Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Secretos de Diván >

por 

PSICOLOGIA, ETICA Y DERECHOS HUMANOS

Cátedra: Fariña

2º Parcial Domiciliario

Segundo Cuatrimestre 2009

Alumno: Mandaradoni Diego José
L.U. : 24030923/0
Profesora: Ormart
Comisión: 05

Film: “SECRETOS DE DIVAN”
TITULO: Secretos de diván
TITULO ORIGINAL: Prime
GENERO: Comedia
DIRECCION: Ben Younger
GUION: Ben Younger
INTERPRETES: Uma Thurman, Meryl Streep, Bryan Greenberg.
ORIGEN: Estados Unidos (2006)
DURACION: 105minutos.
CLASIFICACION: Apta para mayores de 13 años.

Personajes:
Lisa Metzger, psicoanalista
Raphael “Rafi” Gardet, paciente de Lisa
David Bloomberg, artista, hijo de Lisa

Lisa es una terapeuta (que a mi entender no tiene nada de psicoanalista), que tiene como paciente a Rafi, una hermosa mujer de 37 años.
La primera escena del film comienza en el consultorio de Lisa, donde Rafi comienza diciendo que acababa de terminar con los trámites de divorcio. La terapeuta le pregunta como se siente respecto de ese tema, a lo cual la paciente le responde que mal, por lo difícil que fue para ella volver a ver a su ex-marido. Lisa le dice que le llevara tiempo terminar esta historia debido a que fueron 9 años los que estuvo casada y que eso no se resuelve de un día para el otro.
Rafi le dice que lo que le parece realmente descabellado de todo esto, es que a cinco minutos de haber terminado con el divorcio, se encuentra pensando en “un hijo” y se pregunta: - ¿porque comienzo a pensarlo ahora y no mientras estaba casada? , la terapeuta le responde que eso es porque ella sabia que su ex-marido no era la persona adecuada para eso y le manifiesta su alegría por que ve en ese hecho el signo de que Rafi esta “volviendo a la vida” y le sugiere que se centre en el presente.
En la segunda cesión Rafi llega con la novedad de que en la semana había conocido un joven en la cola para entrar al cine.
Manifiesta sentirse fuertemente atraída por éste y que luego de aceptar y concretar una invitación a cenar por parte del joven, éste la beso, lo cual a pesar de haberle agradado, le causa cierta incertidumbre recordar que hace solo una semana ha completado los tramites de divorcio.
La terapeuta la tranquiliza haciéndole entender que solo fue un beso y que no significaba un acto grave. Luego Rafi le manifiesta otro punto de incertidumbre respecto del joven y es que este tiene 27 años (mintiéndole a la terapeuta, en realidad el joven tiene 23) y que los 10 años de diferencia (en realidad 14) podrían hacer que este fuera su hermano.
La terapeuta le responde que con un año menos que ella también podría ser su hermano, tranquilizándola así, de la culpa que aparentemente esto le causaba, diciéndole además que esto (la relación con el joven) podría ser bueno para ella y que no tiene porque avergonzarse .
Rafi requiere de la terapeuta su aprobación respecto de la relación preguntadole: -¿te parece bien entonces? La terapeuta, le dice: - si, sin lugar a dudas esto es bueno.
Luego Rafi le dice que por la poca edad de su partener no llegaran a nada, a lo cual la terapeuta le responde que no es para casarse con él la próxima semana y que disfrute de la vida pues ella lo merece, dándole a entender que debe tomarlo como algo pasajero.
En la siguiente sesión (la tercera desde que comienza la película) Rafi le cuenta a su terapeuta que se relacionó sexualmente con él, para lo cual recibe el consentimiento, nuevamente de su terapeuta. Rafi vuelve sobre el tema de la edad del joven refiriendo esta vez que éste tiene 23 años y no 27 como le había dicho en un principio. La terapeuta le señala el fallido, para lo cual Rafi se disculpa reconociendo que le había mentido sobre la edad de David. La terapeuta, pregunta porque cree que le había mentido y ella responde que se siente avergonzada por la edad de este. La terapeuta le pregunta a que se dedica y donde vive el joven y es allí donde advierte que David se trata de su propio hijo.
En ese momento la terapeuta visiblemente perturbada da por finalizada la sesión y una vez que Rafi se va y queda sola, se pone a llorar.
La escena siguiente comienza con la terapeuta en su propio análisis, con su analista, a quien le pide que la guíe respecto de cual debe ser el destino del tratamiento, es decir, si interrumpirlo o continuarlo.
Su terapeuta le dice que su deber ético es velar por Rafi y suspendiendo el tratamiento y era solo una relación pasajera Rafi saldría perjudicada por haber perdido su terapia. Le sugiere continuar con el tratamiento por dos semanas más, a la espera de constatar que se tratase de una relación pasajera.
En el siguiente encuentro entre Rafi y su terapeuta, Rafi se muestra feliz respecto de esta relación y comienza a relatar detalles de su intimidad sexual con David, causando gran incomodidad en su terapeuta, quien tiene visibles dificultades para mantenerse objetiva y conservar la calma, incluso intenta manipular la situación exaltando la inmadurez y la poca edad del joven, sabiendo que a Rafi esto le preocupa y así precipitar su ruptura. Pero frente a la pregunta de Rafi sobre si debería cortar la relación inmediatamente, la terapeuta se abstiene de contestar aunque con cara de resignación.
A las dos semanas Rafi le cuenta a su analista que el joven se va a vivir con ella a su departamento. La terapeuta desencajada intenta sembrarle la duda sobre algo de lo cual se siente decidida y feliz, además Rafi le recuerda que ella siempre le aconsejo que “viva la vida”.
En la próxima sesión (la ultima) cuando Rafi le dice a su terapeuta que se siente enamorada y que quiere profundizar aun mas sus sentimientos, la terapeuta la interrumpe y le revela la verdad de la situación, que David es su hijo y que debido a eso no podía continuar con el tratamiento, luego de escuchar esto Rafi se siente traicionada, según ella misma manifiesta, la terapeuta le dice que no le había dicho nada para protegerla, Rafi le dice que le parece mal que siempre la incentivo para que hiciera lo que quisiera pero que no haga lo mismo por su hijo, luego le reprocha que la halla dejado hablar sobre el pene de su hijo a lo cual la terapeuta le responde que hasta hace un par de semanas ni siquiera pensaba que su hijo tuviera un pene. Termina así la relación terapeuta-paciente.
Luego de esto Rafi y David terminan la relación puesto que Rafi le manifiesta que necesita un respiro y que la relación no es buena para ella por que él no esta en condiciones de darle lo que ella necesita.
Meses mas tarde se produce un re-encuentro entre Rafi y David vuelven a intentarlo, David lleva a Rafi ante su familia y así se vuelven a ver cara a cara Rafi y Lisa, es allí donde Rafi le vuelve a manifestar a Lisa su deseo de tener un hijo a lo cual Lisa le pide que piense bien lo que va a hacer.
Días después en un momento de intimidad sexual entre Rafi y David, este ultimo le manifiesta que quiere darle un hijo, A lo que Rafi responde diciéndole que no puede aceptar ese regalo, porque sabe que él se arrepentirá, aunque valora su acto de amor, ahí termina la relación definitivamente.
Hasta aca el relato de lo que me pareció significativo de este film, para los fines que nos convocan, que es la del despliegue y recorte de una singularidad en situación: con el fin de ubicar en ella el circuito de la responsabilidad subjetiva.
Podríamos decir que el primer momento, el momento de acción esta constituido a mi entender por dos situaciones: a) La expresión a través del discurso de la paciente en su análisis, trasferencia mediante, de su deseo por “un hijo” junto con la expresión de su preocupación por la edad de David dicienque: “podría ser su hermano”
b) una segunda situación que a mi entender completa el primer momento en el circuito de la responsabilidad, es cuando conoce a David. Este primer momento toma sentido de manera retroactiva, es solo luego de un segundo momento que viene a interpelar al sujeto, es decir, el segundo momento es el de la interpelación subjetiva y la puesta en marcha del circuito de la responsabilidad.
El segundo momento lo ubico, cuando Rafi se entera de que David es el hijo de su terapeuta. Es a partir de aqui donde ciertos elementos aparecen disonantes, es éste hecho el que inaugura el circuito de la responsabilidad, produciendo un efecto de resignificación (retroactivamente) de una acción anterior por la cual el sujeto es llamado a responder. Es a través de éste hecho real que por ingerencia del azar se puede pesquisar el deseo inconsciente de Rafi, al modo del chiste, el sueño o el lapsus.
Si lo analizamos como un sueño, tendríamos que las acciones llevadas a cabo por Rafi en lo que constituye el primer momento, es equiparable al contenido manifiesto del sueño, detrás del cual se esconde el deseo inconciente de Rafi, dichas acciones tienen un propósito desconocido para el sujeto.
Claramente no estamos hablando de la responsabilidad moral o social. Se trata de la puesta en acto de un saber no sabido por el yo, puesto que éste saber fue excluido de la conciencia por acción de la represión. Es de éstas acciones de la vida cotidiana, de las cuales sirven para expresarse las mociones de deseo inconciente. En éste sentido se puede decir que estamos fuera de los dominios yoicos o el sujeto “joya” al cual se refiere el licenciado D`Amore para caracterizar al sujeto que lleva a cabo las acciones concientes.
Respecto de cuales son las mociones de deseo inconciente que se satisfacen desfiguradamente en las acciones llevadas a cabo en el primer momento y que luego son resignificadas retroactivamente, produciendo el efecto de interpelación subjetiva, siendo que éstas tienen un efecto disonante para el yo metapsicológico, no las conocemos, pero las podemos inferir y para eso tomamos algo que Freud nos dice y es que son: inmorales, egoístas, sádicas, perversas e incestuosas. Si nos quedamos con lo de incestuosas e inmorales para hacer un simulacro de interpretación, junto con el dato desprendido del discurso de Rafi de querer “un hijo” y que David por su edad, podría ser su hermano, junto con la transferencia puesta en marcha que la vincula a su terapeuta, podríamos arriesgar que el deseo puesto en acto por Rafi es un deseo de volver a su familia primigenia, tomando como sustituto de su madre a la figura de la terapeuta vía transferencia. Esto se puede apoyar con el dicho de querer “un hijo”,que en realidad fue lo que obtuvo, “un hijo”, pero no de ella sino de su terapeuta, la cual quedaría así ubicada como una especie de madre primordial, madre de todos ellos. Esto es entendible debido a la circunstancias de indefensión frente a las cuales la realidad efectiva a colocado a Rafi luego de su divorcio, ella busca satisfacer ese deseo de protección que alguna vez vivenció en su mas temprana infancia.

Ahora bien, Rafi no cuenta con una terapeuta a la que se la podría llamar psicoanalista, y si así lo fuera seria una psicoanalista que debería profundizar su propio análisis, puesto que frente a todos las expresiones de Rafi en su discurso, que a mi entender daban cuenta de la división del sujeto por causa de la acción del significante, su terapeuta en vez de precipitar la interpelación subjetiva, lo que hace, es tomar el sentido inverso, porque cuando Rafi se muestra avergonzada o siente que hay ciertos elementos de las acciones que esta llevando adelante, referidas a la relación con David, que le son disonantes, a lo que atina la terapeuta (mejor dicho desatina) es a ob-ligar la culpa con una respuesta suministrada por ella atinente a hacerle ver a Rafi que sus acciones están dentro de lo permitido moralmente para la época, aliviandola asi de la culpa y desperdiciando así, la oportunidad de posibilitar la interpelación subjetiva, que daría paso a la responsabilidad subjetiva, obligando a responder al sujeto, produciéndolo.
No obstante parece que Rafi se las arregla, a pesar de su terapeuta, a interpelarse subjetivamente en su condición de sujeto sujetado por el lenguaje, siendo que a mi entender logra responsabilizarse subjetivamente en el momento en que no acepta el regalo que David le ofrece, que es darle “el hijo” que ella tanto deseaba, parece que Rafi logra responsabilizarse respecto de su deseo, puesto que ya no es de cualquier modo ni con alguien tan joven, ya que decide postergar su satisfacción, señal ésta (la de poder decidir) de que se ha producido un cambio subjetivo en ella, y es allí cuando decide y actúa, en base a la decisión tomada es cuando podemos decir que Rafi “es”, un sujeto expresando su singularidad, ya no está, al menos en este punto, sujeta a lo particular. Ubico hache, el tercer momento del circuito de la responsabilidad y como signo de este, la posibilidad de Rafi de decidir respecto de sus acciones.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: