa pudo no haber abusado de ella mientras estaban solos, la madre pudo haber aprovechado la finalización temprana para realizar compras demorando así la llegada a su casa, etc. Pero el azar determinó que la madre vaya de prisa para el hogar y sea testigo del infierno que estaba viviendo su hija.
Por otro lado, que al Padre Greg lo hayan enviado al barrio obrero londinense (y no a otro destino) y el hecho de que allí se tope con Lisa también lo ubicamos del lado del azar.
Al retirarse de la reunión el protagonista realizó su elección, aunque éste retiro no entraba en la lógica de las opciones iniciales (romper o no el secreto de confesión) el Padre no calculó la iniciativa de la madre de volver a su casa a tiempo para descubrir el crimen.
La necesidad estuvo dada por la situación de Greg en cuanto a la existencia de las normas del Código Canónico que rige las pautas, derechos y obligaciones que poseen los “representantes de Dios en la tierra”. Existen reglas que necesariamente debe contemplar a la hora de tomar una decisión, el sigilo sacerdotal le impone silencio. Son determinaciones eclesiásticas en las cuales el cura no puede incidir; la necesidad es aquello forzoso, inflexible y riguroso. Dicho código que regula y que tiene que ver con lo instituido, lo ubicamos del lado de la Moral (ver punto 5)
Entre necesidad y azar se abrió una grieta para la responsabilidad: ¿Cómo puede ser que el secreto de confesión, algo que se supone que esta en función del bien, puede servir para hacer mal? Mientras el secreto se mantiene la niña sigue siendo abusada. Entre la ley eclesiástica y los elementos de azar, la historia de Lisa tocó asociativamente la posición de Greg en cuanto a su propio sometimiento, a la fijación en ese punto de satisfacción pulsional. El sujeto debe responder por su acto, el acto lo ubicó en un mas allá de las dos opciones que el universo moral le presentaba, es en el horizonte de la moral donde tiene lugar lo inédito, y por esto “el sacerdote ya no volverá a ser el mismo después de lo ocurrido”

4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.
Si la culpa depende de una operación simbólica que es la interpelación subjetiva , podemos ver en ciertas escenas del film que Greg ha sido interpelado, y en principio sus respuestas tienden a obturar aquello que lo interroga. Obturar, velar la pregunta. Greg sabe del abuso sexual de la niña pero el secreto de confesión le impone silencio, lo cual lo desborda, no puede operar con las categorías preexistentes, lo que era universal: mantener o no mantener el secreto, se devela como particular. Las figuras de culpa que aparecen son la culpa moral autorreferida y proyectada y el pasaje al acto. Greg le hace una escena a Jesús, es “solo un sacerdote”, no tiene el poder de hacer las reglas. Es una escena de reclamos, reproches, celos, envidia. El sujeto todavía no se encuentra en la dimensión de la respuesta responsable. Hay todo un recorrido del film en donde no hace otra cosa, aparece la vergüenza ante su condición sexual (no solo de homosexualidad sino ante su ser-sexuado, y tener deseo sexual). También aparece la culpa proyectada en Graham a quien ve como una forma que toma Satán para tentarlo. Interviene el padre Thomas: “¿Cómo puede ser Satán alguien que te ama? ¿Eres tu Dios y él una serpiente? ¿Ha nacido con el único fin de tentarte ti?”. Interesante función analista que se despliegue en este personaje. “¿Cómo puede ser que amar y ser amado sea algo del orden del diablo?” Da lugar al desarme de la culpa proyectada que emprende Greg como mecanismo de obturación. Finalmente, el pasaje al acto en la sobredosis de pastillas que se precipita ante el hecho de haberse publicado en el periódico su condición de homosexual. Si bien hasta aquí el circuito parece cerrarse, posteriormente hay lugar para que la interpelación convoque a la respuesta responsable en un tiempo 3.

5. Compare conceptualmente el caso presentado con el de Ibbieta (cuento “El muro”, de Jean Paul Sartre).

“El Muro” transcurre en España en tiempos de guerra donde tres personas (entre ellos Ibbieta) son tomadas como prisioneros. Serán fusilados en el muro la mañana siguiente. Ibbieta es el último de los tres a quien interrogan. Los oficiales afirman salvarle el pellejo a cambio de que informe sobre el paradero del líder anarquista Ramón Gris. El protagonista considerando su vida ya perdida y queriendo morir como un valiente, decide no entregar al muchacho buscado y embromar a los oficiales diciendo un escondite falso. Falso porque Ibbieta consideraba que éste se encontraba en casa de su primo; para burlarse contesto “en el cementerio”, siendo éste el sitio adecuado ya que el fugitivo realmente se encontraba allí ya que cambió el escondite primero. Al enterarse de lo que ha cometido, estalla en risas y lagrimas.
La primera comparación entre nuestro film y el relato de Ibbieta tiene que ver con la ignorancia y el azar. Así como éste desconocía que el líder anarquista Gris había abandonado su refugio reemplazándolo por el cementerio, el Padre Greg no sabia que retirándose de la reunión se interrumpiría la misma, dejando abierta la posibilidad que la madre de la niña llegue a tiempo de descubrir el incesto. Ibbieta por burlarse de los oficiales mencionó el cementerio. Por azar, ya que pudo haber mencionado otro.
Ambos personajes vendieron al culpable en su accionar sin saberlo.
La necesidad en “El Muro” es el lugar en el cual se encuentra Ibbieta: en la sala de interrogatorios. Él debía responder cual era el paradero del buscado señor Gris para salvar su vida. Estaba encerrado, condenado, y llamado a responder. En su jugarreta dijo la verdad, a pesar que manifestaba no querer salvar su vida, salvando así a Gris. En la misma situación se encontró el Padre Greg al escuchar las palabras de Lisa en confesión. Al conocer la historia de Lisa y sus deberes como hijo de Dios, ha sido interpelado, ya no puede responder desde su universo previo en el cual había dos opciones: mantener o no el secreto de confesión. Evidencia de la incompletud del Universo. Grez se encuentra imposibilitado a denunciar al abusador por la existencia del Código Canónico, que regula la conducta de los sacerdotes. Ubicamos al mismo dentro del orden de lo Moral, que tiene que ver con los grupos, con la conducta social de un sujeto entre otros, son los deberes del sujeto frente a la ley (en el caso de Greg son deberes frente a Dios) frente al Estado. La moral es temática, siempre tiene un tema particular y es atemporal, ubicada en relación a una época determinada. La moral es subsistencial, permite algún ordenamiento del sujeto en lo social, lo ubicamos dentro del orden de lo particular. 8

(8) Ariel, A. (1994). Moral y Ética. Una poética del estilo. En El estilo y el acto. Ediciones Manantial, Buenos Aires.

Bibliografía

Ariel, A. (1994). Moral y Ética. Una poética del estilo. En El estilo y el acto. Ediciones Manantial, Buenos Aires.

Calo, O. “Actos Privados”. En “Ética y Cine”. JVE Ediciones/ Eudeba, Buenos Aires.

D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.

Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. III. Eudeba, Buenos Aires.

Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.

Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Comentarios

Michel Fariña, J. “Acto Público”
http://www.eticaycine.org/Actos-Privados

Salomone, G. Z. “A confesión de partes, relevo de pruebas…”
http://www.eticaycine.org/Actos-privados,5



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: