por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
FACULTAD DE PSICOLOGÍA

Materia: Psicología, ética y derechos humanos
Titular: Juan Jorge Michel Fariña
Comisión N°: 20
Ayudante de Trabajos Prácticos: Mariana Pacheco
Alumna: Silvina Ruth Presman
L.U.: 33.068.901-0
Mail: ruty_presman@hotmail.com
Fecha de entrega: 19 de noviembre de 2009
Segundo cuatrimestre de 2009

“Trelew” es un documental acerca del intento de fuga y posterior masacre ocurridas en Rawson y Trelew, respectivamente, entre el 15 y el 22 de agosto de 1972.
Se produce allí un intento de fuga de todos los presos políticos que se encontraban en la cárcel de máxima seguridad de Rawson. El plan consistía en tomar el penal, -acción que fue realizada con éxito-, luego subirse a los vehículos que los llevarían al aeropuerto, y desde ahí tomar un avión y desviar su destino hacia Chile, (donde en ese momento el presidente era Salvador Allende). Posteriormente, tenían pensado ir a Cuba y desde allí volver para continuar la lucha armada en Argentina tan pronto como fuera posible.
Habían acordado con quienes colaboraban con ellos desde afuera de la cárcel una serie de señales visuales con pañuelos para comunicar si esta primera parte del plan había tenido éxito o no. Si habían logrado tomar la cárcel, el conductor de la camioneta y encargado de interpretar la señal debía dar la orden a los otros conductores de entrar al predio del penal para llevarlos al aeropuerto. Sucedió que este hombre que debía interpretar la señal, por error, entendió dicha señal al revés: creyó que todo había salido mal y dio la orden a los otros conductores de que debían irse.
Uno de los conductores (quien llevaría al primer grupo) decidió aventurarse de todas maneras y es este el único grupo que llegó a tiempo al aeropuerto para tomar el avión. Luego un segundo grupo de 19 personas comenzaron a llamar taxis pero llegaron tarde al aeropuerto. Alcanzaron a ver al avión partir. El tercer grupo y más numeroso se quedó en el penal.
Este segundo grupo fue trasladado a la Base Aeronaval Almirante Zar, de Trelew donde sus integrantes fueron torturados y finalmente fusilados en la madrugada del 22 de agosto. hubo tres sobrevivientes, que desaparecieron luego, algunos años mas tarde.
Ubico la categoría de azar, en los obstáculos que tuvo este segundo grupo para llegar al aeropuerto; los taxis se retrasaron porque uno de ellos andaba mal y los otros decidieron esperarlo. Debido a este viaje accidentado hacia el aeropuerto de Trelew, llegaron tarde para poder tomar el avión como tenían planeado. Es por azar que uno de los taxis anduvo mal durante el viaje; este suceso no estaba determinado y es debido al mismo que llegaron unos segundos tarde para lograr partir en el avión.
Hay una necesidad de cumplir con los tiempos estipulados para cada una de las etapas de la fuga. Cualquier inconveniente en alguna de las etapas de la misma, podría llevar a su fracaso. El avión pasaría necesariamente en un horario determinado y eso no se podría modificar. Es decir, que el éxito de la fuga estaba determinado por los tiempos en que debía cumplirse cada una de sus etapas.
En un tiempo 1, Jorge Lewinger (el conductor de la camioneta), confunde la señal de entrar al penal a buscar al grupo para llevarlos al aeropuerto porque el operativo fue realizado con éxito, con la señal, de que el operativo fracasó y deben partir de allí. Da la orden a los otros conductores de alejarse del penal cuanto antes.
En un tiempo 2, se da cuenta que cometió un error, hace volver a los otros vehículos pero ya es tarde, el grupo ya partió en los taxis. Posteriormente, los jóvenes que llegaron al aeropuerto fueron torturados y fusilados. Aparece la figura de la culpa. El sujeto es interrogado en su singularidad; este tiempo 2 interpela al sujeto por su modo de actuar en un tiempo 1. En este documental Jorge Lewinger cuenta la culpa que sintió toda su vida por lo sucedido.
Podría pensarse en primera instancia que no hay Tiempo 3 en este relato porque en este tiempo “el sentimiento de culpa se diluye en el efecto sujeto” . En este caso esto no es lo que ocurre ya que Jorge admite que la culpa lo persiguió durante toda su vida. Desde este lugar, no puede responder sobre la acción realizada en un Tiempo 1 porque no logra un cambio de posición.
La deuda, la culpa lo ob-liga a responder, lo hace asumirse como responsable. La figura de la culpa lo interpela desde un tiempo 2; en el que se asume como responsable: “se produce una confusión mía….yo veo una señal que interpreto como que la cosa había andado mal, había fracasado”. No obstante pareciera que no puede hablarse de un tiempo 3 donde aparece el efecto sujeto porque la culpa no desaparece. En este caso el circuito pareciera cerrarse en el sentimiento de culpa. “Es el cierre de lo ético, de una dimensión por el peso real de la culpa en lo óntico” .
Sin embargo, a partir de una entrevista realizada a la productora de esta película aparece un dato nuevo a partir del cual se podría pensar que aparece un tercer tiempo: Jorge Lewinger habla por primera vez en este documental sobre lo ocurrido en aquel entonces. Quizás el hecho de haberlo contado, de haber hablado públicamente por primera vez en treinta años, podría tener que ver con un cambio de posición; podría vislumbrarse un tiempo 3 en que se constituye el sujeto a partir del acto singular de hablar. Ahora que Jorge habla acerca de lo ocurrido es que se constituye como sujeto, en acto. A partir de la acción de hablar, él puede responder a la interpelación que lo llenó de culpa durante todos esos años; ahora puede hacer algo con eso; ahora habla, y a través de esa acción se hace responsable, por los hechos, se hace responsable de su deseo de vivir.
Con respecto a las dimensiones de lo universal singular y lo particular, se pueden ver en este relato de la siguiente manera:
El eje de lo Universal-Singular “constituye aquel rasgo que es propio de la especie: su carácter simbólico” . Se desprende de este relato el universal de la libertad y la acción singular que no encuentra referencia en el universo previo se puede ubicar en la fuga.
También se ubica aquí el efecto particularista por parte de los militares que toman su particular como si fuera un universal. Esto implica que pretenden hacer cumplir sus propios códigos particulares como si fueran universales. Según su propio particular estaban actuando a favor del orden, de la seguridad. Es en correspondencia con esos códigos particulares (que ellos toman por universales) que encarcelan, torturan y asesinan, en un marco de un régimen dictatorial.
Se puede ubicar un singular en el acto de la fuga ya que se trata en este caso de una acción que no está prevista en el universo previo; aparece aquí la dimensión de lo ético. Había libertad como universal, y cárcel para quienes infringían la ley como particular. No estaba prevista en este universo la singular acción de una fuga que surgiera desde el corazón mismo de una cárcel de máxima seguridad en la que no hay ciudades en muchos kilómetros a la redonda. Ese universo previo contemplaba la posibilidad de una fuga desde afuera hacia adentro de la cárcel, como una trasgresión particular posible. Cabe mencionar que al hablar de particular se habla de un “un sistema de códigos compartidos”, por un grupo, de acuerdo a la moral de la época. Pero lo que no se esperaba era que se produjera una fuga en el orden inverso, y fue por este motivo que la fuga fue planificada de esta manera.
Como hipótesis clínica, se podría pensar que algo de su deseo inconciente subyace a la responsabilidad subjetiva que él asume y que en su momento lo movió a cometer ese error de interpretación. Se podría ubicar ese deseo como deseo de preservar su vida, de no arriesgarse a la muerte ya que el sabía que esa era una operación muy peligrosa. Ante esa situación de peligro su inconsciente lo movió a actuar confundiendo las señales y preservando finalmente su vida. Al igual que Ibbieta, Jorge Lewinger “también salvó su vida, si ese fue su deseo, de eso es responsable” .
También a lo largo del documental, se pueden ver otros elementos que tienen que ver con este deseo inconciente de vivir. Fernando Vaca Narvaja (ex integrante de Montoneros) comenta que la convicción de que el plan tuviera éxito no era igual para los de afuera. En la cárcel todos creían que el plan iba a salir bien; en cambio desde afuera se tenia más miedo al fracaso y a sus consecuencias; “nos podían matar.”, dice Jorge Lewinger. Es por lo tanto, responsable de su deseo; es responsable de haber deseado vivir.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: