Inicio > Acceso Docentes > Curso de Verano 2011 > Secretos de diván (Prime) >

por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

Psicología, Ética y Derechos Humanos
Cátedra I
Prof. Titular Regular: Fariña, Juan Jorge Michel

Ayudante de Tp: Lic. Pacheco Mariana
Co-Ayudante de Tp: Naves Flavia Andrea
Comisión: 3
Alumna: Aizenberg Natali
L.U.: 29192256/0
Curso de Verano
Año: 2011

Prime (Secretos de Diván)

 Director: Younger, Ben
 País: Estados Unidos
 Año: 2005
 Duración: 105 minutos
 Género: Comedia Romántica/Drama
 Intérpretes: Meryl Streep (Lisa Metzger)
Uma Thurman (Raphaelle Gardet)
Bryan Greenberg (David Bloomberg)

El film se desarrolla en la ciudad de Manhattan en la cual vive la productora de fotografía Rafi Gardet, una mujer de 37 años, católica no practicante, que acaba de divorciarse. Con una profunda tristeza, Rafi asiste cada semana a sus sesiones de terapia con la Dra. Lisa Metzger quien la anima para que siga con su vida y se concentre en el presente dejando atrás lo que pudo ser y no fue.
Lisa es una mujer judía de aproximadamente 55 años, muy ligada a la religión y sus tradiciones que, convencida de sus ideales, pretende transmitirles el legado cultural judío a sus hijos (el que sus propios padres le transmitieron a ella), especialmente a su hijo varón, David. Representando a una típica idishe mame, ella no está dispuesta a que su hijo se case y tenga descendencia con una mujer que no sea judía. En cambio como terapeuta, es flexible a la hora de hacer sus intervenciones clínicas tomando las cosas que sus pacientes le cuentan con una visión más amplia de las cosas que la que pone en práctica en su familia.
Una noche, Rafi va al cine con sus amigos y conoce a David, un joven artista de 23 años, quien la llama al día siguiente para invitarla a salir. A pesar de ser 14 años mayor que David y, siguiendo los consejos de su terapeuta de vivir el presente, Rafi acepta la invitación.
En su siguiente sesión Rafi le cuenta a Lisa que conoció a un joven de 27 años quien, según dice, le gusta mucho y con quien se besó. Rafi se cuestiona lo que está haciendo porque tiene 10 años más que él. Ante esta confesión Lisa le dice que no tiene de qué avergonzarse y que lo que le está pasando es bueno para ella y debe disfrutar de la vida y que ella se `` merece ´´ estar con alguien de esa edad.
Esa noche David le cuenta a su madre que está saliendo con una mujer que no es judía y posteriormente madre e hijo tienen una conversación en la que Lisa le pregunta a David si todavía planea casarse con una mujer que sí sea judía. Ante la respuesta afirmativa de su hijo, Lisa insiste en que no tiene sentido que continúe con su nueva relación si ésta no llegará a nada serio argumentando que alguien podría salir lastimado. Además, lo acusa de no valorar su historia y su cultura y lo advierte sobre un futuro divorcio basado en estudios sobre parejas de distintas religiones que han decidido casarse. Ante semejantes palabras, David le recuerda que es terapeuta y que seguramente no le habla así a sus pacientes, sacándoles coraje para hacer lo que desean y aconsejándoles no salir con alguien con quien creen que no se casarán. Lisa responde que la religión es muy importante y que sus pacientes no son sus hijos. Antes de finalizar la charla, Lisa se entera de que la mujer con la que sale David tiene 27 años, cuatro años más que él, por lo tanto le vuelve a aconsejar que desista porque se está metiendo en problemas y, ante la negativa de su hijo, le aclara que entonces ``está por su cuenta ´´.
En la siguiente sesión con su analista, Rafi admite, tras un fallido, que el joven con el que sale tiene 23 años y no 27 como había dicho. Lisa le pregunta a qué se dedica y Rafi cuenta que David es artista pero que su familia no lo apoya. Ante los datos que la paciente le da, Lisa le pregunta a Rafi dónde vive su novio y cuando Rafi responde Lisa comienza a sospechar que su hijo es quien está saliendo con su paciente. Por tal motivo, corta rápidamente la sesión y acude a una sesión con su supervisora, quien le recomienda continuar con el tratamiento con Rafi porque quizás lo que tiene con su hijo es sólo una aventura y si esto es así, podrían continuar su trabajo juntas.
En la siguiente sesión Lisa le señala a Rafi que la remera que usa ese día es escotada; asimismo le hace preguntas para saber si su novio hace la cama, usa protección cuando tienen sexo y pide permiso para usar el teléfono. Rafi le cuenta que su novio no usa hisopos y se pregunta qué clase de madre no le enseña a usar hisopos a sus hijos. Ante este comentario, Lisa reacciona como si la hubieran atacado y luego pide disculpas a su paciente. Antes de terminar la sesión, Rafi dice que no está segura de que su novio tenga la edad para poder hacerse responsable de lo que ella necesita y Lisa responde que tiene razón y que él no sabe en lo que se está metiendo.
Mientras tanto, los abuelos de David, con quienes él vive, se mudan. Por tal motivo debe buscarse un nuevo hogar y su madre le ofrece pasar un tiempo en su casa. David se niega y de ésta manera marca su disgusto ante las actitudes que su madre tuvo con él respecto de la relación que su hijo mantiene sin su consentimiento.
A la semana siguiente, Rafi le cuenta a Lisa que su novio se mudará con ella ya que cree que eso puede ser divertido y ella le dijo que debía divertirse. Le cuenta que además se enteró que la madre de él la odia.
En la última sesión que comparten, Rafi comenta que siente que debería entregarse por completo a la relación con David y que tal vez eso haría que su novio saltée ciertas etapas y pueda ponerse al nivel que ella necesita. Tras oír estas palabras, Lisa responde que no puede seguir el tratamiento con ella, porque sabe que el novio de Rafi es su hijo. Rafi, sorprendida ante semejante revelación, acusa a Lisa de traicionarla y la terapeuta responde que traicionó su confianza por el bien de la relación y que quiso asegurarse de que no tenían sólo una aventura y siguió el tratamiento sólo por ella. No conforme con ésta respuesta, Rafi le dice a Lisa que cree que ella hizo todo esto para controlar la vida de su hijo y Lisa se defiende alegando que hizo todo por ella, sólo por ella, y que no hay ninguna otra razón. Rafi, enojada, expresa que no puede creer que a ella le aconseje a ella hacer cosas que le den placer mientras no actúa de ésta manera con su propio hijo y le recomienda meditar esta actitud. Lisa responde que lo está trabajando con su terapeuta.
En el transcurso de las semanas siguientes, Rafi y David se separan porque ella siente que él no puede darle lo que ella necesita.
En su siguiente sesión con su terapeuta, Lisa dice sentirse abatida por haber lastimado a un paciente y que su paciente haya lastimado a su hijo, pero su terapeuta le responde que ella no es culpable y que hizo lo correcto.
Esa misma semana, David y Rafi se encuentran en el supermercado y comienzan a estar nuevamente juntos. Por este motivo David habla con su madre y le dice que necesita su ayuda para continuar haciendo las cosas bien en su relación con Rafi porque la quiere. Y le aclara a su madre que no está saliendo con ella para hacerla enojar al tiempo que le pide llevarla a cenar el viernes por la noche cuando festejan el sabbath.
Finalmente Rafi y David van a cenar a casa de Lisa y durante la cena, la abuela de David le pregunta a Rafi si tiene pensado convertirse al judaísmo. Tras levantar la mesa Rafi y Lisa mantienen una conversación y Lisa le dice a Rafi que cree que ella es maravillosa y que lo suyo con ella no es algo personal, sino que lo que ella no quiere es que su hijo desista de su fe. Ante ésta declaración la joven aclara que ella no quiere que sus hijos no tengan una religión y Lisa la interrumpe preguntándole si tiene pensado tener hijos con su hijo, y le pide por favor que piense lo que dice.
Días después David visita a su madre, quien le dice que no se opone a lo suyo con Rafi, pero le aclara que el amor no es para siempre y no es suficiente para mantener una relación a largo plazo y que a veces está bien amar a alguien, aprender algo de esa relación y seguir…De ésta manera mantiene su discurso inicial y sigue oponiéndose a la relación aunque de una manera menos ruda que al principio. A pesar de esto, David insiste en estar con Rafi y quiere tener un hijo con ella porque sabe que eso es lo que ella quiere. Rafi se niega porque dice que lo ama mucho como para hacerle eso y decide separarse de él. El film termina habiendo pasado un año de los hechos relatados, cuando ellos se encuentran en un bar de casualidad y se miran sonriéndose sin decirse nada.
Para el análisis del circuito de la responsabilidad elegiré el personaje de Lisa, intentando ubicar las categorías de azar y necesidad.
Fariña dijo, en una de sus clases de este verano, que el azar es una coincidencia temporal, que des-conecta causa y efecto y permite entrar un elemento nuevo. Pero no alcanza con que el azar nos ponga frente a nosotros la oportunidad para que nos interroguemos. En el film analizado ubico el azar en el hecho de que Lisa es la terapeuta de Rafi y, es a raíz de los consejos que Lisa le da, que Rafi acaba teniendo una relación con el hijo de Lisa. Consejos que, por otra parte, Lisa jamás le hubiera dado a su propio hijo.
Cuando hablamos de necesidad, hablamos de la determinación significante. Aunque ésta determinación no es absoluta, el ser humano se encuentra atravesado por el lenguaje y por ende alienado a los significantes del Otro primordial. La necesidad es algo externo al sujeto pero no por ello es ajeno al mismo. En el film presentado, Lisa está determinada simbólicamente por las enseñanzas de la religión judía que sus padres le transmitieron, haciendo que ella, a su vez, insista en transmitírsela a sus hijos.
Para realizar el circuito de la responsabilidad es necesario ubicar al menos dos tiempos lógicos y no cronológicos, debido a que el tiempo 1 es fundado y resignificado a partir de la interpelación que se produce en la persona en el tiempo 2. En el tiempo 3, si lo hubiera, se ubica la responsabilidad subjetiva, “aquella que se configura a partir de la noción de sujeto del inconciente; sujeto no autónomo que, por definición no es dueño de su voluntad e intención ”
En el primer tiempo, tal como sostiene Domínguez, `` se realiza una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en el que el sujeto se halla inmerso y que, se supone, se agota en los fines para los que fue realizada, la cual se ve confrontada en un tiempo 2 con algún indicador que señala un exceso en lo acontecido otrora; tiempo donde el universo particular soportado en las certidumbres yóicas se resquebraja posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenía al comienzo del mismo ´´.
Dentro del film ubicaremos este tiempo 1 cuando Lisa, dentro de su universo de discurso como psicoanalista, alienta a su paciente a que continúe con la relación que mantiene con un joven 14 años menor que ella, argumentado que debe vivir la vida y disfrutar del presente sin detenerse a pensar si esa relación se volverá o no seria. De esta manera, Lisa mantiene una postura completamente diferente a la que sostiene en su universo de discurso como madre, desde el cual aconseja a su hijo exactamente lo contrario cuando éste le cuenta que sale con una mujer tan sólo cuatro años mayor que él, no judía y con quien no planea casarse.
Respecto al tiempo 2, Domínguez plantea que ``el sujeto se ve interpelado por ciertos elementos disonantes ´´. Algo no salió como la persona esperaba y se cuestiona la acción del tiempo 1. En el tiempo 2 se produce una interpelación del sujeto, que proviene desde afuera y que hace que el universo particular que se encontraba soportado en las certidumbres yóicas se quiebre dando lugar a la posible aparición de una pregunta acerca de cuál fue la posición que el sujeto tenía al emprender la acción del tiempo 1. ``Dado un tiempo 2, el de la interpelación, la ligadura al tiempo 1 es ya una obligación a responder a esa interpelación. No hay forma de no responder, pues la interpelación exige respuesta ´´. En el film ubicamos un tiempo 2 cuando Lisa en plena sesión dice que no puede continuar atendiendo a Rafi porque ella es la madre de su novio. Ante esta confesión, su paciente la acusa de querer manejarle la vida a su hijo dado que Lisa siguió el tratamiento con Rafi aún sabiendo que tenía una relación con su él. ¿ Por qué Lisa continuó el tratamiento bajo esas circunstancias? y ¿Cómo responde Lisa? Si aparece un tiempo 3, es porque surge la responsabilidad subjetiva que produce una resignificación de la acción del tiempo 1 y un cambio de posición respecto a la misma. Si hay responsabilidad subjetiva, hay culpa y singularidad en situación porque no se concluye el circuito de la responsabilidad con una respuesta moral, sino que se abriría el universo al responder aceptando sus falencias (querer imponerle a su hijo que debe casarse con una mujer judía). Pero si nada de esto aparece, habría una respuesta moral que mantendría ese universo cerrado no permitiendo la emergencia de una singularidad en situación.
Lisa responde a la interpelación explicando que todo lo que hizo, lo hizo por su paciente y su bienestar y nada más que por eso. Tal como plantea D ´Amore ``la negación es una alternativa a la interpelación y encuentra su mejor aliado en la proyección ´´. Lisa, al decir que siguió solo por Rafi, no se hace responsable del deseo que movió su accionar. Su responsabilidad es moral, y el que responde es el Yo de la intención (quien no es dueño de su deseo) desde el eje de lo particular, lo cual anula el eje de lo Universal-Singular, eje en el cual se ubicaría el deseo inconciente del sujeto.
Decimos que ``hay un lazo asociativo entre el tiempo 1 y el tiempo 2, una hipótesis clínica que sitúe la naturaleza de esa ligadura. Si algo ha emergido en el tiempo 2 desligado del universo particular, éste buscará re-ligarlo hallando una explicación a su presencia ´´. Esta ligazón hace volver al tiempo 1 resignificándolo. Podríamos decir que Lisa intenta controlar con quien se casa y tiene hijos su hijo David imponiéndole la religión como guía para evaluar sus elecciones. Al ser interpelada sobre su intención de controlar la vida de su hijo, Lisa lo niega y no se hace responsable de su deseo. En lugar de ello, justifica su accionar alegando que hizo todo por el bienestar de su paciente. ``Anestesiada la culpa, no hay responsabilidad subjetiva ´´ . Hay una respuesta moral desde el eje de lo particular que anula el eje de lo universal-singular, imposibilitando la emergencia de una singularidad que haría desfallecer el particular previo. Estamos frente a un particularismo, cuando una parte del universo pretende imponer su regla particular como ley del todo y no se admite lo singular. De esta manera, ``el devenir particular deviene particularista si se niega la singularidad ´´.

Bibliografía

 D´Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 Dominguez, M.E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
 Lewkowicz, I.: Paradoja, infinito y negación. Clase dictada el 10/02/2004
 Salomone, G.Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: