por 

Psicología, Ética y Derechos Humanos Cat. I

Titular: Prof. Fariña, Juan Jorge Michel
Docente: Lic. Alfano, Adriana
Comisión: 7
Alumnas: Almoño, Carina DNI 29385373
Paparatto, Constanza DNI 24235443

Segundo cuatrimestre 2009

Consigna de Evaluación

Elija un film, un texto literario o alguna otra producción narrativa en la que se despliegue y pueda ser recortada una singularidad en situación. En caso de elegir una creación cinematográfica, la misma debe haber sido realizada entre el año 2005 y el presente (salvo condiciones excepcionales, las cuales deben ser autorizadas por el docente a cargo de la comisión de trabajos prácticos).

En ese recorte, escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre.

Analícela ubicando sus coordenadas en los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad y explicitando la hipótesis clínica que establezca respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva.

Incluya las referencias relativas a las categorías de necesidad y azar, así como a las de culpa y responsabilidad.

Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.

SIETE ALMAS

“Dios creó el mundo en siete días...
En siete segundos, yo destruí el mío”.
Ben Thomas, Siete Almas.

Síntesis Argumental

Siete Almas es una película que cuenta la desgarradora y enigmática historia de un hombre con un secreto que intenta redimirse a sí mismo cambiando drásticamente la vida de siete completos extraños. Nada puede alterar su plan una vez que éste ha sido puesto en marcha. O al menos eso es lo que él cree. Pero lo que Ben Thomas (Protagonista) no espera es el hecho de que se enamorará de una de las desconocidas – y ella, a su vez, será quien comience a transformarlo.

En esta película se pueden llegar a hacer preguntas provocadoras acerca de la vida y la muerte, el remordimiento y el perdón, los extraños y la amistad, el amor y la redención – persiguiendo así las sorprendentes conexiones que consiguen vincular a los destinos humanos.

Ben Thomas inicia su proceso de redención con una lista conformada por siete nombres – cada uno de ellos está sumido de alguna forma en la desesperación, y cada uno de ellos forma parte integral de su plan. Todas estas personas comparten el hecho de haber alcanzado un punto de inflexión en sus vidas, lo que los hace susceptibles de cualquier clase de ayuda: económica, espiritual, médica – y, sin que ellos lo sepan, Ben los ha escogido cuidadosamente para formar parte de su plan de salvación. Sin embargo, Emily Posa, una vivaz enferma cardiaca, logra darle un giro al asunto haciendo justo aquello que Ben creía imposible – crear un lazo íntimo – y en el proceso poniendo de cabeza tanto su visión del mundo como su noción de lo que es posible.

Ben vive en una burbuja, así que su manera de ver el mundo es realmente distinta – el mundo que lo rodea es hermoso, pero el se siente como desconectado. Se da cuenta de que otros pueden disfrutar y experimentar esta belleza, pero él se siente impedido y sólo podrá hacerlo tras conocer y enamorarse de Emily, la que tiene una manera muy distinta de plantarse ante la vida, a diferencia de Ben, ella aún puede reír y soñar, mientras que Ben se rehúsa a imaginar siquiera las posibilidades de una vida llena de luz.

Enferma gravemente del corazón, Emily necesita un transplante para sobrevivir. Y recién ahí la trama y el plan de Ben comienzan a cerrar… salvar tantas vidas como muertes causó el accidente.

Mientras tanto, el amigo más antiguo de Ben, Dan el abogado, tiene que confrontar el dilema de cómo ayudar a Ben con una misión extraordinaria y sin embargo cargada de problemas legales y morales, encontrándose en el corazón de una intensa lucha interna que ha logrado problematizarlo espiritual, emocional y profesionalmente. Él puede ver el tormento que aplasta a su amigo, y por ello quiere honrar y atender su llamado. Sin embargo, esto significaría aliarse con Ben a fin de orquestar una tarea sencillamente inimaginable.

Siete Almas es un drama desolador sobre los pecados del pasado, la redención personal y el valor real de la vida. Es un emocionante juicio a los valores de la sociedad actual que logra que nos cuestionemos sobre el peso real de nuestra propia existencia.

Desarrollo

Circuito de la Responsabilidad:

Como lo establece la consigna para llevar a cabo el presente trabajo, nos detendremos en una situación, en un momento de la película donde podemos distinguir la presencia del circuito de la responsabilidad para analizarlo y en tanto que la responsabilidad la referimos a la singularidad de un sujeto en acto, tomaremos para ello el despliegue de la singularidad del personaje de Ben.

“El circuito de la responsabilidad… está compuesto por un Tiempo 1, donde se realiza una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en que el sujeto se haya inmerso y que, se supone, se agota en los fines para los que fue realizada, la cual se ve confrontada en un Tiempo 2 con algún indicador que le señala un exceso en lo acontecido otrora (de allí su linealidad). Tiempo donde el universo particular soportado en la certidumbre yoica se resquebraja posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenía al comienzo del mismo” .
Así es como luego de ello debemos plantearnos una hipótesis clínica “… es decir, si algo ha emergido en el segundo tiempo des-ligado del universo particular, este buscará re-ligarlo hallando una explicación a su presencia. Finalmente será necesario un Tiempo 3 que verifique la responsabilidad subjetiva, una toma de posición en relación a lo universal inscribiendo un acto que produzca un Sujeto barrado” .

Ben, es una persona sumamente introvertida, decaída, insensible ante las vicisitudes que le presenta la vida, quedando así luego de pasar por uno de los peores momentos y experiencias como ha sido el causarle la muerte a su mujer y seis personas más.

En la escena donde nos muestran cual ha sido la causa de ese accidente, vemos que Ben recibe un mensaje de texto a su laptop, el cual lleva a tener que tomar una decisión crucial para el desenlace del mismo: ¿Qué hacer?, Ben inconcientemente sabe que el hacerlo podría llevar a una desatención sobre la carretera y que dentro de las posibilidades estaría la de causar ese accidente. Sin embargo, decide leer ese mensaje y en ese preciso momento es donde, despistado, pierde el control sobre su automóvil, el cual luego de hacer una maniobra riesgosa para evitar un camión choca contra una camioneta en donde seis personas más su mujer pierden la vida.

Podemos entonces observar que más allá de la responsabilidad jurídica que sobre el recae, existe una responsabilidad subjetiva la cual interpela a Ben más allá de las fronteras del yo, estableciendo un punto de ruptura de quiebre en sus sentidos, efecto de las formaciones del inconsciente.

Aquí podemos distinguir lo que llamamos Tiempo 1, en donde, como sostiene Fariña: “el personaje lleva adelante una conducta con determinados fines, en el supuesto de que su accionar se agota en los objetivos para los cuales fue concebida” : A Ben se le presenta la posibilidad de elegir entre leer o no ese mensaje, ante la presencia de una conducta que podría tener como resultado el accidente más tarde acaecido, sin embargo su decisión de llevar adelante la lectura del mismo, ha sido con el fin de continuar conduciendo sin ningún problema.

En este sentido podemos encontrar la ruptura o grieta producida entre la necesidad y el azar , lugar donde podemos ubicar la responsabilidad subjetiva, por un lado el azar se encuentra en que Ben no puede impedir que ese mensaje llegará en ese preciso momento y por otro lado la necesidad de leer el mismo, es lo que lleva a este último desatender el camino y perder el control de su vehículo.

Como Tiempo 2 indicando un exceso en su accionar, Ben es conciente de que por un descuido obtuvo como resultado algo más allá de lo esperado, la muerte de siete personas.

Siendo la culpa, en principio, una condición para el circuito de la responsabilidad subjetiva, lo que ob-liga a responder , Ben se siente invadido e interpelado por ella, urgido de enmendar la tragedia ocasionada, poniendo fin a la vida de siete personas por un simple mensaje de texto.

Este Tiempo 2 resignifica al Tiempo 1, lo sobreimprime, en Ben adviene la angustia por la pregunta de ¿Qué debo hacer ahora?. En cuanto a ello podemos plantear las siguientes hipótesis clínicas:

• Ben podría haber seguido con su vida, formar una nueva familia, sintiéndose feliz por salir adelante luego de la experiencia pasada. Pero este no ha sido el caso, por ser la culpa quien se ha instaurado en su interior, enfrentándolo con la decisión de resignar el resto de su vida para salvar la de siete almas desconocidas.
• Lo que hizo a Ben introducirse hasta las últimas consecuencias (su propia muerte) en su plan de redimirse ante lo sucedido, lo encuentra confundido ante la presencia de algo que ya hacía tiempo había olvidado y descreído, el amor y la sensación de querer salir adelante cuando conoce a Emily.
• Asimismo se hace presente el optar por sacrificar su vida (la de Ben) por la vida de otros (las siete almas).

De ello surge la posibilidad de encontrarnos ante un Tiempo 3, en donde Ben, sujeto de la responsabilidad subjetiva, decide llevar a cabo su plan enfrentando la culpa y lo universal-singular, en donde podemos ubicar como eje de lo universal a la ley, y la forma del sujeto de responsabilizarse por su deseo (el salvar siete almas) que hace a lo singular de la cuestión . Lo universal no se realiza sino en la forma de lo singular y utilizando como soporte lo particular, es decir, los códigos compartidos .

El Tiempo 3 se caracteriza por dar una respuesta a la interpelación que se produce en el Tiempo 2, en este caso Ben hará lo imposible por cumplir con su plan para devolver a siete almas desconocidas eso que por un descuido y una decisión errada les quitó a siete personas.

Conclusión

Habiendo transcurrido por los distintos puntos relacionados al circuito de la responsabilidad subjetiva, señalando para ello una escena de la película elegida en la cual se presentan distintos puntos planteados en la consigna, es que podemos dar cuenta como a veces el inconsciente se sobrepone por encima de aquello que no quisiéramos que suceda, y nos deja en una posición dentro de un circulo en donde el ser responsable mas allá de lo moral y jurídico, puede llevarnos a tomar decisiones que pongan en juego la vida misma para redimir eso que tanto nos hace sentir culpables.
La responsabilidad subjetiva, se enmarca en aquello por lo cual el inconciente a través de lo realmente deseado, derrumba esa barrera de lo conciente para llevar a cabo acciones totalmente impensadas, las que luego de haberlas realizado entran en juego distintos tiempos, fijando así ciertas hipótesis clínicas a las que en cada interrogante que se presenta nos debemos contestar el porqué de haberlas efectuado.
Lo que queremos decir es que más allá de no sentir realmente ganas de hacer o decir algo que nos pueda llegar a comprometer o hacernos responsables, el deseo inconsciente supera al yo para demostrarnos que algo en nuestro interior quiso que sea de esa manera, y así entramos a jugar un rol diferente al común dentro del circuito de la responsabilidad, en donde el “saberse” culpable implica pasar por una experiencia analítica de deseo inconsciente que, una vez más, nos ob-liga ante la sociedad de una manera subjetiva, pasando por la negación, la proyección y las formaciones sintomáticas asociadas al sentimiento inconsciente de la culpa .
Para el psicoanálisis hay un determinismo en donde el sujeto por definición es responsable, ósea debe dar una respuesta por sus actos. La responsabilidad subjetiva enfrenta la sujeto con lo que le es desconocido de si mismo, le es ajeno. En este campo el sujeto no puede por desconocer desimplicarse, siempre es responsable en términos éticos, diferenciándolo de lo moral y lo jurídico,
La forma en que el sujeto responde implica una toma de decisión una postura y un lugar subjetivo desde donde se dará una respuesta.

BIBLIOGRAFIA

 María Elena Domínguez: “Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis” En La Transmisión de la ética Clínica y Deontología, Vol. 1. Fundamentos. Bs. As., LETRA VIVA

 Gabriela Z. Salomone: “ El sujeto dividido y la responsabilidad” En La Transmisión de la ética Clínica y Deontología, Vol. 1. Fundamentos. Bs. As., LETRA VIVA

 Gabriela Z. Salomone: “ El sujeto autónomo y la responsabilidad” En La Transmisión de la ética Clínica y Deontología, Vol. 1. Fundamentos. Bs. As., LETRA VIVA

 Juan Jorge Michel Fariña: “The Truman Show. Mar abierto (un horizonte en quiebra)”, en Ética y Cine, Bs. As. Eudeba / JVE, 2000, p. 166.

 Juan Jorge Michel Fariña - Psicología, Ética y Derechos Humanos Responsabilidad: entre necesidad y azar - Ficha de cátedra.

 D´Amore, O.: “Responsabilidad y Culpa”. En La Transmisión de la ética Clínica y Deontología, Vol. 1. Fundamentos. Bs. As., LETRA VIVA 2006, p. 150.

 Mosca, J.C.: Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires,1998. p. 113.

 Michel Fariña, J: Ética: un horizonte en quiebra, cap. IV; Eudeba, Bs. As.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: