Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Sentencia previa >

por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

FACULTAD DE PSICOLOGIA

Psicología, Ética y D.D.H.H.
Cátedra: Fariña

2 Do Parcial Domiciliario

Alumnas:
Paula Oppedisano Lu 31009466/0
Gimena Puente Lu 30454260/0

Docente: Mercadel Gabriela
Film: Minority Report

1º cuatrimestre 2010

Consigna de Evaluación

1- Tomando en cuenta el comentario sobre el film: ¿Cuál es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone el autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela consignado los indicadores.
2- Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.
3- Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.
4- Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso de que exista alguna relación con la responsabilidad subjetiva.
5- ¿Cuáles son los elementos comunes entre el caso presentado y el de Ibbieta? (cuento “El muro, de Jean Paul Sartre).

Resumen argumental del film Minority Report

En el año 2054 existe una división policíaca que se encarga de atrapar a futuros criminales, gracias a los poderes de tres mutantes. John Anderton, uno de los miembros de ese cuerpo, descubre que él será acusado por un asesinato que todavía no cometió y decide huir para encontrar una prueba que lo salve de ser apresado por sus compañeros.

El personaje que decidimos tomar de este film es John Anderton, este es un policía que ha perdido a su hijo cuando este tenía tres años. Los sucesos de este evento se desarrollaron en una pileta pública, donde padre e hijo están jugando, John se sumerge en el agua ya que jugaban a resistir sin respirar bajo el agua y cuando sale no lo encuentra, su hijo ha desaparecido.

A partir de este momento, John que es ascendido a detective ingresa a un proyecto llamado Precrimen, el cual tiene por objetivo, evitar asesinatos. Esto es propiciado por tres sujetos llamados precogs, estos son considerados por quienes participan en la organización como no humanos. El sistema funciona detectando anticipadamente los pensamientos criminales de las personas, si uno piensa o planifica un asesinato, estas personas por mutación genética lo pueden visualizar y así evitan el cometido. Es decir evitan el futuro, por tanto clausuran al sujeto ante la responsabilidad de decidir su acto. Según, el derecho jurídico son imputables quienes han realizado un hecho/conducta voluntaria, dentro de este concepto se encuentra la conciencia y fijación de meta y el cumplimiento de la misma . Por lo tanto no habría razón para considerarlos como punibles ya que el sistema precrimen evitaba la realización de la conducta. Además, quienes eran juzgados no solo eran condenados, sino que no se los rehabilitaba, no se les leían derechos, ni se les permitía un juicio sino que los ubicaban en una cámara que hacía las veces de cárcel donde permanecían por el resto de sus vidas.

La responsabilidad que le adjudicamos a John en este film seria: Evadir los sentimientos generados por la desaparición de su hijo, empleando como medio su adicción a las drogas y al trabajo, postergando así la elaboración de un duelo. Según Lacan “Duelo es un intento de inscribir la pérdida real de un objeto,… intentando producir la inscripción simbólica de lo real que irrumpe”. Además responsabilizamos a John de la confianza ciega, falta de autocrítica, que manifiesta por el sistema Precrimen ya que esto podría ser visto como una forma de sentirse útil ayudando a gente es decir reparar la pérdida de un hijo al cual no pudo ayudar. Por lo tanto seria responsable de negar que no todo lo puede, es decir no asumir la castración.
Las hipótesis que al parecernos se desprenden de la película son varias, entre ellas:
Hipótesis uno: el destino estaría regulado por el oráculo, no siendo este un dios sino los precognitivos, quienes en su condición de videntes preveen los acontecimientos.

Hipótesis dos: Los seres humanos son condenados por sus pensamientos y no así por sus actos. Frente a esto nos preguntamos qué sujeto podría vivir en un lugar así, si todos somos víctimas de nuestros pensamientos y fantasías, del inconsciente.
Hipótesis tres: El sistema precrimen se considera perfecto, ya que todos los casos que visualizaron estos, fueron detenidos, segundos antes de ser cometidos. Así, podíamos pensar que quienes promulgan la validez del sistema (John) no asumen nada del orden de la castración y por lo tanto no permiten la emergencia del sujeto del deseo.

Circuito de la responsabilidad
Aparece un nuevo caso de asesinato, este es visto cuatro días antes de ser cometido, John está haciendo el reconocimiento del caso cuando detecta que el próximo asesino será el. El no tiene ni idea de esto, y algo lo irrumpe, algo lo lleva a pensar que este sistema puede que no funcione, pero así y todo sigue el destino como si fuera un oráculo. Podríamos aquí hacer una comparación con Antígona, donde ella también está gobernada por el destino, en el punto que el oráculo lo predijo. La diferencia que encontramos con esta es la posición que adopta frente al edicto del rey y el asumir la responsabilidad de un acto que la conduce a la muerte.

John comienza a realizar todo tal cual la predicción, aquí podríamos ubicar el tiempo uno. Llegado al escenario donde cometería el crimen, aun sin saber porque tendría ganas de matar a alguien que no conocía, se encuentra con que este sujeto Leo Crow, era el asesino de su hijo Sean. John, que se había preguntado miles de veces que haría frente al asesino de su hijo, y tentado por resarcir su dolor, comienza a golpearlo continuando con las predicciones. Agatha que era su oráculo, le plantea que él tiene la posibilidad de decidir, que él ya conoce cual sería el futuro y que frente a esto tiene una opción. Diríamos que Agatha lo enfrenta con su deseo, e interpela al sujeto, sujeto que estaba ausente ya que su posición era más parecida a la de un autómata que la de una persona con sentimientos y deseos. Lo ubica en una posición en la que tiene que decidir si continua creyendo en el oráculo, en el Departamento de Precrimen o se enfrenta al deseo, a su deseo, y acepta la castración de que no todo se puede, podríamos pensar que Aghata ocupa la posición del analista que pone al sujeto ante un dilema del cual tiene siempre opciones. Es decir si se hace responsable de su deseo, por medio del cual podría elaborar el duelo por la “desaparición” de su hijo, o bien podría continuar eludiendo su responsabilidad. Aquí ubicamos el segundo tiempo lógico, en el cual adviene “una interpelación que el sujeto recibe a partir de indicadores que lo ponen sobre aviso de que algo anduvo mal” podemos ubicar cierta interrogación acerca del tiempo uno.

Finalmente observamos que John decide no matar a Leo Crow, le lee sus derechos. Situación que sorprende en la película, ya que las técnicas que usaba el sistema precrimen, eran tan intrusivas que no daba lugar a un sujeto ni de derecho ni un sujeto del deseo. Leo Crow aprieta el gatillo del arma que estaba en poder de John luego de decirle que a él le habían pagado para fingir que había secuestrado al hijo, y que necesitaba morir para cobrar la plata, y que quien le pago confiaba ciegamente en que la predicción se llevaría a cabo. A partir de este momento, se despliega en el film el tiempo tres, este, implica la responsabilidad subjetiva, que es “otro nombre del sujeto” –vale decir que en el acto ético el sujeto aflora y se asume como responsable-, en el cual se abre realmente la pregunta por la implicación en esa acción primera, dando lugar al acto ético en la que el sujeto se produce como sujeto de deseo inconsciente, asumiendo las consecuencias de sus actos, desde la responsabilidad subjetiva. Responsable, según Jinkins, es aquel de quien se espera una respuesta. La respuesta siempre está y no implica una toma de decisión o un acto, pero sí que el sujeto se involucre con su actuar.

De este modo, consideramos que John comienza a tratar de hacerse responsable del deseo puesto en la acción, de manera de generar un develamiento de la imperfección de este sistema y de todo lo que el hombre crea. Recupera el vínculo con su esposa, el cual lo había perdido por dedicarse obsesivamente a su trabajo el cual le permitía encontrar una fórmula reparatoria a la desaparición de su hijo.

Algo que nos llamo la atención durante toda la película, que se lo puede observar como una metonimia que se desplaza de una escena a otra, es que el hijo deseaba ser como él y correr fuerte, John cuando estaba en apuros por ser perseguido se larga a correr, y dice todos corren, y a lo último, antes de que el vaya preso, Agatha le grita: CORREEE!!! La lectura que le damos a la repetición de este significante, es que él se la paso corriendo, huyendo, sin embargo al final luego de hacerse responsable, y frente al decir del oráculo, de que corra el no lo hizo, se quedo y fue detenido. No corrió, se detuvo. Se detuvo frente a su deseo, beso a su mujer y le dijo te amo.

Los tres tiempos referidos aquí son lógicos, es decir que no son cronológicos. Cada uno supone una posición diferente: en el primero, un sujeto que puede hacer pleno uso de sus facultades mentales, su conciencia, hace algo que decide según su intención. Luego surge el sujeto de la interrogación, de la pregunta por su acción. Por último, en el tercer tiempo lógico, el sujeto queda conmovido por lo que hizo, o mejor dicho, por lo que hizo sin saber lo que hacía. El sujeto entonces se implica, en el tiempo tres, con la consecuencia de su acción, lo cual no quiere decir que necesariamente esto lo lleve a tomar una decisión al acto. La respuesta en este tiempo también puede ser que se vuelva conciente de algo de su deseo, como sucede en el caso de Ibbieta; y como observamos en John, ya que algo cambia de su posición subjetiva, deja de consumir drogas, se permite llorar frente a Lara, la esposa, por la pérdida de su hijo, logra disolver este sistema que el profesaba como perfecto, quizá asumiendo así algo del orden de su deseo, quizá todo esto es lo que le permitirá comenzar a elaborar el duelo por la pérdida de su hijo.

Respecto a la culpa y la responsabilidad jurídica, consideramos que no es John responsable de los crímenes que se le imputan, dado que el no apretó el gatillo, su voluntad no era la de matarlo, sino llevarlo detenido, respetándolo como un sujeto con derechos.
Aunque podríamos ubicar que la desaparición de su hijo puede ser la causa de un acto negligente, por lo que respecto a esto tendría cierta responsabilidad jurídica. En relación a esta, la definimos como un concepto jurídico que se refiere a las conductas que ponen en riesgo o dañan directamente aquellos bienes tutelados por las leyes y las normas deontológicas. Por esto conisderamos a John como imprudente, por proceder con falta de tacto, cautela y discernimiento, que lo llevan a asumir riesgos innecesarios. Citando a Jinkis consideramos ser “Responsable: no digo conciente de lo que hace ni que se hace cargo de lo que dice, sino culpable de lo que hace y dice” .
Azar y Necesidad
La necesidad anuda las causas con sus efectos mientras que el azar se encarga de desanudarlos. Es en la grieta que existe entre ellos, que aparece la dimensión de la responsabilidad. Si el azar y/o la necesidad rigieran por completo, no habría lugar a la pregunta por la responsabilidad subjetiva. El azar no puede ser anticipado, en cambio la necesidad podría anticiparse.
En este caso lo azaroso podría ser que el hijo de John se encontrará en una pileta de natación y no en otro lugar.
Lo necesario, que está por fuera de la voluntad humana, lo inexorable. En este caso podríamos articularlo a las predicciones realizadas por los precogs, dado que ellos poseen un poder especial que esta por fuera de su voluntad.

Elementos comunes entre el caso presentado y el de Ibbieta

En relato del cuento “El muro” de J. P. Sartre de lo que se trata es de las decisiones en torno a la vida propia o del otro. En cuanto a la película Minority Report se trataría de asumir la finitud de la vida, la castración. En este punto podríamos pensar que Ibbieta, había asumido algo de este orden, ya que se había dado cuenta de que todos eran mortales, y por tanto como decía él “la muerte sigue pendiendo de mi cabeza”. En el caso de John este solo al final de la película, puede al comenzar a elaborar el duelo por la desaparición de su hijo, empezar a elaborar algo de este orden.
Por otro lado, podríamos pensar que en el caso de Ibbieta, cuando al intentar burlar a los oficiales, y menciona que Gris estaba en el cementerio, “el azar quiso que con su elección de una confesión mentirosa terminara sin saberlo, diciendo la verdad”,
En el caso de John lo que podemos observar es que su elección de develar el porqué querría matar a alguien, fue lo que lo impulso a asumir una nueva posición, por lo tanto en este punto, podemos decir: que como en el juego de ajedrez, la obligación de jugar esta, aunque tácticamente no convenga, se hace la jugada acorde con el deseo,.. y se somete así a las consecuencias.
Hablamos de ética como un horizonte en quiebra, porque roza algo del deseo, se rompe la completud dada (o supuesta) y se da paso a lo simbólico que posibilita la interrogación, abriendo el circuito de la responsabilidad.

Referencias bibliograficas:

Michel Fariña, J. (1998). El interés ético de la tragedia (Cap. V). Del acto ético (Cap. VI). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.

Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.

Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Alemán, J. (2003): Nota sobre Lacan y Sartre: El decisionismo. En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga.

Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Varela, O. Sarmiento, A., Puhl, S., Izcurdia, M. “Psicología Jurídica”. JCE Ediciones, 2010 Bs. As. Caps. Conceptualizaciones sobre Derecho Penal y Teoría del Delito; y Proceso Penal.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: