Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Sexto sentido >

por 

Facultad de psicología
Materia: Psicología,Etica y derechos humanos
Cátedra: I
Profesor titular : Juan José Fariña.
Docente: Mariana Pacheco
Comisión 20
Alumna :Susana Elena Crespo
LU 177707050
Primer cuatrimestre de 2010
Segundo parcial
Película: Sexto sentido

Sexto sentido.
No tan breve reseña de la película
En el inicio vemos a Malcolm Crowe, un psicólogo infantil de Filadelfia celebrando con su esposa Anna la entrega de una placa en reconocimiento a su extraordinaria labor en psicología infantil. Textualmente dice que “En reconocimiento por la extraordinaria labor en psicología infantil, dedicación a su labor, continuos esfuerzos por mejorar la calidad de vida de innumerables niños y sus familias, la ciudad de Filadelfia con orgullo otorga a sunto cree que cuesta el marco. Ella le responde que finalmente alguien reconoce los sacrificios que hicieron, que él haya puesto todo en segundo lugar incluyéndola a ella, para atender a todos esos niños y a sus familias. Que él les enseña a los niños a ser fuertes. Le dice también que ella cree que lo que escribieron es cierto.
Suben a su habitación y encuentran en el baño a un hombre en calzoncillos, visiblemente alterado que acusa a Crowe de no haber cumplido lo que prometió y le pregunta a Anna si sabe por qué le da miedo estar sola. Le pregunta “¿no me reconoces héroe?” y le dice que no reconoce a sus propios pacientes. Crowe luego de un par de intentos recuerda que se trata de un paciente llamado Vincent Grey que según Crowe tenía dificultades por la separación de sus padres. Vuelve a decirle que le falló a lo que Crowe responde: “siento mucho si no fui…Si no te ayudé”. Vincent le dispara a Crowe y luego a sí mismo.
La película salta al otoño siguiente (es septiembre de 1998) Crowe está mirando las anotaciones de cuando atendía a Vincent y luego se pone a mirar las de un nuevo paciente llamado Cole Sear de años que parecería tener posible desorden anímico. En su primer encuentro con el niño éste le pregunta si es un buen doctor y él le contesta “bueno, solía serlo, una vez me dieron un premio de la alcaldía, tenía un marco muy caro.” En su segundo encuentro Crowe le propone a Cole un juego en el que él adivinará lo que piensa y empieza acertando sobre ciertos miedos que el niño tiene y sobre que tiene secretos que no quiere decirle, pero luego dice ciertas cosas desacertadas. Cole le pregunta si sabe lo que está pensando en ese momento y él indica que no sabe. El niño le dice que lo que piensa es que es agradable pero que no lo puede ayudar.
Esa noche Crowe se tenía que encontrar con su esposa, llega tarde y se excusa diciendo que tuvo una mala sesión y que este niño tiene las mismas características que tenía Vincent, Siente que le dieron una segunda oportunidad y no la quiere desaprovechar. Le dice a su mujer que sabe que estuvo distante y que sabe que a ella le molesta. Anna, sin mirarlo paga la cuenta, dice feliz aniversario y se va.
En sucesivos encuentros Cole y Crowe van entrando en confianza. Un día Cole sufre un episodio que lo altera mucho y lo dejan en observación en el hospital Crowe lo va a ver, empieza a contarle una historia y el niño le pide que le cuente por qué está triste. Crowe le dice que no se supone que hable de eso, pero le relata la historia, de un hombre llamado Malcolm, de cómo le gustaba trabajar con niños, que una noche descubrió que había cometido un error con uno de ellos, que a ese no lo había podido ayudar, que no puede dejar de pensar en eso, que no puede olvidar. Que desde entonces las cosas fueron muy diferentes, que ya no es la persona misma persona que era antes y que a su esposa no le gusta la persona en que se ha convertido. Y que entonces conoció a un niño maravilloso, que le recuerda al otro y que Malcolm decide intentar ayudar a este nuevo niño porque siente quee si puede ayudar a éste será como si ayudara al otro. Mientras lo dice llora. Cole le pregunta cómo termina la historia y él le contesta que no sabe. En ese momento Cole decide contarle su secreto:”veo a la gente muerta” “no saben que están muertos” “los veo todo el tiempo”. Cuando sale Crowe indica en sus apuntes que la patología es más grave de lo que creía, nombra posibles diagnósticos y señala que no lo está ayudando.
En un encuentro posterior, Cole le dice que está viendo muertos en ese momento, Crowe le dice que lo va a derivar que no le está prestando suficiente atención a su familia, el niño le dice que él es el único que lo puede ayudar y le pregunta si cree en su secreto. Crowe le dice que no sabe cómo contestarle eso. El nene le pregunta cómo lo va a ayudar si no le cree.
En la escena siguiente Crowe está escuchando grabaciones de sus sesiones con Vincent. Escucha que Vincent está muy alterado y que le dice que no le va a creer. Retrocede, sube mucho el volumen y escucha “no me quiero morir” dicho por otra voz y en español. Oye las voces que asustan a Vincent.
A partir de ahí se le ocurre que le manera de hacer que se vayan los fantasmas no es temerles, ni negarlos, ni huirles, sino escucharlos. Lo intentan con éxito, descubren que los fantasmas necesitan ser escuchados para que alguien pueda reparar las cosas que han quedado sin decir. Dan por terminada la terapia de Cole.
Cole le sugiere a Crowe que hable con su esposa cuando ésta se duerma y Crowe lo hace. Anna dormida le dice que lo extraña y le pregunta por qué la dejó. En ese momento se cae un anillo de casados y Crowe repentinamente se da cuenta de que la frase “veo gente muerta” tiene un significado nuevo para él: él está muerto. Tras un momento de gran conmoción se recompone y le dice que debe irse, que ya hizo las cosas que necesitaba: ayudar a alguien y decirle a ella que nuca estuvo en segundo lugar. Le dice que la ama y se va.
Análisis de la película
El comentario que realiza Eduardo Laso sobre la película se centra en el personaje del doctor Malcolm Crowe que debe saldar una doble deuda, la de haber postergado a su mujer por su trabajo y la de no haber sabido escuchar a un paciente. Laso plantea que cuando Crowe le dice que ella es lo más importante de su vida, el mensaje que ella necesitaba escuchar para procesar su duelo, él cae en la cuenta de que él es el objeto perdido. En realidad no estoy de acuerdo con la parte final del análisis, ya que en la película las cosas ocurren en orden inverso: cuando ella le pregunta por qué la dejó y cae el anillo él se da cuenta a posteriori de cuánto el significante “veo gente muerta” lo toca y recién después de recomponerse de ese impacto es que él le puede decir a Anna lo que ella necesita oír para continuar su vida.
Analizaremos este caso con las mismas categorías que Mosca utilizó en el caso de Ibbieta. Intentaremos ubicar en este caso los elementos de necesidad y azar y encontrar una hiancia entre ellos que nos permita preguntarnos por la responsabilidad subjetiva. También intentaremos identificar los tiempos 1,2 y si existiera el 3 del circuito de responsabilidad.
En todas las situaciones deben analizarse los elementos de azar y necesidad. “La responsabilidad del sujeto se encuentra en la grieta entre necesidad y azar” .
Podríamos decir que aquí la necesidad está dada por la época y el lugar que le tocaron para vivir. Vive en la ciudad de Filadelfia en el año 1998 y está atravesado por las concepciones de la sociedad en la que vive.
El azar está dado por la casualidad de que Vincent Grey se cruzara temporalmente en su vida .
Analizando el recorte que elegí de la película podríamos indicar los tiempos lógicos que organizan la situación de la siguiente manera. Existe un tiempo lógico que llamaremos dos porque su aparición cronológica es posterior a un tiempo 1, que éste tiempo2 funda. En el tiempo1 se realiza una acción que se considera en concordancia con el universo de discurso en el que el sujeto se halla inmerso, y que se supone que se agota en los fines para que fue realizada. Pero esta acción es confrontada en el tiempo 2 con algún indicador que le señala un exceso con lo acontecido en el tiempo1. El universo particular sostenido por las certidumbres yoicas se conmueve, posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenía antes. Este momento podría permitir la aparición de una singularidad que muestre la incompletud del universo previo y la caída de los ideales que lo sostenían.
Entre el tiempo 1 y el tiempo 2 se ha generado una diferencia: algo interpela al personaje y lo hace volver sobre el tiempo1, esa diferencia le pertenece al sujeto que está conmovido pero aún no está dividido.
A esta interpelación se pude responder de varias maneras, es necesario, si algo ha emergido desligado del universo particular, que éste busque re-ligarlo buscando una explicación a su presencia. Una posibilidad (pero no la única) es que un tiempo 3 verifique la responsabilidad subjetiva, “una toma de posición en relación a lo universal inscribiendo un acto que produzca un sujeto dividido.”
Considero que el tiempo 2 es el momento en que Vincent los aborda en su casa y le dispara, tiempo fundador de un tiempo 1 en el que Crowe analizó en terapia a Vincent y que, sostenido por los significantes que lo nombran como la persona extraordinaria que ayuda a los niños y sus familias, cree estar ayudándolo en sus dificultades intentando acallar las voces que escucha y que Vincent deje de ver personas muertas. El significante “veo gente muerta” no interpela a Crowe, es el indicador de que Vincent está enfermo. En este tiempo1, pareciera que la respuesta de Crowe por el ser fuera la que indica la placa que le dieron al comienzo de la película: Soy hijo de Filadelfia, porque soy un doctor excelente que ayudo a los niños y a sus familias.
El tiempo 2 nos muestra que esto no es tan así, esta seguridad se ve resquebrajada, la pregunta sobre el precio del marco podría cobrar otro sentido: ¿Qué costo tiene estar enmarcado en una forma de trabajo donde el saber está del lado del analista? ¿Cuánta seguridad puede tener para prometer que va a ayudar a un niño si Vincent le muestra que le falló? En la respuesta de Crowe:”perdón si no fui… (¿qué es lo que no fue?) si no te ayudé” podría empezar a verse la caída del universo que hasta ese momento lo sostenía. Ya no es la misma persona, según sus palabras. Pareciera que la gran diferencia es que ya no está tan seguro, ya no promete que va a ayudar, aparecen los términos intentar ayudar, no saber, y la posibilidad de que lo que el otro tiene para decir sea escuchado desde otra posición. Podría pensarse que esta diferencia entre los dos tiempos le pertenece al sujeto, algo de su deseo podría estar allí.
En las escenas siguientes vemos a Crowe intentando reparar en otro niño, Cole, lo ocurrido con Vincent. Aquí podríamos señalar en Crowe un intento de darle un sentido a lo que pasó a través de sentirse culpable e intentar reparar. Lo que lo mantiene vivo es el intento de ayudar a este nuevo niño, similar en su patología al anterior. Pero, en un primer momento la culpa moral actúa taponando el acceso a un orden de deseo.
En el momento en el que Crowe logra escuchar en las grabaciones viejas las voces que escuchaba Vincent, y creer en lo que sus pacientes le dicen podríamos pensar que “veo gente muerta” toma el signo de una interrogación: ¿qué es lo que las voces tienen para decir? ¿ Qué de lo real no pudo ser atrapado por lo simbólico?
En el final, cuando él habla con su esposa dormida y el anillo cae vemos un nuevo sentido para “veo gente muerta”. Ahora significa ¡Ve gente muerta y el muerto soy yo! Aquí podríamos considerar que aparece el efecto sujeto, el sujeto dividido por la contradicción. Este sería el tiempo 3, el tiempo en que la singularidad emerge y da una nueva configuración al universo. En su intento de volver a ser ese ser “completo” del tiempo 1 inicia un tratamiento con Cole, pero él ya no es el mismo. En el tiempo 1 él no podía escuchar la verdad del paciente, él estaba en el lugar del saber. En la medida en que se puede colocar en un lugar de no saber y de escuchar lo que el otro tiene para decir, se encuentra con que está muerto. ¿Cuál es la respuesta para esa contradicción? La que él encuentra es una salida a través de un acto ético:, renunciar a la tentación de seguir allí , de vivir esa vida no verdadera y permitir que la persona que ama pueda duelarlo y seguir con su vida.
Bibliografía
 Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires. .
 Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 Ariel, A.: La responsabilidad ante el aborto. Ficha de cátedra. Mimeo. Publicado en la página web de la cátedra.
 Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 Fariña Juan J.M. Responsabilidad: entre necesidad y azar. Ficha de cátedra.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: