por 

Segundo parcial domiciliario
Psicología, Ética y Derechos Humanos

Cátedra: I

Titular: Juan Jorge Fariña

Comisión de práctico: 14

Profesora: Marcela Brunetti

Alumno: Nicolás Leonardo Robles López

DNI: 33667343

Facultad de Psicología
UBA
16/11/2009

La película “Sector 9” del director Neill Blomkamp cuenta la historia de un agente del MNU (Multi Naciones Unidas), Wikus Van De Merwe, que es ascendido y debe dirigir un operativo para relocalizar a los extraterrestres que se encuentran viviendo en una villa en las afueras de Johannesburgo, Sudáfrica. El ascenso es promovido por su suegro que, al mismo tiempo, es su jefe. Wikus se encuentra feliz por el ascenso y hace cumplir todas las exigencias que marca la ley. Llega a quemar un depósito donde se encuentran bebés extraterrestres y hace bromas al respecto. Se lo ve sumiso en su relación con un militar que acompaña la misión, Koobus, a pesar de ser él el que está a cargo de la misma. También se lo ve miedoso cuando se cruzan con un jefe mafioso nigeriano que trafica armas en el Sector 9 (nombre de la villa que habitan los extraterrestres). En el transcurso del operativo, Wikus entra a la casa de un extraterrestre que posee un cilindro que contiene un fluido capaz de hacer funcionar la nave extraterrestre, lo que posibilitaría que los extraterrestres se fueran de la Tierra. Wikus lo encuentra y, debido al azar, el aparato se abre y rocía su cara con el liquido negro. Continúa con el operativo y golpea a la puerta de la casa de un extraterrestre, Christopher, que fue el que juntó el líquido negro para hacer funcionar la nave y huir de la Tierra hacia su planeta. Ante la negativa de Christopher de firmar la planilla para su relocalización en el nuevo lugar destinado para los alienígenos, Wikus entra a su casa y encuentra que está llena de computadoras. Le grita a un militar del MNU que hay que encerrar a Christopher porque seguro robó las computadoras. Luego de esto, Wikus se siente mal, vomita y decide dejar en libertad a Christopher (tiempo 1).

Wikus se desmaya en su casa y lo llevan al hospital, allí descubren que tiene un brazo alien. Se está transformando en uno de los extraterrestres. Ante esto, las autoridades del MNU deciden experimentar con Wikus para poder hacer funcionar las armas alienígenas, que son muy poderosas. Lo obligan a dispararle a cerdos, primero se rehusa, pero, ante la tortura, se predispone a colaborar. Cuando ve que en el campo de prueba de las armas hacen entrar a un extraterrestre, se niega a participar. Lo electrocutan y dispara, llora sintiendose culpable (tiempo 2). Luego quieren matarlo para sacarle toda la información genética posible para hacer funcionar las armas, Wikus se resiste, golpea a los médicos y huye del laboratorio. Es marginado por la gente en la calle. Él les dice: “Esta mano está bien”, haciendo referencia a la mano humana, para que no se asusten, la gente se asusta igual y Wikus termina refugiandose en el Sector 9. El padre de la esposa de Wikus le dice a ella: “Conoces a Wikus, él nunca fue un hombre fuerte”. Wikus roba un celular y llama a su esposa, ella le dice que no quiere verlo de nuevo. Él trata de cortarse el brazo alien, no lo hace. Pero se corta un dedo. Desangrándose, llega a la casa de Christopher y le pide ayuda porque lo están persiguiendo los de MNU. Allí Christopher le pregunta por el líquido, Wikus le dice que está en el edificio de MNU. Wikus descubre el plan de Christopher y la nave que lo va a llevar hasta la nave madre, suspendida arriba del Sector 9. Dice: “Esto es muy ilegal… Esto está muy bien…”. Christopher le dice a Wikus que puede volverlo humano de nuevo, pero que tienen que ir a la nave madre. El hijo de Christopher compara su brazo con el de Wikus y dice: “Somos iguales”. Wikus responde: “No somos iguales”.

Wikus acude al jefe nigeriano en busca de armas para entrar al edificio de MNU, pero, al enterarse de que Wikus se está transformando en un alien, el jefe nigeriano quiere cortarle el brazo y comerselo para así tener el poder de manejar las armas alienígenas. Ante esto, Wikus pretende huir, pero, por casualidad posa la mano en un arma alien que se dispara, matando a un mafioso. Luego de esto, escapa con las armas.

En el edificio de MNU le disparan a Wikus y él se defiende, mata un guardia. Christopher le dice: “dijiste que no los matariamos”. Wikus le dice: “Él me disparó”. Christopher entra al laboratorio y ve todos los experimentos que estuvieron haciendo con los extraterrestres. Wikus le dice que no se preocupe por eso. Le dice que no tenía idea de lo que hacían en el laboratorio, que no sabía que le hacían eso a ellos.

Cuando llegan a la casa de Christopher, Christopher le dice a Wikus que va a tardar 3 años en hacer que vuelva a ser humano porque tiene que ir a su planeta y volver a la Tierra para salvar a su gente, para que no les hagan más experimentos médicos. Wikus se desespera y le dice: “Por culpa de esa cosa tuya soy un experimento médico”. Christopher se quiere ir a la nave, pero Wikus lo desmaya de un golpe y se mete en la nave. Wikus prende la nave y quiere subir a la nave madre, pero le disparan un cohete y cae. Koobus arresta a Wikus, los nigerianos lo rescatan para sacarle el brazo. El hijo de Christopher prende la nave madre y usa desde la nave un robot que tenían los nigerianos y salva a Wikus de que lo maten. Wikus ve cómo Koobus golpea a Christopher para que le cuente qué estaba pasando con las naves, se siente culpable. Para escapar se sube al robot y ve de nuevo a Christopher, no trata de salvarlo. Koobus lo enfrenta y, como ve que se está por ir, le dice: “Corre Wikus… Y sigue corriendo maldito cobarde”. Wikus se va corriendo en el robot. Koobus ordena que maten a Christopher. Wikus se para, mira la nave madre moverse, llora y escucha que van a matar a Christopher (tiempo 3). Vuelve, mata a los soldados y salva a Christopher. Le dice: “Voy a sacarte de aquí, voy a llevarte a la nave, voy a llevarte con tu hijo”. Escapan juntos, pero le disparan a Wikus por la espalda y cae, le dice a Christopher que se vaya, que él los va a detener ahí. Christopher le dice que no lo va a dejar sólo, que va a volver por él. Wikus se enfrenta a los soldados y detiene un cohete que dispara Koobus contra la nave en la que están Christopher y su hijo. Se enfrenta con Koobus y le dice: “Quieres jugar conmigo Koobus, ¡maldito!”. Una camioneta atropella el robot y se cae al piso, se rompe y Wikus mira a la nave entrar a la nave madre. Dice: “Vamos, ve a casa”. Koobus le dispara por la espalda. Christopher llega a la nave madre. Koobus le dice a Wikus que va matarlo. Aparecen otros aliens, Koobus les dispara pero los aliens lo matan. La nave madre alien despega y se va, Wikus esboza una sonrisa y asiente con la cabeza. Se ve a Christopher compungido.

De lo anteriormente expuesto de la película se puede ver cómo Wikus atraviesa del circuito de la responsabilidad. Se observa que Wikus al principio es un empleado afable que cumple con las tareas que le son asignadas en el MNU. Pero, por cuestiones del azar, encuentra a los extraterrestres preparando el liquido antes de que pudieran utilizarlo y, también debido al azar, cuando lo está manipulando el cilindro se abre y le rocía la cara con el líquido. Luego de esto, el proceso de conversión en extraterrestre es necesario, o sea, está determinado a continuar. Otro eje de determinación es el de su ascenso en el MNU, ya que desde el momento en que lo ascienden, se ve obligado a cumplir con el operativo que le encomendó su jefe.

En el tiempo 1, se puede ver que Wikus deja en libertad a Christopher a pesar de tener la intención de encerrarlo. Deja de ser el sujeto autónomo tal cual lo considera el discurso jurídico, un sujeto “capaz de hacerse responsable, no sólo por sus acciones sino también por sus elecciones y decisiones” . Ya no es más “el sujeto de la voluntad y la intención” ya que deja en libertad a Christopher sin siquiera preguntarse por qué desdice una orden que había dado pocos minutos antes. Por otro lado, no le da mucha importancia a la decisión.

Luego, cuando utilizan a Wikus para dispararle a un extraterrestre, aflora la culpa. Esto nos demuestra que Wikus está en el tiempo 2 y que está transitando el circuito de la responsabilidad ya que la culpa es “condición para el circuito de la responsabilidad subjetiva” p. 150. Tiempo 2 en el que “el universo particular soportado en las certidumbres yoicas se resquebraja posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenía al comienzo del mismo” . Wikus se siente interpelado por la posición en la que se encontraba y ya empieza a cuestionarse. Las maneras que tiene de solucionar esta interpelación a lo largo de la película son varias. Primero, niega aquello que le está sucediendo, le dice a la gente que tiene una mano sana aparte de la otra que se está transformando. Luego, trata de cortarse el brazo, negando la transformación. Después le dice al hijo de Christopher que no son iguales. Al verse confrontado por Christopher debido a los experimentos, proyecta y le echa la culpa al liquido de que él sea un experimento médico. Luego, siente culpa por ver cómo Christopher es golpeado pero no hace nada para sacarlo de esa situación.

Pero, finalmente, se puede decir que Wikus se “confronta (…) con aquello que perteneciéndole le es ajeno” . Al escapar ante la posibilidad de salvar a Christopher, y luego de escuchar las palabras de Koobus, que lo increpa diciendole cobarde, se da un cambio de posición subjetiva en Wikus. Asume su responsabilidad subjetiva y vuelve a rescatar a Christopher. Hasta ahora, Wikus venía aceptando la culpa como culpa moral, recurriendo a particularismos que no posibilitaban el reconocimiento de la singularidad en situación. Wikus trata de escapar a la situación límite que se le presenta por distintas vías, ya sea negando lo que le estaba sucediendo o proyectando los problemas en el líquido. Ante esto, deja de asumir la culpa moralmente y asume la responsabilidad subjetiva por lo que le estaba sucediendo. Deja de huir ante las dificultades que se le presentan y no renuncia a proteger a Christopher. Reconoce aquello que lo había interpelado en el tiempo 2, que los extraterrestres son iguales a él. Así se entiende el tiempo 1, en el que deja en libertad a Christopher sin tener ningún motivo para hacerlo. Este cambio de posición subjetiva es lo que permite decir que la salvación de Christopher por parte de Wikus y su protección y satisfacción a la hora de verlo irse conforman un acto ético. Acto ético en el que se da el efecto-sujeto. Wikus deja de obedecer a la moral, se confronta con Koobus y decide cambiar su posición frente a él. Ya no va a ser un cobarde que no defienda aquello que siente. Se siente feliz cuando ve que Christopher y su hijo se van, en medio del dolor que está pasando por las heridas, sonríe.

A partir de lo desarrollado, podemos ver que en este caso, se da un cambio de posición subjetiva en Wikus. La hipótesis clínica que se puede arriesgar es que Wikus debe dar respuesta por su posicionamiento masoquista frente a la vida y los hechos que le acontecen. Esto en referencia a su relación con la aceptación obediente de las reglas que le impone su jefe y en relación a Koobus. Ambos lo tratan de cobarde y él se deja humillar por ellos sin reaccionar frente a estos embates. No sólo en relación a esto, sino que Wikus se ve imposibilitado de tomar acciones para modificar esto hasta que se ve interpelado por la obligación de hacerle daño a alguien indefenso como el extraterrestre que es utilizado para probar las armas alienígenas. Wikus realiza un acto ético que produce un sujeto barrado porque reconoce la falta en el Otro, puede comprender que él es igual a los extraterrestres, se identifica con ellos, llegando al punto cúlmine en el final de la película, en el que se lo ve completamente transformado en extraterrestre. Aquel punto de inconsistencia en el que algo lo interpela y le permite cuestionarse por su accionar pasado es lo que permite que se empiece a relacionar de otra manera con Christopher y su hijo. Ese horizonte en quiebra que es la ética es lo que le permite salir del registro imaginario, en el que se veía encerrado por buscar una salida dentro del plano yoico, negando lo que le pasaba, proyectando, sintiendo culpa moral. El acto ético posiciona a Wikus en el eje universal-singular, en el que reconocer la singularidad de la situación en la que se ve involucrado a partir de su posicionamiento original, dejando de lado los particularismos que taponarían la singularidad en situación y asumiendo la responsabilidad subjetiva, su verdad como sujeto.

Bibliografía:

• D`Amore, Oscar: “Responsabilidad subjetiva y culpa” en Clínica y deontología La transmisión de la ética. Vol I: Fundamentos, Letra Viva, Buenos Aires, 2008.
• Domínguez, María Elena: “Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis” en Clínica y deontología La transmisión de la ética. Vol I: Fundamentos, Letra Viva, Buenos Aires, 2008.
• Gutiérrez, Carlos: “Antígona y el rito funerario” (Cap. VII) en Ética: un horizonte en quiebra, Eudeba, Buenos Aires, 2008
• Michel Fariña, J.J. y Gutiérrez, C. (1996): Veinte años son nada. Causas y azares, Número 3, Buenos Aires.
• Michel Fariña, J.J.: “Interés ético de la tragedia” (Cap. V), “Del acto ético” (Cap. VI) en Ética: un horizonte en quiebra, Eudeba, Buenos Aires, 2008.
• Mosca, Juan Carlos: “Responsabilidad: otro nombre del Sujeto” (Cap. VIII) en Ética: un horizonte en quiebra, Eudeba, Buenos Aires, 2008.
• Salomone, Gabriela: “El sujeto autónomo y la responsabilidad” en Clínica y deontología, La transmisión de la ética. Vol I: Fundamentos, Letra Viva, Buenos Aires, 2008.
• Salomone, Gabriela: “El sujeto dividido y la responsabilidad” en Clínica y deontología, La transmisión de la ética. Vol I: Fundamentos, Letra Viva, Buenos Aires, 2008.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: