Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Sexto sentido >

por 

Sexto sentido
El análisis de la película estará basado en el personaje del Dr. Crow interpretado por Bruce Willis.
El Dr. Crow es un psicólogo dedicado al trabajo con niños. Siguiendo a Eduardo Laso, podemos decir que tiene una doble deuda: marital y profesional, dado que ha postergado a su esposa por su trabajo y no ha sabido escuchar a un paciente. Este paciente se presenta en su casa reprochándole que el no lo ha ayudado, el mismo día en que el recibía una mención de honor por su trabajo, razón por la que su esposa estaba muy agradecida dado que esta mención representaba para ella años de trabajo duro durante los que incluso ella misma se sintió desplazada debido al trabajo de su esposo.
Culpabilizado por no haber podido ayudar a aquel ex paciente que luego de dispararle, se suicida, el Dr. Crow decide continuar con su trabajo y ayudar a un segundo niño que le recuerda a Vincent, su ex paciente. Cole, su nuevo paciente, luego de un tiempo, le confiesa su secreto: lo atormentan visiones de gente que ha muerto. Le cuenta que aquellas personas no saben que están muertas y que solo ven lo que quieren ver. Durante el transcurso de la terapia el Dr. Crow percibe que su mujer y el ya no hablan y que incluso ella comienza a ver a otra persona: un compañero de trabajo. Ante el deseo de recuperar su matrimonio Malcom Crow decide interrumpir el tratamiento con su pequeño paciente, decisión que dejará de lado en un lapso corto de tiempo. Así es que la relación con Cole, su paciente, lo ayuda a resolver su propio problema, así como también el puede ayudar a Cole a superar el suyo.
El escenario presenta la emergencia de la singularidad en situación, la puesta en marcha del circuito de la responsabilidad subjetiva.
Siguiendo a Gabriela Salomone podemos decir que la responsabilidad subjetiva atañe al sujeto del inconsciente, que por definición no es dueño de su voluntad e intención.
Responsable es aquel de quien se espera una respuesta, pero aquí no se tratara de un cuestionamiento a la persona, sino de la interpelación al sujeto por su deseo, el deseo de su inconsciente. Este deseo lo vuelve responsable de sus actos.
El deseo del Dr. Crow es poder saldar sus dos deudas: la deuda con su paciente y la deuda con su esposa. Pero debido a la causas necesarias y azarosas no esta dentro de sus posibilidades hacerlo como cualquier ser humano dado que el esta muerto y no lo sabe, o mas bien no desea saberlo.
Fue necesario el hecho de que el Dr. Crow fuera un ser mortal para que aquella noche la herida de bala propiciada por su ex paciente le produjera la muerte. La necesidad rige aquellos sucesos ajenos a la voluntad humana y establece una conexión entre causas y efectos.
Fue azaroso el hecho de que la noche en que Vincent decide vengarse del
Dr., este se encontrara en su casa, así como también el hecho de que la bala tocara algún órgano vital y le produjera la muerte, dado que también podría haber sido baleado y no obstante salvar su vida. El azar desconecta la relación entre causas y efectos, rige los eventos ajenos al orden humano que escapan a la necesidad. Por lo tanto la muerte del Dr. Crow fue dada por la combinación entre necesidad y azar y la responsabilidad subjetiva se sitúa en la grieta existente entre ambas, cuando el sujeto debe posicionarse de determinada manera frente a aquello que le es ajeno.
El circuito de la responsabilidad subjetiva se compone de tres tiempos lógicos: un primer tiempo en el que el personaje lleva a cabo una acción, una conducta orientada por determinado objetivo y entendiendo que tal iniciativa se agota en los fines para los que fue concebida.
En este film podemos ubicar el primer tiempo cuando el Dr. Crow decide en un momento dado (luego de descubrir que otro hombre visitaba a su esposa) interrumpir el tratamiento de Cole. Con lagrimas en los ojos le dice a Cole: “No puedo seguir siendo tu doctor…no le he prestado suficiente atención a mi familia…no puedo ayudarte”. El supone que no atendiendo mas a Cole podrá recomponer el dialogo son su esposa.
Adviene luego un segundo tiempo, que implica una interpelación que el sujeto recibe a partir de indicadores que le avisan acerca de que algo anduvo mal. En el film este segundo tiempo comienza cuando Cole, ante la negativa de su medico a seguir tratándolo, le pregunta si cree en el secreto que le había confiado, a lo que el Dr. responde que no sabe como responder a esa pregunta. Entonces Cole lo interpela preguntándole:” ¿Cómo puede ayudarme si no me cree?” Este interrogante lleva al Dr. Crow a escuchar una antigua grabación de su ex paciente: Vincent. Escucha su propia voz exclamando: “Hace frío aquí” (Cole le había dicho que el frío era un indicador de la presencia de fantasmas). Luego, en un momento dado de la grabación, Vincent había quedado solo y el Dr. oye una voz casi imperceptible. Sube el volumen y escucha esa voz (que no era la de su paciente) que dice “yo no quiero morir en este lugar Señor, sálvame”. Ante semejante revelación exclama “¡OH mi dios!” y así queda fundado el segundo tiempo, al darse cuenta que Cole no era un esquizofrénico como el creía, sino que su secreto era verdadero. La culpa obliga a una respuesta pues ahora el sabe que lo que Cole decía era cierto. La retroacción que genera la interpelación resignifica los elementos que se convierten en el tiempo uno, es decir que este primer tiempo es un tiempo resignificado por la interpelación a través de la culpa. No hay forma de no responder, pues la interpelación exige respuesta. Puede haber diferentes tipos de respuestas. En el caso del Dr. Crow, la culpa por no haber podido ayudar a Vincent hace que el regrese a ayudar a Cole. Es el momento del deber responder, de la culpa misma.
El Dr. Crow se ve movido entonces a repensar su decisión y regresa a ayudar a Cole. Le propone que escuche lo que los fantasmas tiene para decirle, pues afirma que ellos acuden a el por su ayuda y escucharlos es la forma de que se vayan. Cole no esta seguro de que solo quieran eso y no deseen lastimarlo, sin embargo el Dr. Crow tiene la certeza de que eso funciona así, pero no sabe aun la razón.
Cole sigue el consejo de su doctor y su vida cambia para bien; los fantasmas ya no son un problema para el. El Dr. Crow considera que ha cumplido con su deber y antes de despedirse Cole le aconseja que si desea decirle algo a su esposa, se lo diga cuando ella duerme, en el único lugar donde vivos y muertos se encuentran: en los sueños.
Llega a su casa y encuentra a su esposa dormida, comienza a hablarle siguiendo el consejo de Cole. La esposa le dice que lo extraña y le pregunta “¿Por qué me dejaste?”. Malcom perplejo le responde “yo no te deje” y ve caer de la mano de su esposa un anillo. Se percata de que es su anillo de bodas y de pronto comienza a recordar la conversación con Cole, aquella noche en el hospital cuando le confiesa que ve gente muerta. Recuerda sus palabras: “ellos ven solo lo que quieren ver”. Va hacia el comedor en un estado de confusión y angustia y ve un solo plato en la mesa, luego ve la puerta del sótano donde el solía trabajar, trabada con un mueble. Recuerda la escena en que Vincent le dispara y percibe la herida y la sangre en su espalda. Entonces se da cuenta de que esta muerto.
El Dr. Crow es responsable del deseo de remendar sus errores, de poder decirle a su esposa que ella era importante en su vida y de poder ayudar a Cole. Esta es la hipótesis clínica propuesta. Aquel intento de denominar el exceso del que da cuenta la interpelación. No podía partir sin antes pagar sus deudas, y prefería ignorar su condición de “muerto” en pos de su deseo, situación que a larga, le resulta insostenible, pues no solo no podría haber retomado nunca el dialogo con su esposa, sino que tampoco hubiese saldado la deuda con Cole y por ende, con Vincent. Entonces ese mismo deseo lo conduce a enterarse de la verdad, aquella verdad que el no quería ver (“ellos solo ven lo que quieren ver”). La hipótesis propuesta por Eduardo Laso es diferente de la aquí propuesta, dado que el dice que el Dr. Crow no puede irse porque su esposa lo duela y que para procesar su duelo ella necesitaba oír lo importante que había sido en la vida de su marido. Luego de haber dicho esto, recién allí, el puede partir.
En nuestro caso queda fundado el tercer tiempo: el tiempo de la responsabilidad subjetiva, dado que cuando el Dr. toma conciencia de su estado y habla con su esposa, le dice: “Creo que ya puedo irme, solo necesitaba hacer un par de cosas. Necesitaba ayudar a alguien y creo que ya lo hice. Y necesitaba decirte algo: tú nunca estuviste en segundo lugar. Te amo. Ahora duerme, todo será diferente en la mañana”. Toma conciencia de su muerte y de que esto no le permite estar entre los vivos. Aquí se realiza el acto ético, la realización del universal-singular de que los muertos no pueden estar entre los vivos y por eso debe irse.
El Dr. Crow es al igual que Ibbieta responsable de su deseo, el deseo de seguir viviendo en Ibbieta, y el deseo de no irse de esta vida antes de cumplir con sus deudas en el caso del Dr. Crow. En ambos casos sus decisiones los llevan a la confrontación con su propio deseo, el deseo inconsciente, y en ambos surge el efecto sujeto, dividido por su deseo, y que da lugar al tercer tiempo: el de la responsabilidad subjetiva.

Bibliografía
• Fariña, J: Responsabilidad: entre necesidad y azar. Ficha de cátedra.
• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Laso, E: De maldiciones y fantasmas.
• Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires
• Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.
• Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: