Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Río místico >

por 

Película: Río Místico
Director: Clint Eastwood
Año: 2003

Argumento

La película empieza cuando tres niños, Jimmy Markum, Sean Devine y Dave Boyle juegan en la calle y escriben sus nombres en cemento fresco. Cuando Dave estaba escribiendo llegan dos pederastas que se hacen pasar por policías y se lo llevan. Dave pasa cuatro días de sometimiento en un sótano, pero, finalmente, logra escapar.

Luego de este episodio, los tres amigos se separan, hasta que, veinticinco años después, se reencuentran por el atroz asesinato de la hija de Jimmy, Katie.

Ella había salido con sus amigas a un bar, en el que también se encontraba Dave Boyle. Esa noche, Dave regresa a su hogar ensangrentado y con una herida en la mano. Parece nervioso y le explica a su mujer, Celeste, que lo habían asaltado y que golpeó al sujeto hasta tal punto que considera haberlo matado. Al principio, Celeste le cree, pero luego empieza a sospechar de su marido.

Mientras tanto, Jimmy decide buscar y vengarse de los asesinos de Katie. Con tal fin, envía a sus cuñados, los hermanos Savage, a investigar, aunque paralelamente Sean Devine, ahora policía, lleva el caso, junto con su compañero el Sargento Whitney.

Jimmy se entera por los hermanos Savage que Dave ha sido llevado al interrogatorio por unos policías, y además, se encuentra con Celeste, preocupada, quien le cuenta lo sucedido con Dave sobre la noche en que su hija fue asesinada. Celeste le comenta que cree que Dave mató a Katie. Todos los caminos llevaban a él, por lo cual, Jimmy decide armar un plan.
Los hermanos Savage recogen a Dave en la calle y lo invitan a tomar algo. Jimmy llega al bar y después de unos tragos, Dave se siente mal y sale del lugar. En ese momento, Jimmy va tras él y lo mata brutalmente a orillas del río que da nombre al film.

Mientras todo esto ocurre, la investigación está llegando a su punto cúlmine. Sean había descubierto que el arma con la cual asesinaron a Katie fue la misma con la cual el padre del novio de Katie, Ray “a secas”, asaltó una licorería años atrás. Además, revisando los archivos, sale a la luz que Jimmy y Ray fueron cómplices en ese robo. Ray fue capturado por la policía pero para evitar ir a la cárcel, hace un trato con ellos y delata a Jimmy. En consecuencia, Jimmy pasó dos años en prisión. Nunca se supo más nada de l paradero de Ray.

Sean también interroga al hijo de Ray, Brendan, novio de Katie, por el arma de su padre, haciéndole saber que es la misma que la que mató a su novia. Él asegura que su padre no tenía ningún arma. Sean no le cree y decide con su compañero revisar la grabación en la cual unos niños notifican el asesinato de Katie. En ese momento, se dan cuenta de que el asesino estaba más cerca de lo que creían.

Después del interrogatorio, Brendan, llega a su casa, busca y encuentra el arma. Ahora sabía que su hermano había sido el asesino de su novia y lo golpea violentamente. Un amigo de este último, que se encontraba allí, logra tomar el arma y apunta a Brendan. En ese preciso instante, entran Sean y el Sargento Whitney, y lo detienen.

Finalmente, ambos niños confesaron que querían hacerle una broma a Katie con la pistola, pero ésta se disparó y la hirió.

Análisis

“¿Nunca has pensado en cómo una pequeña decisión puede cambiar tu vida? La mamá de Hitler quería abortar. A último minuto, cambió de opinión.”

Jimmy Markum toma una decisión. Una decisión que, como él mismo expresa, puede cambiar su vida, una decisión comparable, en términos teóricos, a la del personaje del cuento de Sartre, Ibbieta.
Tomaré al personaje de Jimmy Markum y recortaré dos escenas claves de la película para analizar, a continuación, los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad.

En primer término, ubicaré el Tiempo 1 en la escena en que Jimmy mata a su amigo de la infancia, Dave, por considerarlo el asesino de su hija y ante su ambigua confesión:

En el bar Dave, bebe junto a los hermanos Savage y Jimmy. Estos últimos ven que Dave se siente mal, y le dicen que vaya afuera si quiere vomitar. Ebrio, sale a orillas del Mystic, y Jimmy y el resto, tras él. Jimmy le confiesa a Dave cómo mato a Ray “A Secas” en el mismo lugar y acusa a Dave de haber matado a su hija. Dave lo niega rotundamente, pero Jimmy amenaza a Dave con matarlo si no le dice por qué mató a Katie. Él, angustiado y asustado, le repite que no mató a su hija y le confiesa que lo que hizo esa noche fue matar a un pederasta que estaba teniendo relaciones con un menor, recordándole su trauma de la infancia. Jimmy no le cree y le pregunta nuevamente por que mató a su hija. Dave finalmente le dice que la mató porque vio en ella un sueño de juventud que él no tuvo por haber subido al auto en el cual lo secuestraron. Acto seguido, Jimmy apuñala a Dave brutalmente en el estómago, le dispara con un arma, y arroja su cuerpo al río.

El diálogo de esta escena resulta sumamente revelador. Tomaremos el siguiente fragmento:

-  Admite lo que hiciste, Dave y te permitiré vivir. Dilo en voz alta y te dejaré vivir. Iras a la cárcel pero te daré tu vida. Admítelo Dave. Admite lo que hiciste, admítelo.
-  Si, si yo lo hice.
-  ¿Por qué? ¿Por qué?
-  Esa noche en McGill´s ella me recordó un sueño que tuve…
-  ¿Qué sueño?
-  Un sueño de juventud, no recuerdo haber tenido una juventud.
-  Entonces, ¿fue el sueño?
-  El sueño, sí….Sabrías de lo que hablo si te hubieses subido en ese coche en vez de mi.
-  Pero yo no me subí a ese coche, Dave.
-  Tú te subiste.

Es ahí cuando Jimmy lo apuñala y lo mata. Para resumir el Tiempo1, proponemos la siguiente frase: “Maté al asesino de mi hija”.

Por otro lado, en el Tiempo 2, situamos una de las últimas escenas del film en la cual Sean da noticia a Jimmy de que han atrapado a los asesinos de su hija, y que se trata de Ray Harris hijo, el hermano del novio de Katie, y su amigo, John O´Shea. Es decir, que Dave Boyle no había matado a su hija.

Relataré brevemente la escena y transcribiré una fracción del diálogo de la misma: Jimmy está sentado en la acera de la calle, bebiendo alcohol. Sean le dice que han encontrado a los asesinos de su hija: fueron el hermano menor de Brendan y su amigo. Según ellos, estaban jugando y querían hacerle una broma a Katie con la pistola, pero ésta se disparó y la hirió. Seguidamente, Sean le pregunta a Jimmy si ha visto a Dave, pues los policías lo necesitan porque han encontrado en su coche un cadáver de un pederasta que tenía cargos federales. Jimmy, anodado, le responde que la última vez que vio a Dave, fue en un coche por esa misma calle, veinticinco años atrás.

-  Los agarramos Jimmy.
-  ¿A quienes?
-  A los asesinos de Katie. Con evidencia.
-  ¿Asesinos, plural?
-  Sí, son dos niños. Ray Harris, hijo, y otro niño, John O´Shea. Confesaron hace un par de horas.
-  ¿No hay duda?
-  Ni la menor.
-  ¿Por qué?
-  No saben. Estaban jugando con una pistola. Viene un coche…un niño se acuesta en la calle. El coche vira, luego se apaga. Katie. Según O´Shea, sólo la querían asustar y la pistola se disparó. Ella le pegó con la puerta, huyó. La persiguieron para que no le dijera a nadie
-  ¿Y la paliza que le dieron?
-  Ray tenía un palo de hockey
-  Respira. Mírame. Mírame Jimmy …

Como podemos observar, estamos en presencia de una interpelación que Jimmy recibe a partir de indicadores que lo ponen sobre aviso de que algo marchó mal. Su acción de matar a su amigo fue más allá de lo esperado. No mató al culpable de la muerte de su hija, sino a un inocente, a una víctima. Se resignifica así el Tiempo 1.
La cara y los gestos de Jimmy son tomados en primer plano. Su rostro lo dice todo. Efectivamente algo anduvo mal. Y si bien nuestro protagonista no llora o expresa verbalmente el crimen cometido, se ve en su en su mirada, la culpa y la angustia que esto le provoca . Tal es así que Sean percibe lo sucedido y le pregunta:

-  ¿Qué hiciste?
Hay un pequeño silencio, y luego Jimmy contesta:
-  Gracias por encontrar a los asesinos, Sean…Ojalá hubieras sido un poco más veloz.

Tomemos esta última frase, ¿Se trata de un comentario irónico? ¿Es un chiste?
¿O acaso podemos hablar de proyección? ¿Es el sentimiento de culpa que lo lleva a decir esto?
Sin duda es una respuesta a la interpelación, pero no es considerada como Tiempo 3. La culpa hace a la retroacción, hace que se vuelva sobre la acción por la que se debe responder. La ligadura al Tiempo 1 es una obligación a responder a esa interpelación, que exige una respuesta. Así se pone en marcha el circuito de la responsabilidad, y la culpa ob-liga a una respuesta a la interpelación. El recorrido puede volver sobre los elementos disonantes para cerrar el circuito.

El Tiempo 2, se sintetiza en la frase de la siguiente escena, en la que Jimmy mismo afirma a su mujer: “Maté a Dave. Lo maté y lo eché al río Místico. Pero maté al hombre equivocado. Eso es lo que hice y no lo puedo cambiar”.

En la situación seleccionada, no hallamos un Tiempo 3, de la responsabilidad subjetiva, ese “otro nombre del sujeto”, el acto en el que el sujeto se produce. Se trata del efecto sujeto, que también es una respuesta a la interpelación, pero ya dentro de la dimensión ética.

Frente a estos dos tiempos señalados y descriptos, encuentro ciertas situaciones comparables a las que se presentan en el cuento “El muro”, pero, por decirlo de alguna forma, invertidas:
A Ibbieta le ofrecen su vida por la de Gris. “Es su vida por la tuya” (planteándose así el problema ético). Jimmy también decide, pero por la vida del otro: “Admite lo que hiciste Dave y te permitiré vivir. Dilo en voz alta y te dejaré vivir. Iras a la cárcel pero te daré tu vida.”
A Ibbieta se le pide la verdad, no un testimonio falso. “Denunciar o la vida”. Pero… ¿Jimmy busca la verdad o su verdad? De cualquier modo, aquí el dilema que le plantea a Dave es el mismo: o denuncia el por qué del asesinato de su hija o lo mata. Lo que obtiene es un testimonio falso. Dave dice que la mató, cuando no fue así. No sabemos exactamente por qué lo hizo (tal vez pensaba que Jimmy realmente lo perdonaría, o tal vez prefiere la muerte antes que la cárcel).
En el caso de Ibbieta, el azar quiso que con su elección mentirosa terminara, sin saberlo, diciendo el paradero de Gris, es decir, delatándolo. En el caso de Jimmy, el azar quiso que la confesión mentirosa de Dave, termine en su asesinato.

Sin embargo, las situaciones que se presentan en la película no se presentan de manera pura, sólo compuestas por necesidad o azar, o sólo por responsabilidad subjetiva. Son mucho más complejos los elementos que integran esta situación.
Las personas no somos responsables de todo lo que nos pasa. Cuando una situación La necesidad tiene que ver con el orden de lo inexorable; otra manera de llamarla es destino. Ejemplos paradigmáticos del orden de la necesidad son la ley de gravedad y la muerte. Así podríamos pensar que era el destino de Dave morir de esa forma. Todos sabemos que algún día vamos a morir, pero nadie sabe cuándo ni cómo. Sin embargo, si aquí rige por completo el orden de la necesidad, la pregunta por la responsabilidad del sujeto carece de toda pertinencia. También mencionamos la ley de gravedad, que si bien, es una obviedad, hace que la bala llegue a destino.
Por otro lado, tengamos en cuenta que el nombre cotidiano con el que designamos al azar es la suerte. Esta cuestión se juega mucho en la película, en el hecho de que los paidofílicos se llevaran a Dave en el vehículo ¿Por qué el y no cualquiera de sus dos amigos? Podríamos pensar, entonces, que Dave tuvo la “mala suerte” en ser el que fue cargado en ese auto.
Otro nombre que se le da al azar es coincidencia. Y aquí podemos mencionar que Dave coincide en fecha, hora y lugar del crimen de la hija de Katie, una de las causas por las que es principal sospechoso. También coincide el asesinato de la joven con el asesinato de un pederasta llevada a cabo por Dave. Pero, a mi entender, la coincidencia principal parece ser el hecho del reencuentro de los tres amigos a partir del caso a resolver; el azar volvió a juntarlos. El azar hizo que Sean este a cargo del asesinato de la hija de Jimmy y que Dave sea sospechoso del mismo.

Juan Carlos Mosca señala que la responsabilidad del sujeto se encuentra entre la necesidad y el azar. También sabemos que responsable es aquel del que se espera una respuesta. Pero además, Juan Fariña y Carlos Gutiérrez agregan: “Del sujeto responsable se espera en cambio que escuche, es decir, que hable” , diferenciándolo así del obediente, que solo oye la orden y ejecuta.
Lo que llama la atención en la película es la escena final, en la cual todos saben que Jimmy mató a Dave, pero nadie habla. Podríamos decir, además que, al estar la responsabilidad del sujeto ausente, aparece como sustituto y contraparte, el sentimiento de culpa.

Hipótesis Clínica

La distancia entre el tiempo uno y el tiempo dos, nos autoriza a pensar en una suerte de conjetura o hipótesis clínica respecto de lo cual se espera una respuesta de parte de Jimmy. Recordemos entonces que la pregunta por la responsabilidad supone la interpelación al sujeto, y no un cuestionamiento a la persona. Se trata del deseo inconsciente. Podríamos entonces, atribuirle a Jimmy el secreto deseo de deshacerse de su pasado a “cualquier precio”, aunque paradójicamente, al intentar hacerlo, no hace más que revivirlo una y otra vez. Se repiten las escenas. Es como el retorno de lo reprimido. Jimmy afirma que a través del río Místico, entierra sus pecados, se lava de ellos. ¿Pero es esto así realmente?

Juan Jorge Michael Fariña y Débora San Martín, citan una fascinante frase de Theodor Adorno:
“Quiere uno librarse del pasado; con razón, porque bajo su sombra no es posible en absoluto vivir, pues el horror no tiene fin si la culpa y la violencia se han de pagar con culpa y violencia; sin razón, porque el pasado del que uno quiere librarse permanece aún vivo...”

Como se viene vislumbrando, Jimmy Markum vive bajo la sombra de ese pasado, aún sin darse cuenta.
La primera persona de la que sospecha es su amigo de la infancia, Dave. Recordemos la frase con la que comencé el análisis . Con ésta, Jimmy hace referencia al episodio infantil, que ahora vuelve a aparecer en escena con toda su fuerza traumática a través del asesinato de su hija.
Luego de reconocer el cadáver, Jimmy habla con el policía Sean, y le dice que si hubiesen sido ellos, y no Dave, quienes fuesen subidos al auto de los paidofílicos, sus vidas serían otras. Asegura que si él hubiese subido, estaría “mal de la cabeza” y que no hubiese tenido el valor de hablarle a la madre de Katie, mostrando así que su principal sospechoso era Dave.

Sabemos, entonces, que el reencuentro de los tres amigos actualiza el episodio infantil del auto.

Por otro lado hablamos del deseo de Jimmy de deshacerse de su pasado a “cualquier precio”. Siguiendo la metáfora económica, podemos decir que a lo largo de la película, él deberá saldar sus deudas con el inconsciente: deberá afrontar la historia de Ray “A Secas”, es decir, su “pasado” (y no tan pasado) criminal. El arma que Ray usó en el robo a la licorería era el mismo que mató a su hija (¿Otra coincidencia azarosa?). Y esto hace que se tope con “…uno de los rostros de lo siniestro: la vida y la muerte de su hija jugada entre dos hermanos cuyo padre el mismo sepultó en el río”. Repite la historia, matando de igual modo a Dave.

Volviendo al símbolo de la economía, tenemos en última instancia la culpa que siente Jimmy tras haber matado a Dave y enterarse que no fue él quien asesinó a su hija. Contraer una deuda, entonces, es contraer una culpa, un delito en este caso. En un sentido amplio, la culpa es la imputabilidad de un daño por el que hay que pagar, y estar en deuda ob-liga a responder, a pagar la deuda.

Por eso hablamos de paradoja, porque si bien Jimmy tiene el deseo inconsciente de matar ese pasado, encarnado en la figura de Dave, el mismo vuelve a vivir, reaparece. Queda una deuda. Lo vemos en una de las escenas finales, en la que Sean le pregunta a Jimmy hace cuánto que no ve a Dave, y él le responde que hace 25 años, cuando se lo llevaron en el auto. La imagen que aparece en ese momento es impresionante. Sean y Jimmy observando hacia la calle, y el auto que se va con Dave, aún un niño, mirando para atrás.

Ese pasado permanece vivo, no sólo en Jimmy, sino también en sus dos amigos. En Dave, es muy claro, lidia con “lobos y vampiros”, que son esos pederastas, monstruos en los que teme transformarse. Sean lo expresa admitiendo que piensa que los tres se subieron a ese coche y todo lo que sucede es sólo un sueño. Así lo manifiesta, al darse cuenta que Jimmy mató a Dave: “En realidad, todavía somos niños de 11 años y estamos encerrados en un sótano imaginando nuestro futuro si hubiéramos escapado”.

Es interesante también pensar esta idea: el, coche, el sótano y la imposibilidad de escapar. Imposibilidad de escapar de un pasado que retorna.

Conclusión

Hemos realizado el trabajo a partir del Segundo movimiento de la ética, suplementario del anterior, que da cuenta de las singularidades en situación. Hablamos de una singularidad porque hay algo que se presenta que hace desfallecer las capacidades clasificatorias de la lengua de la situación. Se presenta una situación dilemática en la cual no existe un estricto conocimiento disponible. La situación misma se sustrae de la lógica precedente y funda conocimiento, suplementando el universo.
Decimos, entonces, que la ética quiebra un horizonte. ¿A qué horizonte nos referimos?
Al horizonte constituido por la moral, que se quiebra y adviene la dimensión ética. Este universo moral colapsa, colapsa el sujeto, y un acto da existencia de nuevo. Es el acto ético, un acto que da existencia.

Bibliografía

Alemán, J. (2003): Nota sobre Lacan y Sartre: El decisionismo. En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga.

D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. IV. Eudeba, Buenos Aires.

Michel Fariña, J. J.: El doble movimiento de la Ética contemporánea. Una ilustración cinematográfica. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos.

Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.

Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

En Internet:

http://www.psi.uba.ar/academica/carrerasdegrado/psicologia/informacion_adicional/obligatorias/071_etica/index.htm

http://es.wikipedia.org

http://www.eticaycine.org



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: