Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Sexto sentido >

por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES FACULTAD DE PSICOLOGIA

Psicología, Ética y Derechos Humanos

Alumno: María Belén Sala
L.U:335225330
1º cuatrimestre 2010
Comision: 6
Catedra: Fariña
Profesora: Graciela Levy Daniel
Pelicula asignada: Sexto Sentido

1) El personaje sobre el cual se centra la responsabilidad subjetiva es el psicólogo, Dr. Crowe, pudiendo situar dos fallas que se constituyen como deudas simbólicas, en el amor lo que respecta a su mujer, quien fue dejada al margen de su vida en pos de una mayor dedicación a su carrera profesional (precisándose en el principio del fin que ella lo reconoce y acepta), y en el ámbito laboral siendo acusado por un ex paciente, ya siendo adulto (quien estuvo en tratamiento cuado era un niño), de no haberlo podido ayudar y de haber dado un diagnostico erróneo sobre él.
La opinión expuesta por el autor del comentario sobre el film, Eduardo Laso, hace referencia a como dicho protagonista junto a un niño, quien es su paciente tratan de reestablecer el daño simbólico que los fantasmas (q se le presentan al niño) encarnan, quedando (el niño) posicionado como un mediador que posibilita a dichos fantasmas saldar las deudas del pasado para que descansen en paz. Particularmente pienso, que el Dr. Crowe en el desarrollo del film (a partir de haber sido asesinado por su ex paciente, elemento ignorado por el espectador) busca saldar sus propias deudas simbólicas, por lo que el niño también le sirve de medio, es decir él se constituye como un fantasma más dentro de todos los que el niño puede “ver”, un alma en pena que, (según el autor) retorna debido a que tiene algo que decir que no ha sido dicho o escuchado en este mundo, porque tiene deudas que saldar, existe un desgarro en el orden simbólico por el que retorna, denunciándolo. Cuando el personaje del Psicólogo logra saldar su deuda en lo que respecta a lo profesional, sintiendo que ayuda a el niño a través del tratamiento terapéutico, lo que le permite en cierta manera resarcir la falla con el paciente de la primera escena (quien lo asesina), ya que puede precisar las similitudes de ambos casos clínicos, intenta proseguir tratando de modificar la situación con su mujer (saldar su otra deuda simbólica), y es cuando puede comprender que el distanciamiento se debe a que ella esta de duelo por haberlo perdido a él, en este punto el espectador puede comprender porque ésta lo ignoraba, por lo que se da cuenta de su estatuto de fantasma, y a través de la confesión a ella de que es lo mas importante es su vida, puede saldar ambas deudas y retirarse de un mundo del que ya no forma parte.

2) En mi opinión el circuito de la responsabilidad que organiza la situación se podría plantear de la siguiente manera:
1er. Tiempo: es el tiempo de la acción (acción que no es acto), se puede evidenciar en el principio de la película, el psicólogo lega a su casa de un evento en el que se ha homenajeado su labor profesional, llega con su mujer con quien vive en dicho lugar, festejan y ella al felicitarlo le aclara el hecho de que “todo valió la pena” refiriéndose al haber colocado la relación en un segundo plano en pos del progreso de su carrera. La escena transcurre con el matrimonio subiendo festivamente a la habitación cuando son sorprendidos por un ex paciente que aparenta encontrarse desequilibrado, llora, esta en ropa interior y muy angustiado, responsabiliza al psicólogo de no haberlo ayudado y de haber echo un mal diagnostico sobre él cuando era niño, posterior desenlace le dispara un tiro. El ex paciente reclama su posición de víctima, quiere ser recompensado por su sufrimiento, solo el castigo es el que permite recuperar la posición de alguien que respecto de su propia vida, es decir ubicarse respecto de se historia de un modo diferente. La identidad de víctima es el resguardo de poder encontrar su propia identidad.

2er. Tiempo: el sujeto se interroga por lo que ha hecho, encuentra puntos coincidentes en el caso clínico en el que comienza a trabajar con el de el ex paciente(por ej: ambos pacientes manifiestan ser denominados “raros” por sus pares, significando que los marca, produciéndoles angustia y enojo, al denunciar el “sexto sentido” que aqueja a estos personajes marcando una diferencia con el resto de las personas), se propone ayudarlo con el fin de resarcir su deuda simbólica con el ex paciente. Se puede ver al lo largo de la película al psicólogo claramente concernido y poniendo todas sus energías en ayudar al nuevo paciente (niño) mediante un tratamiento terapéutico (carente de encuadre) así como tratando de recuperar a su mujer quien aparentemente se distancia de él por la dedicación excesiva a su trabajo dejándola a ella en segundo plano (deuda simbólica marital). En conclusión hay un sujeto angustiado por ambas deudas simbólicas, que esta concernido, siente culpa al respecto, culpa que no se hace conciente mas q en el accionar del terapeuta. Es el momento de la perplejidad, de la pregunta, de la destotalización, Este segundo tiempo constituye al primero, es decir que se produce una retroacción sobre este resignificándolo.

3er. Tiempo: se evidencia en el momento del final de la película cuando el personaje del psicólogo le confiesa a su mujer mientras duerme que siempre fue lo más importante para él, al mismo tiempo que se da cuenta que ella siente frío y el anillo de compromiso de ambos cae, por lo que en realidad cuando el se encontraba festejando con su mujer e irrumpe su ex paciente, éste le tira un tiro provocándole la muerte, elemento que el psicólogo comprende recién en ese instante, por lo que el distanciamiento de su mujer se debía al duelo que ella atravesaba por su muerte, es decir que el se constituye como un fantasma persiguiendo el fin de resarcir sus faltas en lo marital y en lo profesional, por lo que al haber ayudado al niño mediante tratamiento terapéutico redimió sus culpas por el mal comportamiento profesional con su paciente.
El sujeto se produce en acto (efecto-sujeto, desde Lacan) por medio de la culpa, la cual es genuina ya que efectivamente el sujeto es culpable, la culpa liga al sujeto al acto para acceder a una verdad subjetiva. Es culpa señal, un indicador de que el sujeto esta implicado en lo que hizo aunque no sepa bien lo que es, o no lo puede precisar por su carácter inconciente.

3) El sujeto no es responsable de los elementos de la determinación pero si de su posición respecto a esa determinación, hay que apropiarse del nombre para poder responder desde el nombre. Por lo que se puede precisar el echo de que el ex paciente al responsabilizar al psicólogo de un mal diagnostico lo enfrenta con un punto de inconsistencia en su carrera, ya que si el médico centra su práctica en el “enfermo” es porque ya le supone un lugar, porque ya lo ha condenado a su condición de tal. Hacerlo sobre la enfermedad, en cambio, abre la posibilidad de examinar una situación de imposibilidad contingente y trabajar con todos los medios para transformarla (Fariña). Al comenzar el tratamiento con el nuevo niño, el Psicólogo se permite focalizar su atención sobre el padecer del niño y de esta manera orienta el tratamiento para finalmente lograr intervenir de una manera positiva, es decir ayudarlo a convivir con su “sexto sentido”, logrando, a su vez, calmar sus propias culpas respecto de su falla profesional.
La circunstancia puramente contingente es el momento en el ex paciente ingresa de una manera clandestina (por la ventana) a la casa del terapeuta responsabilizándolo de no haber cumplido con él y le dispara un tiro provocándole la muerte.

4) La figura de la culpa que se presenta en la película es encarnada en el psicólogo en el sentido de angustia señal, ya que el sujeto esta implicado en lo que hizo, aunque no sabe bien lo que es o no lo puede comprender por su índole inconciente, respecto del hecho de no haber ayudado a su ex paciente y dejar su relación marital en segundo plano. El sujeto esta concernido aunque el yo no lo sepa, emerge la culpa como respuesta a la interpelación, es decir en términos subjetivos frente a la responsabilidad subjetiva. La respuesta del sujeto, es una respuesta que implica responsabilidad, pero no toda respuesta da cuenta de la verdad del sujeto, debido a las formaciones del inconciente tales como los síntomas, la negación, la angustia y la proyección.
Desde el punto de vista jurídico lo que define los límites de la responsabilidad es el sujeto autónomo, la intensión determina la culpabilidad, el sujeto debe actuar bajo intención y raciocinio. Desde este lugar podemos responsabilizar al psicólogo por la mala atención clínica hacia su paciente en el momento del tratamiento, lo que condujo a la posterior descompensación de éste siendo adulto, y a la abrupta intervención en la casa del profesional, teniendo el trágico desenlace, por lo que éste sujeto (el ex paciente) debiera considerarse inimputable ya que al momento del hecho se puede ver con insuficiencia de sus facultades y alteraciones del estado mental, convirtiéndose en un sujeto no capaz de conciencia y por ende tampoco imputable desde el artículo 34 del código penal.

5) Comparando el cuento de Jean Paul Sastre, “El Muro” con la película “Sexto Sentido” en relación al circuito de la responsabilidad se pueden hacer las siguientes conceptualizaciones: en el 1er. Tiempo de “El Muro” Ibieta le juega una broma a los falangistas, que buscaban a su amigo Gris, diciéndole que éste se hallaba escondido en el cementerio, es una afirmación por lo que podemos precisar en ella la responsabilidad, lo que coincide en cuanto a la película es que ambos protagonistas quedan a expensas de otro que demanda, en el caso de Ibieta que diga ¿Dónde esta Gris? Siendo amenazado con perder la vida, y en el caso del psicólogo, el ex paciente que le demanda que se responsabilice del daño inflingido al no haberlo podido ayudar con su problema, siendo la única vía posible de resarcirse el castigo de quitarle la vida.
En el segundo tiempo de “El Muro” Ibieta encuentra que en su accionar hay elementos disonantes, ocurre cuando el panadero García le dice que a Gris lo encontraron en el cementerio y lo fusilaron, lo que resignifica el primer tiempo, es decir que el significante cementerio evidentemente involucra a Gris tanto como a Ibieta, no es arbitrario en términos inconcientes, Ibieta juega un juego en el campo del Otro (el sujeto es responsable siempre para el psicoanálisis). En relación a la película se vincula en que la afirmación de Ibieta esta determinada por un significante inconciente que lo condiciona aún cuando él no lo sabe, y el psicólogo se encuentra condicionado por sus deudas simbólicas haciendo todo lo que esta a su alcance por resarcirlas, elemento que tampoco se le hace conciente, de ser así no se encontraría como un fantasma en un mundo del cual ya no forma parte.
En el 3er. Tiempo del cuento “El Muro” es el tiempo del sujeto admirado, de aquello que produjo como sujeto de deseo, por lo que la jugarreta no delata su amigo Ramón Gris, sino que delata su deseo de vivir, y en este punto se juega algo el orden de la responsabilidad, por eso mismo el relato culmina con risas y llantos de Ibieta, mostrándose dividido, ya que algo del orden de la culpa se paga en este posicionamiento de deseo, una culpa estructural porque el sujeto es sujeto de deseo, la cual se expresa como castigo y no lega a la conciencia nunca. Respecto de la película en este tercer tiempo el psicólogo se puede dar cuenta de que esta muerto, que en realidad al recibir el balazo de su ex paciente perdió su vida, por lo que comprende su existencia como fantasma, el fin personal que lo mantenía en el mundo de los vivos, sus deudas simbólicas, se muestra también dividido, con ojos llorosos y sonriendo, finalizando con la despedida hacia su mujer quien debiera continuar con su trabajo de duelo, lo que implica un proceso doloroso que convoca a la memoria de aquel que se perdió, para darle existencia dentro de nuestro psiquismo, hasta que de a poco vaya desapareciendo, deje de ser convocado y hacerse presente en nuestros pensamientos (desde Laso, Eduardo). Para permitirle continuar con su vida.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: