Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Sentencia previa >

por 

Psicología, ética y
Derechos Humanos.
Cátedra I: Prof. Tit. Reg: Lic. Juan Jorge Michel Fariña

Segundo parcial
Primer Cuatrimestre 2010

Comisión: 22
A.T.P.: Somoza, Ivana Barón

Integrantes:
Aruanno, Yanina Natalia L.U: 328318190 Mail: yna87@hotmail.com
Aloy, Cecilia Fernanda LU.: 306005030 Mail: ceci_aloy@hotmail.com

Consigna de la evaluación:
1. Tomando en cuenta el comentario sobre el film: ¿Cuál es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone el autor alguna hipó-tesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela consignando los indicadores.

El análisis de la responsabilidad subjetiva en el comentario se centra en John Ander-ton, un eficiente policía del Pre-crimen, que desde la “desaparición” de su hijo vive sus días capturando a futuros asesinos para intentar eliminar los homicidios en su totalidad, mientras que por las noches reitera una y otra vez hologramas de su perfecta vida antes de este incidente. Todas estas reacciones no son más que formas desplazadas de la cul-pa que se evidencian en el yo como la ausencia de la responsabilidad, en otras palabras: “Cuando la responsabilidad del sujeto se halle ausente, aparecerá como sustituto, como contraparte, el sentimiento de culpa” . La culpa excesiva, el querer pagar de más por un hecho, es no querer hacerse responsable de lo que realmente sucede. La responsabilidad subjetiva viene a instalarse en una grieta entre necesidad y azar interpelando al sujeto a responder por su acto, a hacerse cargo de éste.
A lo largo del film John Anderton va lidiando con su sentimiento de culpa. Pasa de transitar por las peligrosas calles nocturnas en busca de drogas a huir hacía la cabaña de su ex mujer con la que volverá a hablar de Sean, de sus sentimientos y de cuánto le gus-taría encontrarlo. La solución que propone Fariña en el comentario es la de hablar, volver a incluir en la cadena asociativa a ese niño desaparecido y así poder tramitar el duelo. El yo no es responsable de su deseo pero sí de ponerlo en acto. Por el precio del deseo se carga con la culpa.

2. Sugiera el circuito de la responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.

T1: John busca al hombre que los Precogs predijeron que iba a matar. Cuando lo encuen-tra y descubre que es aparentemente el raptor de su hijo toma el arma, lo apunta y se decide a matarlo.

Hipótesis Clínica: En esta perseverancia de John por encontrar a la víctima y fi-nalmente decidir matarlo sabiendo cuáles serían sus consecuencias, podríamos conjeturar que inconscientemente John quería ser encarcelado y cumplir con la predicción aunque tuviera todas las herramientas para no hacerlo puesto que su deseo inconsciente estaría reclamando un castigo por haber sido el culpable de la desaparición de Sean.

T2: Cuando el reloj marca la hora justa donde debería suceder el homicidio Anderton baja el arma y decide no disparar, es en ese momento cuando Crow confiesa ser el actor de una misteriosa trampa. Este hecho interpela a Anderton y lo hace pensar sobre el error que hubiera cometido.

T3: Pone fin a seis años de repetición. Va en busca de su mujer para poder hablar de ese niño desaparecido. Terminan con el trauma. No importa si esa decisión es la adecuada o no, va más allá de eso pues se sustrae del consenso, es un acto en soledad del cual ad-viene el sujeto.

3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.

Los griegos sabían que no siempre somos responsables de todo lo que nos pasa sino que cuando la situación está regida íntegramente por azar o íntegramente por necesidad, el sujeto no puede hacer nada. En una situación de necesidad hay una imposición que le cierra las posibilidades al sujeto; por otro lado, cuando una situación es azarosa las cosas que suceden son inesperadas para la voluntad del sujeto, son arbitrarias.
La necesidad es algo determinado, podemos reconocer una causa y efecto siempre que las condiciones sean las mismas. Un hecho así son las visiones que tienen los Pre-cogs, los crímenes siempre serán cometidos una vez profetizados. Sin embargo, Anderton descubre un elemento azaroso en esta perfecta máquina anti crimen que es el “Minority Report”; los tres hermanos no siempre están de acuerdo con lo que sucederá siendo Agatha la que siempre vea esta secuencia alternativa y que depende del azar. Este des-cubrimiento pone en tela de juicio el magistral funcionamiento del sistema, diluyendo el determinismo que las autoridades pretendían imprimirle.
John busca desesperadamente ese reporte minoritario, aquella alternativa que dis-crepa con la mayoría, y descubre que su reporte no existe. Nuevamente lo acecha la ne-cesidad del cumplimiento de la profecía, y como si fuera poco, la víctima podría ser el captor de su hijo. Al parecer a John no le quedaba alternativa, sin embargo, decide no matarlo y rehacer su vida, que la víctima finalmente muera es una cuestión de azar puesto que John jamás podría haber sabido que si no lo mataba su familia no recibía el seguro y como consecuencia el hombre se suicidaría. Se inscribe, entonces, la responsabilidad subjetiva entre la necesidad y el azar.

4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.

La definición clásica de responsabilidad hace referencia a aquel del que se espera una respuesta. Desde el ámbito de la responsabilidad jurídica el sujeto es considerado un “sujeto de derecho”, consciente, autónomo, capaz de hacerse responsable de sus accio-nes, elecciones y decisiones. De este modo una persona es imputable cuando existe ra-zón e intención de cometer un crimen; sin embargo hay excepciones a esta regla donde el sujeto es considerado inimputable, por ejemplo, en casos de locura, sujetos bajo el efecto de sustancias o bajo el dominio de una emoción violenta, etc. En razón de esto si no tiene dominio de sus facultades mentales, la responsabilidad se anula porque no puede mani-festar su intención voluntaria. Si no es autónomo, se lo exime de la responsabilidad jurídi-ca. El sujeto de derecho es imputable y es capaz de responder por sus actos, dependien-do el grado de conciencia que se tiene al cometer un hecho ilícito.
En la responsabilidad subjetiva las cosas son diferentes, no hay un sujeto de antema-no sino que se forma en el acto. “Un acto implica una decisión tomada por fuera de los otros, sin los otros. Implica una decisión por fuera de lo moral, una decisión por fuera de la ley” . Aquí no se tiene en cuenta al sujeto autónomo y consciente, sino que se pone en juego el deseo, el sujeto inconsciente sin la mediación de la voluntad ni la razón. Este acto tiene consecuencias para quien lo produce y para los demás. Es una decisión toma-da en soledad, más allá del síntoma, de la política y del futuro.
John se siente culpable por la desaparición de Sean y en lo único que piensa en los últimos años es en encontrarse con el secuestrador de su hijo. Hay un síntoma en la fami-lia, algo siniestro, secreto, de lo que no se puede hablar y que terminó por destruir la pare-ja de Sara y John. Es necesario que surja algo de la responsabilidad subjetiva para poder seguir adelante, el yo no es responsable de su deseo pero sí de ponerlo en acto.
Ambos sujetos logran poner el deseo en acto: John cuando decide ir con su espo-sa y seguir con su vida toma una decisión en soledad, dejando de lado los fantasmas de lo que vendrá; y Sara, cuando toma la decisión de creer en su marido y liberarlo del Halo que lo encarcela por un crimen que no cometió. Ambos de perdonan y dejan los fantas-mas de la culpa de lado precipitándose en una acción temeraria.

5. Compare conceptualmente el caso presentado con el de Ibbieta.

Ibbieta es capturado por los Falangistas quienes le piden que revele el paradero de su amigo Gris puesto que de lo contrario tendrán que matarlo. Esta presión a la que lo someten los guardias es una situación de necesidad donde podemos ver claramente una causa y un efecto: si no confiesa el paradero de Gris van a matarlo. Luego de pasar toda la noche despierto para no perder ni un solo minuto de vida durmiendo, se llevan a dos compañeros que estaban en la misma celda con él y se procede a ejecutarlos. Ibbieta escucha los disparos y sabe que su momento está por llegar, vienen los guardias y se lo llevan, pero para su sorpresa lo trasladan nuevamente a una sala de interrogación donde vuelven a hacerle la oferta. Le dan 15 minutos para pensar y cuando reiteran la pregunta por el paradero de Gris, Ibbieta dice que se encuentra en el cementerio con la intención de hacerles una broma a los guardias puesto que en ese momento ya nada le importaba. Que finalmente Gris se encontrara en el cementerio y los falangistas lo ejecutaran es obra del azar. Sin embargo, Ibbieta podría no haber hablado, no haber dicho ni una palabra, pero lo hizo, decidió hablar, tomando así cierta posición que lo hace responsable subjeti-vamente por lo sucedido, dado que inconscientemente podríamos dilucidar su deseo de seguir viviendo.
En el caso de John la víctima a la cual finalmente decide no matar, igualmente termina muriendo como en el caso de Ibbieta, puesto que el azar interviene en ambas situaciones. Anderton no podría haberse imaginado que si no lo mataba el hombre se suicidaría. Pero a su vez, al igual que Ibbieta si no hubiera hablado, podría haberle hecho caso a Agatha y no haber ido en búsqueda de la víctima, podría haber demostrado que era inocente sólo quedándose inmóvil hasta que pasara el momento dónde se produciría el crimen; pero no fue así, Anderton tenía que saber, quizás porque inconscientemente sabía que al único hombre que mataría en su vida sería al asesino de su hijo.

Bibliografía
• D´Amore, O. (2006) Responsabilidad y culpa. En La transmisión ética. Clínica y deontología, Vol. I: Fundamentos. Letra Viva.
• Mosca, J. C (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: Un hori-zonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
• Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causa y azares. Numero 3.Buenos Aires.
• Jinkins, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires
• Lewkowicz, I. y Gutiérrez, C.: “Memoria, victima y sujeto”, en Índice, publicación de la DAIA, 2005.
• Kletnicki, A.: Niños desaparecidos: lógica genocida y apropiación ilegal. En Daniel Feirstein y Guilleromo Levy (comp..): Hasta que la muerte nos separe. Poder y practicas Sociales Genocidas en América Latina. Ediciones Al Margen, Buenos Ai-res, 2004.
• Alemán, J. (2003): Nota sobre Lacan y Sarte: El decisionismo. En Derivas del dis-curso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga.
• Ariel, A. La responsabilidad ante el aborto. Ficha de cátedra. Mimeo. Publicado en la página web de la cátedra.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: