Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Sexto sentido >

por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

PSICOLOGÍA, ÉTICA Y DERECHOS HUMANOS
CÁTEDRA I: Fariña

Segunda evaluación

ALUMNAS:
MIGASSO, ANA CLARA LU.: 316975980

RIVARA, CAROLINA LU.: 269705710

Nº COMISIÓN: 10

DOCENTES: MARÍA ELENA, DOMÍNGUEZ

FECHA DE ENTREGA: 10-06-2010

DESARROLLO:
La creación cinematográfica elegida para el desarrollo del presente trabajo es “El sexto sentido” de M. Night Shyamala, un film del año (1999) protagonizado por Bruce Willis. Dicho argumento es el siguiente: el psicólogo infantil, Malcolm Crowe (Bruce Willis), vive con el horrible recuerdo de un paciente al cual trató erróneamente y a quien condujo a la desgracia intentando ayudarle. En su búsqueda de redención se fija en Colé (Haley Joel Osment), un niño de 9 años extraño e introvertido que necesita un tratamiento inminente. Decidido a compensar su pasado error, Malcolm tratará de acercarse a él y ayudarle, y poco a poco, irá ganándose su confianza.
La escena que recortamos del film es cuando el Dr. Malcolm Crowe, está en su casa con su mujer festejando por la obtención de un premio que recibió por sus esfuerzos con los niños. Ellos descubren que no están solos; un hombre perturbado y semidesnudo aparece en la puerta del baño con un arma, Vincent. Dice "no quiero tener miedo nunca más." Está enojado porque Crowe no lo había ayudado, y Crowe se da cuenta que es un ex paciente que había tratado de niño por sus alucinaciones. Insulta a Crowe por su incapacidad para ayudarlo y le dispara en el estómago. Segundos más tarde se suicida. La escena se desvanece con la esposa de Malcolm a su lado, ayudándole.
Meses más tarde, al siguiente otoño, Malcolm vuelve a trabajar con otro niño asustado, Colé Sear, de 9 años, con un problema similar al de Vincent. Malcolm se dedica a su nuevo paciente, aunque está inseguro de su capacidad de ayudarlo luego de su fracaso con Vincent.

COMENTARIO DE EDUARDO LASO
Luego de haber leído lo enunciado por Laso acerca de la película "El sexto sentido", encontramos que este autor toma como personaje principal para ubicar el circuito de la responsabilidad subjetiva al Doctor Crowe.
Podemos inferir que Laso estaría planteando como una posible hipótesis clínica, que Crowe tiene una estructura neurótica obsesiva, la cual quedaría de manifiesto en el no hacerse cargo de sus deseos, la postergación y la procrastinación de ellos. El Dr. Crowe, tiene una doble deuda: marital y profesional. El ha postergado a su mujer por su trabajo, y no ha sabido escuchar a un paciente.
En ese borde entre la vida y la muerte, la deuda y su saldo, la memoria y el olvido, la culpa y la responsabilidad, allí se encuentran nuestros fantasmas.
Los fantasmas aterrorizan a los que los ven, pero no son necesariamente malvados. Ellos suelen encarnar un daño en el orden simbólico humano que debe ser restablecido, el retorno de algo que no fue escuchado. Su presencia denuncia algo de lo que el mundo no quiere saber nada. En este caso de lo que Crowe no quiere saber nada es de esta deuda simbólica en juego. "Dime qué fantasma te acosa y te diré qué deuda simbólica está en juego".
Con respecto a lo planteado por Eduardo Laso, nosotras también tomaremos como personaje principal del circuito de responsabilidad al Doctor Malcolm Crowe, pero a diferencia de este autor, plantearemos otro circuito de la responsabilidad, y a partir de ello, una hipótesis clínica que creemos más pertinente para nuestros tiempos.

CIRCUITO DE LA RESPONSABILIDAD:
Tomamos como tiempo 1 a la escena en la cual el doctor Crowe está festejando en el living de su casa el reconocimiento que le acaban de hacer, el cual está representado con una placa donde se plasman las siguientes palabras: "En reconocimiento de su extraordinaria labor en el campo de la psicología infantil su dedicación al trabajo y sus continuos esfuerzos por mejorar la calidad de vida de innumerables niños y sus familias, la ciudad de Filadelfia, con orgullo otorga a su hijo el doctor Malcolm Crowe esta mención de honor por excelencia profesional". En este momento se realiza una acción determinada (el festejo que lleva a cabo el psicólogo por su gran reconocimiento) en que el sujeto se halla inmerso y que, se supone, se agota en los fines para los que fue realizada. Cabría aclarar que en esta escena consideramos que habría algo en él del orden de la omnipotencia y de la creencia de su grandeza en relación a lo que compete a su profesión como psicólogo, ya que si bien está festejando por dicho reconocimiento, plantea que esa placa tendría que ser colgada en el baño, sinónimo de que ya sabría de su excelencia profesional mas allá de dicho reconocimiento. Pero hay un tiempo 2 en el que el sujeto se encuentra con algo inesperado, sorpresivo, imprevisto. Es el tiempo de la "interpelación subjetiva", en el que algo de esa certeza, de esa intención consciente, se resquebraja y el sujeto se ve convocado a responder por ello. En la segunda escena que trascurre en la habitación de su casa se encuentra el doctor Crowe con la ventana rota. Al darse vuelta se le presenta un sujeto desnudo en el baño de ésta habitación, que Malcolm no reconoce en un primer momento, pero éste le dice "¿No reconoce usted a sus pacientes?", "¿No me reconoce héroe?" (Con cierta ironía), a lo cual luego de pensar un poco el doctor lo reconoce como su ex paciente, llamándolo Vincent. Este último le reprocha que le falló y, acto seguido, le dispara y se suicida. La sanción del Otro, rol que viene a cumplir Vincent, marca que algo de la acción emprendida en ese primer tiempo (su festejo por el reconocimiento, que viene a afirmarle su anterior pensamiento de grandeza con respecto a su labor profesional), se dio más allá o más acá de lo esperado, cuestionando la posición del sujeto respecto a dicho comportamiento y provocando que el universo particular tambalee. Podríamos pensar que el doctor Crowe no quería que Vincent se suicide, pero hay algo de lo que él hizo, que produjo su muerte. Se siente responsable, se produce una interpelación interna, subjetiva, una resignificación del tiempo 1. Con el tiempo 2 podemos observar que hay un indicador que le señala un exceso en lo acontecido otrora, tiempo donde el universo particular soportado en las certidumbres yoicas se resquebraja posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenia al comienzo del mismo. Es decir, con esta nueva situación Crowe podría preguntarse si es tan excelente profesional como su placa lo indicaba y como él lo creía hasta ese momento.
Es a partir del suicidio de Vincent que el circuito vuelve a abrirse, para dar lugar ahora al tiempo 3 en el que Crowe responde de otro modo a la interpelación haciéndose responsable, responsable a nivel subjetivo. Se podría pensar que cuando Crowe va en busca de otro paciente, Colé, que presenta las mismas características que su ex paciente, lo que intenta es remediar la culpa, haciéndose responsable inconscientemente de haber hecho algo que produjo la muerte de su paciente, algo que si bien el no lo hizo conscientemente produjo dicho desenlace. Esto se vería en el siguiente dialogo, que transcurre en un hospital donde Crowe está hablando con un nuevo paciente que tiene las mismas características que su ex paciente Vincent. El dialogo es el siguiente: "Érase una vez, una persona llamada Malcolm. Trabajaba con niños. Le gustaba, le gustaba más que ninguna otra cosa. Y entonces una noche, descubrió que había cometido un error con uno de ellos, a él no lo pudo ayudar. Y no pudo dejar de pensar en eso. No pudo olvidar. Desde entonces las cosas han sido muy diferentes. Ya no es la misma persona que era antes. Y entonces un día Malcolm conoce a este niño maravilloso (haciendo referencia a su nuevo paciente con el que está hablando). Un niño excelente. Le recuerda mucho al otro pequeño". Cabe destacar que no se puede hablar de responsabilidad subjetiva sin antes hablar de culpa, y que es esta ultima la que obliga (Ob.-liga) a responder. En esta escena podemos inferir que Crowe sale del lugar de la culpa (suicidio de Vincent) y puede asumir su responsabilidad subjetiva a través de su intento de ayudar a su nuevo paciente. Con esto saldaría su antigua deuda con Vincent, de no haber sabido escucharlo cuando este lo necesito.

REFERENCIAS RELATIVAS A LAS CATEGORÍAS DE NECESIDAD Y AZAR, ASÍ COMO LAS DE CULPA Y RESPONSABILIDAD
Con respecto a estos conceptos, tenemos que aclarar que cuando hablamos de responsabilidad estamos hablando de la “responsabilidad subjetiva”, que es “…aquella que se configura a partir de la noción de sujeto del inconsciente; sujeto no autónomo que, por definición no es dueño de su voluntad e intención…”. Y no nos estamos refiriendo a la “responsabilidad jurídica” que se plantea en función de la noción del sujeto autónomo, que posee una intencionalidad consciente, es decir el Sujeto del derecho. También es importante tener en cuenta que “no hay responsabilidad subjetiva sin culpa”.
La culpa es la imputabilidad de un daño por el que hay que pagar. La culpa es una condición para el circuito de la responsabilidad subjetiva, ya que es ésta la que hace que el sujeto se sienta obligado a responder a través de una interpelación subjetiva de él mismo. En el caso de nuestro protagonista, el doctor Crowe, podemos ver como demuestra a lo largo de la película, que hay algo de ese momento de su vida que lo llama a volver, que después del suicidio de Vincent, le reclame volver hacia el pasado, para poder saldar “la deuda” que tiene con él. Pero el mayor indicador de culpa es en la escena en la cual Crowe lo pone en palabras diciendo: "Una noche descubrí que había cometido un error con uno de ellos (Vincent), a él no lo pude ayudar. Y no puedo dejar de pensar en eso. No puedo olvidar". Se podría notar en Malcolm una respuesta culpogena: él sería el culpable del suicidio de Vincent. Crowe se sentiría culpable por haber causado ese suicidio al no haberlo escuchado en los años anteriores, cuando era su terapeuta. El concepto anterior de culpa es el que se diferencia del concepto de necesidad, que tiene que ver con que hay situaciones que ocurren necesariamente por las circunstancias de los hechos. El Doctor no podría ser responsable de la muerte de Vincent, ya que el suicidio se encuentra del lado de la Necesidad, ya que era algo que iba a suceder en ese momento mas allá de lo que Crowe intentara decirle ahora, Vincent había entrado por esa ventana con una decisión, un destino ya tomado y esto escapa a las posibilidades de Crowe de revertirlo. Pero todo el resto lo hizo el azar, como por ejemplo, el hecho de que haya ocurrido en el mismo momento en el que Crowe estaba festejando su excelencia como profesional, que haya ido hacia la habitación donde se encontraba Vincent, que éste haya podido romper la ventana sin antes ser descubierto. Es entonces que los hechos se encadenaron azarosamente para producir el resultado inesperado. Pero sin embargo si lo dejamos todo a los efectos del azar, lo que hacemos es borrar al Sujeto de toda responsabilidad.
A partir de lo anteriormente mencionado podríamos decir que en Crowe no encontraríamos una culpa tapón, porque en él hay una interpelación de lo que le ocurre en el tiempo 2, no se desliga, no lo tapona negándolo, intelectualizándolo o con un síntoma. Sino que en él encontramos una culpa que obliga (Ob.-liga) a responder.

Hipótesis Clínica
A partir de todo lo anteriormente expuesto podríamos pensar una posible hipótesis clínica del lado de que si bien Crowe se siente culpable de el suicidio llevado a cabo por Vincent, su ex paciente, también podríamos encontrar en este momento algo del orden de lo inconsciente, en el sentido de una posible herida narcisista, ya que como podemos ver en la primera escena planteada, donde Malcolm está festejando el reconocimiento por su excelencia profesional en el mejoramiento de la calidad de vida de los niños, lo que lo llevaría a sentirse omnipotente, en el sentido de que podría ayudar a todos los niños, en ese mismo momento con la llegada de Vincent en escena y su reproche de que le falló, todo esto caería al demostrarse que el falla, produciéndose una herida narcisista.
También podríamos decir, que si bien Crowe intentará con la ayuda a su nuevo paciente, remediar esta culpa que siente por el suicidio de Vincent, inconscientemente también podría entrar en juego algo del orden de querer reparar esa herida narcisista que se produjo en él, al ser enfrentado a partir del reproche, con su falla de no haber podido ser tan excelente profesional como él creía y su placa lo indicaba.
A partir de lo que le ocurre podríamos inferir que Crowe tomará una posición en la cual querrá reparar esa culpa que siente por haber producido el suicidio de su ex paciente, cuestión que intentara remediar a partir de esta segunda oportunidad de poder ayudar a un niño con características similares a Vincent. Pero también podríamos pensar que inconscientemente intentara reparar algo de su narcisismo que se puso en juego en ese momento.

Comparación con Ibbieta
En relación al texto “El muro” de Sartre vamos a ubicar el circuito de la responsabilidad en el personaje de Ibbieta. En un tiempo 1, interrogado por el paradero de Gris, Ibbieta improvisa una broma para burlarse de los falangistas. Sabiendo que Gris está escondido en casa de su primo, les dice “Gris está escondido en el cementerio”. En un Tiempo 2, en primer lugar, los falangistas regresan de su búsqueda y para su sorpresa no lo matan. En segundo lugar, en su encuentro con García, éste lo pone al tanto de que esa mañana lo mataron a Gris y nada menos que en el cementerio. Volviendo a Ibbieta, entonces, digamos que la distancia entre el tiempo 1 y el tiempo 2, autorizan la formulación de por lo menos dos hipótesis o conjeturas respecto de la responsabilidad del sujeto. En primer lugar, Ibbieta es responsable de haber hablado, de su deseo de querer vivir, por lo menos un poco más. Era altamente improbable que Gris estuviera en el cementerio, pero no imposible.
Constatamos entonces que el azar llevó a que los dos amigos de la infancia, Ibbieta y Gris, debieron tomar decisiones cruciales para su supervivencia. En un escenario, Ibbieta fue conminado a revelar el paradero de Gris a cambio de su propia vida. Y en otro escenario Gris debió buscar un nuevo escondite para poner su vida a resguardo luego de la pelea con el primo. Quiso el azar que la broma de Ibbieta coincidiera en el tiempo con la decisión de Gris. Se podría pensar que Ibbieta es responsable de querer vivir un poquito más pero, definitivamente no es responsable de la muerte de Gris.
En relación con nuestra película, “El sexto sentido” podemos encontrar como semejanza con el caso Ibbieta, la aparición de un tiempo 1 y 2, y las categorías de necesidad y el azar, pero a diferencia de este último, en nuestra película se puede vislumbrar el tiempo 3, lo cual en “El muro” no está presente.

BIBLIOGRAFÍA:

• D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Responsabilidad: entre responsabilidad y azar; Juan Jorge Michel Fariña en psicología ética y derechos humanos.
• Vvvw.eticaycine.org/El sexto sentido
• Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
• Alemán, J. (2003): Nota sobre Lacan y Sartre: El decisionismo. En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga.
• Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: