Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Sexto sentido >

por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

Psicología Ética y DD.HH.
Cátedra: Fariña

Análisis del Film: ¨Sexto sentido¨

Alumnas:
Ibañez, Agustina.R LU: 31.994.181
Sagnovihs, Florencia LU 30.762.897

Docentes
Profesor: Ollier Alejandro
Coayudante: Naves Flavia

Comisión: 24
1er cuatrimestre 2010

Film: Sexto sentido
Reseña de la película

En este apartado realizaremos una síntesis del film. El Doctor Malcom Crowe es un psicólogo infantil que ejerce exitosamente su profesión, destacándose por su desempeño en la ciudad de Filadelfia. Está casado con una bella mujer, Ana, y a raíz de la demanda de su labor profesional dedica poco tiempo para estar con ella. En un momento, ambos realizan una cena de festejo en su casa debido a un premio de honor que ha recibido el psicólogo. Luego de comer, suben al dormitorio y estando solos irrumpe violentamente, por la ventana, un ex-paciente (Vincent). Éste se encuentra en un estado de desequilibrio emocional y le inflige una serie de reclamos al Dr. Crowe respecto a la insuficiencia de su tratamiento años atrás, ya que éste lo había derivado a otro profesional. Vincent toma un arma y le dispara a Crowe, luego se mata él mismo. Tras esta trágica escena la película continúa en el otoño del año siguiente. El espectador queda atrapado en un ambiente de suspenso que será develado en la última escena de la película.
El desarrollo del film se desencadena con el psicólogo en tratamiento con el niño Cole, quien ve fantasmas. Crowe lo ayuda a no tenerles miedo y a poder conectarse con ellos, cumpliendo sus deseos en el mundo “del mas acá”. A la vez, el niño lo ayudará a comunicarse con su esposa mientras ella duerme. Crowe al hacerlo, le dice a su mujer que siempre fue lo más importante para él. Esto da lugar a que ella pueda procesar su duelo y que su vida continúe. Su mujer, en el medio de esta escena se encontraba con el anillo matrimonial de su marido en la mano. Cuando éste cae, Crowe se da cuenta que él no lo tiene y en ese momento se le devela que él es un fantasma.

Comentario de la película. “De maldiciones y Fantasmas” de Eduardo Laso

El autor realiza una nota sobre el film “Sexto sentido”, desarrollando las características de los acontecimientos sobrenaturales y los seres fantasmáticos. Respecto a éstos afirma que son almas en pena, seres que no han muerto. Retornan del más allá porque tienen algo que decir que no ha sido escuchado en vida. E. Laso describe una serie de clichés que se dan en este tipo de escenarios. A destacar, en lo que concierne al film, aparecen las figuras del niño inocente como mediador entre los fantasmas y el mundo de los vivos, y el medium como aquel que puede traducir en palabras el daño simbólico que ha ocurrido; dichas figuras actúan de manera conjugada en el niño de nombre Cole.
La responsabilidad subjetiva se configura a partir de la noción de sujeto del inconsciente que no es dueño de su voluntad e intención. Se juega en el ámbito de la realidad donde hay una responsabilidad que atañe al sujeto en relación a aquello que desconoce de si mismo. No se trata de la responsabilidad moral o social, de las buenas costumbres o lo moralmente correcto.
El Psicólogo Infantil Crowe será el personaje sobre el cual se centra la responsabilidad subjetiva en el film. Laso comenta que el psicólogo tiene una doble deuda: marital y profesional, ya que postergó a su mujer por su trabajo y no ha sabido escuchar a un paciente. Estas faltas intentarán ser saldadas por Crowe a lo largo de la trama, ayudado por su paciente, el niño Cole, quien logra comunicarse con los fantasmas actuando como mediador y posibilitará develar y cancelar los temas pendientes, para que los espectros descansen en paz.
Citando a Fariña desde el texto Ética y Cine (Pág.47) “Todo el periplo fantasmático del film no es otra cosa que una búsqueda calculada de su ser”.

Circuito de la responsabilidad subjetiva

El personaje que tomaremos para el análisis será el del Dr. Crowe. Veremos cómo se inserta en el circuito de la responsabilidad subjetiva en sus tres tiempos. En el Tiempo 1 el personaje lleva adelante una acción, una conducta, orientada por un determinado objetivo, tal iniciativa se agota en los fines para los cuales fue concebida. Dicha acción se encuentra en el campo de la conciencia. En este tiempo se “es responsable”. Este ser responsable puede pasar a ser un hacerse responsable en el Tiempo 3 del circuito, lo cual será analizado mas adelante.
Siguiendo con el Tiempo 1 en el film, podemos comentar que el Dr. Crowe lleva una vida muy estructurada, es muy metódico en su forma de realizar las cosas, de emprender su trabajo, y su matrimonio está descuidado.
Se encuentra efectuando un análisis con un niño llamado Vincent. Su cuadro presenta inestabilidad emocional, forma parte de una familia disfuncional y manifiesta alucinaciones (ve fantasmas y escucha voces). Al verse excedido tras los rasgos del cuadro, Crowe decide derivarlo a otro profesional. Hasta aquí, el Dr. Crowe es responsable de la forma de vida que lleva adelante, de sus elecciones en cuanto a profesión y forma de trabajar con la misma, así como también por la manera de llevarse con su mujer. Luego de transcurrir diez años de la derivación de Vincent, se produciría un vuelco, entrando en el Tiempo 2 de la responsabilidad subjetiva, donde el sujeto se cuestiona respecto de su accionar y de su posición que tenía al comienzo, en el Tiempo 1. El Tiempo 2 resignifica el Tiempo 1: emerge una singularidad que demuestra la incompletad del universo previo junto con la caída de los ideales que lo sostienen.
Situamos la ética y nos colocamos en el plano de la responsabilidad subjetiva. Ésta interpela al sujeto más allá de las fronteras del yo, un sujeto que debe responder por su acto. Esto lo llevara a cabo en el Tiempo 3, donde se romperá la base con lo particular. Teniendo en cuenta la noción de sujeto del inconsciente, nos parece pertinente señalar que el psicoanálisis plantea un determinismo inconsciente que hace al sujeto responsable por definición. Freud afirma que la responsabilidad se da en relación a aquel propósito inconsciente que propició la acción, ajenamente a la voluntad del Yo. Esto es así ya que la acción se da en el campo de la consciencia pero algo de lo inconsciente se pone en juego en ella.
El Tiempo 2 en la película tiene lugar cuando Vincent, diez años mas tarde de finalizado el tratamiento con el Dr. Crowe, irrumpe sorpresivamente y de manera violenta por la ventana en la casa de éste, que se encontraba en una cena de festejo con su mujer. El ex-paciente en un estado de desborde emocional le critica al psicólogo por no haberlo ayudado a superar el divorcio de sus padres, encontrándose ahora totalmente demente y con miedos. Vincent le dice claramente –“Tu me fallaste”. El psicólogo solo alcanza a pedirle, en medio de un clima caótico y tenso, que le diese una segunda oportunidad, para así poder ayudarlo. La escena finaliza con el disparo de Vincent al profesional, y luego se suicida. Este disparo convertirá al Dr. Crowe en un fantasma, que interpelará su accionar y posición profesional, a la vez que su rol marital. ¨ La interpelación subjetiva es la puesta en marcha del circuito. Luego la culpa obliga a una respuesta ad-hoc a la interpelación (…) la retroacción que genera la interpelación resignifica porque liga a los elementos disonantes que se convierten entonces en un Tiempo 1, es decir que el Tiempo 1 es ya un tiempo resignificando por la interpelación a través de la culpa. La culpa hace a la retroacción, hace que se retorne sobre la acción por la que se debe responder¨ .
En el caso del film, aparecen algunas figuras de la culpa, que responden a la interpelación generada en el protagonista en el Tiempo 2. Por un lado aparece la angustia, siendo ésta la manifestación del sentimiento inconciente de culpa. Crowe se siente afligido por no poder lidiar con sus tiempos para resolver sus casos clínicos y a la vez pasar tiempo con su mujer.
A su vez aparece la figura del arrepentimiento, frente a la decisión de derivar a Vincent, al ser un tema que se le presenta como pendiente, decide tratar a otro niño (Cole), de similares características, para así poder sentirse mejor. En varios pasajes de la película nos permite dar cuenta de este asunto. Por ejemplo, estando el Dr. Crowe en el hospital, le dice que ayudarlo a él sería como ayudar a su paciente anterior.
También aparece el arrepentimiento y remordimiento frente al escaso tiempo que le dedica a su esposa. El psicólogo angustiado y triste por haberse dado cuenta de esto, empieza a querer recomponer su relación. Además aparecen los celos porque asoma un posible candidato sentimental para ella, haciéndolo sentir más culpable y alerta.
A partir de estas respuestas a la interpelación que causó el Tiempo 2 en el Dr. Crowe, se evidencia que se responsabiliza ¨moralmente¨, y trata de enmendar. Se trata de la culpa moral como respuesta a la interpelación. Evaluando su accionar, lo encuentra moralmente ¨no apropiado¨ y se reprocha por ello. En un primer intento desesperado por recuperar su cualidad de autonomía, el Dr. Crowe se dispone a fortalecer su voluntad vía imposiciones morales. Así la culpa resulta ¨anestesiada¨ y aún no hay Responsabilidad Subjetiva. Es decir que aunque momentáneamente resulta exitoso, a la larga será contraproducente, ya que en realidad se fortalece el conflicto original. El propósito inconciente desbaratará nuevamente la intención conciente.
Siguiendo el circuito de la responsabilidad subjetiva, advendría el Tiempo 3, la culpa logra finalmente el advenimiento del ¨Efecto sujeto¨. Ya se habla en este caso de una respuesta a la interpelación, ya presentándose una dimensión ética. Implica la noción de la toma de posición por parte del sujeto, de la puesta en acto, en la que el sujeto se produce. Es el acto en que se produce un sujeto del inconciente. Así podríamos evidenciar este Tiempo 3 en el momento que cuando Crowe estaba por derivar a Cole con otro profesional, frente a la adulación del niño de que no le fallara y que él sería la única persona que podría ayudarlo, decide continuar con el caso. Esto modifica su posición como profesional, ya que anteriormente frente a casos que lo superaban en cuanto a características del cuadro, los derivaba. A la vez, se logra evidenciar que el psicólogo cambia su accionar estructurado a nivel profesional y acepta sugerencias de su paciente Cole, como ser que para que lograse comunicarse con su esposa lo haga a través de sus sueños.
También se demuestra un cambio de lugar frente a su mujer, más allá de que permanentemente intentará acercarse a ella y dedicarle más tiempo que antes, resulta crucial la escena en la cual mientras ella dormía, él le dice que siempre ocupó el primer lugar en él. Viendo caer su anillo matrimonial evidencia que no lo lleva puesto, dándose cuenta de que está muerto y que es un fantasma; uno más dentro del campo sobrenatural y místico con los cuales tiene trato Cole. Crowe decide alejarse de su mujer, permitiendo así que ella siga adelante, procesando el duelo.
A raíz de esto emerge una nueva singularidad, el sujeto se hace responsable de su nueva elección, de una nueva posición.

Caso Ibietta y Sexto sentido
Necesidad y Azar / Responsabilidad subjetiva

Comenzaremos diciendo que necesidad implica que hay hechos que existen por fuera del designio humano, estableciendo una conexión entre causa y efecto y logrando una determinación. Según Juan Carlos Mosca azar involucra siempre incertidumbre, es un suceso que ocurre en forma impredecible sin la acción planificada del hombre, o sea se da por una coincidencia temporal.
Ya habiendo comentado los conceptos de necesidad y azar pasaremos a comparar ahora cómo se presentan en el film Sexto sentido y en el cuento ¨El Muro¨ de Jean Paul Sartre.
A grandes rasgos mencionaremos que el cuento ¨El Muro¨ narra la historia de Ibietta, un anarquista de España que es capturado por los falangistas y condenado a muerte. Para salvar su vida era exhortado a decir en dónde se escondía Ramón Gris (otro líder anarquista).
Del circuito de la responsabilidad subjetiva, se pueden distinguir: el Tiempo 1, se compone de la afirmación de Ibietta ¨ En el cementerio¨, haciendo alusión a que Gris se encontraba allí (aunque él sabía que se encontraba en la casa del primo). En el Tiempo 2 los guardias le informan a Ibietta que Gris fue efectivamente ubicado en el cementerio la noche anterior, a lo cual éste sorprendido responde: ¨ ¿En el cementerio?¨. Aquí, esta expresión da cuenta de que Ibietta se interpela acerca de la acción realizada en el Tiempo 1, queda perplejo por lo que había dicho y el resultado inesperado que acontece. En el Tiempo 3: Ibietta vuelve a decir ¨ ¡En el cementerio!¨, entre risa y llanto el protagonista asume y se hace responsable de lo que pasó. Hay un cambio de posicionamiento subjetivo.
En la situación recientemente comentada se presentan indicadores de factores de azar y necesidad. En cuanto a azar, podríamos mencionar el hecho de que Ibietta dice que Gris se encontraba escondido en el cementerio (sabiendo de que estaba en la casa del primo), y de casualidad esa misma noche el anarquista se había ido, y escondido justamente en el cementerio (habiendo tantos lugares posibles para refugiarse, casualmente eligió hacerlo allí).
Por otra parte sobre la necesidad podría decirse que, Ibietta estaba encarcelado y no era su decisión delatar a Gis, posicionándose en el campo de la determinación, seria salvar su vida o la de su amigo.
En ¨Sexto sentido¨ también se presentan los tres tiempos del circuito de responsabilidad subjetiva (éstos fueron detallados anteriormente en otro apartado del trabajo). Se evidencia en este caso que en el Tiempo 2 no se presentan indicadores de Azar. En cuanto a la llegada de Vincent a la casa del Psicólogo, fue por una causa que como ya sabemos era de venganza. Es cierto que éste no pudo premeditar su aparición, que se daría diez años mas tarde de la derivación del ex paciente. Pero no ocurrió de manera azarosa, como si de repente cualquier persona ingresase a su domicilio para cometer un delito. Tampoco fue azarosa la derivación de Vincent en su momento (Tiempo 1), sino que fue tras el desborde profesional que su cuadro promovía en Crowe.
En cambio, podemos mencionar la presencia de un indicador de necesidad y es la muerte del Dr. Crowe. Como sabemos fallece tras el tiro que lanzó Vincent en su abdomen. Frente a esta grave lesión en una zona de órganos vitales provocaría la causa de su trágico final.
Pasemos a mencionar ahora la cuestión de la responsabilidad subjetiva en ambas tramas. Ibietta ¿Es culpable por haber dicho que Gris estaba en el cementerio, teniendo en cuenta que el sabía que estaba en la casa de su primo, y de casualidad dijo la palabra cementerio, como podría haber dicho cualquier otro lugar?
A su vez, ¿El Dr. Crowe es responsable del padecimiento de Vincent por haberlo derivado a otro profesional al encontrarse desbordado por las circunstancias del cuadro, además suponiendo que prefirió que otro profesional específicamente preparado para atender el cuadro de Vincent, lo tratase con herramientas mas adecuadas y eficaces acatando las normas de los códigos de ética de la profesión?
Frente a estas preguntas no podemos menos que aclarar que desde la faceta que tiene en cuenta la responsabilidad jurídica, que se recorta en función del sistema de referencias legales y constituye una de las formas de la responsabilidad moral, o sea, acerca de los valores compartidos socialmente como ¨lo bueno y lo malo¨: se puede decir que Ibietta no sería responsable de la muerte de Gris, ni Crowe responsable del padecimiento de Vincent de ese momento tras su derivación. Ibietta sólo refirió un lugar al azar, y el Dr. Crowe hizo lo que las normas del código ético de su profesión mandan a realizar frente a la posibilidad de derivar a un paciente.
No obstante nos centramos en la responsabilidad subjetiva, que atañe al sujeto en relación a aquello que desconoce de si mismo. Al sujeto de deseo inconciente. Aquí ya estamos hablando de Realidad Psíquica, de la respuesta en relación a aquel propósito inconciente que es ajeno a la voluntad del sujeto.
Desde esta mirada se podría pensar que Ibietta sería responsable por el deseo inconciente de vivir. Eligió una ¨Tumba¨, para Gris, en vez de ser para él. Todo esto, formando parte de un saber no sabido para él, le hizo mencionar la palabra ¨Cementerio¨. Aquí aparece lo real de la pulsión, lo singularidad del objeto de goce, el núcleo de la singularidad del sujeto. Es el campo de la imprevisibilidad. Según Lacan, de la única cosa de la que se puede ser culpable es por haber cedido en su deseo. Si Ibietta es responsable de un acto, este acto inscribió un deseo. Podríamos decir que es responsable de haber abierto la boca, de haber deseado vivir, de haber querido burlarse y engañar a los falangistas, pero lo que emergió fue un sinsentido.
Con respecto al Dr. Crowe, en cuanto a su responsabilidad subjetiva podríamos establecer nuestra Hipótesis clínica: El psicólogo infantil tan prestigioso y reconocido se muestra autosuficiente en su profesión. Sin embargo se podría mencionar que ante algún desafío que vaya más allá de sus límites, impone distancia abandonando la tarea en vez de proseguir. De esta cuestión se podría inferir que el Dr. Crowe tendría dificultades cuando se le presenta la caída de la ilusión de su Completud y para evidenciar su ¨Castración Constitutiva¨, como la de cualquier sujeto. Así frente a algún obstáculo que se distinga de la normalidad y la rutina y logre develar su ¨Falta¨, impondría defensas del inconciente como la negación y el abandono de la tarea; en vez de proseguir y buscar nuevas herramientas. En sentido común sería: ¨Yo todo lo puedo¨ y si algo me resulta desestabilizador, por no poseer la certidumbre de resolverlo: ¨Mejor aborto la tarea¨. Dicha cuestión permitiría aseverar el tinte marcadamente narcisista de su personalidad. Aunque al final de la película habrían dos situaciones que lo moverían definitivamente de esa posición narcisística, que taparía su incompletud inherente como ser humano deseante. Serian, en el momento en que frente a su comentario de dejar de atender a Cole y derivarlo ya que asistirlo le demandaba mucho tiempo, decide continuar el caso. Solamente por advertir las palabras de apoyo y confianza del niño, quien le dice ¨Si tú no crees en mí ¿Cómo vas a ayudarme?, No me falles. Solamente tú puedes ayudarme ¨. Así como también cuando está por finalizar el film, él se muestra vulnerable frente a su mujer. Le dice lo que siente por ella y dejando de lado su egoísmo al darse cuenta de que está muerto, le permitirá dejarla seguir con su vida, brindándole su apoyo. Es decir, acepta su condición de fantasma, y permite que su esposa elabore su duelo continuando con su vida, más allá de lo que internamente querría para él.

Bibliografía

• Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires
• Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires
• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Freud, S.: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984.
• Salomone, G. Z.: El sujeto autónomo y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Fariña Juan Jorge Michel & Gutiérrez Carlos E. F.: Ética y Cine. Editorial Eudeba, 1999



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: