Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > The Weather Man >

por 

The Weather Man
Título original: The Weather Man.
Año: 2005
País: Estados Unidos
Género: Comedia Dramática
Director: Gore Verbinski
Reparto: Nicolas Cage (David Spritz) Michael Caine (Robert Spritzer) Hope Davis (Noreen) Michael Raspoli (Russ) Gil Bellows (Don) Gemmenne de la Peña (Shelly) Nicholas Hoult (Mike)

El film relata en primera persona la vida de David Spritz, un famoso presentador del tiempo (digo presentador, ya que él no es meteorólogo) de Chicago. La película muestra como a Spritz le va muy bien en el ámbito laboral pero siente que su vida personal ha fracasado.
Spritz está divorciado (su ex mujer tiene una nueva pareja: Russ) su hijo está en rehabilitación por consumo de drogas y él por más que lo intente no logra establecer una buena comunicación con su hija.
Por otra parte el padre se entera que tiene cáncer y que le queda sólo un mes de vida.
A su vez él está interesado en trabajar en “Hello América” programa informativo de televisión nacional. Esta nueva oportunidad laboral conllevaría un aumento de sueldo y un incremento en su prestigio pero significaría mudarse lejos de sus hijos.
El análisis girará en torno al personaje David Spritz quien a partir de una acción aparentemente sin importancia (se olvida de comprar salsa tártara) comienza a interpelarse produciendo una transformación de su posición como sujeto.
Se analizará esta acción ubicando las coordenadas de los tres tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad intentando postular una hipótesis clínica para dar cuenta acerca de qué es responsable el sujeto.
El recorte de la película que tomaré a los fines de realizar el trabajo es el siguiente:
David deja a uno de sus hijos en la casa de Noreen (su ex mujer) y se queda un rato contemplando la casa.
Piensa: “Alguien debería ser feliz allí dentro… ¿Si no hubiera olvidado la salsa tártara las cosas serían diferentes? ¿Robert (su padre) moriría sin pensar que soy un imbécil, un desastre?”
Se comienzan a ver las imágenes de lo que sería el recuerdo de este episodio a partir del cual se pregunta:
Están dentro de la casa y Noreen le pide a David a los gritos que vaya a comprar salsa tártara.
Él le contesta: “Noreen, ¿por qué no haces un pedido y me dejas de romper las ya sabes que?”
Ella le dice: “Es que tu sólo escuchas la mitad de lo que digo”
“Ya escuché” dice él disponiéndole al salir “salsa tártara” repite.
En el camino de su casa al supermercado va repitiendo “salsa tártara, salsa tártara, salsa tártara…” mientras se le van cruzando otros pensamientos.
Llega a la esquina, el semáforo se pone en rojo y una mujer de pantalones blancos y ajustados se le para adelante. Él sigue repitiendo “salsa tártara, salsa tártara, salsa tártara” mientras se le cruzan fantasías con esta mujer.
Llega entonces al supermercado. El cajero le pregunta “¿Algo más?”
“No” contesta él.
Cuando llega a su casa Noreen le dice tras revisar las bolsas: “No puedo creer que hayas olvidado la salsa tártara. ¿Por qué la olvidaste?”
Él dice: “Trato de mantener a esta familia. Tengo que ocuparme del trabajo y las presiones.”
La siguiente escena transcurre al día siguiente cuando él habla con su padre de lo ocurrido.
El padre le dice que debería sacrificarse. Éste le dice: “Para conseguir algo valioso tienes que sacrificarte, lo fácil no forma parte de la vida adulta.”
Haciendo una primera aproximación se puede ubicar un tiempo 1 en el circuito de la responsabilidad en el momento en el que David se dispone a ir a comprar salsa tártara. Se propone ir a comprar aquello que Noreen le pide, ya que él escucho todo lo que ella dijo y va a ir por la salsa para demostrarlo. Lo vemos a David dedicándose a satisfacer la demanda de Noreen.
En este tiempo 1 lo vemos a David haciendo todo lo posible (a nivel yoico, consciente) por recordar comprar la salsa. Lo repite una y otra vez en su cabeza: “salsa tártara, salsa tártara…”Esta acción se agota en los fines para los cuales se realiza. Él se dirige al supermercado a comprar salsa.
Fue una cuestión del azar que justo una mujer de pantalones ajustados se le cruzara adelante y una cuestión de la necesidad que justo el semáforo se pusiera en rojo.
Esto podría exculpar a David. Si sólo se tratara del azar y la necesidad el podría tranquilizarse diciendo que el semáforo justo se puso en rojo y se olvidó o que justo esta mujer se le cruzó adelante y se distrajo.
Pero hay algo que hace que David se pregunte acerca de esto. Hay algo en este olvido que le concierne como sujeto.
Se puede ubicar un tiempo 2 en el momento en que David advierte que se ha olvidado de la salsa.
A pesar del esfuerzo conciente que hizo no fue capaz de recordar lo que Noreen le había pedido.
Se puede ver que esto no estaba en la intencionalidad del yo.
David se dispuso a salir a comprar salsa pero volvió sin ésta, y esto le trajo consecuencias que van más allá de los fines para los cuales esta acción fue concebida.
Podemos ver que este segundo tiempo lo lleva a David a interrogarse, ubica una inconsistencia que parece señalar una emergencia de lo singular. Primero hay otro que formula una pregunta: es Noreen, ella le pregunta por qué olvidó la salsa.
La primera respuesta que ensaya adviene en forma de negación: son las presiones, el exceso de trabajo…
Pero esto no queda ahí, porque él se angustia y va en busca de su padre, busca que éste le de las respuestas. Va a hacerse autorizar por su padre. Le pregunta qué debe hacer. Y el padre le dice que se sacrifique que las cosas para que valgan la pena deben ser difíciles. Y él acepta. Acepta el desafío y comienza con la hazaña. Él va a recuperar a Noreen para demostrarle a Robert que no es ni un imbécil ni un desastre.
Y son varias las respuestas que David ensaya a lo largo de la película acerca de esta eventualidad. Son respuestas desde lo particular, desde el universo de respuestas esperables impidiendo así que surja aquello que insiste a través de los olvidos y los fallidos que podemos observar durante el film. Son respuestas que no muestran disonancia con el universo discursivo en el que David se halla inmerso (el sacrificio, el trabajo, las presiones) el de satisfacer las demandas de los demás como si fueran órdenes. Podemos ubicar esta serie de respuestas del lado de la producción sintomática.
Estas respuestas no desembocan en un tiempo 3 del circuito de la responsabilidad, en un advenimiento del sujeto sino que siguen generando nuevos momentos de interpelación.
Él intenta enmendar aquello que hizo pero nada de esto alcanza. La angustia sigue y él sabe que algo debe hacer. Hace el esfuerzo y, siguiendo los dichos del padre, se “sacrifica” y va con Noreen a terapia donde les plantean que deben hacer ejercicios de confianza. El ejercicio en cuestión consiste en escribir en un papel algo que hayan hecho, que la pareja no sepa y que haya perjudicado a la relación. Una vez que terminaron de escribir deben intercambiar los papeles y guardarlos para nunca leerlos.
Apenas terminan de hacer el ejercicio David se dirige al baño y toma una decisión: lee lo que Noreen había escrito. Pero esto no queda allí, ya que luego va y le reprocha eso que ella había expresado en el papel. Ella decide cortar la relación y no volver a intentar más. Él angustiado se dirige nuevamente al padre. Se puede ver que cada vez que David se encuentra con su padre se siente culpable. Culpa por no poder ser lo que el padre quiso que fuera (un gran escritor, un gran padre de familia) Podemos ver que durante el film se le cruzan los siguientes pensamientos cada vez que se encuentra con el padre: “Mi padre es un gran escritor y nunca dejó de lado a su familia. Fue un buen padre.”
Pero esta culpa nada tiene que ver con esto. Es una culpa desplazada. La culpa adviene por no poderse correr del circuito de la demanda. Esta culpa llama a David a responder por su deseo.
Antes de postular un tercer tiempo en el circuito de la responsabilidad es pertinente ensayar una hipótesis clínica para poder dar cuenta acerca de lo que David es responsable.
David se presenta en una posición neurótica y podría decirse que de estructura obsesiva.
Se muestra alienado a los significantes del otro, pero no de cualquier manera. Él se ofrece a satisfacer las demandas de los demás, siendo el padre una figura de gran importancia. Lo vemos dirigiéndose a él cada vez que surge en él la angustia y acepta aquello que el padre le dice. Se sostiene en la lógica de la demanda a para evitar enfrentarse con el lugar de la falta, allí donde no hay garantías.
Él no se interroga acerca de su posición como sujeto, se refugia en lo que los demás quieren, o mejor dicho, en lo que él cree que los demás quieren que él haga. Podemos ver durante la película que él hizo la prueba para trabajar en “Hello America” programa en el cual él está muy interesado. Lo vemos llamando insistentemente para ver si tienen alguna novedad con respecto al puesto. Sin embargo cada vez que le cuenta a alguien acerca del programa dice: “Me están tentando de Hello America” como si no tuviera realmente ganas de trabajar allí, como si alguien se lo estuviera pidiendo.
A él la vida fácil lo tienta pero él intenta desesperadamente seguir haciendo los sacrificios de los que habla el padre. Y se queda con la incertidumbre sin poder tomar una decisión. Demora la toma de decisión acerca de irse a Nueva York o quedarse en Chicago cerca de sus hijos. Esa toma de decisión que lo dejaría frente a su propia falta, a su propia castración.
Ahora sí se podría ubicar un tiempo 3 en el circuito de la responsabilidad. Se produce hacia el final de la película, cuando él acepta el trabajo en “Hello America”, es en ese momento en el cual se produce un acto ético.
Esto que se produce no está del lado de la transgresión en donde el sujeto se ubicaría en oposición a lo que venía haciendo antes. Se puede ver un verdadero surgimiento del sujeto, sujeto que cede ante su deseo. En ese momento desfallece ese particular previo, ya que el sujeto se posiciona desde un lugar diferente ante el malestar. Ya no hay hazaña dirigida al padre, un vivir una vida difícil. Hay un sujeto que advirtió algo, que ahora sabe un poco más y que actuó conforme a esto.
Se lo puede ubicar en las últimas líneas que se escuchan a través de la voz en off que nos transmite lo que David piensa mientras saluda desde el carruaje de “Hello America” durante un desfile: “Hay otro hombre con mi familia. No es fácil aceptarlo, pero lo fácil no forma parte de la vida adulta. Aceptaré este logro estadounidense. Allí es donde vivo… detrás de la Brigada de Bomberos 47 pero adelante de Bob Esponja” Vemos que en esta reformulación él toma los significantes paternos pero ya no escondiéndose en la demanda tratando de colmarla sino haciendo surgir algo de lo singular comenzando a poder soportar el “no todo”, aceptando una de las opciones y dejando de lado la otra, aceptando así su propia castración, y pudiendo hacer algo con esto más allá de la queja.

Bibliografía:

 D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. III. Eudeba, Buenos Aires.
 Mazzuca, R. (comp.), Schejtman, F. y Godoy, C., Cizalla del cuerpo y del alma. La neurosis de Freud a Lacan, Berggasse 19, Buenos Aires, 2006.
 Michel Fariña, J. (1998). Lo universal-singular como horizonte de la ética. (Cap. IV). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
 Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
 Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
Facultad de Psicología

Psicología, Ética y Derechos Humanos
Cátedra I
Prof. Lic. Juan Jorge Michel Fariña

Segundo Parcial

PROFESORA: DORA SERUÉ
ALUMNA: KOSTNER PORATH, MARIA PILAR
No. LIBRETA: 29.119.275
COMISIÓN: 2
CUATRIMESTRE: 2
AÑO: 2009



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: