por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
FACULTAD DE PSICOLOGIA

Parcial domiciliario Psicología Ética y Derechos Humanos

Alumno: Schejter, Daniel
LU.: 265498320
Comisión: Nº 6
Profesor: Levy Daniel, Gabriela
Cuatrimestre: Segundo de 2010

Pulp Fiction Tiempos Violentos
SI algo caracteriza a los films de Quentin Tarantino, es la producción de un espacio donde la “realidad” se sustrae de ciertos criterios morales. O desde otra perspectiva, el centro de la temática choca contra ellos.
Esta idea no está alejada de ser cierta, aunque no podría ser terminante. Los films de este autor, no se fijan en lo políticamente correcto, vale decir, casi por el contrario, pero las leyes morales siempre están en el borde de la temática. No puede haber marginal sin estar al borde de una ley. De eso se trata, pues, abordar lo que está del otro lado, o la otra cara que está contemplada en el Universal humano.
Argumento
La película se desarrolla en 25 escenas, que alternan su cronología temporal y relatan 3 historias diacrónicamente diferentes en las que coinciden varios de sus personajes.
El comienzo se da con la charla entre una pareja en un restaurant, en la que deciden dejar de robar joyerías y dedicarse a otra cosa, surge allí la posibilidad de centrar su atención en restaurantes. La escena se interrumpe cuando Yolanda y Ringo ponen en marcha el robo y se reanudara en el epilogo, para finalizar la película.
Luego de la presentación, Jules y Vincent (Samuel Jackson y John Travolta, respectivamente) se presentan en la 2da escena y se desarrolla el hilo de una de las tres historias que se relatan. Mafiosos a sueldo, cuyo jefe llamado Marsellus, los ha enviado a buscar algo que le pertenece y que se han llevado unos socios fraudulentos. Se presentan en la habitación de estos y resuelven, luego de tomar un maletín que pertenecería a Marsellus, acribillar a balazos a los ocupantes del departamento. Este episodio es anterior cronológicamente al del restaurant y forma parte del mismo relato.
Luego, se da la finalización cronológica de la primer historia, de Jules y Vincent, cuando en la escena siguiente, estos entran vestidos con ropa informal en el bar que sirve de lugar de reunión de su jefe para entregar el maletín.
En el epilogo de la película, se retoma la primera de las historias. Los protagonistas, Jules y Vincent vuelven a verse en el departamento de los ex socios de Marsellus, pero se deja ver una cuarta persona escondida en el baño con un revolver en sus manos. Luego de escuchar los disparos, éste sale del baño y dispara, pero falla increíblemente y es baleado por los mafiosos.
Jules adjudica el hecho de no estar muertos a un milagro y Vincent lo minimiza adjudicando al azar lo sucedido. En busca de consenso, pues Jules ve allí una señal que da motivo a una reflexión en sus actos, Vincent dispara accidentalmente en la cabeza a otro mafioso (Marvin) mientras van por la autopista ensuciando el automóvil. Luego, los mafiosos van en busca de ayuda para limpiar el auto y deshacerse del cadáver.
Solucionado este último accidente, los protagonistas deciden ir a tomar un café al restaurant que casualmente Ringo y Yolanda están próximos a robar. Una vez allí, Jules se ve forzado en sus reflexiones teniendo que decidir si actuar como lo ha hecho hasta ese momento o si por el contrario puede dar un giro a su vida.
Sin ir más allá en la descripción del argumento de la película, me interesa centrarme en los puntos que se analizaran en el presente trabajo y se atienen a la responsabilidad en torno a la ética:
La responsabilidad es un tema que concierne al campo de la ética, interpela a un sujeto, quien debe si o si dar respuesta, responder por su acto (y hasta de su sueños...). La responsabilidad es referida a la singularidad de un sujeto en la singularidad de su acto.
Para dar cuenta de ello tomare al personaje de Jules Winnfield, interpretado por Samuel Jackson, mafioso a sueldo que trabaja para un Jefe llamado Marsellus Wallace. Jules realiza sus trabajos principalmente en Los Ángeles, E.E. U.U. y tiene varios contactos al margen de la ley.
Cuando realiza un “trabajo” para su jefe, antes de matar a alguien siempre le recita un verso de la Biblia que se sabe de memoria:
Ezequiel 25:17
“La senda del justo está bloqueada por todos lados por las iniquidades del egoísta y la tiranía del malvado… Bendito aquel que por caridad y buena voluntad es pastor del débil en las sombras, pues el guarda por su hermano y encuentra niños perdidos. Y yo destruiré con gran venganza y furiosa ira a aquellos que intenten destruir a mis hermanos. Y ustedes sabrán que yo soy El Señor cuando desate mi venganza sobre ustedes”
En este caso, el protagonista se maneja fríamente sin importar a quien enfrenta. Parece no ser su problema, pues él se maneja como una extensión de la voluntad de quien le paga y manda. Mediante la vocalización del versículo que sale de “memoria” se ejecuta la acción por la que pagan sus interlocutores, que en la mayoría de los casos no lo han contrariado a él, sino a su jefe. En este caso, Jules es obediente. No cuestiona, porque en este caso él se pone en el mismo lugar que ocupaban los oficiales burocráticos de la SS, en la segunda Guerra mundial. El no asume una posición de sujeto ante el acto mismo. Como describe Juan C. Mosca, que sucede para el obsesivo: no puede producir un acto, todo lo que sucede es por y para el Otro.
De esta manera, siguiendo al mismo autor podemos decir que donde el neurótico podría declararse no responsable, Freud lo hace responsable de un deseo. Deseo que viene del Otro como demanda ante la cual el sujeto se somete para liberarse de la culpa, pero se sentirá aún más culpable.
La culpa subraya un “déficit” de sujeto, la responsabilidad un “superávit”.
A ello, ante el hecho de matar a una persona, debería de ser señalada, la violación de una norma Jurídica, con la consiguiente atribución de culpa por la realización voluntaria (en este caso debería adjudicarse también la figura de dolo, lo cual en términos jurídicos acentúa la responsabilidad en ese terreno) del hecho.
Jules se sabe culpable, pues acciona en busca de las variables que le permitan evadir a la justicia de todas las formas posibles, acudiendo a sus contactos para limpiar la evidencia de su auto o contemplar la hora en la cual perpetraran en el departamento de los ex socios de su jefe. Aquí es pertinente detenerse nuevamente, para relacionar culpa y responsabilidad. Pues si hasta aquí se sabe culpable, no se hace responsable subjetivamente. Hasta aquí del análisis no hay nada que importe al sujeto, nada lo toca, al menos mientras pueda salir impune jurídicamente de sus actos. No hay acto singular alguno, solo concierne a una violación del Universal en el campo de lo particular, es decir la trasgresión moral.
Pero, Jules y su compañero Vincent en su atraco a los ex socios de su jefe, se topan con un hecho que los marcara a continuación: luego de acribillar a los jóvenes que estaban en el salón, menos al cómplice Marvin, sale del baño otra persona con un arma en sus manos y dispara a quemarropa. Lo curioso, o AZAROZO, es que ambos mafiosos salen ilesos de esos disparos y luego de constatar su integridad física, asesinan al “agresor”. Ante lo sucedido, Jules queda perplejo observando el destino de los disparos del joven, sin entender como aún estaban vivos. Su compañero lo alerta que deben huir pero él no se mueve hasta que éste no afirma (aun sin creerlo) que ocurrió un “milagro”.
Paso siguiente, se da lo que podría describirse como un segundo tiempo lógico de la Responsabilidad, pues al creer que ha sido tocado en ese instante (por el milagro de Dios) el sujeto es interpelado por sus actos.
A partir de ello, lo que antes era una elección de vida, es interpelado en lo profundo del sujeto. Jules se lo expresa a su compañero luego de meditarlo, en forma de metáfora “ya no podré volver a dormir” a lo cual su interlocutor le reprocha: ¿Vas a renunciar?
-  ¿Al crimen? Sí…definitivamente.
Allí, es donde el sujeto es llamado a responder. Es cierto, se utiliza un rodeo para ello, adjudicando un efecto de necesidad de origen divino. La presencia de Dios, en este caso. Aun sin poder responder porqué se hizo presente para salvar sus vidas. Lo cual demuestra el tambalear del saber previo, eso inesperado e impensado lo ha tocado de cerca… aún falta una segunda vuelta, que recorte la posición de sujeto.
Pero da un indicio: si responsabilidad es otro nombre del sujeto, Jules, le replica a su compañero luego de interpelarlo: ¿Serás un vagabundo?
-  Nada más seré Jules, ni más ni menos…
Así, se da nombre a lo que él es. Pero esta duda se aclara a mi entender, cuando es nuevamente llamado a responder pero esta vez, y por azar, ante Ringo que viene a robarle sus pertenencias y el maletín de su Jefe.
Luego de reducir al ladrón y sentarlo frente a sí en la mesa, le explica que el maletín es la ropa sucia de su jefe y a continuación articula su propia decisión, explicando el porqué:
-Te doy el dinero para no tener que matarte… Estoy haciendo una transición… Conozco de memoria un versículo de la biblia, ¿lees la biblia? (Ringo le responde que no)
Luego de recitar el versículo Ezequiel 25 17, Jules le dice: Si lo oías, significaba que ibas a morir. Jamás pensé en lo que significaba. Me gustaba decirlo antes de liquidar a tiros a un cabrón. Pero hoy vi algo que me hizo pensar dos veces. Tal vez significa que tú eres el malvado y yo el justo y Don 9mm (señalando su revolver), el pastor que protege a mi justa persona en la oscuridad.
-  O… que tú eres el justo y yo el pastor y que el mundo es malvado y egoísta. Esa me gusta -señala- pero es mierda, no es verdad.
Todas estas articulaciones que no hacen otra cosa que separar al sujeto de su acto… son otra posición que le exime de responsabilidad subjetiva. Pero continúa:
-  La verdad es que tú eres el débil y yo soy la tiranía del perverso. Y estoy tratando…estoy tratando con gran esfuerzo de ser el pastor.
Aquí es donde emerge el sujeto, como acto singular. La culpa da paso a la Responsabilidad singular. Así, aquella bala que no impacto, puso fuera de lugar a Jules, como señala J. C. Mosca, algo queda fuera de toda captura posible… esta imposibilidad funda una posibilidad, registrar el recorrido y saber algo sobre el lugar que se ocupa en relación a él, y hacerlo propio.
Para finalizar este análisis, refiero una consideración de Lacan: "El YO no es propietario del deseo, pero sí diremos que el sujeto es responsable de su puesta en acto". En este caso, Jules es culpable en términos del deseo, el deseo de satisfacer a ese Otro, a ese Dios-Jefe, que da la orden de la venganza. Esa culpa socaba la moral, la trasgrede, pero a través del “milagro”, se ve perturbado en su deseo y toma responsabilidad de su acto. Lo que se disocia es ese Otro, el Jefe y Dios ya no son lo mismo para él, y él mismo es otro.

Bibliografía:
• Jinkis, J. (1987) vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.
• Michel Fariña J. & Gutierrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.
• Mosca, J. C. (1998) Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• D Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Freud, S.: La responsabilidad por el contenido de los sueños. En algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores, 1984.
• Salomone, G. Z.: El sujeto autónomo y la responsabilidad. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Michel Fariña J. Responsabilidad entre necesidad y azar. Buenos Aires.

Anexo
Argumento completo de la película
La película se desarrolla en 25 escenas, que alternan su cronología temporal y relatan 3 historias diacrónicamente diferentes en las que coinciden varios de sus personajes.
El comienzo se da con la charla entre una pareja en un restaurant que deciden dejar de robar joyerías y dedicarse a otra cosa, surge allí la posibilidad de centrar su atención en restaurantes. La escena se interrumpe cuando Yolanda y Ringo ponen en marcha el robo y se reanudara para finalizar la película.
Luego de la presentación, Jules y Vincent (Samuel Jackson y John Travolta, respectivamente) se presentan en la 2da escena y se desarrolla el hilo de una de las tres historias que se relatan. Mafiosos a sueldo, cuyo jefe llamado Marsellus, los ha enviado a buscar algo que le pertenece y que se han llevado unos socios fraudulentos. Se presentan en la habitación donde están los ex socios de su jefe y resuelven, luego de tomar un maletín que pertenecería a Marsellus, acribillar a balazos a los ocupantes del departamento. Este episodio es anterior cronológicamente al del restaurant y forma parte del mismo relato.
Luego, se da la finalización cronológica de la primer historia, de Jules y Vincent, cuando estos entran vestidos con ropa informal en el bar que sirve de lugar de reunión de su jefe para entregar el maletín. En esa misma escena, se da el comienzo de lo que será la última de las historias en forma temporal. Esta historia se centrará en el trato entre Buch, un boxeador que es sobornado para perder deliberadamente una pelea y Marsellus Wallace.
A continuación se desarrolla la tercera de las historias de la película y que se ubica temporalmente entre las otras dos ya referidas, entre Mia (Esposa de Marsellus) y Vincent Vega (empleado de Marsellus) como protagonistas. El relato se centra en los hechos de una noche en la cual Vincent tiene que entretener a la esposa del jefe mientras este se encuentra fuera de la ciudad. La acción se centra en los dos personajes, la salida y la finalización de esta, donde los protagonistas realizan un pacto secreto sobre lo que ha pasado, ocultando el hecho de que Mía se intoxica severamente con heroína (propiedad de Vincent) y es atendida por los propios proveedores de drogas para reanimarla.
A continuación la acción retoma la historia de Buch (Bruce Willis), que en lugar de atenerse a lo pautado con Marcellus, gana la pelea en la que su oponente muere por los golpes y emprende la huida, por transgredir el pacto y por temor a la represalia de su socio. Luego del encuentro con su amante, Buch debe volver a su departamento porque ella se ha olvidado de empacar un objeto de gran importancia personal (el reloj heredado de su familia). En su departamento no solo encuentra el reloj, sino a Vincent, quien ha dejado su arma para ir al baño. Buch, la encuentra y dispara contra Vincent. Al retirarse, se encuentra accidentalmente con Marsellus, que logra reconocerlo y perseguirlo. Luego de varios accidentes en la persecución, ambos terminan a merced de dos perversos sexuales, retenidos en un sótano.
Mientras, Marsellus es elegido en primer término para ser sometido, Buch logra liberarse , pero antes de huir y dejar a Marcellus con los secuestradores, vuelve y lo libera del abuso sexual del cual era víctima. La ultima historia cronológica termina, en un pacto entre Marsellus y Buch, acordando el secreto de lo que allí pasó y la deuda saldada entre ambos.
Luego de ello, y como epilogo de la película, se retoma la primera de las historias. Los protagonistas, Jules y Vincent vuelven a verse en el departamento de los ex socios de Marsellus, pero se deja ver una cuarta persona escondida en el baño con un revolver en sus manos. Luego de escuchar los disparos, éste sale del baño y dispara, pero falla increíblemente y es baleado por los mafiosos.
Jules adjudica el hecho de no estar muertos a un milagro y Vincent lo minimiza adjudicando al azar lo sucedido. En busca de consenso, pues Jules ve allí una señal que da motivo a una reflexión en sus actos, Vincent dispara accidentalmente en la cabeza a otro mafioso (Marvin) mientras van por la autopista ensuciando el automóvil. Luego, los mafiosos van en busca de ayuda para limpiar el auto y deshacerse del cadáver.
Solucionado este último accidente, los protagonistas deciden ir a tomar un café al restaurant que Ringo y Yolanda están próximos a robar. Una vez allí, Jules se ve forzado en sus reflexiones teniendo que decidir si actuar como lo ha hecho hasta ese momento o si por el contrario puede dar un giro a su vida.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: