por 

TRABAJO PRACTICO

PROFESOR: FERNANDO PEREZ FERRETTI

ALUMNAS: FIORELLA LITVINOFF (DNI 33780203) Y YAMILA MORAN (DNI 29130771)

MATERIA: PSICOLOGIA ETICA Y DERECHOS HUMANOS

CATEDRA: FARIÑA

COMISION 1

FECHA: 26/02/2012

FACULTAD DE PSICOLOGIA

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

Scoop
Dirección: Woddy Allen. Guión: Woddy Allen. País: Reino Unido
Año: 2006. Reparto: Woddy Allen, Scarlett Johansson, Hugh Jackman, Ian Mcshane, Romola Garai, Kevin, Mcnally.

Sinopsis de la película:
La película elegida para realizar el trabajo es Scoop y el personaje en el que se centrara nuestro análisis es Sondra Pransky. El film empieza en el cementerio del recientemente fallecido periodista ingles Joe Strombel. La película tiene como protagonista a Sondra Pransky, una joven atractiva americana, estudiante de periodismo que viaja a Londres con una amiga para hacerle una entrevista a un famoso director de cine. Cuando llega el momento de la esperada entrevista, en lugar de cumplir con su objetivo, se acuesta con él. Al día siguiente concurre a un espectáculo de magia con su amiga y la convocan para participar de un truco donde el mago, Sidney Waterman, la invita al escenario a Sondra para hacerla desaparecer. Mientras espera que el mago ponga en práctica su truco, ella recibe la visita del fantasma de un prestigioso periodista muerto (Joe) que ha venido desde el más allá para servirle en bandeja la noticia exclusiva (Scoop) del año. Joe afirma que Peter Lyman, el rico hijo de un conocido aristócrata británico es en realidad el famoso asesino en serie conocido como “el asesino del tarot” que en Londres estaba generando mucha conmoción ya que asesinaba a prostitutas y en el lugar de la muerte dejaba una carta de tarot. La policía no podía identificar quién era realmente este asesino. Joe le dice a Sondra que ella tiene que demostrar que Peter es el asesino del tarot pero para ello tiene que buscar pruebas que lo inculpen. Ella quedo conmocionada por esta visita de Joe, por lo que al día siguiente decide volver al sitio donde está el mago y le cuenta lo sucedido pero el mago no le cree. Es entonces que aparece nuevamente Joe ante los ojos de Sondra y Sidney y le dice a Sondra que tiene que encontrar la forma de acercarse a Peter para encontrar la evidencia que revele que él es el asesino del tarot y si descubre esto, ella se consagrará como una excelente periodista. Sondra al principio decía que hay que ir a la policía y decírselos a ellos pero Joe decía que no, ya que nadie le creería que ese rico hombre sería tal asesino, que antes hay que buscar las pruebas y luego reportárselo a los diarios. Sondra se entusiasma con esto y decide ponerse manos a la obra para obtener la exclusiva del año y obtener éxito profesional y le pide ayuda a Sidney. Empieza a movilizar recursos para buscar a Peter e iniciar un acercamiento con él, busca su foto en Internet hasta que finalmente lo encuentra y descubre que Peter concurre frecuentemente a una pileta por lo que decide ir allí con Sidney y para entrar en contacto con él simula ahogarse y Peter la salva. Cuando empiezan a charlar ella le miente y le dice que es actriz (ya que si le decía que era estudiante de periodismo él podía llegar a sospechar), le miente con su verdadero nombre y le dice que Sidney es su padre. Peter la invita a una fiesta en su casa, y ella accede con el objetivo de obtener información sobre él.
Con el transcurso del tiempo se va acercando más y más a Peter y ella empieza a enamorarse de él, y se la ve muy preocupada por esto ya que como ella dice” me estoy enamorando de mi objeto de investigación”, con expresión de preocupación. Su objetivo de trabajo empieza a verse perjudicado por estos sentimientos que ella tiene. Peter a su vez, le empieza a gustar Sondra por lo que inicia determinadas acciones y ella al principio trata de esquivarlo, de no confundirse y cuando él intenta darle un beso ella lo evita, pero con el paso del tiempo se le hace mas difícil evitar esto. Se la ve en una lucha interna, conviviendo con sentimientos contradictorios, por un lado dice “voy a investigar su cuarto, algo tengo que encontrar ahí” y por el otro terminó teniendo sexo con él.

Circuito de la responsabilidad:
Nos centraremos en el personaje de Sondra. Ubicamos el primer tiempo donde ella realiza acciones para ponerse en contacto con Peter con el objetivo de tener pruebas para revelar su naturaleza asesina y así lograr prestigio como periodista y ser la chica que consiguió descubrir la verdad. Por lo que averigua donde lo puede encontrar, se encuentran, y pasa tiempo con él. Es decir que ella realiza una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en el que se halla inmersa y que se supone se agota en los fines para los que fue realizada. Pero en el transcurso de sus encuentros, ella empieza a sentirse atraída por él, le empieza a gustar por lo que su objetivo de trabajo se empieza a ver perjudicado, va más allá de donde quería, y se empieza a ver complicada "con su objeto de estudio". En este enamoramiento ubicamos el tiempo 2 en donde se ve un indicador que le señala un exceso en lo acontecido, es decir ella no esperaba enamorarse del supuesto asesino, no estaba en sus planes. Ella vuelve sobre sus pasos preguntándose: ¿Cómo llegue hasta aquí? ¿Cómo fue posible que me enamore de él?
Es decir que en el tiempo 1 se encuentra algo del deber hacer, de la moral, de la ley, en relación a lo que se tendría que hacer respecto a un asesino y de su trabajo como periodista y en el segundo tiempo ubicamos algo de una singularidad, algo que no se esperaba que pase, algo que la excedió, que no pudo controlar, que no entra en las coordenadas de lo esperable. Por un lado tenemos al sujeto autónomo, el sujeto que tiene una intención consiente, que es conciente de sus actos y por el otro lado tenemos a un sujeto dividido en donde hay algo que lo excede y que es producto de un texto que desconoce. Como dice Gabriela Z. Salomone el yo, que sostiene la ilusión de ser dueño de lo que dice y hace, se enfrenta a ese momento de sorpresa, de desorientación.

Azar y necesidad:
Según Fariña los seres humanos no somos responsables de todo lo que nos sucede porque existen dos órdenes que escapan al ámbito del sujeto. Estos dos órdenes son la necesidad y el azar. La necesidad hace referencia a aquellos hechos que nos afectan pero no son consecuencia ni son atribuibles a la condición humana. El azar se asocia a la casualidad y el nombre moderno para denominarla es suerte.
Cuando un hecho afecta nuestras vidas pero puede ser explicado completamente por la necesidad y/o azar no es pertinente teóricamente la pregunta por la responsabilidad. Pero en este trabajo, si bien, hay elementos de necesidad y azar que ubicaremos en breve, también hay elementos de responsabilidad que atañen a nuestro personaje elegido. La responsabilidad de un sujeto se la ubica en la grieta entre necesidad y azar.
También queremos remarcar que si bien la necesidad y el azar existen, nuestro objetivo es analizar cómo se responde ante ellos.
El azar lo ubicamos cuando el mago elige de entre todo el público a Sondra para realizar el truco. En un momento de la película ella culpa al azar por haberla colocado en esa situación y podemos decir con Juan Carlos Mosca: “Invocar el azar, lo no determinado, como principio, no es mas liberador de la alienación del sujeto, porque en esa forma se borra al sujeto de toda la responsabilidad, borrando su acto”. Es decir que Sondra atribuye, por momentos, las situaciones conflictivas que vive por una cuestión de azar, no reconociendo su propia responsabilidad en la situación, negando su participación y abusando del azar. En el texto “Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto” Freud (1925) dice que el soñante debe asumir responsabilidad por los sueños que tiene, que tienen que ver con quien los sueña, que forman parte de él y también producen efectos. Este concepto se hace extensivo, no solo a los sueños sino a muchas otras producciones de la vida diaria en las que uno debe asumir responsabilidad.
La necesidad la ubicamos cuando el periodista fallecido se le aparece, diciéndole que tiene que tiene que entrar en contacto con Peter, es decir que Sondra no decidió que se le apareciera el periodista, ese evento fue más allá de la decisión de ella.

Hipótesis clínica:
El hecho de que Sondra se enamore y se ofrezca a alguien que ella creía que era un asesino de prostitutas, habla de cómo inconscientemente ella se siente y ubica: una prostituta que debe ser asesinada. Podríamos preguntarnos qué significa esta búsqueda: ¿Quiere ser asesinada? ¿O solo muerta en su parte prostituta?
Tanto como cuando quería entrevistar al director de cine en la primera escena, y así como con Peter luego, en ambas escenas se termina ubicando como objeto para ellos, teniendo sexo en lugar de ejercer su trabajo como periodista. Nuestra interpretación apunta a que ella quiere ser muerte como prostituta para dar lugar a una verdadera mujer y asumir la profesión desde un lugar mas serio.
Nuestra hipótesis clínica apunta a que ella tiene un deseo inconsciente de que la deseen, necesita ser deseada, como si no soportara tratar con un hombre sin que éste la desee. A ella se la ve con una pregunta sobre la femineidad, al estilo histérico como lo plantea Lacan en donde ella se pregunta qué es ser una mujer y automáticamente se responde “una mujer es ser objeto de los hombres”. Hay un deseo femenino, un cuerpo que responde mas allá de ella, terminando en una posición de objeto, como al no asumir verdaderamente su profesión, termina en una actitud de objeto.
Esta hipótesis clínica tiene el propósito de abrir interrogantes, de no cerrar otras posibles interpretaciones y para esto tuvimos en cuenta la palabra “comprender” que etimológicamente significa cerrar tratando de no quedar atrapadas por este concepto ya que nuestro objetivo es abrir interrogantes, no plantear como una certeza la hipótesis clínica, sino como una lectura posible.

Sujeto autónomo y sujeto dividido:
Tenemos por un lado la concepción de sujeto del derecho que es la visión de un sujeto autónomo, que sostiene una versión de un sujeto conciente de sus actos, un sujeto dueño de sí mismo, en donde el yo todo lo controla y sabe y por otro lado una concepción de sujeto dividido que es la versión tomada por el psicoanálisis, a la que la cátedra adhiere y nosotras también al realizar este trabajo. Y esta concepción de sujeto dividido justifica introducir una hipótesis clínica, ya que estamos dándole un sentido a este sin sentido aparente, a esta acción del sujeto que sostenemos, se basan en motivaciones inconscientes. Como dice el creador del psicoanálisis,” Si a ciertas insuficiencias de nuestras operaciones psíquicas (…) y a ciertos desempeños que parecen desprovistos de propósito se les aplica el procedimiento de la indagación psicoanalítica, demuestran estar bien motivados y determinados por unos motivos no consabidos a la conciencia”. Como dicen Salomone y Domínguez “El sujeto del que aquí hablamos es el sujeto que situamos como efecto; como efecto de la palabra que lo divide. En las formaciones del inconsciente se manifiesta esa división del sujeto que el yo experimenta como punto de inconsistencia. Algo extraño irrumpe y quiebra todo el sentido, el yo se desorienta frente a esto que le es ajeno. Entonces en el campo de la responsabilidad subjetiva no se trata del sujeto del enunciado, el yo digo, yo soy, el yo de la voluntad y de la intención”.
Como se sostiene en el libro” Clínica y deontológica”: “Llamaremos responsabilidad subjetiva a aquella que se configura a partir de la noción de sujeto inconsciente; sujeto no autónomo que, por definición no es dueño de su voluntad e intención (rasgos que definen al sujeto llamado autónomo del discurso jurídico)”.
Es decir que este tipo de acciones involuntarias conllevan un propósito que el actor de la acción desconoce; de este modo, el sujeto no se atribuye responsabilidad en relación a ellas. Y fundamentalmente nos interesa señalar que la responsabilidad que indica Freud aparece vinculada a ese propósito desconocido para el sujeto.
Según Juan Carlos Mosca “La responsabilidad se ubica en la grieta entre el azar y la necesidad”. Si una situación está solo dada por alguno de estos factores no existe sujeto responsable alguno. Pero en Sondra vemos que ella responde ante el azar y la necesidad, y del modo en que ella responde se ubica la responsabilidad. Sondra decide tomar parte de aquello de lo que se espera de ella (que se basa en descubrir quién es el asesino del tarot) y lo hace de un modo singular, a su manera y con sus obstáculos singulares en lograr el objetivo que hablan de su posición subjetiva, y de la que es responsable y deberá responder. Que ella se confunda con el objeto de su investigación habla de su fantasma, de su deseo, de su inconsciente, en definitiva de ella.
Ella dice” tengo que dejar mis sentimientos a un lado e investigar más a fondo este caso”, en este tipo de comentario podemos observar que en el transcurso de la película, influenciada por los sentimientos que tiene hacia Peter, se desvía de su objetivo primordial. En el dicho “quiero echarle un vistazo a su casa” que le dice al mago se ve que se siente preocupada y alterada porque ve que sus sentimientos están opacando su investigación. Y cuando Peter le intentó dar un beso, lo evitó, pero se le hizo difícil. Si bien al principio ella trató de tomar distancia respecto a Peter, con el paso del tiempo no pudo resistirse. Pero podríamos interrogarnos hasta qué punto ella fue quien provocó esta situación sexual con Peter, como si hubiese un deseo de terminar relacionándose sexualmente con él por los indicadores de la película en relación a la hipótesis clínica que sostenemos en cómo ella se relaciona con los hombres y como se siente ella como mujer. Finalmente al día siguiente se acuesta con Peter y él le dice” estas muy pensativa”, y ella le dice” estoy confusa”. Vemos en esta escena y en otras que relataremos más adelante que aparece la culpa en tener relaciones sexuales con él. Cuando están en la cama y Peter le dice que va a cocinar, ella empieza a revisarle todo el cuarto, tratando de obtener alguna prueba y le miente diciéndole que se tiene que ir porque su padre esta enfermo, corroborándose que se siente culpable. Como dice Gabriela Salomone y María Domínguez la interpelación subjetiva se pone en marcha cuando la ley simbólica del deseo ob-liga a retornar sobre la acción. No hay deseo sin culpa, implica retornar sobre la acción”. Podemos interpretar que cuando Sondra siente culpa es debido a que se da cuenta de que esta cediendo a su deseo de ser objeto con respecto a la relación que estableció Peter. Si ella se siente culpable, es porque de algo se siente responsable, algo se le esta jugando a ella en este escenario que no puede controlar. Luego cuando se encuentra a tomar algo con el mago le dice” no me puedo acabar de creer esta historia, me doy asco, no me gusta nada de esto” “¡Quieres que creer q es inocente!”, le dice el mago, “¿y que hay de malo en eso?”, responde Sondra y el replica “menudo amante debe ser”. Se ve en esta escena la lucha interna de ella entre su deseo y la culpa por no hacer lo que esperan de ella, que es encontrar al asesino del tarot. Y charlando después con su amiga dice con mala cara” me he enamorado de mi objeto de investigación”, es decir algo le interroga, le preocupa. “¡Por dios Sandra menudo lío”! se dice a ella misma, se la ve angustiada por esta situación de acercamiento sentimental con Peter. Se le aparece de nuevo el periodista muerto y le dice a Sondra:” ¡note que te estabas enamorando! Y ella le responde: “seguramente te has equivocado muchas veces como periodista” (haciendo alusión a que quizá Peter no es el asesino del tarot). En este comentario se trasluce una vez más esta situación ambivalente y conflictiva en nuestro personaje elegido y que la lleva a ocultar a Joe una posición de la que ella de a poco ha comenzado a hacerse cargo.

Bibliografía:
Ética, un horizonte en quiebra
Freud,” Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto”. Punto b: la responsabilidad moral por el contenido de los sueños.
La transmisión de la ética clínica y deontología
Responsabilidad: entre necesidad y azar de Juan Jorge Michel Fariña

Autoras: Fiorella Litvinoff y Yamila Moran



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: