por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
Facultad de Psicología

Psicología Ética y Derechos Humanos
Cat. Fariña, Juan Jorge Michel

Docentes: Del Do Adelqui
Hudson Vivian
2do parcial domiciliario.
Com 2. Año: 2010

Alumnas: F. Virginia Giaquinta 31145774/0
Moreno Eliana 29697443/0

CONSIGNA DE EVALUACIÓN
1. Escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre. Justifique su elección.
2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.
3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.
4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.
5. Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.
En todos los casos, articular con las referencias bibliográficas del Módulo 5 y si el escenario fuera pertinente con las del módulo 4.

Recorte de la película a analizar
La escena transcurre de día en un bar nocturno, usado como oficina por Wallace, especie de jefe de la mafia local. Wallace quiere cerrar el trato: Butch debía dejarse ganar en el 5º round. Para persuadir a Butch Wallace le dice que piense que no le quedan muchas peleas, que si piensa que sus días de gloria aun no vinieron debería haberlos tenido antes, y que es mucho mejor que se retire de este modo y se vaya a descansar a una playa del Caribe. Wallace dice “los boxeadores no tienen día de los veteranos” (El padre y generaciones anteriores de hombres en la familia de Butch sí lo tuvieron ya que fueron soldados). Luego de este planteo de Wallace en donde Butch asiente, pero con una actitud que deja cierta duda respecto de su conformidad, toma el dinero y cierra el trato. Llega el día de la pelea. Justo antes de salir a pelear el tiene un sueño en el vestuario: se ve a él de niño cuando un compañero de guerra de su padre le viene a entregar el reloj de oro de éste, ya que no había sobrevivido a la guerra. Su padre había muerto como prisionero de guerra en Hanoi, Vietnam, y el que estaba frente a él era el que había sido su compañero de trinchera durante 5 años. Él sí había sobrevivido a la guerra y le había prometido al padre de Butch entregarle el reloj y contarle toda la historia. Ese reloj lo había comprado el bisabuelo de Butch que había peleado en la 1º guerra mundial, y se lo había dado como amuleto a su hijo, abuelo de Butch, que luchó en la 2º guerra mundial. Éste se lo había dado al padre de Butch, que murió en Vietnam, y que se guardó en el ano durante 5 años al reloj para que no se lo sacaran y poder dárselo a él, su hijo. Pero luego de su muerte, por aquella promesa, es su compañero de trinchera, quien también se lo guardó a su vez 2 años más en el ano antes de ser liberado, para poder entregárselo a él finalmente como había prometido. Se despierta de este sueño sobresaltado y sale a boxear la pelea arreglada con Wallace. Por las voces de los relatores de la radio sobre la pelea, nos enteramos que Butch no cumplió con el trato. Ganó él la pelea y sale escapando por una ventana del lugar. Lo que él aún no sabe es que su contrincante ha muerto. Sólo toma conocimiento de esto cuando se toma un taxi, que aparentemente lo estaba esperando para escapar del lugar. La taxista le pregunta ¿Qué se siente matar a un hombre?” Él le contesta que no sabe, pues nunca había matado a nadie. Es entonces cuando la taxista le dice que su rival había muerto. Él primeramente parece sorprendido, extrañado y dice “¿Está muerto?...lo siento Floyd…”. Pero luego de unos momentos él le dice “No se siente nada mal”. A continuación, él baja del taxi para hacer una llamada desde una cabina telefónica a su socio en la estafa y corroborar que todo haya salido bien.
Es entonces donde Butch dice: "Murió por no saber pelear, no debería haber agarrado los guantes de box nunca”. Se dirige hacia el hotel donde lo espera su pareja para huir a la mañana siguiente. Por la mañana se despierta sobresaltado por los ruidos de la tele y se queja “¿No es muy temprano para explosiones y guerra?”. Faltan apenas dos horas para que salga su tren y él recién en ese momento le pregunta a su pareja por su preciado reloj. Fue ella quien se encargó de empacar todo. No lo hizo, olvidó el reloj en el departamento. El se pone violento rompiendo todo, y comienza una serie de reproches hacia ella por no haberlo agarrado, pero luego éstos se convierten en autorreproches. Butch que sabe que lo están buscando ya que ha traicionado a un jefe de la mafia local, y que su vida corre, pero decide volver a su departamento en busca del reloj. Ese reloj es el derecho a nacer” dice. Cuando regresa a su departamento todo sale bien, nadie lo ve y agarra el reloj, pero en vez de salir de allí rápidamente decide hacerse unas tostadas. Es ahí cuando se da cuenta de que hay alguien allí. Escucha la cadena del baño y ve el arma sobre la mesada. Toma el arma y se prepara. No duda en matarlo y sale huyendo de ahí. En el camino se encuentra con Wallace, a quien intenta matar atropellándolo. Wallace sobrevive y comineza una escena de tiros en donde sale herida gente inocente. Ambos corren por la calle muy lastimados y se meten en un local, en donde caen en manos del dueño del local, que inesperadamente resultó ser un violador. Éste llama a un amigo policía para sumarse al abuso. Tanto Butch como Wallace son sometidos, atados y son llevados a un sótano. El primero en ser violado es Wallace. La violación transcurre en la habitación de al lado, por lo que Butch no puede ver lo que ocurre pero sí puede escuchar. Él logra zafarse de las ataduras y comienza a escapar. Pero cuando está abriendo la puerta de calle del local, escuchando aún los ruidos del sótano, su cara se transforma. Cierra la puerta decidido a ayudar a Wallace. No baja inmediatamente al sótano, sino que se toma su tiempo en elegir el arma con que va a enfrentar a los violadores. Elige una especie de sable. Una vez armado baja al sótano y ve cómo lo están violando a Wallace. Es entonces cuando le clava el sable al que está observando y luego se dirige hacia el que estaba penetrando a Wallace, que es acorralado contra la pared. Wallace logra liberarse, toma el arma de uno de ellos y le dice a Butch que se haga a un lado, disparándole en los genitales a su violador. Luego de rescatarlo, con uno de los captores muertos y el otro herido gravemente, Butch le pregunta a Wallace si se encuentra bien y a continuación le dice: “¿Ahora qué?” refiriéndose a la relación entre ellos dos, a lo que Wallace le responde que se acabó el “tú y yo” pero le advierte que debe irse de la cuidad y que lo ocurrido allí debería ser un secreto entre ambos. Butch sale de ahí y va a buscar a su novia para tomar el tren.
 Análisis de la película
Podríamos pensar que Butch, personaje de “Pulp Fiction”, toma una decisión comparable a la de Ibbieta en “El muro”, tomando el planteo de Lewkowickz, que sitúa a la decisión ligada a la producción de un sujeto, una variable acorde a la singularidad en situación. Tanto en el ejemplo de Ibbieta como en el de Butch, la acción que da lugar al T1(circuito de la responsabilidad subjetiva); no se agota en los fines para los cuales fue concebida, sino que “va más allá o más acá de lo esperado”(Fariña,ficha cat); interpelando en un T2 al sujeto, quien se ve obligado a dar una respuesta. Esta interpelación siempre es exterior al sujeto, viene de afuera y resignifica el T1. El quedar interpelado hace tambalear todo el universo particular del sujeto, frente a lo que se ve forzado a responder. Si la respuesta es la Responsabilidad subjetiva, hay T3, donde el sujeto ya no es el mismo del T1. Su universo se amplía, hay un plus, una ganancia. Se produce el efecto sujeto, la singularidad en acto. Es por eso que tomamos el caso del personaje de Butch. Si bien primeramente da una respuesta de tipo evitativa respecto de la responsabilidad al ser interpelado, agotando el circuito en un T2; a lo largo de la película se observa un cambio en su posición subjetiva. El surgimiento de una singularidad en situación que da lugar a un T3, al igual que en el ejemplo de Ibbieta: tiempo de la responsabilidad subjetiva propiamente dicha. La Responsabilidad no es un dato natural, no es ubicable en un lugar, sino que es algo que se atribuye. Las diferentes posiciones respecto de la Responsabilidad derivan de las diversas nociones de sujeto. La psicología, en este caso, se ocupa de la Responsabilidad del sujeto por las acciones que escapan a sus cálculos, que le resultan ajenas al yo consciente, pero que le pertenecen. Las personas no son responsables de todo lo que les sucede, sino que ¨la responsabilidad del sujeto se encuentra en la grieta entre necesidad y azar, es decir, esa grieta permite que surja la pregunta por la responsabilidad subjetiva (Fariña,op cit) .
El circuito de la responsabilidad se despliega en tres tiempos lógicos: “Está compuesto por un Tiempo 1 donde se realiza una acción determinada acorde con el universo de discurso en que el sujeto se halla inmerso y que, se supone, se agota en los fines para los que fue realizada, la cual se ve confrontada en un Tiempo 2 con algún indicador que le señala un exceso en lo acontecido otrora. Tiempo donde el universo particular soportado en las certidumbres yoicas se resquebraja posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenía al comienzo del mismo. Momento propicio para la emergencia de una singularidad que, en consonancia con lo universal, demuestra la incompletud del universo previo junto con la caída de los ideales que allí lo sostenían. Acudiremos aquí al après coup freudiano para poder retroactivamente hallar en el lazo asociativo entre 1 y2, una hipótesis clínica que sitúe la naturaleza de esa ligadura. Finalmente será necesario un tiempo 3 que verifique la responsabilidad subjetiva, una toma de posición en relación a lo universal inscribiendo un acto que produzca un $”(Domínguez,2006;p:135)
Tiempo 1: Butch de manera consciente e intencional traiciona el acuerdo establecido con Wallace, ya que tenía toda una estrategia de escape planeada y organizada. Había un taxi esperándolo, lo que refuerza su plan de escapar. Hasta este momento la acción emprendida por Butch se agota en los fines para los cuales fue emprendida. Tiempo 2: La noticia de que muere el otro boxeador aparece como una inconsistencia que interpela a Butch. La muerte del boxeador podríamos pensarla como un elemento de determinación, ya que un golpe certero acaba necesariamente con la vida de una persona y como azar podríamos ubicar que se anoticia de lo sucedido porque la taxista estaba escuchando la pelea. De lo contrario no se hubiera enterado en ese momento. Hubo un exceso, algo más allá en la acción que él pretendía llevar a cabo: conscientemente sólo quería ganar la pelea y huir con el dinero. Al ser interpelado, Butch responde proyectando la culpa. Mediante el mecanismo de proyección se desresponsabiliza de la muerte de su rival, al alegar la incompetencia de éste. Esto lo situamos en la escena en donde él habla por teléfono con su socio. Hasta ese momento en la película el circuito de la responsabilidad se agota en el tiempo 2 con una respuesta por parte del protagonista de tipo evitativa. Sin embargo, encontramos que debido al “olvido” del reloj, él decide volver a buscarlo en vez de escapar como lo habían planeado. En este regreso se suceden varios acontecimientos que podríamos leer como un encadenamiento de actos sintomáticos, ya que si el reloj era tan importante para él podría haber tomado otras precauciones como haberlo agarrado él mismo, o asegurarse de que su novia no se lo olvide; así como también el hecho de quedarse haciendo tostadas, en vez de salir de esa escena rápidamente porque su vida corría riesgo allí. Es entonces que se encuentra con Wallace (azar) dando comienzo a la persecución y luego la escena de la violación en el local. Lo cual nos lleva a ubicar un posible Tiempo 3, ya que al caer víctimas del secuestro, a Butch se le presentó la posibilidad de escapar (como planeaba hacer en la acción del Tiempo 1), pero a diferencia de entonces hay un cambio en su posición subjetiva, que lo hace volver en búsqueda de Wallace que seguía cautivo. Con esto da lugar al T3 de la responsabilidad subjetiva propiamente dicha, donde se genera un plus, se amplía el universo previo a partir de esta singularidad en acto. Butch ya no es el mismo traidor que huye del Tiempo 1. ”No podríamos plantear una dimensión ética sin moral, axioma homologable a (…) no hay responsabilidad subjetiva sin culpa”(D´Amore,2006;p:145), “La responsabilidad subjetiva es la culpabilidad misma de lo que se hace y de lo que se dice, una singularidad que emite un sujeto, del deseo inconsciente que causó la formación”(D´Amore,op cit;p 151). Ante la interpelación el sujeto está obligado a responder. “(…) La interpelación es exigencia de respuesta más allá de lo que “yo” querría responder”(op cit;p 153). La interpelación genera una deuda simbólica, culpa. En el caso de Butch, al verse llamado a responder frente a la muerte de su rival, lo hace desde de su universo particular. Señalando el universo moral de Butch, podríamos pensar que viniendo de una familia de soldados, valores como el honor y la palabra podrían ser fuertes en él, pero no parece ser así, ya que desde el inicio el está dispuesto a estafar a Wallace rompiendo su palabra, su honor. Tampoco muestra sentirse contrariado al tener que acabar con la vida de diferentes personas. A diferencia de su padre que luchó y perdió la vida en nombre de la patria, Butch pelea por dinero y mata por dinero también, declarando que no se siente tan mal. Tal es así que aparece la proyección como primera respuesta a la interpelación subjetiva. No aparece en esta primera respuesta el efecto sujeto, la dimensión del acto ético. La culpa resulta “anestesiada” y ajena a la responsabilidad subjetiva: si el culpable es el otro yo no soy responsable (moralmente). Pero la culpa es el reverso de la responsabilidad. En este caso mediante la proyección Butch se quita responsabilidad, pero al mismo tiempo, a través de la culpa se puede rastrear algo de la responsabilidad pendiente. Situamos un T3 pudiendo aparecer un cambio de posicionamiento en Butch, que da lugar a la responsabilidad subjetiva. Se ve el efecto sujeto en la dimensión de lo U-S, una singularidad en situación. No se trata entonces en este tiempo de una responsabilidad moral, de un universo particular, de valores establecidos en un momento determinado, ni se trata de responsabilidad jurídica que “se plantea en función de la noción de sujeto autónomo, la cual restringe la responsabilidad al terreno de la consciencia, al ámbito de la intencionalidad consciente”(Salomone,2006;p:100).
Si bien lo destacado en este parcial es la responsabilidad subjetiva y su relación con el acto ético, no podemos obviar la responsabilidad jurídica que le concierne a nuestro protagonista en cuanto a la estafa, el asesinato de Vincent y del dueño del local; el intento de homicidio a Wallace al intentar atropellarlo, etc. Desde la psicología a lo que se apuntaría es a la aparición de la implicancia subjetiva en estas acciones, propiciando un T3 de responsabilidad subjetiva. ¨¿Cuál es la importancia de cómo se ubique el sujeto frente a esto que ¨le ha sucedido¨ No se trata de utilidad práctica para la justicia, para formarnos una opinión respecto de su moral, ni para cambiar algo de los hechos. Pero sí es importante para el mismo sujeto¨(Mosca,1998;p:120). La responsabilidad subjetiva interpela al sujeto del inconsciente, al sujeto más allá del yo. Relacionada a ésta, es que situamos la hipótesis clínica: el deseo inconsciente de Butch es saldar la deuda simbólica que tiene con su padre. Podría pensarse que el sostén simbólico del accionar del t3 de Butch se debe a que se puso en juego algo relacionado con su padre. El boxeador viene de una familia que generación tras generación, los hombres fueron militares. Si pensáramos la pregunta “de qué se siente responsable Butch”, podríamos responder que se siente responsable o en deuda por no haber seguido el mandato paterno. Ubicamos para plantear esta hipótesis indicadores situacionales tales como: el malestar que podemos leer en Butch cuando Wallace le dice que él no tendrá día de los veteranos, haciendo un paralelismo entre su carrera y la de su padre; en su sueño del reloj y todo el sacrificio que implicó para su padre conservarlo guardándoselo en el ano; podemos pensar en la importancia del ano y cómo ésto entra en juego cuando a Wallace lo penetran analmente (violando esa parte del cuerpo tan honrada por la familia de Butch), porque es en ese momento que él logra escaparse, escucha los quejidos de Wallace y se detiene en su huida transformando el gesto de su cara. En esa actitud corporal podemos leer un T3 de responsabilidad subjetiva propiamente dicha. En línea con lo desarrollado en la relación al padre, situamos también la elección de ese especie de sable, arma oriental, que podría asociarse con el lugar de muerte de su padre (Vietnam) lo que nos lleva a pensar que Butch hace de ese sótano su propia trinchera, identificándose a los valores paternos. El sujeto del T1 hubiera elegido escapar de nuevo, volviendo a traicionar a Wallace y huir. Si bien él termina dejando la ciudad, podríamos pensar que ya no se trata de huir, sino de dejar atrás una historia con un sujeto diferente. Podemos observar como el surgimiento de esta singularidad en situación permite ampliar el universo previo, rompiendo con la ilusión de totalidad. Hay una ganancia, un plus. El universo se ha ensanchado, se ha suplementado.

Bibliografía
D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Fariña Juan J.M. “Responsabilidad: entre necesidad y azar” Ficha Cátedra
Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
Salomone, G. Z.: El sujeto autónoma y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fund. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: