Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Revolutionary Road >

por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
Facultad de Psicología

Psicología, Ética y Derechos Humanos
CATEDRA I
Prof. Tit. Reg.: Lic. Juan Jorge Michel Fariña

2° PARCIAL
Ayudante de Trabajos Prácticos: Lic. Eduardo Laso
Comisión Nº 8

Alumnos:
• Chirino, Marina D.N.I.: 31.915.938
• Tavacca, Jorge D.N.I.: 32.036.886

Segundo Cuatrimestre de 2009
Revolutionary Road (2008)

La película narra la historia de un joven matrimonio americano de la década del 50 que tiene dos hijos. Frank, personaje encarnado por Leonardo Di Caprio trabaja en una oficina como empleado de una fábrica de maquinas industriales y su esposa April (Kate Winslet) es una frustrada actriz y ama de casa.
Desde el primer embarazo deciden mudarse a su nueva casa ubicada en la calle que da nombre a este film. Ambos se declaran así mismos como una pareja con ideales superiores a los del común de la sociedad burguesa americana, considerándose especiales, bellos y llenos de vigor. Sin embargo su vida no trascurre tal cual ellos lo han planeado. Mantienen una vida muy rutinaria llena de fricciones y reproches. Frank posee un empleo que no le brinda placer alguno, el que realiza por mera necesidad, soportando el repetido itinerario diario al que debe someterse. April, por su parte, a pesar de haber estudiado actuación no logra alcanzar su máxima aspiración como artista.
Esta miserable vida que padecen ocasiona entre ellos constantes peleas y mutuas acusaciones sobre el camino elegido. Ante esto April, en un momento de la película, recuerda los dichos de su marido acerca de la ciudad de Paris, único lugar al que Frank anhelaba volver. Según él la gente está viva allí y su máximo propósito era poder “sentir las cosas”. Acto seguido le propone a su esposo irse a vivir allí. Frank al comienzo duda y considera irreal tal plan ya que una de sus máximas preocupaciones era su futuro laboral. Ella le comunica que su intención era tomar el cargo de secretaria en algún organismo gubernamental y que así él podría tener tiempo suficiente para averiguar lo que verdaderamente querría hacer y una vez que lo descubra tendría la libertad de empezar a hacerlo. Conmovido por sus palabras, Frank acepta su proposición.
A partir de este momento la pareja cobra fuerza y comienzan a vivir la vida de otra manera esperando con ansias el día de su partida. April empieza a organizar los detalles del viaje y se lo comunican a sus hijos y a las personas más allegadas y significativas.
Frank, exaltado por este proyecto, comete una tontería intencional en su trabajo para ser despedido. Esta maniobra, no obstante, resulta fallida de modo tal que origina el ofrecimiento de un ascenso. Esta noticia cambia el rumbo de los acontecimientos. Frank comienza a verse imposibilitado de tomar la decisión de renunciar y por otra parte la gran oportunidad ofrecida le genera muchas dudas y planteos respecto del viaje a Paris.
Sumado a esto su mujer le informa que está esperando un tercer hijo. Ambos se muestran fríos y hostiles ante el descubrimiento y April le comenta que pueden hacer algo para no tenerlo ya que solo tenía un embarazo de 10 semanas, ya que ambos acuerdan que dicho embarazo imposibilitaría la realización del viaje. Deciden esperar un tiempo para tomar una determinación al respecto. Los días pasan y no se vuelve a hablar del tema. April comienza a sentirse firme con su decisión de no tenerlo y se siente dispuesta a hacerlo. En tanto Frank, considera irracional dicha medida y repudia la convicción de su mujer.
Es así que el plan de viaje queda truncado y en ese momento la pareja sufre una profunda crisis, llena de desengaños e infidelidades. Frank prosigue con vida rutinaria siendo indiferente a todo lo sucedido. April en cambio se siente desilusionada y resquebrajada sin poder darle un sentido a su vida, lo cual la conduce a tomar en soledad la decisión de abortar, lo cual en consecuencia, deriva drásticamente en la perdida de su vida.

Análisis

El análisis de la película, girando en torno al circuito de la responsabilidad subjetiva, lo situaremos en el personaje de Frank.
Se pueden detectar los tres tiempos lógicos comprendidos bajo el término de responsabilidad. El primer tiempo de la responsabilidad es en cual el sujeto lleva adelante una acción, una conducta con determinados fines que se agota en los objetivos para los cuales fue concebida. Es así que en este primer tiempo podemos ubicar la aceptación de la propuesta de April de irse a vivir a Paris. Considerando que Frank tenía cierto desdén hacia su vida rutinaria y sin sentido esta idea, si bien al principio le resulta arriesgada e irracional, se revela como la solución a sus problemas y la búsqueda de su propia identidad. Esta acción es llevada a cabo de acuerdo al universo particular de las certidumbres yoicas de este personaje cuyo máximo ideal es alcanzar su independencia respecto de la inercia suburbana que lo rodea y no dejarse atrapar nunca por las restricciones sociales de su época.
En un segundo tiempo, el sujeto es interpelado por aquel acto, que vive como ajeno pero que le pertenece. Este tiempo 2 resignifica los elementos disonantes del tiempo 1. Podemos entonces ubicar en este tiempo 2 en primer lugar, la noticia de su ascenso. Acto que lo sorprende debido a que él creía que con la tontería que había cometido en su trabajo iba a ser despedido y de este modo avanzar en su plan de irse a Paris. En contraposición a su creencia esto precipito el ofrecimiento. Esto hace que Frank empiece a dudar sobre su decisión inicial. Se comienza a cuestionar la idea de que para vivir mejor deban irse a otro lugar ya que quizás con esta nueva remuneración puedan encontrar la felicidad que buscaban sin necesidad alguna de abandonar su país.
Por otro lado podemos situar el momento del conocimiento del embarazo de April que deriva en una desilusión mutua ya que produce una desesperanza acerca de realizar sus deseos de iniciar una nueva vida. Esto termina dando por descartado, para él, su motivación de realizar el viaje. El se muestra negado a continuar con dicha empresa, puesto que argumenta que “ese hijo no puede nacer en Paris”.
Es fundamental mencionar que la interpelación exige respuesta. El tiempo 3 consiste entonces en que el sujeto pueda hacer algo con aquello descubierto, llevándolo a actuar de un modo diferente. Es allí donde el sujeto debe poder responder por sus actos, debe asumir su responsabilidad subjetiva. Consideramos que no podríamos plantear un tercer tiempo en el que el sujeto tome, de algún modo, una posición ética frente a su deseo. No hay un evidente cambio en la posición subjetiva del personaje. Frank echa por la borda toda posibilidad de realizar ese viaje. Responde desde un posicionamiento moral acerca de lo que se considera racional, arrepintiéndose de su decisión inicial, llamándola solo más que una mera fantasía. Si bien el se muestra reacio al conformismo en el que está inmerso, aun así no tiene el coraje necesario para enfrentar lo que en verdad desea.

Hipótesis Clínica

Frank es una persona muy inestable. A lo largo del film se muestra en varias escenas fustigado por la vida que lleva y por otro lado conforme con ella. El nacimiento de sus hijos, indudablemente, ha acarreado para la pareja renuncias y postergaciones de sus anhelos. Frank se reprocha así mismo el hecho de no ser nadie, no tener una profesión que le de placer. Sin embargo tras esta queja, podríamos decir, se esconde un goce fantasmático. Un goce, más bien super yoico, que le impide dejar sus responsabilidades para embarcarse en búsqueda de su deseo de libertad y descubrimiento.
Los años van pasando para este personaje y sus niños nacen y crecen con la misma rapidez con que sus sueños y su felicidad se hunden en lo más profundo. Entonces aparecen las preguntas, emergen las frustraciones y se empieza a buscar donde reside todo aquello que soñaron como pareja, en qué momento las responsabilidades y la rutina se adueñaron del mundo que habitan y de la vida que ya sienten no les pertenece, a ninguno de los dos. Y ya casi tampoco el uno pertenece al otro. Frank, a pesar de todo esto, manifiesta un estilo de apego extremadamente ansioso, diríamos un apego infantil. El amor de su esposa le sirve para mantener todo como está, sin hacerse preguntas. Es así que cuando esta certeza comienza a flaquear, se muestra alterado y de manera frenética, interroga a su mujer si lo sigue amando.
Frank es interpelado en la gran mayoría del film a responder sobre su masculinidad, la pregunta neurótica para él, sobre qué es ser un hombre es respondida anticipadamente por este fantasma que se sirve de la ilusión de una casa en una zona perfecta, un buen coche, un buen trabajo, unos niños perfectos y la apariencia de una familia feliz, para no interrogarse sobre su posición conformista por un lado y subjetivamente hablando tomado por la lógica de la demanda, completamente alienado a los significantes del Otro mostrándolo como un ser completo. Otro encarnado por la figura paterna y que actúa como una sombra en el film, ya que este no se encuentra con vida. Y es desde ese lugar de padre muerto en el que Frank se sostiene para no dar nunca un paso adelante legitimo. Su orgullo y su aprobación (paterno) mantienen su deseo a un lado. El viaje acarrea para él una resignación de parte de este goce que lo deja tranquilo y aliviado. Es por esto que el ascenso y el posterior hijo por nacer resignifican el acto inicial de la aceptación y lo dejan en esta disyuntiva al que tiene que responder. Por supuesto Frank toma la vía más corta y fácil, la del goce, sin poder cuestionar su posición para dirimir a favor de su deseo. En lugar de esto, surgen respuestas morales, apelando a la racionalidad, reproches proyectados hacia su mujer y Dios, derivado de la figura paterna, caminos que anclan al sujeto por fuera del camino de la responsabilidad.
Bibliografía

• Fariña, Michel: Ética: un horizonte en quiebra, Eudeba, Bs. As.

• Gutierrez, C y Salomone, G: La responsabilidad profesional, entre la legislación y los principios éticos.

• Lewcowickz, I: Particular, Universal, Singular en Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

• Michel Fariña y Gutierrez: Veinte años son nada. Causas y azares n3, Bs. As.

• Mosca, J: Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

• Salomone, G: Las formaciones del inconsciente y la responsabilidad. Ficha de la cátedra.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: