por 

Psicología Ética y Derechos Humanos

2° Parcial

Profesores: Carlos Fraiman y Julieta Loza

Integrantes: Diana Mendez (Lu: 34.390.943.0) y Ornella Tavella (Lu:331747660)

Película: Toy Story 3

Comisión: 13

En el presente trabajo nos centraremos en la temática de la responsabilidad subjetiva que se configura a partir de la noción de sujeto del inconsciente. Este sujeto no es autónomo, no es dueño de su voluntad e intención. De esta forma se diferencia del sujeto conceptualizado por el discurso jurídico. De acuerdo con Freud se trata de una responsabilidad que atañe al sujeto en relación a eso que desconoce de sí mismo. Esta responsabilidad ubicada dentro de la dimensión ética, interpela al sujeto, que debe responder por su acto. El sujeto es responsable de su puesta en acto. La responsabilidad subjetiva, conlleva un circuito lógico, no desde una lógica matemática, pues los tiempos no son cronológicos. Los mismos serán detallados a lo largo del trabajo.
El personaje que analizaremos es el de Andy. Creemos que este personaje es teóricamente comparable al de Ibbieta, pues debe tomar una decisión frente a la necesidad que presenta la situación (en el caso de Ibietta la presión de los falangistas a dar una respuesta, en el caso de Andy la necesidad de ordenar todo pues debe partir a la universidad, y el camión de basura pasa en ese día). En ambos casos la decisión de los personajes exceden el fin para el cual fueron concebidas, produciendo nuevos efectos.
En la película se presenta a Andy como un adolescente que está a días de partir hacia la universidad. En una escena de la película, su madre entra en su cuarto y le dice que decida aquellas cosas que llevara consigo, las que dejará en el ático de su casa, y aquello que irá a la basura, escribiendo en una caja universidad y poniendo la patineta de Andy allí, y tirando un corazón de manzana en una bolsa de residuos a modo de ejemplo. Él replica un poco fastidioso que faltan unos días para que se vaya, pero ella argumenta que el camión de basura pasa hoy. Su hermana mas pequeña abriendo un baúl le pregunta porque todavía conserva sus juguetes, y el enfurecido le dice que salga de su cuarto. La madre le dice a la niña que ella tampoco se salva, que tiene muchos juguetes que podrían alegrar a muchos niños de la guardería, escribiendo en un caja Sunnyside, y pidiéndole que coloque allí los juguetes para que ella pueda llevarlos. La madre retorna a la habitación de Andy pues este sigue concentrado en su computadora, y le dice que tiene que tomar una decisión, que piensa hacer con todos sus juguetes.
¿Querés donarlos a Sunnyside?, el inmediatamente responde que no. ¿Quieres venderlos en Internet?. Y frente a tanta insistencia de la madre, él le dice que nadie va a querer estos viejos juguetes, que son basura. Ella le dice que tiene hasta el viernes, que lo que no este empacado o en el ático se irá a la basura.
Andy suspira, y pensativo se dirige hacia el baúl donde se encuentran los juguetes. Toma una bolsa de residuos y comienza a colocar en ella los juguetes (que por las películas anteriores sabemos que fueron muy importantes e utilizados en su infancia). Se detiene ante dos de sus juguetes más importantes (Woody y Bus). Los toma y los examina largo rato y dirige también su mirada hacia la caja que va a la universidad. Decide llevarse a Woody con él, su juguete más antiguo y preciado. Y arroja a bus a la bolsa de residuos. Cierra la bolsa y se dirige hacia el ático, pero cuando está subiendo las escaleras, aparece su hermana cargando la caja pesada que va a la guardería. Él apoya la bolsa en el piso al pie de la escalera del ático, y ayuda a la niña a llevar la caja al auto de la madre. Ubicamos aquí el tiempo número uno del circuito de la responsabilidad, en el que el personaje lleva adelante una acción, una conducta orientada por un objetivo, donde tal iniciativa se agota en los fines para la cual fue concebida. Así Andy decide dejar a sus juguetes en el ático y llevarse con el a Woody, frente a la necesidad de ordenar su cuarto. La necesidad establece una conexión entre causas y efectos. Pero aquí aparece también el azar, en donde se cierra la escalera del ático y justo en ese momento pasa la madre con una bolsa de basura en la mano, tropezando con la bolsa de los juguetes, que la confunde con basura, y lleva ambas bolsas a la vereda. El azar desconecta la relación entre causa y efecto. Implica incertidumbre. A su vez, el hecho de que los juguetes hayan ido a parar a la basura, esta condicionado por el hecho de que ese día pasaba el camión de la basura, considerando este factor como necesidad.
Woody intenta ir a salvar a sus amigos y ellos logran escaparse antes de que el camión de la basura llegara, y deciden meterse en la caja que se dirigía hacia la guardería porque piensan que Andy los tiro a la basura. Aunque Woody intenta convencerlos de que la bolsa se dirigía al ático. La guardería la dirigía un oso malvado, que los manda a la sala de los niños más pequeños, que maltratan a los juguetes. Esto podría pensarse como un factor de necesidad. Woody enojado con sus amigos, se escapa para regresar junto a Andy. Azarosamente termina siendo encontrado por la hija de una mujer que atendía la guardería, que es amiga de la mamá de Andy. Bonnie se lo lleva a su casa. Allí un juguete le cuenta a Woody la verdad de Sunnyside y por ello regresa a rescatar a sus amigos. En el ínterin los juguetes ven a través del ojo que la señora papa se olvido en la casa, a Andy discutiendo con su madre porque no los encuentra a ellos en el ático que era el fin original de su acción. Y aunque no se escuche la conversación, se lo ve enojado porque la madre quizás le haya dicho que pensó que esa bolsa era basura (no olvidemos que en un primer momento esto fue lo que expreso Andy). Aquí se ve la primera figura de la culpa proyectada que analizaremos posteriormente en la hipótesis clínica. El hecho de no encontrar los juguetes en el ático y descubrir que la madre los tiró a la basura constituye el segundo tiempodel circuito de la responsabilidad, donde el sujeto es interpelado a partir de indicadores que lo ponen sobre aviso de que algo anduvo mal, su acción iniciada en el Tiempo 1 fue mas allá o mas acá de lo esperado.
A partir de descubrir esto, los juguetes quieren escapar y regresar a vivir en el ático. Para esto son ayudados por Woody. En su travesía de escape terminan en un basural. Hasta que finalmente por intervención del azar aparece el mismo conductor de basura que se los iba a llevar la primera vez y es ahora este camión su oportunidad de regreso a la casa.
Al llegar los juguetes se despiden de Woody y se meten en la caja que va al ático, y Woody en la de la universidad. Mientras se ve a la madre charlando con Andy de todas las veces que se despidió con su hermana. Ella se muestra muy angustiada y le dice que le gustaría estar siempre con él. Andy le dice que no esté triste, que siempre estarán juntos. Esto lo moviliza a Woody que además ve una foto de Andy de niño con todos los ellos juntos. Así se ve interpelado desde varios lugares pues la foto le muestra lo importante de estar junto a sus amigos, que además su misión es hacer felices a los niños y ser amados por ellos, y Andy ya no es un niño y en el ático no podrán cumplir con ello. Por eso se precipita a la caja donde están sus amigos y deja una nota sobre la misma para que sean llevados a la casa de Bonnie. Como puede verse en toda esta secuencia, mas allá de los factores de necesidad y azar que fueron interviniendo entre el tiempo 1 y 2, también se interponen las decisiones de los juguetes y los cambios y transformaciones que ellos van atravesando a lo largo de toda la película. Posteriormente, en la hipótesis clínica vamos a poder ubicar aquellos elementos que nos permiten inferir la responsabilidad subjetiva de Andy en toda esta secuencia.
Cuando Andy descubre la nota y se muestra sorprendido y contento por no haber perdido a sus juguetes, se interpela respecto de su primera decisión. Le pregunta a su madre si cree que debería donarlos, a lo que ella responde que es una decisión de él, apelando a su responsabilidad subjetiva. Él se muestra reflexivo. Esta situación se incluye también en el segundo momento del circuito de la responsabilidad, junto con la escena anterior donde cree que la madre tiro a la basura sus juguetes, como aquello que excede los fines para los que fue concebida la acción llevada a cabo en el tiempo 1, y que viene a interpelar al sujeto respecto de su primera decisión.
Pero Andy se verá interpelado respecto de la decisión de Woody, en un tiempo cronológico posterior, cuando encuentre a Woody en la caja con los demás juguetes, no obstante forma parte del segundo momento del circuito, lo que abordaremos posteriormente.
Hipótesis clínica:
La adolescencia constituye una etapa de muchos cambios y resignificaciones en la vida de un sujeto, y su posicionamiento respecto a su infancia. Es una crisis vital donde el sujeto hace un duelo con respecto a su niñez y resignifica la relación con sus primeros objetos de amor. Andy debe reposicionarse subjetivamente respecto a los juguetes que son un símbolo de esa etapa anterior. Así la madre le dice: “Andy hazme caso tienes que tomar una decisión, ¿que quieres hacer con todos estos juguetes?...” A lo que él responde quien va a querer esos viejos juguetes, son basura. Si bien su decisión consciente es guardarlos y llevarlos al ático, en lugar de ponerlos en una caja que diga ático, los guarda en una bolsa de basura y los deja al pie del ático para irse a ayudar a su hermana(cuando podría haber terminado de subir la bolsa y luego ayudar a la hermana), y donde su acción termina dando cause a primer dicho. Si bien intervinieron factores de azar y necesidad (ya mencionados previamente), que influyeron en que la madre de Andy tirara los juguetes a la basura, se puede vislumbrar la responsabilidad subjetiva de Andy en la grieta entre ambos factores. ¿Qué tiene que ver Andy en todo esto? En el preciso momento en que Andy descubre que sus juguetes no están en el Atico y lo que la madre había hecho con ellos, aparece la figura de la culpa, que subraya un déficit del sujeto (mientras que la responsabilidad un superávit). Andy se enoja con la madre, la culpa de haber confundido a sus juguetes con basura, esta culpa nos pone sobre la pista de que el sujeto fue interpelado, llamado a responder por su primer acto, que excedió las intenciones conscientes para los cuales había sido realizado, pero en lo que esta implicado subjetivamente. Es la interpelación (tiempo 2 en el sentido cronológico) la que da inicio al circuito de la responsabilidad a partir de la retroacción al acto que se llevo a cabo anteriormente y a resignificarlo, por lo tanto el tiempo 2 vendría a ser lógicamente anterior al tiempo 1(cronológico). Ante ese llamado, hay diversas formas de responder, desde la dimensión ética, asumiendo la responsabilidad subjetiva que podría llevarlo a un acto ético, produciendo el efecto sujeto, o como lo hizo Andy en este primer momento (esto se va a modificar despues), que responde desde su yo, del sujeto de la moral particular, a partir de la figura de la culpa, que lo obliga a responder por su acto, sin saber bien cual es su responsabilidad en todo eso. Pero Andy proyecta esa culpa a la madre y la responsabiliza moralmente, lo que le permite desresponsabillizarse subjetivamente. Así a través de la culpa proyectada intenta tapar algo de la verdadera responsabilidad, que se encuentra en otro lado, y que pertenece al Sujeto del Inconsciente, del universal-singular, pero a su vez la revela, nos da la pista de que la responsabilidad subjetiva está en juego, ¿pero cual seria? Nuestra hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva de Andy tiene que ver con la posición que toma frente a su infancia: reniega de ella, siguiendo un modelo adolescente que no se preocupa por los “tontos” juguetes de la infancia que no sirven para nada como la basura que hay que tirarla, porque la computadora, los videojuegos y el skateboard son los intereses de un joven que tiene su mirada puesta en un nuevo mundo. Así Andy tapa aquella foto de su infancia en la que está con sus juguetes, por una foto de su graduación con su diploma. Podemos ver que él podría haber puesto una junto a la otra, pero el hecho de ocultar la infantil, muestra como niega aquella etapa de su vida, y con ella sus juguetes (En este caso excluimos a Woody de esta serie, el que analizaremos posteriormente).
Podríamos decir que Andy es responsable de dormirse en los significantes del otro, reproduciendo las legalidades y discursos morales que rigen el particular del mundo adolescente. Esto queda representado cuando su hermana irónicamente abre el baúl de los juguetes y le pregunta porque todavía los conserva, el enfurecido, viéndose en falta ante la figura que representa (el adolescente universitario) la echa de su cuarto, en vez de responderle que son objetos importantes para él y que en verdad quisiera conservarlos. Esto se ve al final de la película cuando ante la interpelación del segundo tiempo, sobre todo a partir de reencontrar a sus juguetes con la nota, se produce una reconciliación de Andy con ellos y por ende con su infancia. Al poder reconciliarse con el niño que él fue, puede integrar esa etapa a su vida actual y mirarla con afecto. Se puede establecer una diferencia entre la primera respuesta ante la interpelación a través de la culpa, y ahora que responde desde la responsabilidad subjetiva, a través de un cambio en la posición del sujeto que se refleja en el acto ético que lleva a cabo, al llevar los juguetes a la casa de Bonnie, una niña que puede amarlos y aprovecharlos como él los amo de niño. Así puede decirse que esto es un acto ético que modifica su particular, ya que no serán más basura ni quedarán recluidos en un cuarto oscuro al que nadie sube. Además él al llegar, se reconoce en Bonnie como él jugaba en su niñez, y la mira con afecto. Este cambio se refleja en el contraste de dos dichos del joven: 1) “Mamá, nadie va a querer estos viejos juguetes, son basura...” 2) “...estos juguetes son mios, y estoy buscando alguien especial que juegue con ellos...”“Ahora tienes que prometer que cuidarás bien de todos ellos, son muy importantes para mi...”. Esto lo lleva a poder compartir un momento de juego con la niña, frente a la mirada de la madre de Bonnie, sin por ello avergonzarse como adolescente, como si le sucedía antes de producirse este cambio de posición.
Con respecto a la Hipótesis clínica que subyace a la decisión primera de llevarse a Woody a la universidad, consideramos que Woody representó en la infancia de Andy un objeto transicional, como una prolongación del cuerpo de su madre, que lo ayudó a separarse de la misma y constituirse en una persona distinta de ella e independiente. La escena planteada en la película en la que el joven debe partir a la universidad, constituye una resignificación de aquella primera separación vivida en la infancia. A través de un dialogo con su madre en el que dicen que siempre van a estar juntos, se puede ver la dificultad que experimentan ambos integrantes de la díada madre-hijo. Andy en su decisión de llevarse a Woody a la universidad es responsable en su deseo de no separarse de la madre. Cuando le muestra a la niña sus juguetes, y descubre que Woody se encuentra en la caja, dice ¿como fue a parar ahí?, y ella le dice que es su vaquerito. Esto constituye el segundo momento del circuito donde se produce la interpelación. Ella estira su mano para agarrarlo pero él primero no permite que ella lo agarre, con un gesto que expresa, es mío, no me quiero desprender de él. Luego reflexionando respecto a la decisión que había tomado se produce un cambio en la posición del sujeto, que lleva a cabo un acto ético entregándole el juguete a la niña. “El es Woody, es mi amigo desde que tengo memoria, es valiente como todo buen vaquero, es listo y gentil, pero lo que hace especial a Woody es que jamás te va a abandonar, él estará contigo pase lo que pase...”.
Esta frase puede representar lo que siente Andy, por que podríamos traducirla en relación a su madre: “Ella es mi madre, es mi amiga desde que tengo memoria, es valiente, lista y gentil (como todos los chicos idealizan a sus padres), pero lo que la hace especial es que jamás me va a abandonar, estará conmigo pase lo que pase”. Esta es una manera de “cortar el cordón umbilical”, e inconscientemente saber que la relación con su madre irá más allá de un objeto, y de la distancia física que pueda haber entre ellos. Dejando ir a Woody está dejando su posición infantil respecto de la madre, abriendo el espacio a una relación diferente.
Vemos entonces como este acto ético, tanto de cederle a Woody, como al resto de los juguetes a Bonnie, correspondiente al tercer tiempodel circuito de la responsabilidad, es posibilitado a partir del segundo tiempo, que interpela a Andy con repecto a su responsabilidad en juego en el primer acto, que sabemos que no siempre se lleva a cabo, que el sujeto puede seguir desresponsabilizandose, acusando al azar y a la necesidad, pero por el contrario vemos que Andy pudo darle espacio a esa pregunta que le retorna, reflexionar y hacer algo al respecto, llevando a cabo un acto que le permite modificar su particular previo.
Podemos pensar este acto como una singularidad en situación, algo totalmente nuevo, impensable desde las categorías del universo previo de Andy, que de esta forma muestra sus inconsistencia, su incompletud, revela como particular aquello que se suponía universal y al poder incluirse la singularidad como tal, permite ampliar, transformar, suplementar ese particular previo. Andy ya no va a volver a ser el mismo después de su Acto, es el Sujeto de lo Universal-singular el que está en juego en el Acto ético y es por este transformado, no hay singularidad posible sin una intervención subjetiva. A su vez podemos considerar esta singularidad, este acto ético como universal en la medida en que excede, pone en quiebra los horizontes de aquello que se pretendía como totalizador, como universal, en su posibilidad de desbordarlo y acotarlo como particular. El acto ético exige una nueva ley universal, una nueva forma de asumir su posición de adolescente, nuevas formas de resignificar su infancia y los vínculos con sus objetos de amor, que obliga a dejar atrás la legalidad previa, donde solo podía sostener su vinculo con la madre desde lo infantil, y donde para sentirse más adulto solo sabia renegar y desechar como basura su niñez.
Como último aspecto que nos gustaría desarrollar, es la insistencia del significante BASURA, a lo largo de toda la película, ya sea expresando parte del particular que un adolescente tiene respecto a su infancia, ya sea como lo que no sirve más, como aquello que alejó a los juguetes de Andy, como también la vía de retornar a él. De esta forma, los juguetes quedan coagulados por ese signifícante que está condenado a repetirse, por eso todas sus travesías se dan a través de la basura, ellos solo pueden existir como “la basura de Andy” hasta que se produce el desplazamiento significante a partir del cambio en la posición subjetiva de Andy, que al cederle los juguetes a Bonnie les da la posibilidad de volver a ocupar el lugar de “juguetes para ser amados por un niño”.

Bibliografía:
• D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. IV. Eudeba, Buenos Aires.
• Michel Fariña, J. Responsabilidad: entre necesidad y azar. Ficha de cátedra. Desgrabación de cláse teórica. Publicado en la página web de la cátedra.
• Mosca, J.C. (1998): “Responsabilidad, otro nombre del sujeto”. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba. Buenos Aires.
• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: